La importancia de las normas y de los límites

Ya hemos comentado en otras ocasiones, la  importancia de las normas y los límites en la educación de los niños y adolescentes . En esta ocasión os dejo un video de Iñaki Gabilondo comentando este tema:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=EXqe_m1nJcs]

Juguetes para niños y no tan niños en la revista Toyland

Os adjunto otro artículo que se hace eco de la celebración del 40 Aniversario de Diset, en esta ocasión es la revista ToylandRevista Toyland Silvia Álava

¿Qué hace tu hijo después de salir del colegio?

Os adjunto un link (en la foto) de la revista Crecer Felices en el que se recogen algunas de las pautas sobre el juego que comentamos en el acto del 40 aniversario de Diset.

La revista Sapos y Princesas también trata el tema en el número de noviembre en un reportaje sobre este evento.

 

Con Isabel Gemio en Te doy mi palabra de Onda Cero

Ayer tuve el placer de acudir junto a mi compañero Ángel Peralbo, al programa de Isabel Gemio, Te doy mi palabra de Onda Cero.

Estuvimos hablando sobre la importancia que tienen los padres en el correcto desarrollo de sus hijos, y cómo la principal variable que predice el éxito de la terapia psicológica con los niños y adolescentes es la implicación de los padres de la misma.

 Si reflexionamos sobre las intervenciones con los niños más pequeños, la mayor parte de la ayuda se la damos a los padres hasta el punto de que en un 80% (porcentaje altísimo) no es necesario ni ver a los hijos.

 Y por otro lado cuando ayudamos a los adolescentes, la implicación de ambos padres es vital. Suele haber una tendencia generalizada a pensar que ya son lo suficientemente mayores como para cambiar, autocontrolarse, mejorar, etc y por ello a depositar la confianza del cambio en ellos, pero la realidad es que los padres tienen que estar informados, tienen que saber que aún hay cosas que pueden hacer para el control externo y conocer bien esas orientaciones terapéuticas. Quizá cuando llegan a la preadolescencia y sobre todo a la adolescencia tiendan a atribuir causas más psíquicas y mentales que educativas a las problemáticas que se presentan, de ahí que intenten implicar más a los hijos y a implicarse menos ellos, quedándose muchas veces atrapados en la inmovilidad, el sufrimiento y el sentimiento de culpabilidad.

En este tipo de intervenciones hemos visto que cuando los padres están separados y asisten los dos a consulta se produce un fenómeno altamente gratificante para todos, y es una mejor consecución de los objetivos terapéuticos. Por un lado la asistencia de los dos y por otro, el entender que en cualquier caso la mejoría de su hijo es un objetivo común, les permite centrarse en conseguirlo, a pesar de otras diferencias que puedan tener en éste y otros planos

Colaboración en La Mañana de la 1 de RTVE: madre a los 10 años

Hoy he tenido la ocasión de participar telefónicamente en uno de los coloquios realizados en La Mañana de la 1 sobre la impactante noticia de la niña de 10 años que ha sido madre en Andalucía, haciendo las siguientes reflexiones:

  • Pese al atenuante que puede llegar a ser la diferencia cultural, hay que ser conscientes de que una niña de 10 años no tiene la madurez, ni para engendrar, ni para criar, ni para hacerse responsable de un niño.
  • Con 10 años lo procesos cognitivos y madurativos no están preparados para asumir este tipo de responsabilidades, hay que pensar que otra vida depende de ella.
  • Tenemos que trabajar para preservar los derechos de la infancia, a ésta niña le han quitado la infancia, no va volver a ser una niña, de ésto dificilmente se recuperará en un futuro.
  • Los niños tienen que ser niños y no asumir situaciones para las que no están preparados porque su propio desarrollo madurativo y cognitivo no se lo permite.
  • Hay que trabajar en educación como método preventivo y no permitir que este tipo de situaciones se repitan.
  • Tenemos que proteger los derechos de los niños.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (IX)

Para su integración en el colegio a la vuelta, tanto académica como personal ¿debo tomar alguna medida?

 Es conveniente que hablemos con el colegio y que nos puedan proporcionar ejercicios y material de trabajo para reforzar las asignaturas que no se han dado en el extranjero, como la lengua española, y las matemáticas, que se imparten de forma diferente.

Respecto a los amigos, favorecer la reintegración en el grupo con absoluta normalidad, retomar las actividades que se realizaban antes de la estancia durante el extranjero. Para eso es bueno que tengamos los teléfonos de los amigos antes de irnos, para que se reincorpore a la rutina lo antes posible.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VIII)

Qué hago si presenta problemas de adaptación (si me llama llorando, si no está contento, si echa de menos su casa y sus amigos..) Es mejor aguantar y que lo supere o debo hacerle volver y renunciar a ese curso fuera? Cómo detectar cuándo lo pasa mal de verdad o simplemente le está costando un poco? Las señalas claras de alerta.

Hay que evitar que el adolescente vuelva a mitad de curso porque además de vivirlo como una derrota el aprendizaje que saca de la experiencia es que si las cosas no van bien se puede abandonar sin enfrentarse a ellas. No mandemos a un niño a pasar un curso fuera si él no quiere o  no se ve capaz de afrontarlo. Es normal que vayan con miedos o con dudas, pero no con una negativa tajante.

Tenemos que saber que nuestros hijos nos van a echar de menos igual que nosotros les echaremos de menos a ellos, y eso es normal, y nos lo dirán, incluso alguna vez se les puede escapar una lágrima. Pero si vemos que la situación de llamar llorando a casa se convierte en habitual debemos de cortarla lo antes posible.

 

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VII)

Cuando NO debo mandarlo en ningún caso (señales de alerta)

No conviene que el niño viva la experiencia como un castigo, si está identificando que se le castiga a pasar un curso en el extranjero es mejor que no vaya hasta que se haya desmontado esta idea.

En niños con dificultades específicas de aprendizaje, un aprendizaje en otro idioma puede hacer que esas dificultades se incrementen. En estos casos es recomendable superar primero el problema y después ir al extranjero.

Un niño con problemas de socialización y de adaptación, de nuevo es mejor que no vaya hasta que los problemas estén trabajados y superados.