No hay que salir a buscar la felicidad

Más información sobre el libro ¿Por qué no soy feliz?

Feliz día del Libro

Día del Libro, 23 de abril

La celebración del Día del Libro se remonta a principios del siglo XX. La historia del libro se hace festiva y surgen actividades literarias en toda España. Hoy, el día 23 de abril se celebra en todo el mundo, el Día del Libro Internacional.

El origen

El Origen del Día del Libro se remonta a 1926. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

La idea original de la celebración del Día del Libro partió de Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926. El 7 de Octubre de 1926 fue el primer Día del Libro, poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro, donde este día coincide con Sant Jordi – San Jorge, patrón de Alemania, Aragón, Bulgaria, Cataluña, Etiopía, Georgia, Grecia, Inglaterra, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y México. Es tradicional regalar una rosa al concluir una lectura, evento o pregón y que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.

En 1995 el Día del Libro se convierte en una FIESTA MUNDIAL.

El Día del Libro fue propuesto por la Unión Internacional de Editores (UTE), y presentada por el gobierno español a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). En 1995, se aprobó proclamar el 23 de abril de cada año el «Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor«.

Más de 100 países celebran el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor

Existen miles de lugares de interés en más de 100 países para celebrar el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor. Por ejemplo, en Madrid realizan más de 600 actos el 23 de abril, preámbulo de la Feria del Libro con 15 días de duración. Ciudad de México, Caracas, Bogotá, Santiago, Valencia, La Victoria, Buenos Aires, Maracaibo, Barquisimeto, Quito, Managua, Maracay, New York, Los Ángeles, Medellín, Ciudad de Guatemala, Valparaiso, muchas ciudades Europeas, Americanas, Asiáticas, Africanas, incluso en Vietnam se celebra a escala nacional…, celébralo en miles de localidades más de todo el mundo, encontrarás actos del Día del Libro para disfrutar de la fiesta mundial. ¡Infórmate en tu localidad!

FUENTE: diadellibro.eu

Un café con… Entrevista con la Editorial Sentir

Os comparto esta entrevista realizada con la Editorial Sentir a raíz de la publicación del libro «Dani quiere ser mayor!

Celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil

Recuerda que leer libros con tus hijos es la mejor manera de reforzar su seguridad.


El Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil se celebra el 2 de abril, coincidiendo con el nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen. El objetivo, es despertar el interés y amor por los libros y la lectura de los niños y jóvenes y hacer de ello, un hábito de vida.


#libros #díainternacionaldellibroinfantil #díainternacionaldellibroinfantilyjuvenil #emociones #recuerdos #celebración #lectura

Ser feliz no implica estar alegre todo el día

Ser feliz no implica estar #alegre todo el día, sino que está más relacionado con entender las #emociones, saber lo que nos ocurre, el porqué y cómo manejarlo, todas ellas, habilidades de la inteligencia emocional

#Libro: #porquénosoyfeliz Encuentra más información sobre el libro en este enlace: https://bit.ly/3uJMUez

Leer libros con tus hijos, la mejor manera de reforzar su seguridad

Hay muchas maneras de dedicar a los hijos tiempo de calidad; por ejemplo: leyéndoles un cuento por la noche, lo cual también significa ayudarlos en su crecimiento.

Por Alicia Kelsey López Medina

Uno de los hábitos que brinda mayor bienestar es la lectura, haciendo que sea necesario fomentarla en los niños. De hecho, numerosos expertos destacan que leer libros con tus hijos es la mejor manera de reforzar su seguridad a nivel social y emocional, además de que les ayudará en su intelecto.

Es por ello que se recomienda incorporar la lectura desde temprana edad en los menores, haciéndola parte de la rutina diaria. Una de las mejores maneras de lograrlo es leyéndoles a tus hijos un cuento en la noche; quizás haya personas que lo relacionan con una actividad cliché, pero la realidad es que es una forma de aumentar su seguridad y estimularlos.

Protegidos y sin miedos

Leer libros con tus hijos ayudará a que se sientan seguros, tranquilos y protegidos. Por lo tanto, es una herramienta para reducir sus miedos, dormir solos, o dormir con la luz apagada. Hay que recordar que, según expertos como la psicóloga Silvia Álava, los niños viven una etapa de miedos de los dos a los seis años de edad.

Amados

Otro beneficio de la lectura es que los niños se sienten amados, porque están con los seres más importantes para ellos: sus padres. Y tenerles cerca, escuchar su voz y que les expliquen las cosas los hace sentir más cercanos. Este tiempo es vital para ellos e igual para ti, porque refuerza los lazos afectivos y la confianza.

Más creativos

Con más conocimientos

Curiosos

Sique leyendo el artículo en soycarmin.com

Vídeo-Guía #AprenderJugando, descárgala gratis

Los niños pasan mucho tiempo jugando. Jugar no es sólo divertirse, cuando los niños juegan están aprendiendo y se consolidan muchos procesos cognitivos. A través del juego se adquieren conocimientos, valores, además de generarse emociones agradables.

Queremos que los niños y niñas aprendan lo máximo posible, que no se retrasen en el colegio, que sigan el ritmo impuesto por el centro educativo, y en ocasiones se nos olvida que muchos aprendizajes se pueden realizar a través del juego.

La neuropsicología nos muestra que el aprendizaje se consolida mejor a través de las emociones agradables. Pensar que los niños tienen que sufrir o pasarlo mal para aprender no tiene ninguna base científica. Lo que se aprende jugando se retiene y se reproduce mejor.

Seis grandes beneficios del juego infantil:

  1. Cuando los niños juegan, adquieren autonomía, dado que según van creciendo les iremos pidiendo que cada vez se entretengan solos durante más tiempo, que sean ellos quienes decidan a qué jugar y que sean capaces de dirigir su juego.
  2. El juego aumenta la seguridad de los niños y la confianza. Ellos son los que dirigen el juego y conocen las reglas, lo que hace que se sientan líderes y capaces.
  3. El juego también sirve para desarrollar la autoestima, dado que los niños aprenden a conocerse, saber cuáles son sus fortalezas y cómo mejorar sus habilidades.
  4. A través del juego también se desarrollan habilidades sociales, especialmente en las interacciones grupales, ya que hay que aprender a negociar, a ceder, a seguir las reglas… todas ellas habilidades esenciales en la vida adulta.
  5. El juego sirve para desarrollar múltiples procesos intelectuales, como el razonamiento lógico y abstracto, la memoria, la atención, la organización espacial, la función ejecutiva…
  6. Muchas de las competencias emocionales necesarias para tener éxito en la vida se pueden desarrollar a través del juego.

Conociendo los beneficios del juego, ¿a qué esperar para aprender jugando? Descárgate gratis nuestra vídeo-guía #AprenderJugando:

El libro que desvela cómo disfrutar de la vida y ser felices a pesar de las dificultades

Por CARMEN RAYA

Con motivo de la celebración el 20 de marzo del Día internacional de la Felicidad, y pese a las circunstancias que estamos viviendo, Silvia Álava quiere que aprendas a ser feliz (o a potenciar al máximo dicho sentimiento) y para eso ha formulado una serie de consejos, 10 para ser exactos, que pueden contribuir a incrementar nuestra felicidad y que además cuentan con el respaldo de la investigación científica. Todas están en el libro ‘¿Por qué no soy feliz?’ de la psicóloga Silvia Álava.

1.    Pasar tiempo con amigos o familiares. Todas las personas nos sentimos más felices cuando estamos con otras personas, cuando nos sentimos integrados y sentimos que pertenecemos a un grupo o una familia. Si tuviéramos que traducir toda la literatura científica de las causas de la felicidad humana en una sola palabra sería “social”. Somos con diferencia la especie más social de la Tierra. Si tuviera que predecir tu felicidad y solo pudiera saber una cosa de ti, no me interesaría conocer tu sexo, religión o ingresos. Querría saber sobre tu red social: amigos, compañeros de trabajo, familiares… y la solidez de tus lazos con ellos.

2.    Hablar con los amigos y compañeros. Cuidar las relaciones sociales. Cuidar y quedar con los amigos y hacer nuevas amistades también se relaciona con la felicidad.

3.    Llevar un “Diario de Gratitud”, anotar cada día, al menos, tres cosas por las que estamos agradecidos, o aquello que más nos han gustado del día, tomando el tiempo de reflexión necesario para ser conscientes de las cosas buenas. Aumentará nuestra satisfacción general y nos ayudará a dormir con un espíritu más positivo.

4.    Trabajar por una causa mayor. Tener un fin, un objetivo en la vida que nos mantenga con energía, por el que levantarse cada mañana.

5.    Realizar actos altruistas. Ofrecer nuestro tiempo y/o nuestro dinero es una vía para alcanzar la felicidad, compartir, dar lo que no necesitamos y que para otros puede significar todo un tesoro, es una gran labor que todos podemos realizar.

Libro ¿Por Que No Soy Feliz? Vive Y Disfruta Sin Complicarte La Vida

Amazon‘LIBRO ¿POR QUE NO SOY FELIZ?’ AMAZON 8,54 EUROS

6.    Enviar mensajes positivos. Reforzar los comportamientos positivos de los demás y aprender a enviar mensajes de refuerzo y en positivo, incrementará nuestras emociones positivas y hará que nos sentimos más felices.

7.    Hacer como mínimo 30 minutos de ejercicio al día. Cuando nos movemos segregamos endorfinas que hacen que nos sintamos mejor.

8.    Dar las gracias. La gratitud es uno de los mayores predictores de la felicidad. Cuando agradecemos las cosas que hacen por nosotros las personas que nos rodean, incrementamos nuestra felicidad.

9.    Tener ilusión porque llegue algo. Crear y fomentar nuestras propias ilusiones: las cosas tienen la importancia que nosotros les damos, no hace falta que sean cosas materiales en las que tengamos que gastar dinero, incluso, mejor si el dinero no interviene: dar un paseo, charlar con un amigo, disfrutar de una buena comida…

10.     Reforzar nuestras virtudes. Cada vez que utilizamos una habilidad, sea la que sea, experimentamos un subidón de positivismo. Especialmente cuando ejercitamos una fortaleza de nuestro carácter, un rasgo propio y arraigado en nosotros. Por eso es importante pararnos a observar, saber cuáles son nuestras fortalezas y ser conscientes de que las estamos poniendo en práctica.

FUENTE: Stilo.es

Los enemigos de la felicidad, en Cadena Dial

Indudablemente todos buscamos la felicidad en nuestra vida, incluso puede que la tengamos al lado o más cerca de lo que creemos y no seamos capaces de verla, pero más allá de preguntas filosóficas hay algunas cosas que evitan que seamos felices.

Hay muchos motivos que nos hacen pasar etapas en las que no somos felices, en ocasiones por razones objetivas pero en otras no tanto. Hay una serie de impedimentos internos que dificultan esa felicidad, «los enemigos de la felicidad», así los ha llamado la psicóloga Silvia Álava. Todos tienen algo en común, la mente tiene mucho que ver en ellos.

Álava los ha clasificado en nueve concretamente,  el primero de ellos es tal y cómo recoge ABC Salud es La genética de la felicidad: «…se refiere a que todos tenemos un potente potencial de mejora. Muchas personas piensan que por las circunstancias no pueden serlo, pero eso solo pesa un 10%», explica.

Los enemigos de la felicidad, estos son los ocho restantes

Otro de estos enemigos serían  los pensamientos barrera, se refieren a aquellos pensamientos por los que es fácil dejarse llevar y que nos llevan a creer  que todo nos va a salir mal.

Algo a lo que también se refiere la experta es a las ideas irracionales, que explica así: «La realidad pasa por delante de nosotros y la vamos interpretando, y en ella metemos ideas irracionales que no son ciertas pero igualmente nos las creemos».

Dentro de ellas está la costumbre de hablarnos en términos de «debería» como si el no hacer algo fuese a darnos un gran problema: «… hay cosas necesarias en nuestro día a día que hay que hacer, pero hay otras que son elegidas, por lo que dejemos de referirnos a ellas con un ‘debo de’…». Es primordial diferenciar entre lo necesario de otras cosas que elegimos.

Pensar demasiado, compararnos y la envidia y los celos son otros factores que evitan que seamos felices. Al pensar demasiado, «.. ponemos el cerebro en modo centrifugadora, pero lo que hay que hacer es decirle ‘para’…. porque no hacemos un análisis para llegar a la solución, sino que nos quedamos pasmados en el pensamiento negativo», explica.

Respecto a compararnos con otros, si nos lleva a mejorar estupendo pero no siempre es así y las redes sociales no lo ponen fácil ya que siempre muestran que los otros son mucho más felices que nosotros, algo que no puede ser real, simplemente «se trata de la proyección de realidad que los demás quieren que veas».

Comenzamos a compararnos y eso puede llevarnos a tener celos y envidia y sobre todo a sentirnos más inseguros y vulnerables:» Yo te aconsejo que pases, que te alegres por los demás y que procures construir tus propias metas…», dice Álava.

Con la ansiedad y el estrés, que con la pandemia ha aumentado de manera abismal, las películas que nos montamos nosotros mismos y que pocas veces ocurren de verdad y el uso del móvil para anestesiarnos y refugiarnos ante una realidad que no nos gusta, termina la psicóloga su lista de enemigos de la felicidad.

FUENTE: cadenadial.com