Los yonquis de las consolas también sufren mono. Colaboración con El Correo

Un adolescente de 15 años ingresa en un hospital por su adicción a los videojuegos. La ira, la tristeza y el insomnio son síntomas de esta dependencia.

Por antonio Paniagua

Dos meses en un hospital

No hace falta ser un yonqui de cara demacrada y andar errático para estar enganchado. Basta pasar un sinnúmero de horas delante de la consola o el ordenador para padecer el mismo mono que atenaza a un bebedor. Pero a diferencia de los alcohólicos y heroinómanos, en la adicción a los videojuegos no hace falta el concurso de sustancias estimulantes. La droga en este caso es una sucesión de estímulos veloces que sumen al jugador en la ansiedad y un bucle competitivo que se retroalimentan. Es lo que le ha ocurrido a un adolescente de 15 años que ha pasado dos meses en un hospital a causa de su obsesión por el Fortnite, un entretenimiento que registraba 350 millones de cuentas en el mundo.

Fortnite

El videojuego más popular del orbe desarrollado por Epic Games, es todo un fenómeno de masas gracias, entre otras cosas, a que permite jugar gratis. Ese es el señuelo que atrapa al principio a los debutantes, que, al final, pueden acabar echando mano de la tarjeta de crédito de los padres para realizar micropagos y adquirir complementos. Fortnite permite que un máximo de 100 jugadores permanezcan conectados ‘on line’ de forma simultánea. Su éxito es tal que Epic Games ingresó en 2019 unos 3.550 millones de euros, de los que 1.520 millones (casi el 43%) procedían de exclusivamente del Fortnite.about:blankPUBLICIDAD

El caso del chaval ingresado para desintoxicarse de las pantallas marca un antes y un después, por cuanto ha servido para documentar el primer caso clínico de un menor internado en un centro hospitalario por abusar de los videojuegos. El estudio en cuestión ha sido publicado por el Hospital Provincial de Castellón, la Universidad Jaume I y el Hospital General Universitario.

Totalmente aislado para deshabituarse

Durante las primeras semanas de tratamiento, el paciente estuvo totalmente aislado para deshabituarse. «Aunque los primeros días sufriese un malestar emocional interno, fue desapareciendo progresivamente, momento en el que pudimos hacer un repaso de cómo era su día a día», asegura Matías López, psiquiatra del Hospital Provincial de Castellón.

En España, el 21% de los jóvenes entre 10 y 25 años sufre trastornos del comportamiento por culpa de la tecnología, según una encuesta realizada a 4.000 jóvenes para el Plan Nacional sobre Drogas. Por ahora la adicción a las pantallas no está contemplada como una enfermedad, de modo que quedó al margen del DSM5, la clasificación de trastornos mentales elaborada por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, que actualizó el listado en 2013. La ludopatía es el único comportamiento adictivo reconocido en ese manual, que asocia la adicción fundamentalmente a sustancias como el alcohol, el tabaco, los estimulantes, la marihuana y los opiáceos.

Con todo, en 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe en el que se catalogaba el abuso de los videojuegos como un trastorno. La proporción de personas que se ven afectadas por el uso sin tasa de los videojuegos ‘online’ se sitúa entre el 1% y el 10% en los países occidentales, según Vladimir Poznyak, experto de la OMS.

Horas de sueño

Para la directora técnica de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), Eulalia Alemany, la adicción a los videojuegos «no es un problema muy extendido». «Sí que hemos observado, en cambio, que durante la pandemia, los chicos han perdido horas de sueño por estar hiperconectados. En los dormitorios de niños y adolescentes no puede haber tecnología, es la primera regla de prevención»

En ese letargo en que se sume el paciente, lo habitual es que el jugador recalcitrante se desentienda de otros quehaceres y aficiones, baje su rendimiento escolar o laboral y descuide la alimentación. Según la psicóloga y directora del Instituto Valenciano de Ludopatías y Adicciones No Tóxicas, Consuelo Tomás, la persona enganchada se obsesiona no solo con los lances del juego, sino también con lo que acontece en Twitch, una plataforma en la que se retransmiten partidas en directo y el suscriptor puede tener acceso al chat y a hablar con sus ídolos, previo pago de una cantidad de dinero casi siempre. «Cuando se interrumpe el videojuego o la conexión a Twitch, aparece el síndrome de abstinencia. Los micropagos funcionan de manera muy similar a las ludopatías. A veces nos llegan padres con extractos bancarios por pagos que han hecho sus hijos y que reflejan cantidades importantes».

Irritación, ansiedad, tristeza…

De acuerdo con Marta Labrador, psicóloga e investigadora, la irritación, la ansiedad, la tristeza y el fracaso al intentar controlar la dependencia son síntomas que permiten diagnosticar una conducta adictiva. «Los afectados suelen engañar a familiares y al psicólogo sobre el verdadero tiempo que pasan jugando. Se usan los videojuegos para escapar de estados de ánimo negativos».

Para la psicóloga Silvia Álava, los adictos juegan de forma compulsiva y se niegan a reconocer el problema que sufren. Álava aduce que la adicción es más frecuente en los varones que en las mujeres. A su entender, los videojuegos están diseñados para enganchar, como se comprueba en la gran cantidad de estímulos visuales y auditivos que despliegan. A su vez, su estética está ligada a los gustos infantiles, un diseño nada casual, pues pretende para atrapar en su red a chicos de corta edad. A la luz de algunos estudios, la victoria procura un placer que libera dopamina en los núcleos de recompensa del cerebro. «Cuando una persona se hace adicta experimenta una activación de la zona cerebral de la recompensa, lo cual es una reacción muy adictiva», comenta Álava.

FUENTE: ElCorreo.com

Se me han disparado las obsesiones, ¿es normal?

Nunca nos habríamos imaginado que éramos personas tan obsesivas, ¿verdad?

Pero después de estos meses con tanta incertidumbre, hemos puesto el foco en aquellas cosas que sí podemos «controlar», y que en estos momentos están en nuestra área más cercana, dentro de casa, cosas como ordenar armarios, limpiar…

Debemos empezar a poner atención en ello cuando empiece a interferir en nuestra vida cotidiana.

Cómo sustituir castigos por consecuencias: 6 ejemplos prácticos

Os dejamos con algunos ejemplos prácticos donde podemos sustituir un castigo desproporcionado por un consecuencia lógica.

Por Alicia Mendoza

Cada vez más, padres y madres apuestan por una crianza sin castigos. Se suele pensar que este tipo de educación está libre de normas, de límites y de consecuencias. No es así. Los actos que cometen tanto los niños como los adultos conllevan ciertas consecuencias.

El objetivo de aplicar consecuencias ante sus actos no es hacerles sentir mal, ni imponer una pena desproporcionada e ilógica como hace el castigo, sino que el objetivo es hacerles entender poco a poco que sus actos siempre tienen consecuencias sobre los demás. Las consecuencias buscan un aprendizaje, los castigos son solo punitivos.

Como ya te contábamos en este artículolas consecuencias pueden diferenciarse en naturales o en lógicas. Las naturales son aquellas que suceden por una causa-efecto natural. Por ejemplo, si nuestro hijo no hace los deberes, la consecuencia natural es que al día siguiente no los va a llevar hechos al cole. En las consecuencias lógicas intervenimos los padres para guiarles y ayudarles a reflexionar sobre sus actos. Para poder aplicarlas, deben cumplir estos puntos:

– Han de estar relacionadas con la conducta que queremos corregir.

– Tenemos que haberlas comentado y llegado a un acuerdo antes con el hijo.

– Han de ser respetuosas con ellos.

– Han de ser proporcionadas a la conducta que se quiere corregir.

Aunque mediante nuestra intervención los hijos van a ir aprendiendo y asimilando sus conductas, debemos acercarnos a la raíz del problema más allá de aplicar consecuencias lógicas. ¿Por qué nuestro hijo tiene esa emoción? ¿Tiene sus necesidades cubiertas? ¿Por qué expresa su rabia, por ejemplo, contestándonos mal?

Os dejamos con algunos ejemplos prácticos donde podemos sustituir un castigo desproporcionado por un consecuencia lógica.

1. ¿Qué consecuencia lógica podemos aplicar cuando nuestro hijo pequeño da una mala contestación, con mal tono o se enfrenta a nosotros?

Desde la infancia hasta la adolescencia nos encontramos a veces que nuestros hijos nos contestan mal, nos insultan o quieren enfrentarse a nosotros. Puede que quizás se nos venga a la mente que ante esta falta de respeto debemos mandarles directamente a su cuarto castigados. Pero podemos hacerle ver que hay que cambiar esos malos gestos desde las consecuencias lógicas de sus actos.

Silvia Álava, psicóloga infanto-juvenil, nos cuenta que podemos plantear a nuestros hijos que al habernos tratado mal, como consecuencia no nos apetece estar con ellos durante un ratito. “Tienes que entender que ahora mismo y durante un ratito, no me apetece hablar contigo porque me has insultado y no me has tratado con respeto. Entiende que yo necesito un espacio para que se me pase”, nos cuenta Silvia sobre cómo abordarlo con ellos. Es posible que, si nuestro hijo está enfadado, no reaccione ante nuestras palabras. Por eso, debemos darles tiempo también a ellos para que se calmen y puedan entender nuestra perspectiva.

Asimismo, les podemos plantear una comparativa para que entiendan el daño que nos ha hecho al faltarnos al respeto. “Imagínate que un amigo en el colegio te trata mal, te empuja y te pega. Luego te dice: vente a jugar conmigo. ¿Te apetece jugar con él? No, verdad. Necesitas un tiempo hasta que se pase y te pida perdón”, ejemplifica Álava. De esta forma, permitimos que los hijos reflexionen sobre sus actos y como nos dice Álava, que “vayan aprendiendo la dinámica del mundo, las reglas no escritas de la sociedad”.

2. ¿Qué consecuencia lógica podemos aplicar si les digo de hacer algo, lo repito mil veces y no lo hacen? (Si no hacen sus deberes, si no se quieren duchar, si no recogen su habitación…)

Haz click aquí para seguir leyendo el artículo

La vuelta al cole: webinar realizado de la ANEABE

¿Estamos preparados para la Vuelta al Cole en esta época de pospandemia?

En este webinar os ofrecemos consejos y las claves más importantes para que esa vuelta tras las vacaciones sea lo más agradable posible.

Webinar realizado por ANEABE el pasado 2 de septiembre.

Hablamos del problema de la «Violencia vicaria» en las Noticias de Antena3

Os adjunto el vídeo de la noticia en el que hablamos sobre la violencia vicaria:

Cómo funciona el anidamiento: cuando los niños se quedan en la casa y los padres divorciados se la turnan

Por Aldara Martitegui

Explicamos qué es el anidamiento: una solución para separaciones en la que los padres se turnan para cuidar a los hijos en el domicilio familiar

Los expertos coinciden en la complejidad de esta solución aparentemente fácil y cómoda para padres e hijos

Las psicólogas Silvia Álava y Alicia Navarro comparten sus impresiones sobre esta modalidad que va en aumento

Luis y María anidaron a su hija Carla durante 8 meses, cuando por fin tomaron la decisión de separarse. Tardaron en hacerlo porque los dos tenían miedo a que la separación afectara a la niña. “Cuando ocurrió, explica Luis, cuando dimos el paso de sentarnos a hablar del divorcio como un hecho inevitable, los dos pensamos que anidar a Carla en nuestra casa de siempre iba a ser lo mejor para ella. ¡Es que en la práctica llevábamos tiempo haciéndolo! María y yo ya no compartíamos habitación desde hacía meses. Lo teníamos todo a nuestro favor para anidar: Teníamos espacio en casa para tener una habitación cada uno. Yo me alquilé un estudio para vivir la semana que me tocaba estar fuera de casa y María se instaló en casa de sus padres”.

El anidamiento o Birdnesting, es la fórmula en la que cuando los padres se separan,

Los niños permanecen en el hogar familiar y son los progenitores los que se turnan para pasar tiempo con los hijos. La fórmula va en aumento en los países occidentales, pero dado que es una tendencia bastante nueva, aún no hay datos comparativos sobre el bienestar de los niños y de los padres en este tipo de familias respecto a otras soluciones de custodia compartida.

“Cuando nos separamos, continúa Luis, la niña estaba a las puertas de la adolescencia. El anidamiento nos pareció la solución perfecta para no desestabilizar emocionalmente a nuestra hija. Pero eso sí, los dos teníamos clarísimo que el anidamiento iba a ser una solución temporal, como mucho de un año, para que Carla se adaptara mejor a la nueva situación”.

La solución del anidamiento, que había sido tomada por estos padres como medida supuestamente beneficiosa para su hija, resulta que se convirtió en su peor pesadilla

¿El anidamiento puede ser un obstáculo?

Finalmente, el año de anidamiento que Luis y María habían planificado para Carla, se adelantó a 8 meses cuando la niña empezó a tener problemas digestivos. Estuvo ingresada varias veces por molestias que no tenían explicación médica… Al tercer ingreso, los médicos recomendaron a sus padres llevar a la niña a un psicólogo.

Carla fue un caso claro de fracaso de anidamiento. A pesar de la buena comunicación que había entre Luis y María, la niña no comprendió la nueva relación de sus padres. El anidamiento fue para ella como un obstáculo para aceptar que sus padres se habían divorciado y le hizo vivir en un constante estado de ansiedad, preguntándose si volverían algún día e interpretando incorrectamente señales de que sus padres se estaban reconciliando.

La solución del anidamiento, que había sido tomada por estos padres como medida supuestamente beneficiosa para su hija, resulta que se convirtió en su peor pesadilla. Ahora bien, la pregunta que surge aquí es: ¿Cómo habría respondido Carla a otra fórmula de separación?, ¿habría aceptado antes el divorcio de sus padres y se habría evitado toda esa ansiedad? Es difícil saberlo.

Ni la mejor ni la peor solución: hay que valorar muchos aspectos

La psicóloga Silvia Álava insiste en que en el tema de las separaciones nunca hay una fórmula que sea la buena, nunca hay una fórmula que sea la correcta, “Siempre hay que pararse a hacer un análisis en profundidad de cada caso, de cada familia, de cómo son esos progenitores, de cómo se llevan, de cómo es ese niño y esa niña, de si hay hermanos o no, de cómo es nuestra situación económica para, a partir de ahí, parar y decir, mira: esta es la mejor de las opciones”.

A priori el anidamiento no tiene por qué ser una fórmula peor que otras, recalca la psicóloga y mediadora Alicia Navarro dado que “Una separación es normalmente un proceso doloroso que genera una montaña rusa emocional. Así que, no solo los niños y niñas, sino también los adultos van a tener que lidiar con esos altibajos emocionales, independientemente del modo como decidan terminar su relación. Por eso, no creo que el anidamiento sea más perjudicial para la salud mental de las personas implicadas que cualquier otra manera de separase (…) el anidamiento es un fenómeno muy nuevo y todavía no disponemos de datos suficientes para saber de qué modo puede afectar a los niños y niñas y tampoco a los adultos. No obstante, creo que se trata de una de las muchas opciones que se pueden barajar en una familia a la hora de decidir cómo la pareja va a separarse. Me parece una buena solución si lo que se persigue es minimizar los conflictos y maximizar la estabilidad emocional y psicológica de la familia”.

La estabilidad del niño no la da la vivienda, sino los padres

Silvia Álava insiste en la idea de que la estabilidad del niño no la da la vivienda, sino los padres. “El anidamiento, si lo pensamos fríamente, se puede pensar que quizás para los niños puede ser la mejor opción (…) Porque lo que estamos haciendo es que el niño, la niña o los hermanos son los que se quedan en la misma casa y son los padres los que están cambiando. ¿Esto qué implica? Pues que evitamos a los niños ese cambio de tener que hacer maletas o tener que llevarnos sus cosas o los libros del colegio cada vez que hay que cambiar de un progenitor a otro. Desde el sentido común, pensando en el niño, podríamos decir que parece muy razonable”. Pero el papel lo aguanta todo, insiste Álava…la realidad es que luego en el día a día la situación es mucho más compleja.

El anidamiento; una forma más de convivencia

El anidamiento -esta supuesta fórmula tan beneficiosa para los niños- se puede volver en su contra, como ocurrió en el caso de Carla. Pero puede fracasar por muy diferentes motivos…uno de ellos porque no deja de ser una forma de convivencia.

Por eso, apunta la psicóloga y mediadora Alicia Navarro,” creo que esta opción solo puede tomarse de mutuo acuerdo y en el caso en que ambos miembros de la pareja estén preparados para tolerar mantener cierta relación de convivencia: no olvidemos que van a compartir un espacio aunque sea por turnos y que eso puede generar tensiones si las normas no están muy claras”.

Un detalle importantísimo -esto de no olvidar que el anidamiento sigue siendo una manera de convivencia- con el que coincide Silvia Álava, que insiste en que “muchas veces es una solución poco viable porque a nivel convivencia, aquellas cosas que nos llevaron a la separación porque la convivencia no funcionaba, todavía aún se incrementan mucho más porque el roce sigue estando ahí”.

La importancia de la buena relación de la expareja

Una de las premisas de la que hablan los expertos para que el anidamiento pueda funcionar es por tanto que la relación entra la expareja sea excepcionalmente buena.

“Tiene que ser solo en casos de familias que se lleven excepcionalmente bien y que los dos tengan el mismo grado de responsabilidad respecto a los niños y respecto a la casa para que realmente funcione, porque si no, en la vida real es muy complicado”, recalca Álava.

Para evitar conflictos, la mediadora Alicia Navarro recomienda acudir a un profesional de la salud mental que ayude a la familia a entender sus propias emociones y a un mediador que ayude a la expareja a adoptar los acuerdos necesarios y a poner sobre la mesa normas que regulen la situación; “Normas para temas muy cotidianos como por ejemplo el orden y la limpieza, o qué zonas de la casa o elementos particulares no son compartidos -como ordenadores personales, documentos, algunos armarios con enseres privados etc- o qué personas están autorizadas a entrar en la casa cuando el otro miembro no está”.Si, por ejemplo, es una separación en la que uno de los dos se ha separado pero el otro no quería, pues eso hace que se enganche todavía más a la posibilidad de volver (Silvia Álava, psicóloga)

Las dificultades económicas que vienen aparejadas al anidamiento también pueden afectar indirectamente a la estabilidad emocional de los niños. “Hay familias en las que me lo puedo permitir porque esto implica tener tres casas: una en la que que vive el niño y a la que cada uno vamos cada dos semanas y luego la semana que no estamos, cada uno tiene que tener otra casa u otro sitio donde vivir y las complicaciones económicas, pueden influir luego en la relación con el niño”, resalta Silvia Álava.

Porque los padres tendemos a volcar en nuestros hijos nuestras frustraciones y preocupaciones…

Por eso, en una separación, es importante pensar en el bienestar del niño, pero también en el de los padres. Así está emocionalmente el progenitor, así lo va a proyectar en sus hijos.

“No podemos olvidar que estamos hablando de una pareja en proceso de separación, por lo que, emocional y psicológicamente hablando, se trata de un proceso vital complejo para cada uno de los miembros de esa pareja, incluso cuando se trata de una separación por mutuo acuerdo” explica Alicia Navarro.

Un proceso que se agravaría más aún si uno de los miembros de la expareja no ha terminado de aceptar la separación.“Si, por ejemplo, es una separación en la que uno de los dos se ha separado pero el otro no quería, pues eso hace que se enganche todavía más a la posibilidad de volver, de recuperar a la pareja”, puntualiza Silvia Álava.

La importancia de la estabilidad emocional de los progenitores

Esa situación de incertidumbre, inestabilizará emocionalmente a uno de los progenitores y es muy posible que termine salpicando a los hijos.

Álava recuerda que «los adultos somos los responsables de que ese menor esté bien y hay que procurarle y darle todo lo que necesite, tanto a nivel fisiológico, de darle de comer, de llevarle al colegio, de ayudarle con los deberes, pero también a nivel emocional. Y tenemos que ver si la casa que vamos a compartir, a nivel emocional nos ayuda a nosotros a estar bien en esta situación o no. ¡Cuidado! Porque es que si resulta que yo voy a estar todo el día enfadada porque resulta que mi expareja cada vez que llego lo deja todo manga por hombro y yo lo dejo todo recogido y encima tengo que recoger lo suyo… esto puede que llegue a afectar a cómo estoy yo luego con mi hijo o con mi hija”.

Los plazos

En el caso de que la pareja cumpliera todos los requisitos para que el anidamiento funcione, Navarro incluye una premisa importante a la hora de diseñar u organizar un anidamiento: los plazos.

“Todavía no tenemos estudios al respecto, pero creo que, si la intención de anidamiento es buena, es decir, persigue maximizar el confort y el bienestar de todos, se trata de una decisión compartida por la pareja, consciente, meditada, con unos plazos lo más concretos posibles y no demasiados extensos, entonces, se pueden minimizar las consecuencias negativas a nivel emocional (…) y cuando hablo de plazos consensuados y no demasiado extensos, precisamente estoy contemplando la posibilidad de que algún miembro de la expareja -o ambos- comience una nueva relación. Creo que, en este caso, sería muy complejo mantener el anidamiento demasiado tiempo».

Creo que el anidamiento debería ser un proceso de adaptación y quizás no tanto una solución definitiva (Alicia Navarro, psicóloga y mediadora)

¿Qué solución ayuda a tener una mejor estabilidad emocional?

Ambas psicólogas insisten en que quienes tienen la responsabilidad de procurar una estabilidad emocional a los hijos son siempre los padres y las madres y son ellos quienes tienen que ver qué solución es la que ayuda a tener una mejor estabilidad emocional.

En cualquier caso, insiste Alicia Navarro, por muy bien que se alineen los astros a favor del anidamiento, es preferible tomárselo como una solución con fecha de caducidad. “Creo que un anidamiento temporal puede beneficiar a que la familia asimile poco a poco la nueva situación, quizás de una forma menos traumática, y a que los adultos puedan acordar de qué forma proseguir con su separación. Creo que el anidamiento debería ser un proceso de adaptación y quizás no tanto una solución definitiva. De hecho, su nombre, Birdnesting, recuerda a ese proceso en el que las aves cuidan de sus polluelos en el nido mientras no se valen por sí mismos para volar y alimentarse y son los adultos los que van y vienen. Pero fíjate cómo esa situación es siempre temporal».

FUENTE: NiusDiario.es

Nuevo libro: «Dani quiere ser mayor»

Dani se ha acostumbrado a que los adultos le hagan todo, pero esto no le gusta tanto como pensaba. ¿Crees que se atreverá a ser más independiente? ¿Quieres ayudarla? ¡Seguro que tú también lo consigues!

Los niños y las niñas viven un momento mágico, que es cuando descubren que ellos también pueden hacer las cosas. Se trata de una fase muy especial que debemos aprovechar para hacer que se sientan más capaces. El deseo natural de los padres y las madres es que sus hijos e hijas sean felices y tengan una buena autoestima. Sin embargo, no siempre somos conscientes de que está en nuestra mano hacer mucho para que se desarrollen correctamente y sean unos niños seguros, o todo lo contrario. Este cuento te ayudará a promover la autonomía de los pequeños.

Dani Quiere Ser Mayor - Portada

La autora de este cuento es Silvia Álava, Doctora en Psicología Clínica y de la Salud. Psicóloga sanitaria, especialista en psicoterapia, experta en psicología educativa, escritora y conferenciante. Docente en másteres y cursos de especialización universitaria, así como psicóloga divulgadora en diversos medios de comunicación. Ha recibido varios premios del Colegio Oficial de la Psicología. Directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora de varios libros.

Este cuento proporciona un lenguaje claro, sencillo y divertido desde las aventuras cercanas, interactivas y divertidas de Dani. Contiene elementos que ayudan a entender la difícil situación por la que pasa la protagonista y permite sacar a la luz parte del universo interior del pequeño/a lector/a:

  • Preguntas que fomentan la reflexión y el desarrollo de la inteligencia emocional
  • Elemento de transición a buscar por las páginas del cuento
  • Juegos para los pequeños lectores
  • Recomendaciones para adultos
  • Emocisobre al final del cuento
  • Dos trípticos que aportan una mayor creatividad y riqueza a la historia

Si quiere explicar otro tipo de situaciones complejas a niños/as y no sabe cómo, no se pierda los otros libros de la colección Crecicuentos y Senticuentos.

La polémica de Carlos Ríos y los chicles reductores de Mercadona: cómo no caer en los productos milagro para adelgazar. Colaboración con Telva

  • Por PALOMA SANCHO

Ha vuelto a suceder: el dietista y nutricionista Carlos Ríos (creador del Realfooding) ha publicado un vídeo en sus redes sociales desmontando los nuevos chicles reductores de Mercadona. Y no es el único experto que lo ha hecho. Hablamos con una psicóloga y un doctor en ciencia y tecnología de los alimentos que nos explican por qué no caer en la trampa de los productos milagro.

repite conmigo, escríbelo en un post-it o póntelo como fondo de pantalla: no hay productos milagrosos para adelgazar. Ni chicles, ni batidos, ni barrritas. Dicho esto, ¿por qué caemos en este tipo de productos-trampa? En esta ocasión ha sido la cadena de supermercados Mercadona, que acaba de lanzar un nuevo producto que se anuncia como reductor: unos chicles con edulcorantes y aromas añadidos, probióticos y zinc, entre sus ingredientes. Supuestamente este último es el que ayuda a metabolizar la grasa, de ahí que el producto se anuncie como reductor. Sin embargo, tal y como explica Carlos Ríos en su cuenta de Instagram, «un puñado de almendras tiene más zinc que estos chicles, mezcladas con un yogur natural sumas los probióticos y así estás tomando comida real, con mayores beneficios y sin los aditivos de los chicles». Yo ya estoy convencida, pero por si acaso tú todavía, no hablamos con dos expertos que nos ayudan a evitar caer en este tipo de productos milagro. Y vamos a concienciarnos de que la única solución es aprender a comer sano, tal y como nos cuenta el nutricionista Guillermo Rodríguez en nuestro podcast, que puedes escuchar pinchando aquí:https://omny.fm/shows/la-belleza-es-nuestra/e02-aprende-a-comer-saludable-sin-obsesionarte-con/embed

NO CAIGAS EN LA TRAMPA

«La preocupación, la desesperación o el desconocimiento, sumados a la desinformación y la publicidad engañosa, nos llevan a buscar soluciones fáciles a problemas complejos, como son el sobrepeso y la obesidad«, nos explica Miguel A. Lurueña, doctor en ciencia y tecnología de los alimentos, divulgador científico y autor del blog Gominolas de petróleo.

Y es que todos hemos caído alguna vez en la trampa de las dietas milagro. La doctora en psicología, psicóloga, profesora de Universidad, conferenciante y escritora Silvia Álava nos explica por qué: «No somos tan racionales como nos gustaría. Somos más emocionales y muchas veces creemos lo que queremos creer. Y caemos en lo que se denomina sesgo de información. Es decir, en creer aquella información que de forma inconsciente nos viene bien, como adelgazar sin esfuerzo. Y nos reforzamos en nuestra decisión con argumentos tipo total, qué voy a perder, es un simple chicle… Tenemos sesgos que nos llevan a tomar estas decisiones».

También nos explica que «puede haber una disonancia entre lo que yo quiero y lo que hago. Quiero adelgazar pero no hago nada (comer más sano y hacer ejercicio). Y este tipo de productos milagro entran como solución. Hay una parte de nosotros que sabe que no funcionan, pero aún así los probamos. Parece que nos alivia la conciencia tomar esos chicles». Y nos advierte que «para evitarlo, una máxima: huye de todo lo que sea sin esfuerzo. Lo único que funciona es un cambio de hábitos y aprender a comer de forma saludable«, sentencia.

LOS CHICLES DE LA POLÉMICA

Analizando la etiqueta de los famosos chicles vemos dónde está la trampa. Según nos cuenta Miguel A. Lurueña, «para que en la etiqueta de un alimento se puedan incluir declaraciones de salud (por ejemplo, «el zinc y los probióticos adelgazan»), deben haber sido aprobadas previamente por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), en base a la existencia de evidencias científicas que lo respalden. En el caso de los probióticos no hay ninguna declaración aprobada en este sentido. Para el zinc sí hay declaraciones aprobadas, como «el zinc contribuye al normal metabolismo de las grasas». Esto no significa que ayude a adelgazar. Lo que quiere decir es que para metabolizar las grasas necesitamos zinc, igual que lo necesitamos para muchas otras cosas, como la síntesis de proteínas o el mantenimiento de los huesos. Si no lo tenemos en cantidad suficiente, nuestro organismo no funcionará correctamente. Pero consumir más cantidad no va a hacer que funcione mejor, es decir, no va a hacer que adelgacemos. Además, ese mineral podemos obtenerlo sin problema a partir de muchos otros alimentos que forman parte de una dieta normal (como la carne o las almendras, por poner dos ejemplos). En definitiva, ni los probióticos ni el zinc son adelgazantes».

NI ADELGAZAR, NI PESO… LOS HÁBITOS SON LO IMPORTANTE

Si quieres adelgazar no hay fórmulas mágicas. «La solución pasa por adquirir unos hábitos saludables y mantenerlos de por vida«, recomienda Miguel. Es decir, seguir una dieta saludable (basada principalmente en alimentos frescos o poco procesados, sobre todo de origen vegetal: frutas, verduras, legumbres, hortalizas… a los que podemos sumar otros saludables de origen animal, como huevos o pescado), realizar actividad física y evitar el tabaco y el alcohol. «Todo esto es fácil de decir pero a veces muy difícil de aplicar. Por eso a veces es necesario buscar ayuda profesional. En este caso, el profesional de referencia es el dietista-nutricionista», aconseja. También puedes empezar por los trucos que nos da en su libro y que te recomiendo leer: Que no te líen con la comida (2021, Ed. Destino).

FUENTE: TELVA.COM

Vídeo del #webinar sobre la Gestión emocional ante la incertidumbre de la vuelta al colegio. Realizado por Compartir México

Os adjuntamos el vídeo del #webinar realizado por «Compartir México» donde hablamos sobre la Gestión emocional ante la incertidumbre de la vuelta al colegio.

Haz click en la imagen para verlo:

#psicología #emociones #vueltaalcole

Si tu peque va al cole, te interesa conocer estos talleres por y para ti

La vuelta al cole después de las vacaciones de verano siempre requiere un coste extra de energía por parte de toda la familia. Retomar rutinas y actividades puede resultar difícil aunque no imposible, ya que si contamos con recursos y estrategias que nos faciliten esta labor será más fácil alcanzar este objetivo de la forma más respetuosa y beneficiosa para todos. 

Talleres gratuitos para adultos:  madres, padres y profesorado

Para facilitar esta nueva etapa de comienzo de curso, Editorial Sentir lanza un ciclo de Talleres gratuitos para adultos:  madres, padres y profesorado, de la mano de profesionales de la psicología y la infancia, que se desarrollarán semanalmente en septiembre a las 18:00 h, en modalidad online a través de Facebook Editorial Sentir. Para asistir sólo tendrás que entrar en éste perfil y abrir el vídeo en directo que estará disponible.

Pautas y consejos para las Familias en la vuelta al Cole

Pautas y consejos para las Familias en la vuelta al Cole, abre este ciclo de talleres el miércoles día 8, de la mano de Francisco Cid, profesor de educación infantil y primaria, Máster en psicología, autor  y Premio a la Excelencia e Innovación Educativa que concede la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE), perteneciente a la Unesco y colaboradora de Unicef. 

Taller Juegos para mejorar la motricidad y coordinación de los niños

Actualmente se detecta un alto número de casos de dificultades motrices en la infancia, ya sean relacionadas con un trastorno determinado o simplemente por falta de entrenamiento, siendo la lectura de libros adaptados a la edad y de lectura sencilla, un gran beneficio para estos niños y para dar a conocer estos y otros recursos Belén de Toro, neuropsicóloga infanto-juvenil desarrollará el Taller Juegos para mejorar la motricidad y coordinación de los niños el miércoles día 15 .

Taller para profesores: ¿Cómo desarrollar el razonamiento en el aula? 

El Taller para profesores: ¿Cómo desarrollar el razonamiento en el aula?  de la mano de Carolina Laguna, Neuropsicóloga, Psicóloga Educativa y autora de varios libros en Editorial Sentir, tendrá lugar el 21 de septiembre, con actividades entorno a los cuentos:  “¿Qué será ese rectángulo?”, orientado para promover la imaginación y creatividad en la infancia y “Misión Egipto”, un librojuego para trabajar el razonamiento en los niños.

¿Cómo promover y disfrutar la autonomía en la infancia?

La programación finalizará el miércoles 29 de septiembre con el Taller  ¿Cómo promover y disfrutar la autonomía en la infancia?  de la mano de Silvia Álava, psicóloga sanitaria especialista en psicoterapia, experta en psicología educativa y autora del nuevo cuento “Dani quiere ser mayor” donde a través de su protagonista nos acercaremos al deseo natural ,como padres y madres, de que nuestros hijos sean felices y tengan una buena autoestima. Silvia nos facilitará herramientas para promover y favorecer la autonomía en nuestros hijos, sin caer en la sobreprotección, para que se sientan seguros y capaces, desarrollen habilidades socioemocionales y, en definitiva, sean más felices.

FUENTE: lavozdealmeria.com