Cómo la mensajería instantánea ha cambiado la forma de relacionarnos

¿Cómo ha cambiado la forma de comunicarnos? ¿Cómo nos ha cambiado la forma de trabajar? ¿Somos esclavos de la inmediatez? ¿Vivimos pendientes de nuestros teléfonos y de las notificaciones? De todo ello hablamos en este podcast del programa #hora25

¿Cómo afecta la ola de calor a nuestro cerebro?

Vivimos una nueva ola de calor con temperaturas de más de 40 grados que puede afectar a nuestro cerebro, a funciones como la atención, los reflejos o la memoria. Pero también el calor puede crearnos estrés térmico y tensión emocional.

“A partir de los 40 grados nuestro cerebro deja de funcionar correctamente ya que muchos de los procesos cognitivos empiezan a verse comprometidos” con la altas temperaturas de la ola de calor, afirma la psicóloga en unos vídeos que difunde el Instituto de Investigación Agua y Salud.

Hidratación continua sin esperar a tener sed y evitar la exposición en las horas centrales del día son algunas de las principales recomendaciones.

De la atención a la memoria, la ola de calor impacta en el cerebro

Exponerse a las altas temperaturas y estar deshidratados influye en el cerebro, en especial en estas funciones:

  • Atención: se reducen los tiempos de atención pero también la calidad, nos cuesta más poner el foco, es la llamada atención selectiva, fijarse en los detalles que necesito para realizar una tarea.
  • Control de la interferencia: es más fácil que nos distraigamos.
  • Fallos en la memoria a corto plazo: al estar más cansados y somnolientos, el cerebro funciona más despacio, la velocidad de procesamiento es menor. Lo podemos notar en que pensamos y ejecutamos más despacio.
  • Los reflejos se enlentecen y esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de conducir.

Sigue leyendo el artículo en EFESalud.com

10 consejos para educar hijos felices

¿Cuál es la respuesta más común entre los padres cuando se les pregunta qué quieren para sus hijos?… Que sean Felices…

Silvia Álava - 10 consejos para educar hijos felices

Analizamos a través del humor y situaciones cotidianas, cuáles son los retos a los que se enfrentan los padres hoy en día, donde prevalecen un excesivo sentimiento de culpa, sobreprotección y un afán de perfección que en palabras de la psicóloga “no existe, porque no existen las personas perfectas”. Por ello, Álava animó a los padres a perder el miedo al fracaso para no extender esa frustración a los hijos y “preparar a tu hijo para el camino, no el camino para tus hijos. Los que preparan el camino son padres “apisonadora”, que impiden que sus hijos desarrollen competencias emocionales, lo que les generará más inseguridad e infelicidad en el futuro”.

Decálogo que puede ser de gran utilidad para educar en la felicidad:

1. El mayor regalo para un niño es la atención.

Esta atención debe ser de calidad, mediante una escucha activa. Nos sentimos escuchados por los ojos. Necesitamos que nos miren.

2. No les presiones.

Ofrece al niño pequeños retos, que siempre son más efectivos que el castigo.

3. Mide bien lo que le pides al niño.

No le exijas lo que no pueden hacer. La búsqueda de la perfección en los hijos hace que en muchas ocasiones se les exijan cosas para las que no están preparados.

4. Refuerza cada paso que dé, aunque sea pequeño.

Todos necesitamos el reconocimiento de los que nos rodean. El niño irá ganando en confianza y autonomía.

5. Busca cosas que se le den bien, donde pueda destacar aunque sean fuera del ámbito escolar.

La práctica deportiva es muy útil, en este sentido, porque además muestra que las cosas que dan más felicidad se ganan con esfuerzo continuado.

6. Mitiga defectos y potencia virtudes.

Es necesario reforzar en positivo, sin comparaciones. El niño también agradece que el padre se muestre orgulloso de él y se lo haga saber a él y a sus seres queridos.

7. Si lo necesitas, pide ayuda.

El afán de perfeccionismo de los padres hace que muchas veces no pidan ayuda y esto, sumado a la falta de tiempo y el cansancio, genera frustración.

8. Enséñale a pensar y dótale de recursos.

Evitar el “ya lo hago yo” o “espera a que llegue a casa y lo hacemos”. Son mensajes que hacen sentir al niño que él no es capaz. Por el contrario, hay que optar por el “¿Tú qué piensas? ¿Cómo lo harías?”.

9. Busca con él los momentos felices.

Las pequeñas cosas del día aportan felicidad. Hay que buscar que esos momentos sean de calidad, prestando atención al niño.

10. La vida es más que un boletín de notas.

Este punto está directamente relacionado con el 5 y con el 8. Ninguno de nosotros recuerda como momentos felices hacer los deberes con nuestros padres.

FUENTE: Liceo-Europeo.es

Tensión emocional por estrés térmico

En ocasiones, es posible confundir los síntomas de la tensión o estrés emocional con el Golpe de Calor. Y, por ello, es importante saber identificarlo, porque el no interpretar bien los síntomas sí que puede causar ansiedad. ¡Nos lo cuenta en este vídeo!

¿Cuánto tiempo dejo el móvil a mi hijo?… depende…

En ese vídeo resolvemos las dudas sobre la cantidad de tiempo que los niños pueden tener de acceso a las nuevas tecnologías. Depende de la edad de nuestro hijo y de sus características.

¿A qué edad le dejo el móvil? - Silvia Álava

Recomendamos:

  • Antes de los dos años: cero pantallas 
  • De dos a cinco años: 30 minutos 
  • De seis a doce años: una hora 
  • De 12 a 14 años: 90 minutos 
  • De 14 a 16 años: dos horas 

FUENTE: Internet Seguro

Las temperaturas elevadas afectan a las funciones cognitivas.

¿Sientes que tu cerebro ‘se funde’ cuando hay 40 grados? Esta es la razón

POR NURIA SAFONT

El calor excesivo nos agota, nos impide dormir bien, afecta a nuestro humor, nos irrita, puede causarnos un problema de salud y, además, achicharra el cerebro. Sí, has leído bien. Cuando el mercurio alcanza los 40 ºC se alteran las funciones cognitivas. La memoria, la atención o los reflejos son los principales perjudicados. Así lo explica la Dra. Silvia Álava, colaboradora del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS). 

Cómo afecta el calor a la atención y a la memoria

Como detalla la Dra. Álava, cuando hace demasiado calor nos resulta más difícil mantener la atención. También se reduce la calidad de esta atención. Es decir, nos va a resultar más complicado fijarnos en los detalles que pueden resultar importantes para llevar a cabo una tarea o resolver un problema. Como explica la experta, también tenemos menos control de la interferencia, es decir, nos es más fácil distraernos y más complicado concentrarnos y seguir con la tarea que estábamos realizando sin interrupciones.

Silvia Álava también advierte de que olas de calor como las que estamos viviendo causan estragos en la memoria. Esto es debido a que estamos más cansados, más fatigados, el cerebro funciona más despacio, la velocidad de procesamiento también es menor e, incluso, podemos tener la sensación de que pensamos peor o vamos más lentos. 

Esta lentitud también afecta a los reflejos. Y esto es algo que debemos tener muy en cuenta, sobre todo si tenemos que conducir o realizamos actividades que conlleven un riesgo. 

Planifica para rendir más 

¿Y si trabajamos? Nuestro rendimiento también se verá afectado. Por ello, es importante que tratemos de aprovechar al máximo las horas más frescas para hacer aquellas actividades que requieran un esfuerzo mental mayor. Además, recomienda adaptar estos horarios a nuestro ritmo circadiano. Es decir, las personas que rinden mejor por la mañana, deberían tratar de exprimir las horas tempranas para trabajar. Al contrario, aquellas que son más nocturnas, pueden aprovechar la tarde noche. Sin embargo, no todo el mundo se puede permitir este lujo. ¿Qué hacer entonces?

Álava recomienda que tengamos en cuenta cómo afecta el calor a nuestro cerebro para planificar nuestras actividades. Y que seamos conscientes de que, a causa de la lentitud, no seamos capaces de llevar a cabo el mismo número de tareas que en momentos en el que las temperaturas son más bajas o que vamos a necesitar más tiempo. Por ello, hay que ser realistas, insiste la experta. 

Por otro lado, también debemos recordar que la canícula nos vuelve más irascibles. Otro en el que debemos trabajar para no alterar las relaciones con nuestros compañeros o nuestros familiares. 

¿Cómo paliar los efectos del calor en el cerebro? 

La doctora recuerda en los vídeos del Instituto de Investigación Agua y Salud que hay que tomarse muy en serio cómo nos afecta el calor excesivo y que debemos evitar siempre el golpe de calor, una situación grave que puede comprometer nuestra vida. 

  • Lo esencial es mantener una buena hidratación. Beber constantemente agua y evitar el alcohol, que produce deshidratación. Además, esta sustancia interfiere en la capacidad de termorregulación y aumenta el riesgo de golpe de calor. 
  • La dieta debe ser ligera y no deben faltar los alimentos ricos en agua, como por ejemplo, las verduras, las hortalizas y las frutas, que deben constituir la mitad de un plato para que este sea saludable. 
  • Si notamos que nuestra temperatura corporal aumenta, lo ideal es darse una ducha fría para bajarla. Si esto no es posible, debemos mojarnos la nuca y las muñecas. 
  • Hay que procurar llevar prendas de tejidos naturales y que permitan la transpiración
  • Si notamos que las altas temperaturas nos están ocasionando ya un problema, nos duele la cabeza o sentimos que nos mareamos, debemos pedir ayuda de inmediato. 

FUENTE: hola.com

La Alegría, ¡nuestra emoción favorita! Celebramos su Día Mundial

Cada 1 de agosto se celebra el Día Mundial de la Alegría en varios países del mundo, ¿A quién se le ocurrió dedicarle una fecha a esta inigualable emoción?

Se trata de una festividad en la que se busca valorar la importancia y la necesidad de cultivar ese sentimiento de bienestar, gratitud y satisfacción con la vida, como lo es la alegría, pese a las dificultades que una persona pueda experimentar en su andar cotidiano.

Si bien la actual coyuntura de pandemia del coronavirus, guerra de Ucrania y crisis económica no es la ideal para llevar a cabo una celebración como esta, resulta importante hacer una reflexión sobre cómo el estar alegres nos puede ayudar a sobrellevar de mejor manera los problemas, sobre todo si se toma en cuenta que, de afrontarlos con una actitud optimista de cara al futuro, estos se pueden convertir en grandes oportunidades.

¿Para qué sirve la alegría? te lo cuento en este vídeo:

¿Quién tuvo la idea de establecer el Día Mundial de la Alegría?

Fue el ciudadano colombiano Alfonso Becerra, quien, durante un congreso de gestión cultural en Chile celebrado en 2012, expuso su idea y logró que esta sea acogida por organizaciones de diferentes países. Así es como nació la celebración del Día Mundial de la Alegría.

¿Cómo surgió la idea de celebrar este día?

Según lo explicó el propio Becerra, la idea de dedicarle un día de celebración al sentimiento de la alegría surgió en el año 2008.

“La idea surge y empiezo a desarrollarla para ver qué pasa alrededor de otras fechas, y me encuentro con la sorpresa que, por lo general, celebramos eventos que han estado relacionados con la guerra, con la sangre y con la muerte, festividades religiosas, fiestas o fechas políticas como las Fiestas Patrias, y que todo aquello que nos produce alegría o gozo parece que no hace parte de los calendarios mundiales”, dijo en una entrevista con Caracol Radio de su país.

Frases que resaltan el valor de la alegría

  • La alegría más grande es la inesperada (Sófocles)
  • La mitad de la alegría reside en hablar de ella (Proverbio persa)
  • La juventud es el paraíso de la vida, la alegría es la juventud eterna del espíritu (Hipólito Nievo)
  • La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro (Benjamin Franklin)
  • El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías (Fiodor Dostoievski)

FUENTE: elcomercio.pe