Tips para cuidar la salud física y emocional de tus hijos

Hay señales que te dicen que no son tan felices como piensas. 

Su felicidad está al alcance de tus manos. Tu hijo necesita de tus atenciones y de tu tiempo, no solamente un juguete caro. Regálale momentos de calidad, besos y abrazos inesperados. Habla con él, seguro que tiene mucho que contarte.

La psicóloga Martha Paredes, especialista en estudiar las conductas infantiles, resalta que “todo pequeño necesita vivir dentro de un ambiente cómodo para crecer seguro y feliz”.

Ten presente que el amor no se compra, se alimenta con gestos y detalles todos los días. De esta manera el niño aprenderá a valorar las cosas pequeñas.

Hay un estudio de Sonja Lyubomirsky que la psicóloga Silvia Álava menciona habitualmente en el que se ha encontrado que el 50% de la felicidad tiene una base genética, el 10% está basado en las circunstancias vividas y el 40% en la experiencia emocional, en otras palabras, la felicidad también se puede aprender. Trabaja mucho para enseñarle a ser feliz.

Cuidado

– Escucha a tus hijos. Por tus múltiples ocupaciones tienes un montón de preocupaciones y responsabilidades en tu cabeza, por eso es que se te escapan detalles. Tu hijo también tiene cosas importantes que decirte. Pon atención a sus conversaciones infantiles, ellos se sentirán amados y especiales.

– Tu ausencia. Aunque creas que por ser pequeño no se da cuenta, debes hablarle con frecuencia e incluso si se te hizo tarde para salir de la oficina díselo, así no le causas angustia de que unos días llegas más temprano y en otros no.

– Saca de tu vocabulario el ‘no’. Muéstrate más flexible y evita reñirlos con frecuencia. Deja que exploren, que hagan travesuras, que se diviertan; al final de cuentas son niños que necesitan conocer el mundo que los rodea.

Las claves

1. Si quieres respeto da respeto. Aunque son pequeños también deben sentirse personas importantes.

2. Enséñale a valorar las cosas más sencillas, esas que no se compran con dinero. Dale menos regalos y más experiencias. Crea rutinas, como por ejemplo, salidas al parque, cuentos antes de dormir, y más… Estos detalles se convertirán en recuerdos.

FUENTE: extra.ec

Para ser feliz solo necesitas una cosa…

Para ser feliz solo necesitas una cosa… Según el doctor Robert Waldinge…

LA AMISTAD

¿Deberías centrarte en desarrollar tu carrera, tener más dinero o dar importancia a los pequeños placeres, si quieres sentirte más dichoso en esta vida?

Waldinger acaba de publicar «The Good Life: Lessons from the world’s longest scientific study of happiness» (La buena vida: lecciones del estudio científico más largo del mundo sobre la felicidad).

¿Si la gente pudiera cambiar una cosa en su vida? «Deberían invertir en sus relaciones con otras personas», «Descubrimos que los predictores más fuertes de quién no sólo seguía siendo feliz, sino de quién estaba sano a lo largo de su vida, eran la calidez y la calidad de sus relaciones con otras personas».

La clave no está en la cantidad de amigos, sino en la calidad de la amistad. Mantener amistades a lo largo de la vida, no solo hace feliz, sino que hay una conexión directa con la salud. «Las personas que tienen relaciones más afectuosas y que están más conectadas con otras personas son las que gozan de mejor salud y viven más tiempo»

«Lo que descubrimos es que las buenas relaciones alivian el estrés». Las amistades ayudan a una correcta ventilación emocional y evitan la llamada rumiación de los problemas.

#psicología #amistad #estrés #emociones #ventilaciónemocional #felicidad #porquénosoyfeliz #foco #amigos #salud #saludemocional #relaciones

«Las personas felices no están alegres y contentas todo el tiempo»

Desmontamos los mitos de la felicidad de la mano de ABC Bienestar

Por Melissa González

Las personas felices tienen una sonrisa en la cara. También son amables, alegres y se muestran contentas. Quizá siempre tienen una buena respuesta para todo e incluso son difíciles de enfadar. Un hueso duro de roer lo llaman, ¿no? Lo cierto es que no… Alguna que otra definición coincidirá con los rasgos de alguien feliz, pero la verdad es que esto es un mito, según Silvia Álava, psicóloga autora de ‘ Por qué no soy feliz‘.

Para la experta en psicología la felicidad está en las pequeñas cosas, en saber valorar lo que tenemos cada día, en ser conscientes de cuánto bueno nos rodea: «Tenemos que pensar que las personas felices no son personas que están alegres ni contentas.about:blank

Ese el primer mito que hay que desterrar». La felicidad, al parecer, tiene más que ver con otra cosa… Silvia Álava habla de saber afrontar emociones que nos nos gusta.

Los optimistas y el realismo

«’Los felices’ entienden que, cuando sienten una emoción desagradable o que están viviendo un día malo, esto también pasará, es decir, no ven los malos momentos como algo que sea muy grande y tremendo en lo que haya que estar ahí anclado», añade. Por tanto, es importante experimentar todo tipo de emociones, la clave está en saber que solo se trata de eso, de un momento malo o, a lo sumo, de una etapa que es así, pero no es en ningún caso un fallo o una derrota.

Por otro lado, la experta cuenta que aquellas personas que se definen como optimistas «no significa que piensen que todo va a ser bueno» y va a ir bien; vaya, todo fantástico. Cuando se habla de optimismo en psicología «confiamos en que podemos pensar que las cosas, con el factor compromiso, pueden mejorar. Siempre desde el realismo».

«Las personas optimistas piensan en qué hacer ante cada situación que se les presente. Establecen un plan a y uno b y no se quedan rumiando cuando las cosas no salen como las esperaban. Hay emociones desagradables que están ahí y aparecen de vez en cuando y eso no es una derrota, así que el optimismo no es que va a ir bien, es que ante los problemas, hacen un estudio, desde el realismo, y un plan de acción establecido», cuenta. Cuando hay problemas que no se pueden mejorar, entonces en lo que se centran es en afrontar ese problema desde la emoción. ¿Qué emociones desagradables me genera esto que estoy viviendo? ¿Qué hacer para llevarlo un poco mejor?

Las pequeñas cosas siguen ahí

Nos gusta soñar a lo grande y, quien más quien menos, nos olvidamos a veces de todo aquello que tenemos cerca, que nos aporta mucho y que, por el simple hecho de estar ahí, no le damos la importancia que merece. El secreto de las personas felices reside en todo lo contado anteriormente, seguir ante las adversidades y el realismo, pero también pasa por valorar.

«Hay que aprender a valorar las pequeñas cosas del día a día, las que nos hacen felices. Por ejemplo, los que vivimos en Madrid vemos que tiene un trafico muy malo pero, ¿y el cielo y la luz que tienes? Lo habitual es que veas el sol entrar por la ventana, y eso a mí me ayuda a incrementar mi felicidad», confiesa Silvia Álava.

Leer un mensaje de alguien que nos dice algo bonito, avanzar en el proyecto en el que trabajas… ¡Cualquier cosa puede alegrarnos el día! El psicólogo Martin Seligman recomendó hace tiempo apuntar tres momentos agradables del día, para así ser más conscientes de lo que vivimos y no centrarnos en lo desagradable porque si no parece que solo ponemos el radar en lo desagradable. En conclusión, recomienda agradecer «esas pequeñas cosas» y poner el foco para aprender a valorarlo.

FUENTE: abc.es

Tratamos el tema de la «Abstemofobia» en el programa Hablando Claro de TVE

Una escena común en nuestros días es la de grupos de personas bebiendo en la barra del bar, en una terraza o en cualquier reunión. Sin embargo, las personas que no beben alcohol se enfrentan a la presión social. Son abstemios en un mundo en el que el alcohol ocupa en mayor o menor medida un lugar esencial en cualquier celebración.

Hemos dado al alcohol un poder organizativo de la vida en sociedad, donde es un premio, una válvula de escape emocional y el principal vehículo de socialización.

La incitación a su consumo es normal en nuestra sociedad. Expresiones como «Vamos a tomar unas cañas», sustituyen a «vamos y me cuentas qué tal estás» o «vamos a charlar un rato»…, lo que nos da una idea del grado de normalización en nuestro vocabulario.

Por ello, los que no beben, muchas veces se enfrentan al «juicio» de los demás. Te llaman ‘soso, te ven como «a un bicho raro», te dicen que eres un muermo, un aburrido, que cómo puedes no beber si se lo está pasando todo el mundo bien…

Entrevista en EduFórum, congreso de educación

Os comparto esta entrevista realizada por ACADE en el congreso #Eduforum en la que hablamos de #emociones en el aula y en el hogar #inteligenciaemocional #educación #alumnos #profesores #psicología… y mucho más!

Igualmente aquí tenéis el link a la revista ACADE 82 con información sobre el Congreso y

Nuevo trabajo y hogar, los cambios vitales que desean realizar los españoles

Este 2023, un 65,3% de los españoles desean llevar a cabo un cambio vital, relacionado con el ámbito laboral (39,5%) y el hogar (33,7%).

Cerca de siete de cada 10 españoles confirma su deseo para este 2023 de realizar un cambio relevante en su vida, relacionado con el ámbito laboral (39,5%) y el hogar (33,7%). También siete de cada 10 opina que lo conseguirá. 

Son datos de un estudio realizado por Ikea, SigmaDos y la doctora en psicología Silvia Álava para analizar las emociones que suscitan los cambios vitales; cuáles son las principales barreras para llevarlos a cabo y cuáles son las previsiones para 2023. 

Un 65,3% de encuestados afirma que este año le gustaría realizar un cambio relevante en su vida, siendo los más mencionados los relacionados con el ámbito laboral (39,5%), seguidos por los del hogar (33,7%). Por franjas de edad, este deseo es más elevado en la población joven, de 18 a 29 años, con un 78,6%. 

La percepción ante la consecución del cambio es optimista: siete de cada 10 cree que lo conseguirá. De nuevo, este porcentaje es mayor en la franja más joven, con un 77,4%. La seguridad económica (42,7%) y la seguridad personal y el bienestar emocional (39%) son los aspectos que ayudan a los españoles a realizar los cambios. 

El informe también analiza los cambios vitales llevados a cabo en 2022. Un año en el que cuatro de cada 10 asegura haber hecho un cambio relevante en su vida, habiendo sido exitoso para un 83,5%. También los jóvenes de entre 18 y 29 años han sido los que más se han atrevido a realizarlos (54,4%). 

Para un 46,9%, los factores económicos han supuesto un freno a la hora de realizar un cambio durante el pasado año, aunque la seguridad personal y el bienestar emocional (41,4%), y el apoyo familiar (38,2%) ha incentivado el atreverse. 

“Es decir, el factor económico puede llegar a bloquear el cambio, pero sin una buena seguridad personal, sin un buen bienestar emocional, es más complicado que pese a tener estabilidad económica, se lleven a cabo los planes”, ha asegurado la doctora en psicología, Silvia Álava. 

Emociones asociados a los cambios

De acuerdo con el estudio, las emociones que se asocian de manera más frecuente al cambio son la esperanza (20,8%) y la inseguridad (20,6%). Le siguen el interés (12,1%), la alegría (11,4%) y el miedo (10,8%). 

En el caso de los jóvenes entre 18 y 29 años, la emoción más predominante es la inseguridad que sube hasta el 28%, seguido por miedo para el 17,5%. Por el contrario, los mayores de 65 años son los que más asocian la esperanza a los cambios vitales (26,1%). 

La muestra también revela que, de cara a los cambios venideros, las emociones agradables actúan como facilitadoras del cambio en este orden: esperanza 51,9%; calma 38,7%; interés 35,7%; inspiración 31,3%; alegría 28,2%. Sin embargo, es importante gestionar las emociones desagradables dado que la segunda emoción que más se siente ante los cambios es la inseguridad (20,6%) y en menor medida el miedo (10,8%).

En cuanto a barreras, 7 de cada 10 encuestados afirma no haberse atrevido a realizar un cambio relevante en su vida pese a quererlo. Los motivos económicos son los que más pesan como barrera (48,6%) seguido de familiares (38,1%) y emocionales (27,9%).

FUENTE: IPMARK.COM

Conferencias y debates sobre BIENESTAR Y SALUD MENTAL EN UNA SOCIEDAD DIGITALIZADA

DEL 1 DE MARZO AL 26 DE ABRIL DEL 2023 en

CaixaForum Macaya

Analizaremos los riesgos para la salud mental (ciberacoso, alteración de la imagen corporal, ansiedad, etc.) y las oportunidades (hacer, mantener y construir relaciones, crear una expresión positiva de sí mismos/as) del uso de pantallas en adolescentes y jóvenes. Se pretende entender modalidades de uso y expectativas en torno a los dispositivos y el espacio virtual; así como fomentar un adecuado aprovechamiento de las TIC.

Coorganizado con: El Observatorio Social y Fundación FAD Juventud

ACTIVIDADES DE ESTE CICLO

ADICCIÓN A LAS PANTALLAS EN LA ADOLESCENCIA Y LA JUVENTUD: ¿CÓMO AFECTA A SU SALUD Y BIENESTAR?

DISPOSITIVOS COMO VENTANAS AL MUNDO – MIÉRCOLES 1 DE MARZO DE 2023

Discusión sobre riesgos y oportunidades en el uso de las TIC entre adolescentes y jóvenes, centrando la mirada en el uso y acceso a dispositivos, el ocio digital, el mundo gamer o el consumo de porno.

Toda la info y reserva gratuita aquí

REDES SOCIALES Y SU IMPACTO EN LA AUTOIMAGEN JUVENIL

ESPACIOS QUE MUESTRAN ESTILOS DE VIDA Y MODELOS ESTÉTICOS – MIÉRCOLES 29 DE MARZO DE 2023

La sesión se centrará en analizar el papel de las redes sociales en la autoimagen de adolescentes y jóvenes, en cómo la conexión permanente, el postureo, las aplicaciones para retocar imágenes o el seguir a determinados influencers pautan las formas de estar online, condicionan la imagen que proyectan adolescentes y jóvenes en sus redes, afectan a su autoestima y aspiraciones sociales y personales, teniendo muchas veces una repercusión negativa en su salud mental.

A cargo de:

  • Cristina Gil, psicóloga, especializada en psicología infantojuvenil. Es autora de la guía Sin Filtros, un manual para luchar contra la irrealidad de las plataformas
  • Asiria Álvarez, fotógrafa contemporánea y diseñadora gráfica por la EASDGC. También es autora de la guía Sin Filtros
  • Santos Solano, doctor en Psicología e investigador del grupo ANOBAS de la Universidad Autónoma de Madrid. Sus proyectos y aportaciones se han centrado en temas como los TCA
  • Elena Devesa, periodista y CEO en WeLoverSize. Junto a Rebeca Gómez crearon el blog WeLoverSize, una comunidad del movimiento curvy. En 2016 lanzó el libro GORDI fucking BUENA
  • Moderado por: Silvia Álava, psicóloga sanitaria, experta en psicología educativa, escritora y conferenciante. Es directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y directora de formación de Apertia Consultig

Horarios: Miércoles 29 de marzo, a las 18 h

Comentarios: Entrada gratuita, Duración aproximada de la actividad: 90 min, Aforo limitado

Toda la info y reserva gratuita aquí

METAVERSO, ¿UN FUTURO PROMETEDOR?

POTENCIAL Y APLICACIONES DEL MUNDO VIRTUAL INMERSIVO – MIÉRCOLES 26 DE ABRIL DE 2023

¿Cómo analizar las transformaciones que trae consigo el metaverso? ¿Qué retos y qué problemáticas a nivel psicológico puede implicar esa inmersión virtual en la adolescencia y juventud? ¿Cómo puede afectar a la salud mental y el bienestar?

Toda la info y reserva gratuita aquí

‘Body shaming’: ¿Qué es y cómo podemos hacer frente a las críticas corporales?

Algunos usuarios de redes sociales, amparados en el anonimato, se creen en el derecho de humillar a otras personas por su aspecto físico. Es lo que se conoce como ‘body shaming’ y varios famosos han sido víctima de ello, la última, la actriz Berta Vázquez. “Enseguida opinamos sobre el cuerpo de los demás, cuando hablamos de gordofobia parece que nos sentimos en ese derecho sin ser consciente del daño que les estamos haciendo», ha señalado en Hablando Claro la psicóloga Silvia Álava.

Por su parte, Mónica González, influencer y coach de autoestima corporal y amor propio ha destacado que lo que pasa en redes es un reflejo de lo que realmente pasa fuera de ellas, pero con la salvedad de que hay un anonimato. «El culto a la imagen está exacerbado, se refleja en las redes y se moraliza: la persona que cuple mejor con ese cánon se cree en superioridad para instruir a la persona que no lo está cumpliendo», ha considerado, en cuanto a cómo afrontarlo, González ha explicado que tenemos que darnos cuenta de que nuestro valor más mucho más allá de lo que piensen los demás y de la estética. Y es que, ha alertado, el ‘body shaming’, el no estar agusto con el propio cuerpo, puede derivar en trastornos de laimentación derivados del miedo a engordar, de la obsesión con la delgadez y con cumplir los cánones. Por eso, recomienda que si esto está suponiendo un problema con nuestro cuerpo y una mala imagen comrporal y esto nos está limitando en la vida busquemos ayuda profesional

Todos los motivos (aunque no los necesites) para que no dejes de dar besos y abrazos a tus hijos. Colaboración con Telva

Los abrazos son fundamentales en la infancia y dos expertas nos explican por qué

Por Miriam Mascareñas

Si en alguna ocasión has escuchado aquello de «no mimes tanto al niño que lo vas a malcriar«, atenta: la ciencia ha demostrado que los besos y abrazos, lejos de ser «malos», son imprescindibles en la infancia. Silvia Álava Reyes, psicóloga especializada en Psicología Educativa, y Rocío Alegre, directora de la escuela infantil Nemomarlin Carabanchel, destierran los falsos mitos y nos desvelan por qué es tan importante que abracemos y besemos a nuestros hijos. Porque sí, los mimos son fuente de felicidad.

¿Por qué son importantes los besos y abrazos en la infancia?

«Los besos y abrazos a los niños son fundamentales«, sentencia Silvia Álava Sordo, psicóloga experta en Psicología Educativa y autora de Queremos hijos felices y Queremos que crezcan felices (JDEJ Editores).

Podríamos decir eso de «no hay más preguntas, señoría», pero queremos saber más, ¿verdad?

«Los niños se tienen que sentir queridos. No basta con decir ‘te quiero’, hay que demostrarlo con besos y abrazos«, añade Silvia Álava Sordo, «todos los del mundo«.

Rocío Alegre, maestra en educación infantil y directora de la escuela infantil Nemomarlin Carabanchel, coincide: «Es muy, muy, muy importante dar besos, abrazos y caricias a los niños«. Hay que tener en cuenta que sobre todo en los primeros años de vida los niños no tienen suficiente lenguaje para expresar lo que sienten en cada momento y por eso se comunican a través de comunicación no verbal: con una mirada, un llanto, una sonrisa… «Los educadores, y también los padres, debemos darles respuesta con palabras pero también de forma no verbal, con este tipo de gestos. Es una manera de que el niño se sienta querido, seguro y protegido. Le haremos saber que estamos ahí, que le entendemos, evitando así su frustración«.

Mejoran la autoestima y los llenan de felicidad

La ciencia ha demostrado que cuando un niño se encuentra seguro y se siente querido, es más fácil que desarrolle su autoestima, así como que muestre niveles bajos de estrés, nerviosismo o incluso ansiedad.

¿Sabías que la neuroeducación afirma que el contacto físico con nuestros hijos logra liberar la hormona de la oxitocina? También llamada «hormona de la felicidad», «cuando, por ejemplo, les damos un masaje o hacemos piel con piel estamos logrando que los niños liberen esta hormona y por lo tanto sean más felices«, explica Rocío Alegre.

Abrazar no está reñido con educar

Entonces, si es tan positivo, ¿por que hay quien sigue repitiendo que no hay que mimar tanto a los niños? «En algunos casos, a los psicólogos se nos malinterpreta«, explica Silvia Álava Sordo. Y es que si algo recomiendan los expertos es medir el momento en que abrazamos o besamos a nuestros hijos. «Por ejemplo, si estamos a la mesa y vamos a comer, no es el momento«, cuenta la psicóloga. Tenemos que entender y hacer entender a nuestros hijos que hay tiempos para cada cosa, de ahí que hablemos de la importancia del cuándo.

Pero, ¿hay algún momento en el que no debamos abrazarlos? «Cuando nos hacen daño: nos pegan, nos insultan… En ese momento tenemos que hacerles entender lo que ha ocurrido, que nos encontramos mal por algo que nos han hecho. Los mimaremos pasado un rato, cuando lo hayan comprendido, pero no en ese momento en que nos han dañado«, nos cuenta la experta.

«No está reñido dar muchos mimos con educar con calma y serenidad, con enseñarles a ser autónomos y autosuficientes«, añade la psicóloga Silvia Álava.

Lée el artículo completo en Telva.com

“El Grinch roba la Navidad”: el trend viral de TikTok en el que los adultos se disfrazan y roban regalos que puede dejar “una huella psicológica” en los más pequeños

Imagínate que una noche, sin esperarlo, el famoso Grinch aparece en tu casa dispuesto a robarte la Navidad y todos los regalos. Esto es algo que han experimentado algunos niños en Estados Unidos después de que el trend o tendencia de TikTok ‘El Grinch roba la Navidad’ –en el que uno de los padres se disfraza del personaje y asusta a los niños– se haya viralizado.

Más allá de las reacciones que entienden esta tendencia como una broma, en Maldita.es hemos consultado a dos psicólogas para saber qué impacto tienen estas acciones sobre los niños y si pueden acabar afectando a su desarrollo o generando un trauma.

‘El Grinch roba la Navidad’, un ‘trend’ viral

Esta tendencia viral está centrada en el famoso personaje infantil conocido como ‘El Grinch’. Creado por Theodor Seuss Geisel en 1957, se trata de una figura que trata de amargar las Navidades a los niños de todo el mundo. El trend consiste en que uno de los padres o familiares de los más pequeños se disfracen de este personaje e irrumpan en la casa durante la noche para llevarse los regalos y asustar a los niños.

La situación acaba en la mayoría de los casos con los pequeños gritando, llorando y corriendo de miedo, mientras los padres los graban y se ríen detrás de la cámara. Hay niños que, incluso, han tratado de defenderse y agredir al elfo que, al final, siempre acaba llevándose algunos de los regalos.

Algunos de los vídeos del trend publicados en TikTok.

Estos vídeos acumulan millones de reproducciones en redes sociales y han dado la vuelta al mundo, pero muchos usuarios critican este trend. Muchos usuarios culpan a los padres de hacer sufrir a los más pequeños y de poder causarles un trauma en el futuro, además, aseguran ellos “nunca harían eso a sus hijos”. Otros, sin embargo, comentan “que se apuntan la broma” para las próximas Navidades.

Comentarios en uno de los vídeos publicados en la plataforma. 

Los niños viven estas experiencias “de manera muy real”

La psicoterapeuta Carolina Cáceres explica que los niños viven este tipo de eventos de manera muy real: “Lo que para el adulto puede ser una sencilla broma, el niño lo asume como una realidad irrefutable”. De ahí viene, resalta, “el pavor” que se ve en sus caras durante el vídeo, la “frustración” por perder sus juguetes, los gritos. “A estas emociones se suma, además, la extrañeza de ver a adultos riendo cuando algo muy malo está pasando”, añade.

Silvia Álava, doctora en Psicología Clínica y de la Salud, señala que a la rabia y al miedo se une una segunda parte: “La figura que les tiene que proteger, que son mamá y papá, en vez de protegerlos y frenar al Grinch y echarle, les están grabando. Esto lo único que hace es incrementar el malestar del menor”.

Algunas de las reacciones de los pequeños al ver al supuesto Grinch. 

Para Cáceres es importante resaltar la edad de los pequeños que aparecen en los vídeos: “Tienen seis años o menos. Eso significa que están en una etapa en la que el pensamiento mágico está todavía presente en ellos. Es decir, entienden el lenguaje de manera literal, de forma que si tú le dices que el hada de los dientes vendrá a dejarle algo a cambio de llevarse sus dientes, te van a creer. Eso hace que los niños elaboren el mundo que les rodea desde la fantasía”. Álava insiste en que el niño “no es consciente” de que es una broma: “No son conscientes en ningún momento. Ellos creen que el verdadero Grinch está yendo a su casa a robar la Navidad”. “Están aterrados porque viven esos hechos como reales”, explica Cáceres.

Los padres, dice la experta, desconocen el impacto que puede tener someter a sus hijos a este tipo de experiencias. “El rol de los cuidadores primarios –es decir, el de los padres– es dotarlos de seguridad y hacerlos sentir cuidados y protegidos para que los niños puedan enfrentar las adversidades de manera exitosa”, explica.

Con este tipo de situaciones, dice Álava, rompen el vínculo de seguridad que los niños tienen con ellos, porque los progenitores tienen que ser las figuras que les protejan: “Como psicóloga, quiero pensar que estos padres no están calibrando el daño que les hacen a sus hijos”.

Estas experiencias podrían dejar “una huella psicológica” en los pequeños, según los expertos consultados por ‘Maldita.es’

Muchos usuarios han respondido indignados a estos vídeos asegurando que este tipo de vivencias puede causar traumas en los más pequeños. Ante eso, Cáceres recuerda la definición de ‘trauma’, que se recoge como “cualquier evento que se vive de manera inesperada, involuntaria y que amenaza directamente tu seguridad, tu vida e integridad dejando una huella psicológica”. La experta señala que, si bien en términos reales estos eventos no amenazan la vida real de los pequeños, “los síntomas que podrían experimentar posteriormente sí pueden ser muy similares a los de un estrés postraumático: como flashbacks, llantos repentinos o episodios de ansiedad, entre otros”.

Dependerá mucho del niño o la niña, dice Álava: “Habrá niños que lo olviden cuando sepan que es una broma, pero habrá otros para los que sí sea un pequeño trauma. Hay que tener cuidado porque, se lo genere o no, el malestar del niño no vale la pena y menos por conseguir un puñado de likes”.

Cáceres recuerda que los eventos son percibidos de una manera muy particular por cada persona y aunque el evento en sí no es traumático, “la forma en la que los niños lo procesen y perciban sí puede constituir un evento traumático para ellos”. Incluso, resalta la experta, este acontecimiento podría marcar la concepción que el niño tenga a partir de ahora de la Navidad: “Puede guardarla en la memoria como un evento muy desagradable, puede incluso generar sentimientos de rechazo y aversión a la Navidad por temor a que este evento tan intenso se vuelva a repetir”. Álava coincide: “Habrá que ver qué pasa después. Puede que cuando se entere que el Grinch era alguno de sus padres empiece a cuestionárselo todo”.

La exposición de los pequeños en estos vídeos fomentan su vulnerabilidad

Cáceres explica que al exponer sus emociones de esta manera, acompañadas de risas o burlas que invalidan sus sentimientos de miedo, “los pequeños se vuelven más vulnerables”. Además, resalta que estos vídeos “normalizan” conductas poco empáticas como la burla frente al llanto del otro: “Esto genera un desequilibrio de poder, donde el que se burla del otro es el más fuerte o el más guay. De esta forma, los niños pueden aprender a relacionarse ejerciendo este poder sobre sus compañeros al trasladarlo al ámbito social”.

Hemos subido el vídeo a la red social, dice Álava, y hemos dejado al menor completamente expuesto: “De alguna manera hemos vulnerado su derecho a la protección de la infancia. El resto de personas del mundo no tienen porque verlos llorando y pasándolo mal. Más cuando el vídeo se puede volver viral”. La experta insiste en que estos vídeos perduran en redes y que, en un futuro, cuando los niños crezcan puede no gustarles y acabar enfrentándose a sus padres para saber por qué decidieron colgarlos. “Los vídeos en los que hay menores no tendrían que estar en la red por el daño que les podemos hacer con ellos”, zanja.

FUENTE: maldita.es