Entradas

Jueves 31 de marzo: Queremos que Crezcan Felices en el Foro La Región en Orense

Portada Queremos que Crezcan_felices

 

Será el jueves 31 a las 20,15 horas en el Centro Cultural Marcos Valcárce

Presentaré mi último libro «Queremos que crezcan felices» y hablaremos sobre cómo conseguirlo: pautas, consejos, comportamientos… tanto para padres como para niños desde los 6 años a la preadolescencia.

 

Más información en el diario La Región y en www.laregion.es

Mudarse con niños a otro país, pautas para que sea más fácil. Colaboración con Papasehijos.com

Duda de una lectora a Silvia Álava, psicóloga Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. Además de la autora del libro: “Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron”.

Hola Silvia,

Tengo tres hijos, una niña de 11, una de 8 y un niño de 6 años y sé que durante el verano tendremos que mudarnos a otro país, por el trabajo de mi marido y no sé cómo debo gestionar el cambio para que mis hijos lo lleven de la mejor forma posible. ¿Cómo debo darle la noticia?

Agradezco cualquier pauta que me puedas dar para mudarse con niños a otro país y que sea más fácil para todos.

Gracias de antemano,

Nuria

Niños - mudarse a otro país

Estimada Nuria, hoy en día cambiar de país por el trabajo de uno de los padres es algo habitual, no obstante, no es lo mismo emigrar siendo uno solo que cuando lo tiene que hacer la familia al completo. Intentaremos ser lo más cuidadosos para que los niños lo lleven lo mejor posible. Te recomiendo seguir las siguientes pautas de actuación para mudarse con niños a otro país, que están recogidas en el libro “Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron”, donde podrás consultarlo con más detalle.

  1. Los niños tienen que saber la verdad, no se les puede mentir. Hay que decirles que nos vamos a cambiar o de país, porque es donde papá tiene que trabajar. Si nos preguntan porque no nos quedamos en nuestra casita, habrá que decirles que aunque nos gustaría mucho, no puede ser porque el trabajo de papá está en otro sitio. Pero esto no implica darles más información de la necesaria. Los niños son niños y debemos de proteger su infancia.
  2. No hay que trasmitirles nuestra incertidumbre. Se les dará la información cuando esté todo confirmado; es decir cuando sepamos exactamente dónde vamos y en que condiciones vamos.
  3. Es bueno que uno de los dos progenitores se adelante a agilizar los trámites, buscar la vivienda… para que cuando lleguen los niños, ya tengan claro dónde van a vivir, a qué colegio van a ir… eso les dará confianza.
  4. Intentar restablecer las rutinas habituales lo antes posible en la nueva ciudad. (Qué horarios se va a tener, actividades a realizar…).
  5. En la medida de lo posible, hay que intentar mantener la unidad familiar junta.
  6. En términos generales los niños se suelen adaptar bien a los cambios, pero eso no quiere decir que no lo acusen. Hay que dejarles tiempo para adaptarse y observar muy bien qué es lo que dicen, lo que hacen, por si surgen dificultades atajarlas lo antes posible.
  7. Favorezcamos un clima de confianza y de diálogo donde puedan expresar su emociones. Si nos dicen que echan de menos el cole, los amiguitos… hay que escucharles y animarles, a la par de explicarles que es normal, que incluso no pasa nada si lloran porque están un poco tristes, pero hay que darles un mensaje positivo y esperanzador: “aquí vamos a estar muy bien, vamos a hacer nuevos amigos…”
  8. Otra cosa que podemos hacer, es reservar un ratito al día, en el que vamos a buscar las cosas buenas que encontremos en la nueva ciudad, la nueva casa, el nuevo cole… de esta forma, tanto el niño como el adulto se verán obligados, por lo menos en ese momento a focalizar en los positivo, y puede ser una inyección de ánimo para superar la nueva situación*.

Queremos Hijos Felices - Silvia Álava

 

*extraído del libro “Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron”. Editorial JdeJ editores.

Un saludo,

Silvia Álava

 

¿Quieres plantear una duda a nuestros expertos? ¡Escríbenos a info@papasehijos.com?

FUENTE: www.papasehijos.com

Claves para entender la transición de la niñez a la adolescencia. En Europapress.es

AdolescentesCon el paso de la niñez a la adolescencia, muchos padres se ven saturados por la evolución en el comportamiento de sus hijos, y la dificultad creciente para controlarles. La psicóloga infantil Silvia Álava da las claves para superar esta situación en su libro «Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia (de 6 a 12 años)«.

A diferencia de la etapa infantil en la que los padres son el modelo a seguir de los niños, en la adolescencia se empiezan a cuestionar este modelo paterno. En este periodo, los amigos influyen de manera muy importante en los jóvenes, por lo que su modelo de autoridad se encontrará entre sus iguales.

En esta etapa, los adolescentes intentan ser auténticos y únicos alejándose de las etiquetas impuestas por sus padres, pero la influencia del grupo de amigos está muy marcada. Tanto que, a pesar de que son capaces de hacer un ejercicio de introspección y obtener sus propias ideas y opiniones, no las muestran al grupo por miedo a ser rechazado.

Por esta razón, Silvia Álava nos ofrece una serie de pautas para evitar que el adolescente se deje arrastrar por el grupo y aumentar su individualidad:

  1. Los padres tienen que intentar ganarse su confianza sin forzarles, deben favorecer la comunicación entre ellos.
  2. Se debe asumir la importancia del grupo de amigos para el joven permaneciendo en un segundo plano, de manera que se pueda intervenir cuando la influencia del círculo sea negativa.
  3. Los chicos deben sentir que los padres son receptivos a sus consultas y demandas.
  4. Los padres deben saber adelantarse a las crisis, verbalizando con habilidad, poniéndose en su lugar y explicitando sus dudas
  5. Es importante realizar estas pautas con la mayor cercanía posible y nunca con agresividad

Debemos favorecer desde pequeños que realicen preguntas sin miedo, den su opinión y mantengan un diálogo fluido con los padres. Este tipo de conductas no aparecen solas si no las hemos fomentado durante su desarrollo.

LA INFLUENCIA DE LOS CAMBIOS CEREBRALES

Durante la adolescencia, la parte de nuestro cerebro encargada de las emociones, impulsos, motivaciones y recompensas se encuentra influido por la producción de las hormonas. Esto provoca en los jóvenes comportamientos más impulsivos, mayor emotividad y la búsqueda de sensaciones y gratificaciones de manera inmediata.

A estas edades, el autocontrol y la planificación a largo plazo se desarrollan más lentamente. Por lo que los adolescentes, en ocasiones, pueden verse como personas más impulsivas, con cierta predisposición al riesgo y a meterse en problemas. Hasta que el adolescente no complete su maduración, será complicado manejar estos impulsos y deseos. A pesar de esto, durante la adolescencia tiene lugar una eliminación de lo superfluo en el cerebro, lo que hace que éste se vuelva más eficiente.

LA IMPORTANCIA DE LAS GRATIFICACIONES

En muchas ocasiones, los padres recurren al castigo para conseguir la obediencia de sus hijos, como quitarles el móvil o los juegos. Sin embargo, Silvia Álava argumenta que es mucho más efectivo explicarles la necesidad de su esfuerzo en su conducta para conseguir lo que quieren, ya que así cuando saben que pueden conseguir lo que les interesa, son capaces de activar las funciones de autocontrol, planificación, autocorrección, etc.

Leer mas: http://www.europapress.es/chance/tendencias/noticia-clave-entender-transicion-ninez-adolescencia-20160116075934.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Entrevista con Nayarit Frontado López sobre mis libros Queremos Hijos Felices y Queremos que Crezcan Felices

Entrevista a la psicóloga Silvia Álava

SILVIA ÁLAVA - Queremos que crezcan felices“El mejor refuerzo positivo para un niño es la atención de sus padres”

Silvia Álava es una psicóloga española, conferencista y escritora. Especialista en psicología clínica y educativa; así como en psicoterapia. Autora de los libros “Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron” y “Queremos que crezcan felices”. Y respondió para el blog Mamá y Periodista la entrevista que reproducimos a continuación:

¿Cómo hacemos felices a nuestros hijos?

El concepto de felicidad es algo que depende de la propia persona, cada persona define lo que es ser feliz para ella y en función de dicha definición será más fácil o más difícil conseguirlo. De hecho, hay personas que cuentan que no son felices pese a que no tienen grandes problemas en su vida, su situación personal y laboral es buena… pero no saben disfrutar ni valorar lo que tienen. La felicidad no es una variable unitaria, depende de muchas cosas.

En los libros Queremos hijos felices y Queremos que crezcan felices el objetivo es conseguir que los niños cuenten con recursos, herramientas y competencias emocionales para enfrentarse con éxito en la vida y que puedan sentirse a gusto y felices con ellos mismos.

Es verdad que esta visión no suele coincidir con la del propio niño, que cuando le preguntas qué le hace feliz te suele contestar que le regalen cosas, que le dejen jugar a la consola, o ver la tele…la cuestión es que sabemos que esto no conlleva conseguir la felicidad. De hecho los niños de hoy en día tienen más cosas, más juguetes, más opciones de diversión que sus padres y no por ello podemos afirmar que sean más felices.

¿Qué podemos encontrar en el libro “Queremos hijos felices”?

En el libro explicamos de forma muy práctica técnicas, recursos y estrategias para conseguir no sólo que los hijos sean felices, sino cómo sobrellevar el día a día de los padres trabajadores, sin que suponga una batalla diaria, consiguiendo que los niños obedezcan y hagan lo que les corresponde, pero con un menor desgaste emocional para toda la familia, tanto para los padres como para el niño. He dedicado varios apartados a temas tan de actualidad como el sentimiento de culpabilidad de los padres, la importancia de las normas y los límites, cómo no caer en la sobreprotección, la influencia de la tecnología, cómo trabajar la inteligencia emocional entre otros temas.


¿Qué acciones de los padres y cuidadores podrían poner en riesgo la felicidad de un niño?

El error más común y que más se comente en la educación de los niños es la sobreprotección. Muchos padres entienden mal el amor a sus hijos y les hacen las cosas para las que ya están preparados. Uno de los objetivos principales que se persiguen en la educación es que los niños sean autónomos, seguros y con una buena autoestima. Cuando el adulto de forma continua le resuelve las situaciones, si tiene cualquier problema le dice “no te preocupes, mamá o papá están aquí para hacer las cosas”, el niño no aprende, pero además tampoco desarrollará las competencias emocionales necesarias para enfrentarse con éxito las demandas de la sociedad actual, y por ende su autoestima y seguridad se verán muy mermadas, porque el mensaje que va implícito con este tipo de actuaciones es: tú no puedes, yo te resuelvo el problema porque tú no puedes, tú no sabes.

¿Está la sociedad comprometida con la felicidad de los niños?

Portada Queremos que Crezcan_felicesLos padres de hoy en día lo tienen más difícil que hace 30 años, pues cuentan con menos tiempo para estar con los niños y éstos se ven sometidos a presiones que antes no existían, pero eso no implica que los niños estén peor atendidos, además no se puede generalizar.

Hay muchas variables individuales a tener en cuenta, pero sí que es verdad que los trabajos de hoy en día son muy exigentes, con jornadas muy largas que impiden la posibilidad de ir a recoger a los niños del colegio, hacer con ellos los deberes… En ocasiones los padres tiene incluso que terminar su trabajo desde su casa, con lo que pueden estar aún menos tiempo con los niños… Todo ello sumado a la presión de la sociedad de consumo, que en ocasiones trata a los niños como meros objetos de campañas de marketing, bombardeándoles con mensajes sobre lo que tienen y lo que no tienen que comprar para ser felices… pone a padres e hijos en una situación de convivencia que puede llegar a ser complicada.

¿Cómo influye en la adultez el haber tenido una infancia feliz?

La infancia influye en la formación de nuestra personalidad, el ambiente en el que se ha vivido, las experiencias tanto positivas como negativas, los valores trasmitidos, las experiencias afectivas, el vínculo formado por la familia… Todos estos y muchos otros factores influirán a lo largo de toda la vida. No obstante, el ser humano siempre tiene la posibilidad de cambiar y pese a haber tenido un pasado complicado y una infancia infeliz se puede aprender a ser feliz en la edad adulta.

¿Cómo sugiere que se pueda enseñar disciplina a los niños libre de violencia?

La psicología nos ha demostrado que en pocos casos el castigo es efectivo. El objetivo en la educación es consolidar las conductas positivas en los niños y extinguir las conductas negativas, y eso se consigue mucho mejor mediante el refuerzo y la extinción que con el castigo. Consideramos refuerzo a cualquier consecuencia positiva que sigue a la conducta deseada del niño, y ojo, no lo equivoquemos con premios materiales, el mejor refuerzo para los niños puede salirnos muy barato, es la atención de sus padres. Se trata de aprender a reforzarles cuando estén realizando las conductas que queremos instaurar.

Cabe destacar, que bajo ningún concepto es lícito pegar o dar un cachete a un niño, pues de esta forma, no sólo le haremos daño físico, sino que le mostraremos que hemos perdido el control de la situación.

¿Cree que es correcto pensar que «padres felices hacen niños felices»?  

La principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado, es decir, copian a sus adultos de referencia, que principalmente son sus padres, por eso que los padres sean felices hace mucho más probable que sus hijos lo sean. Pero en ocasiones no basta y es necesario trabajarlo de forma específica con los niños, enseñándoles a valorar lo que tienen, a ser agradecidos, a que hagan cosas por los demás, a ser autónomos, seguros, con una buena autoestima y en definitiva felices.

Por otro lado, es importante que ambos padres estén de acuerdo en la educación que quieren dar a su hijo y que sigan las mismas pautas. En educación no funciona la fórmula “poli bueno-poli malo”, sino que ambos padres deben de actuar en equipo y siguiendo la misma línea. Es imprescindible que desde el primer momento tengáis claro qué es lo que queréis para vuestro hijo, que se establezcan las nomas, los límites que os guiarán en su educación y que servirán para darle seguridad y confianza al niño, sin olvidar la importancia del modelo que vosotros mismos sois para vuestros hijos. La principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado, los niños copian a sus adultos de referencia (que son padres y hermanos), por eso debéis de tener muy claro cómo actuáis delante de ellos, por eso lo que hagáis es lo que ellos van a reproducir. Con los niños no vale decirles que tienen que hacer lo que les decimos que hagan, ya que van a hacer lo que nos vean hacer.

Blog: http://www.silviaalava.com/

Facebook: http://es-es.facebook.com/silviaalavasordo

Twitter: @silviaalava

 

FUENTE: Blog Mamá y Periodista, de Nayarit Frontado López

Charla: «Queremos que crezcan felices» en las charlas entorno a la educación de Arnedo

Portada Queremos que Crezcan_felicesMiércoles 17.2.2016 desde las 19:30h

 

Spain, Arnedo, 26580
FEBRERO ES PÚBLICA: CHARLAS EN TORNO A LA EDUCACIÓN.
Programa 2016: Miércoles 17 de febrero a las 19:30 h. en la Casa de Cultura.-
C/ Santiago Milla, 18- 26580 Arnedo (La Rioja)
941383815
Este miércoles tendré el placer de acudir a las jornadas organizadas en torno a la educación por el Ayuntamiento de Arnedo para tratar el tema de la educación de los niños tanto en el entorno familiar como escolar, ofreceremos a los padres una guía de consejos para sus hijos donde resolveremos situaciones cotidianas pero también complicadas como: ¿Debo ayudarles con los estudios?, ¿Cómo conseguir que se vayan a la cama a su hora?, ¿Qué criterios se deben seguir para la elección del colegio, ¿Cómo gestionar la «paga»?, ¿Y si mi hijo es el único que no tiene móvil?, ¿Debo ser la agenda de mi hijo?. ¿Cuándo iniciarles en la información sobre la sexualidad?

Proteger el bienestar de los hijos tras un divorcio. Colaboración con la Agencia EFE

Aprender cada día forma parte de la aventura de ser padres, un periplo en el que procurar a los hijos una infancia plena y feliz es el objetivo principal; la psicóloga Silvia Álava recoge en un libro los errores más comunes y las estrategias que mejor funcionan para tener hijos felices, incluso después de una separación

En el libro “Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron”, (JdJ Editores), la psicóloga Silvia Álava provee consejos y técnicas para solventar los principales problemas que pueden surgir en el día a día de padres e hijos, en orden cronológico, desde el nacimiento hasta alcanzar los seis años de edad combinados con casos prácticos que ejemplifican las distintas situaciones.

Silvia Álava asesora de forma clara y concisa sobre el bienestar de los hijos desde su experiencia profesional como  directora del área infantil en el Centro de Psicología Álava Reyes; los derechos de autor serán donados a la Asociación Nuevo Futuro.

Desde la educación de los niños al establecimiento de normas, pasando por cómo dirigirse a ellos, todo para mejorar la calidad de vida de las familias. La psicóloga recalca que para educar a los hijos es esencial usar el sentido común y que saber actuar ante determinadas situaciones requiere pararse a observar qué sucede y analizar tanto la forma de actuar del niño, como la de los padres.

En la segunda sección del libro, se desarrollan las cuestiones principales hasta los dos años como los hábitos de sueño, higiene, alimentación hasta cómo estimular su inteligencia; en la tercera trata cuestiones como la adaptación al colegio, miedos, celos o desobediencia; el libro cierra con un capítulo dedicado a los distintos tipos familias y un epílogo sobre la importancia de transmitir valores a los niños.

Entre los obstáculos que se pueden presentar, se encuentran las separaciones, una realidad en la que muchas veces los hijos son los principales perjudicado; la psicóloga Silvia Álava da pautas para que los niños convivan con el divorcio de sus padres de la mejor manera posible.

Algunos errores habituales

Silvia Álava apunta que “muchos padres consiguen salvar sus diferencias individuales por el bien de sus hijos”; esto no implica que arreglen su matrimonio, pero sí que mantengan el objetivo principal: el bienestar del hijo. Estos son algunos de los errores a evitar para lograrlo.

Un niño juega con un globo en forma de cebra. Efesalud.com

EFE/JIM HOLLANDER

  1. Involucrar directamente al niño en la separación. Silvia Álava explica que compartir los motivos de la separación con el niño es uno de los errores en los que más se incide. La psicóloga advierte que cuando el niño es pequeño no hay que contárselo porque no tiene el suficiente desarrollo madurativo para entenderlo, pero incluso cuando es mayor, tampoco le corresponde porque es un tema de pareja.
  2. Descalificar a la pareja. Cuando se descalifica a la ex-pareja delante del niño o lo utilizamos de mensajero para decir cosas,  lo estamos perjudicando, haciendo inseguro y sometiendo a tensiones porque “su principal fuente de seguridad son los padres, ya que son sus adultos de referencia”. No hay que olvidar que “por muy mal que nos haya ido con nuestra ex-pareja, no deja de ser el padre o la madre de nuestro hijo.”
  3. Marcar tiempos para la asimilación. No hay un límite establecido para que el niño asimile la situación, cada caso va a necesitar un tiempo distinto. Los padres tienden a fijar tiempos en los periodos de adaptación que no se corresponden con la realidad del niño, que por su propio desarrollo cognitivo no tiene las estrategias que tienen los adultos.
  4. Intentar comprar al niño. Es posible caer en el error de pensar que el niño va estar más feliz o que va a querer estar más con nosotros si lo colmamos de  cosas materiales pero en realidad ocurre todo lo contrario; “los niños necesitan que les digan por dónde tienen que ir, les trasmitan seguridad, firmeza y mucho cariño”.

La psicóloga es contundente al afirmar que cuando se trata de niños el afecto se gana en el día a día. “Los bienes materiales se pasan de moda y con ello su efecto, sin embargo, tener un buen lazo afectivo con el niño es un vínculo mucho más estable, seguro y duradero”.

La clave: una línea educativa común

Cuando se produce un divorcio, las vidas de los miembros de la pareja toman rumbos distintos; sin embargo, no debe suceder igual con la educación de los hijos. Álava afirma que cuando se trata de educar, los padres han de estar de acuerdo en los aspectos esenciales porque “los niños son sensibles a las incongruencias educativas”.

La psicóloga sostiene que si cada padre actúa de una manera diferente y los niños son pequeños “se pierden, ya que desconocen qué es lo que realmente se espera de ellos y se preguntan: ¿por qué con mamá es de una manera y con papá de otra?”

Asimismo, si hay más de una línea educativa y los niños son mayores, “su capacidad de observación hace que usen estas incongruencias para su propio beneficio; aprenden qué cosas pedir a mamá y qué cosas a papá.”

Para evitar estas situaciones y facilitar que los padres vayan en la misma dirección educativa, la experta aconseja “establecer con claridad las normas y consecuencias tanto si el comportamiento del niño es bueno como si no”.

Nuevas parejas, nuevos roles

La psicóloga indica que con frecuencia los niños tienen la fantasía de que sus padres van a arreglar su matrimonio y el hecho de que el padre o la madre comiencen una nueva relación les supone tener que asumir que la separación es definitiva.

Un padre mira a su hija mientras agarra sus manos. Efesalud.com

EFE/Felipe Chacón

Según la especialista, la otra persona tiene que asumir bien el rol que le corresponde: el de pareja de la madre o del padre, “nunca el de padre o madre, porque el niño ya los tiene”.

Silvia Álava insiste en la importancia de que se establezcan estos roles porque la pareja del padre o de la madre, no deja de ser un adulto de referencia. “Si conviven juntos, van a ser quien marque las normas y que no sean sus padres no implica que no les tengan que obedecer”.

Por mucho que se quiera que los niños se adapten, “no hay que forzar las situaciones y hay que darles tiempo, con la convivencia se establecerán buenos lazos afectivos”.

Normalizar la situación

Álava hace hincapié en la importancia de que todos los adultos de referencia del niño conozcan cuál es su realidad, entre ellos, profesores y cuidadores. La meta de comunicar la situación del menor no es que se le etiquete y reciba un trato distinto, sino normalizar la situación lo máximo posible.

Pero, cuidado, la psicóloga advierte que el hecho de todas las personas que están en contacto conozcan su realidad, “no significa que les tengamos que contar nuestra vida”.

 

FUENTE: Agencia EFE Salud

Libro: Queremos que crezcan felices en elbloginfantil.com

Os adjunto el artículo que aparece en la web elbloginfantil.com sobre mi último libro: Queremos que Crezcan Felices

Si fuésemos preguntando a cada uno de los padres qué es lo que más desean para sus hijos, seguramente encontraríamos una respuesta unitaria o, casi, exclusiva: que sean felices. Pero ser feliz no es un concepto que siempre se consigue en toda su plenitud, al menos si nos remitimos a nuestra propia experiencia. Pero ¿qué es ser feliz?

queremos-que-crezcan-felices Silvia Álava

Según la autora de “Queremos que crezcan felices” la clave está en fomentarles la autoestima, la tolerancia a la frustración y el autocontrol, éstos serían los tres pilares básicos para conseguir que nuestro niño crezca de forma adecuada y, además, sea feliz. Pero ¿cómo lo conseguimos? De ahí nace esta guía para ayudar a los padres a preparar a sus hijos en el camino que lleva desde la niñez hasta la adolescencia, un camino que servirá de base para poder convertirse en un adulto preparado y listo para la felicidad.

“Queremos que crezcan felices” está indicado para padres con niños de entre 6 y 12 años, esa etapa “misteriosa” y complicada en la que el niño ya empieza a ser autónomo, dueño de sus propias visiones sobre el mundo y va construyendo su propia autoestima y personalidad, además de prepararse para un futuro en el que tendrán que volar por sí solo.

Y es precisamente en esta etapa cuando más dudas se nos presentan: ¿cuándo y cómo hablarles sobre la sexualidad?, ¿debo comprarle el teléfono móvil como el resto de niños?, ¿qué criterio utilizo para buscar el colegio adecuado?, ¿cómo consigo que se vaya a la cama a su hora?, ¿tengo que ayudarle en los estudios?…Y así millones de cuestiones que se nos van acumulando sin saber muy bien como resolverlas.

La psicóloga Silvia Álava Sordo es la autora de esta guía para padres comprometidos que no se dejan llevar por la inercia de la crianza y que prefieren ofrecer a sus hijos un futuro lleno de posibilidades. “Queremos que crezcan felices” está prologado por Javier Urra y seguro que es tu mejor llave para ayudar a tu niño en su camino hacia una vida más feliz.

Pincha en la portda del libro para comprarlo: Portada Queremos que Crezcan_felices

“Mi hijo, cada día está más rebelde, más desobediente…qué hacer”. Colaboración con PapaseHijos.com

Duda de una lectora a Silvia Álava, psicóloga Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. Además de la autora del libro: “Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron”.

Hola buenas noches.
Tengo dos hijos, el mayor 14 años y la niña 11. A ella casi no tengo que regañarle porque es una niña muy madura, responsable y atenta con sus estudios e incluso conmigo. Es quien me cuida, digamos, en casa.
Pero mi hijo, cada día está más rebelde, más desobediente y contestón.
Si le digo blanco…hace negro. Es una situación pesada. Estoy divorciada hace 4 años. Y lo único que trato es que ellos tengan todo lo mejor, y que estén bien en todos los aspectos.
He tendido parejas, después de su padre…que lógicamente no le han gustado. Yo eso lo comprendo, pero yo soy joven y también merezco vivir. No porque no le guste nadie tengo que estar sola hasta el fin de mis días.
Siempre saca la cara por su padre, siempre él es mejor que yo.
Nunca parece darse cuenta del esfuerzo que hago todos los días por y para ellos.trabajo 12 horas.
Mi gustaría que por favor, me ayudaran….creo que hay algo que no hago bien y eso como madre me hace sufrir.
Muchas gracias.

 

silvia alava sordo psicologa infantil

Silvia Álava, psicóloga Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes.

 

Por lo que comentas creo que sientes que tus hijos no valoran todo lo que haces por ellos, trabajas mucho para que tengan lo mejor y más que recompensada dices que sientes que pone en duda tu dedicación, diciendo que su padre es mejor que tú. Para poderte ayudar habría que tener más datos y hacer un análisis en profundidad de lo que puede estar ocurriendo. ¿Podría ser que tu hijo aún no haya aceptado vuestra separación y por eso esté enfadado contigo y defendiendo a su padre? No sé si esa hipótesis la habéis manejado, porque entonces habría que trabajar para que lo asumiera y te permita también a ti rehacer tu vida, creo que estás en tu derecho de conocer a gente, si bien es verdad que antes de introducirles en la vida de tus hijos lo ideal es que estuvieras segura que la relación parece que va bien y que sigue adelante.

Por otro lado él tiene 14 años, legalmente puede decidir con quien quiere vivir, ¿ha sido él quien ha pedido vivir contigo? Porque si es así habrá que explicarle que tiene que aceptar las reglas de casa, que obedezca, que no te falte al respeto… no sabemos si a su padre le hace lo mismo para así intentar salirse con la suya. De ser este el caso, pese a estar separados debe de saber que vosotros estáis en comunicación y que no vais a aceptar sus chantajes.

No obstante, si la situación no mejorase habrá que pedir ayuda profesional para evaluar su caso en profundidad y ofrecerle ayuda de la forma más óptima posible.

Portada Queremos que Crezcan_felicesUn saludo,

Silvia Álava

FUENTE: Papasehijos.com

Cómo conseguir que los niños crezcan felices. Entrevista de Carles Mesa en el programa Gente Despierta de RNE

Os adjunto el enlace al podcast de la entrevista de ayer en el programa de RNE «Gente Despierta»

Silvia Álava RNE Gente Despierta

Silvia Álava nos transmite un mensaje positivo: podemos educar a hijos felices. Vía Gestionando Hijos

IMG_6890 peque
  Ya sabéis que durante la semana pasada nos propusimos “regar Madrid de educación”, como afirma el director de Gestionando Hijos, Leo Farache. Y no hemos parado de organizar talleres. La  víspera de nuestro encuentro, el viernes 11, hicimos doblete. En un taller patrocinado por la Fundación SM en el Colegio Amorós, Silvia Álava nos habló de los primeros pasos para educar en la felicidad, de 0 a 6 años.

Javier Palop, el director de la Fundación SM, intervino para subrayar que “la razón de ser de la Fundación SM es mejorar la educación” y  por eso apoyan Gestionando Hijos. Silvia comenzó su taller dando las gracias porque, aseguró, “ser agradecido es uno de los mayores predictores de la felicidad”. Todos y todas queremos que nuestros hijos sean felices, reconoce Silvia, pero quizá haya que explicar qué es la felicidad. Para esta psicóloga,“la felicidad de nuestros hijos pasa por hacerlos más capaces”. En el taller, pudimos explorar qué factores determinan nuestro nivel de felicidad: un 60% es herencia, un 40% es la actividad emocional y un 10% las circunstancias que vivimos. De modo que, nos dijo Silvia, no podemos escudarnos en que nuestros problemas nos impiden ser felices. Uno de los hilos conductores del taller fue la apuesta por educar en positivo en lugar de en negativo. Oscar Wilde, nos recordó esta experta, señalaba que “el mejor camino para hacer hijos buenos es hacerlos felices”. Silvia nos animó a “ponernos las pilas y educar en positivo”, sacando a relucir una cita de Pitágoras: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”.

Otro de los grandes temas que esta reconocida experta quiso tratar en su taller fue la sobreprotección: “Los padres helicóptero resuelven problemas antes de que los niños los tengan. Así no aprenden”. Silvia preguntó al numeroso público (entre el que había muchos niños) qué necesitamos para enseñar a los niños a ser autónomos. Los asistentes dieron respuestas como paciencia, calma… Pero Silvia nos dio otra clave: tiempo. “Si yo quiero que un niño aprenda a vestirse, a comer solo, a ser autónomo, necesito tiempo”. Si tenemos prisa por las mañanas porque vamos justos de tiempo, optaremos por vestir al niño en lugar de que se vista él solo a su ritmo, por ejemplo. En el tema de la adquisición de la autonomía, “no podemos desaprovechar los periodos óptimos de aprendizaje”: hay un tiempo en el que el niño muestra mucho interés y motivación para adquirir nuevas destrezas (comer solo, vestirse, por ejemplo). Si dejamos pasar esta oportunidad porque tenemos prisa o no queremos que se manche, perderá la gran motivación por aprender y será más difícil adquirir la destreza más tarde. Silvia nos puso el ejemplo de los idiomas: en la edad adulta, cuando ya se nos ha pasado el periodo óptimo de aprendizaje del idioma, aprendemos fundamentalmente vocabulario, no tanto la estructura natural de un idioma. La tentación de allanar el camino a nuestros hijos para que no sufran es muy grande, pero Silvia nos pide que “no allanemos el camino para nuestros hijos, preparémosles para el camino”, o dicho de otro modo, “no pongamos tanto empeño en que no se caigan, sino ayudémosles a levantarse”.

Cuando nuestros hijos tienen un problema, lo mejor, lo que les hará más felices (y más capaces) no será que vayamos corriendo a resolvérselo, sino que escuchemos activamente lo que ocurre, y luego le hagamos preguntas, le demos pistas (“¿Qué te parece si….?”) , para reflexionar juntos  y ante todo “mandarle el mensaje de que él o ella puede”.

IMG_6879 pequeNo podemos confundir la felicidad con darles todo, nos advierte Silvia Álava, porque no lo valorarán. La felicidad, nos contó la directora del Área Infantil delCentro de Psicología Álava Reyes, está más relacionada con el esfuerzo y la constancia, algo que pueden aprender con los deportes. La felicidad, nos quiso contar Silvia, no está reñida con las normas,porque “dan seguridad a los niños. Nosotros nos sentiríamos perdidos si no supiéramos dónde ir”. Por eso, para examinar las conductas de nuestros hijos y nuestras respuestas, Silvia nos recomienda llevar un registro de las conductas en el que expliquemos la situación y en el que quede claro qué reacción o respuesta hemos dado a una conducta inadecuada de nuestros hijos. “Así veremos que muchas veces si no obedecen a la primera obtienen más atención. Y eso es contraproducente”, nos dice Silvia. En este sentido, la experta es partidaria de darles más atención en positivo (cuando el comportamiento es bueno) que en negativo (cuando su comportamiento es malo). Y nos dijo: “no cedamos ante las pataletas porque eso refuerza su conducta. Hay que hacer más caso en positivo y menos en negativo”. Para profundizar en las temidas pataletas, Silvia preguntó a los asistentes si en medio de una de ellas les ha servido razonar con el niño. La respuesta, unánime, es no.

Otro de los temas que trató esta experta en su charla es la idea de que los niños aprenden de nosotros. Por eso, advirtió, “no podemos decirles que no griten si nosotros estamos gritando”.Con una nota de humor, Silvia nos recordó que, como diría Spiderman, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Educar siendo el modelo también se aplica a la educación en valores. Para introducir el tema, Silvia nos leyó una cita: “Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros. Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.”Silvia nos contó que esta cita parece muy actual, pero no lo es. Es del filósofo griego Sócrates. Es decir, que desde la Antigua Grecia nos ha preocupado educar en valores a nuestros hijos. ¿Y qué valores? Silvia nos habló de los que ella considera más importantes, subrayando que la respuesta de qué valores son los más importantes es personal. Humildad, compromiso, gratitud, amistad, lealtad, paciencia, honestidad, esfuerzo y responsabilidad son los valores que Silvia destacaría.

Silvia volvió a hablar del gran poder de padres y madres al subrayar que “el mejor regalo para un niño es la atención de sus padres”. Y nos dio claves para educar en positivo como esta:“Todos los niños tienen algún punto fuerte que podemos potenciar. Mitiga sus defectos y potencia sus virtudes”. Frente a los sentimientos de agobio de padres y madres, Silvia nos recordó la importancia de “pedir ayuda y buscar momentos felices y relajados. Las pequeñas cosas del día a día nos hacen sentir bien”. Y por último, esta experta nos dejó unas palabras para reflexionar: “La vida es más que un boletín de notas”.

Silvia nos había comentado que quería transmitir un mensaje muy positivo de que es posible educar bien, que podemos hacerlo. A tenor de comentarios en redes sociales y del público, podemos decir que consiguió su objetivo.

FUENTE: Gestionando Hijos