Entradas

¿Cómo generar emociones agradables?

Hoy os traemos un vídeo con un ejercicio para practicar tanto de forma individual, como en familia.

Podemos ser proactivos en la generación de nuestras emociones agradables, mira cómo:

¿Qué es la Facilitación Emocional?

La segunda habilidad de la #InteligenciaEmocional es la Facilitación Emocional

  • No existen #emociones buenas ni malas.
  • Todas son necesarias.
  • Nos dan información, escúchala, te ayudará a tomar decisiones.
  • Todos podemos generar emociones.

#psicología #cuarentena #educacion

No llevo bien la cuarentena ¿Soy rar@?

Siento rabia, tristeza y frustración, creo que no llevo bien la cuarentena ¿soy rar@?

👉🏻Sentir emociones desagradables en esta situación es normal.

👉🏻Reconoce lo que sientes

Me pongo nervioso cuando compito. Colaboración con Padres y Colegios

Por todos es conocido que el ejercicio físico aporta múltiples beneficios, tanto físicos como mentales, además de ayudar al mantenimiento de la salud. El ejercicio físico sirve para entrenar el cuerpo y la mente, dado que promueve la memoria, la agilidad y la flexibilidad mental, aumenta la autoestima y reduce el estrés.

Cuando hacemos ejercicio físico se liberan neurotrasmisores, como la dopamina, serotonina y acetilcolina, que hacen que se genere un sentimiento de bienestar y que mejore nuestra imagen. También proporciona emociones positivas y ayuda a promover relaciones interpersonales.

Controlar el cuerpo y trabajar la fuerza de voluntad

Practicar ejercicio físico nos ayuda a controlar el cuerpo y a trabajar la fuerza de voluntad, además aprendemos el valor de la constancia, el esfuerzo y la rutina, y autocontrol.

La evidencia científica nos muestra que la estructura del cerebro puede modificarse a través del ejercicio físico. Así, la actividad física disminuye la probabilidad de sufrir degeneración neuronal, reduciendo la probabilidad de padecer enfermedades neurodegenerativas como la demencia, Parkinson, y ayuda a combatir la depresión.

En los niños y adolescentes, también se ha asociado la práctica de ejercicio físico con la memoria, la atención y la velocidad de procesamiento. Por ello es tan beneficioso que los niños practiquen deporte desde pequeños.

El deporte es bueno a todas las edades. 

Según los niños van creciendo y mejorando sus habilidades deportivas, muchos de ellos empiezan a competir, entonces además del entrenamiento específico de la disciplina elegida entran otras variables en juego, como es aprender a controlar los nervios y la ansiedad ante la competición. Para ello es fundamental trabajar la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es la capacidad para percibir nuestras emociones y las de los demás, es decir, saber con precisión que estamos sintiendo tanto nosotros como la gente que nos rodea y poder expresarlo correctamente, utilizar la información que nos dan nuestras emociones para tomar la mejor decisión posible, comprender qué es lo que sentimos, en primera persona y comprender qué sienten y por qué lo sienten los que nos rodean y por supuesto ser capaces de regular las emociones propias y las de los demás. Todo esto en el deporte es fundamental. En las competiciones muchas veces no gana el mejor deportista, sino el que mejor controla sus emociones. Cuantas veces desde la grada vemos como nuestros hijos o alumnos fallan jugadas especialmente fáciles o entrenadas muchas veces por no gestionar su ansiedad ante el partido.

En todos los aspectos de nuestra vida

No sólo es importante trabajar la Inteligencia Emocional para mejorar en el deporte y no fallar en las competiciones, sino para todos los aspectos de nuestra vida. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la relación entre la Inteligencia Emocional y los resultados académicos o el desarrollo de habilidades sociales. Para que se desarrolle correctamente, es necesario hablar con los niños y las niñas sobre las emociones, y para ello, los primeros que debemos verbalizar cómo nos sentimos somos nosotros, los adultos. De esta forma seremos su ejemplo para seguir.

Cuando los niños practican deportes en las escuelas deportivas, lo habitual es que también participen en competiciones. Al principio pueden ser ligas escolares, concursos entre clubs deportivos… y según van subiendo de categoría el tipo de competición cambia y cada vez van jugando con adversarios mejores y se espera más de ellos.

Ante la competición es importante que los deportistas aprendan a reconocer sus emociones. Lo primero que debemos enseñarles es qué es lo que sienten. Saber que un determinado momento puedo sentir ansiedad ante la competición es el primer paso para así poder enfrentarnos a ella. Además, analizaremos las causas de esta. Muchas veces el origen está en como estamos interpretando la situación, y detrás de esa ansiedad se encuentra la emoción del miedo. Miedo a no ganar, a que no salga como nos esperábamos, a defraudar a nuestros padres y entrenadores… es importante apartar el miedo de la mente, utilizar toda nuestra energía en hacerlo lo mejor posible y poner en practica toda la técnica y la destreza entrenada. Se trata de apagar el ruido mental que encienden este tipo de pensamientos para poder centrarse en todos y cada uno de los movimientos tanto propios como del adversario.

Técnicas para controlar la ansiedad

La psicología nos puede aportar técnicas muy útiles para controlar esa ansiedad o esos nervios ante la competición, como, por ejemplo:

  • Las autoinstrucciones, que consisten en darnos mensajes internos enunciados en positivo que nos motiven y que nos ayuden a controlar los nervios.
  • Técnicas de relajación como la respiración diafragmática o la relajación muscular.
  • Técnicas de minfullness.
  • Visualización positiva, en la que se puede incluso combinar una relajación con una imagen mental en la que nos visualizamos ganando la competición… En definitiva, a la hora de entrenar además de entrenar tu cuerpo, entrena tus emociones.

FUENTE: PadresyColegios.com

El hambre emocional que esconde la obesidad infantil. Colaboración con EFE Salud

El sobrepeso y la obesidad afecta al 43 % de los niños españoles. Atajarlo con dieta y un aumento de la actividad física en la mayoría de los casos no es suficiente. Detrás se esconde el hambre emocional, una forma de comer desequilibrada e impulsiva, que requiere tratar psicológicamente al menor y a su familia

El hambre emocional que esconde la obesidad infantil

Infografía cedida

Detectar el hambre emocional y tratar de una forma global a los menores es lo que lleva a cabo el programa ENTREN de intervención psico-familiar interdisciplinar En determinados centros de salud y un hospital de la Comunidad de Madrid impulsado por el grupo de investigación ANOBAS de la Universidad Autónoma de Madrid.

En las XXIV Jornadas Internacionales de Nutrición Práctica, celebradas este mes en la Fundación Pablo VI de Madrid por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), el programa ENTREN y la educación emocional fueron algunos de los asuntos tratados.

La psicóloga Silvia Álava destacó la importancia de la educación emocional como base de una alimentación sana y subrayó que, cuando se aborda la obesidad en niños, hay que evaluar también a la familia desde el punto de vista emocional y de hábitos que transmiten a sus hijos.

“Las estrategias de intervención contra la obesidad deberían estar dirigidas a ingerir una menor cantidad de alimentos y a aumentar la actividad física, pero en muchos casos eso no es efectivo ya que puede haber problemas emocionales detrás”, aseguró la especialista en psicología clínica y educativa.

Hambre emocional por tristeza o ansiedad

Tristeza o ansiedad suelen ser las emociones más frecuentes que se esconden detrás de comer de forma compulsiva alimentos insanos ricos en grasas o azúcares.

“Es el hambre emocional. Mientras comen tapan las emociones, sienten placer, pero cuando terminan, las emociones vuelve a surgir. Y así los niños se meten en un bucle infinito del que no saben salir”, apuntó la experta.

Esa es la razón por la que se debe trabajar la autorregulación emocional en el niño, explicó Silvia Álava, poner el foco en los motivos de tristeza y ansiedad, pero también en los posibles problemas de conducta.

“La educación emocional hay que hacerla también desde las aulas, les enseñamos diferentes disciplinas pero no a reconocer lo que sienten y hacerles dueños de sus emociones, algo que también nos pasa a los adultos”, indica.

Por eso, es necesario educar en inteligencia emocional, en reconocer las diferentes emociones que sentimos y que sienten los demás y poder expresarlas correctamente.

“Las emociones son todas buenas, no hay emociones malas, nos dan información de que está pasando algo y que tengo que escucharme. Es fundamental comprender por qué siento algo, verbalizarlo y regularlo para evitar utilizar la comida”, señaló la psicóloga.

hambre emocional
La psicóloga Silvia Álava. EFE/Ana Soteras

Un tren con destino a la salud

Precisamente ese es uno de los objetivos del programa ENTREN, una metáfora de un viaje en tren cuyo destino es la salud y cuyas paradas representan las estrategias de aprendizaje para mejorar la calidad de vida y el bienestar psicológico, explicó la psicóloga Marta Rojo, integrante del equipo de investigación ANOBAS, en las jornadas.

Este programa multidisciplinar, gratuito, se enfoca en niños de 8 a 12 años con sobrepeso y obesidad con el fin de mejorar su calidad de vida y bienestar psicológico del menor y su familia.

Se desarrolla en dos centros de salud de las localidades madrileñas de Alcobendas y Getafe y en el Hospital Niño Jesús de Madrid durante seis meses y con un seguimiento posterior de dos años.

“La obesidad infantil es un problema complejo y multifactorial. Las cifras de prevalencia son alarmantes. No podemos mirar para otro lado”, concluyó Marta Rojo.

FUENTE: EFESalud

«No se pueden delegar las necesidades emocionales de los niños. Hay que estar con ellos»

Escribió el Premio Nobel Jose Saramago: “… hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje. Sí, ¡eso es!; ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder?, ¿cómo?, ¿no es nuestro?, fue apenas un préstamo …el más preciado y maravilloso préstamo ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por si mismos, luego le pertenece a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos, pues a nosotros ya nos bendijo con ellos”.

FOTO: Silvia Álava
FOTO: Silvia Álava

Por MARÍA ALMODÓVAR. SANTIAGO

¿Estamos obsesionados con la felicidad, Silvia? ¿Se les transmite a los pequeños de la casa la idea de tener que ser felices todo el rato, cuando eso no es posible?

Eso es así. Y lo que hacen algunos padres es meterlos en una burbuja de sobreprotección para que no se traumaticen. Otros le dan todo lo que a ellos les hubiera gustado tener de pequeños.

Y con eso no nos estamos dando cuenta de que les impedimos que se desarrollen correctamente y aprendan a ser autónomos, a ser eficaces, a resolver las cosas por sí mismos tanto a nivel ejecutivo (niños que no saben atarse los zapatos o que no se duchan solos), pero también un poco a nivel emocional. No hay que frustrar a los niños gratuitamente. Si no saben hacer las cosas, tenemos que quedarnos a su lado y acompañarlos. ¿Pero qué es lo que pasa cuando lo hacemos nosotros? Pues que no los estamos dotando de herramientas ni técnicas ni recursos suficientes para que se puedan valer por sí mismos. Eso, a la larga, les genera una gran infelicidad.

Pero también es cierto que muchos padres pasan mucho tiempo fuera de casa y tienen sentimiento de culpa, frustración… Y les dicen que sí a todo.

Claro, y por eso de esa forma intentan compensar de algún modo comprándoles más cosas. Es necesario trabajar el peso de la culpa para ser capaces de llegar a casa y decir no cuando la situación lo precisa, o cuando hay que hacer otras cosas.

Pero también a veces lo que hay es un mal entendimiento del amor paternal y maternal. Y ahí están los hiperpadres, que quieren estar superpresentes en todo momento.

¿Al final es cierto que los niños lo que piden es tiempo?

Los niños lo que están pidiendo muchas veces es tiempo de estar con sus padres. Para educar hace falta tiempo y también paciencia. Es importante que los niños aprendan por sí solos y para eso se van a equivocar porque nadie nace aprendido. Lo que tenemos que hacer es poner nuestra mejor sonrisa y decirles que no pasa nada y lo volvemos a intentar porque el error es una fuente de aprendizaje.

Pero si demonizamos el error o no le corregimos porque perdemos mucho tiempo, entonces no le permito que se equivoque. Dramatizamos mucho y no les estamos enseñando recursos y fuerzas para enseñar a levantarse, no evitar tanto que se caiga.

¿Crees que la definición de ‘hijo’ que hizo José Saramago deberíamos tenerla presente?

Es muy importante saber qué es lo que está ocurriendo, que hay muchos padres que se están realizando a través de sus hijos en lugar de realizarse por sí mismos. Y tengo la vida de mi hijo totalmente programada y teledirigida hacia donde yo creo que tendría que ir. Nos olvidamos a veces de qué es lo que necesita o lo que quiere ese niño. Porque en la vida va a ser lo que él quiera, no lo que tú has decidido. Está muy bien volcarse, darles todo nuestro amor, pero la educación se basa en potenciar todas sus virtudes y mitigar sus defectos porque queremos que sean la mejor versión de sí mismos. Y yo voy a estar aquí como padre, como madre, para conseguirlo. Pero cuidado cuando pienso que tengo que ser yo el que elija en todo momento o que yo esté siempre en posesión de la verdad. Te diré cuál el camino que creo que es mejor, pero tendré que dejarte libertad, aunque sea simplemente para equivocarte.

Y en ese caso, ¿crees que los padres se dan cuenta de ese comportamiento? Ellos seguramente ven que eso es normal.

Muchas veces es que los padres no se están dando cuenta. Por eso se habla de malentender el amor. Y muchas veces también hay mucho miedo. Y como tengo miedo de que le pueda pasar algo, hoy en día la vida es muy complicada, tengo miedo de que yo no pueda estar ahí. Y entonces, por intentar controlarlo todo al máximo, estoy ­permitiéndole que no desarrolle una serie de competencias, de habilidades, de recursos. ¡Mucho cuidado con el miedo, que no nos deja educar en libertad!

¿Qué le puede ocurrir a un hijo con un progenitor ausente y con el que solo habla por teléfono? ­¿Existen los ‘telepadres’?

Los psicólogos siempre decimos que los niños necesitan la figura de sus padres. Es muy importante pasar tiempo de calidad, no tanto la cantidad, pero hay que estar una mínima cantidad. Es verdad que a veces no la puedes incrementar, pero hay un mínimo. Las necesidades emocionales de los niños no se pueden delegar. Tú puedes delegar si no estás en casa que una persona haga la cena o limpie la casa, pero la necesidad emocional no. Y qué es lo que ocurre. Que hay que estar, aunque no las 24 horas del día.

¿Y si hablamos de padres que ­tienen hijos con alguna ­discapacidad? ¿Cómo son? ¿Cómo tienen tanta fortaleza?

Estos padres merecen una mención aparte porque no tienen muchas veces una capacidad para sobreponerse a las situaciones. Son un ejemplo de admiración, porque no solamente luchan por su hijo, sino por integrarlos en la sociedad y que esta se prepare para ellos. Hoy en día la sociedad ha mejorado muchísimo, cada vez le damos más visibilidad, pero todavía queda muchísimo que hacer. Y al final los que luchan cada día por que esto se consiga son los papás y las mamás con niños con discapacidad. Y deberíamos hacerlo todos. Al final sí que tienen mucha fortaleza porque o lo hacen ellos, o si no, es complicado que otra persona lo pueda hacer. Luchan por sus hijos y por todo el colectivo de niños. Muchas veces la fortaleza la sacan porque saben que para su hijo es necesario.

La comunicación tiene un papel esencial para construir una buena relación. ¿Le damos la importancia que merece?

Yo creo que no. No somos conscientes de la importancia que tiene porque comunicar es más que hablar. Muchas veces comunicamos sobre la marcha, con prisas, de cualquier forma, y no.

¿Cómo hacer una comunicación afectiva efectiva?

Hay que pensar que el valor de la comunicación lo da el que escucha. Si tú piensas que has hablado de forma perfecta, pero la otra persona no lo ha entendido, no sirve. Es fundamental practicar una escucha activa, es decir, que cuando te estoy escuchando, solo estoy pendiente de ti. Y vamos a preguntar todas las dudas que tengamos. A mí me parece también fundamental utilizar el feedback. Hay que tener muy en cuenta la comunicación no verbal (cuáles son nuestros gestos, el tono de voz, nuestra cara, la mirada…). Hay muchas cositas que podemos mejorar.

Otra cosita que se nos olvida es el miedo al silencio. Hay personas que tienen que rellenarlo con muletillas, con frases hechas. A veces el silencio puede decir más que muchas palabras.

Y no nos olvidemos de que la comunicación tiene que ver con los sentimientos. Muchas veces los malentendidos no suelen venir de la parte racional. Y cuando son de ese tipo se resuelven muy rápido, pero cuando van en relación con los sentimientos, es otra cosa.

COMUNICADORA Y ESCRITORA Escribió el Premio Nobel Jose Saramago: “… hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje. Sí, ¡eso es!; ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder?, ¿cómo?, ¿no es nuestro?, fue apenas un préstamo …el más preciado y maravilloso préstamo ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por si mismos, luego le pertenece a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos, pues a nosotros ya nos bendijo con ellos”.

FUENTE: El Correo Gallego

#Podcast: Gestionar las emociones de los más pequeños el día de los Reyes Magos

Os adjunto el podcast de la colaboración de ayer en el programa Mediodía COPE en el que hablamos sobre cómo ayudar a los más pequeños a gestionar las emociones durante este día tan especial para ellos.

Redes sociales: la delgada línea entre el cotilleo y el espionaje. Colaboración con MujerHoy

Miedo en Halloween: recursos para que los niños disfruten sin temor. Colaboración con Mujer Hoy

¿Es Halloween una fiesta adecuada para los niños? ¿Puede ser un tipo de actividad que resulte útil para ayudarles a gestionar sus miedos? Con la ayuda de la psicóloga Silvia Álava, que acaba de publicar ‘Queremos que crezcan felices’ desgranamos las principales preguntas (con respuestas) en torno a este tema.

Halloween y niños

Mujerhoy (Mh): ¿Es adecuado celebrar festividades como Halloween o participar de ello si el niño manifiesta miedo hacia este tipo de estética o personajes?  ¿Por qué?Silvia Álava (S.A.): La fiesta de Halloween lleva muy poco tiempo instaurada en España; aunque cada vez es más habitual que los niños lo celebren y se disfracen, no conviene en absoluto obligarles a participar si no les gusta o no quieren. Como menciono en ‘Queremos que crezcan felices’, de JdJ Editores, debemos entender que la estética de la fiesta, con calaveras, esqueletos, zombies y brujas a algunos niños más sensibles les puede asustar. En este caso nunca debemos obligarles a participar. Los niños se tienen que enfrentar a las cosas cotidianas, pero la estética macabra de esta fiesta en absoluto es algo obligatorio que los niños tengan que superar.   Mh: Qué recursos prácticos aconseja (ejercicios, actitudes, herramientas…) para que unos padres puedan ayudar a su hijo a que gestione sus miedos: A la oscuridad:

S. A.: En determinadas edades puede ser muy habitual que los niños tengan miedo a la oscuridad. En estos casos conviene «desmontar» con ellos este miedo, es decir, que entiendan que no va a pasarles nada, que no hay nadie malo… En un primer momento se les puede dejar una lucecita pequeña encendida por la noche hasta que el niño vaya adquiriendo una mayor seguridad y sea él mismo quien decida apagarla.

– A los fantasmas o personajes irreales o fantasmagóricos, brujas, monstruos o con estética ‘fea’. 

S.A: Muchas veces los niños durante el día nos parecen muy valientes y no les importa ver películas o dibujos donde aparecen fantasmas, brujas, monstruos… pero al llegar la noche estos miedos brotan. Por eso será importante vigilar y controlar primero qué están viendo los niños para restringir este tipo de imágenes. Una vez que el miedo ya ha aparecido, hay que trabajar con ellos para que lo superen. Será necesario que lleguen a entender que ninguno de estos personajes existe y que por tanto no los vamos a temer. Y por supuesto debemos dejar de ver este tipo de dibujos, series o películas.

– A la muerte.  

S.A.: Cuando los niños descubren la muerte en ocasiones se pueden quedar más afectados y verbalizar que tienen miedo a que alguno de sus adultos de referencia pueda fallecer. En estos casos los niños tienen que ver que el adulto no se preocupa, sino que se lo toma con sentido del humor, y que sobre todo tranquiliza al niño explicándole que es muy raro que se puedan morir, que se mueren las personas mayores, las que están muy enfermas… Se trata en todo momento de tranquilizar al niño y sobre todo que vea que el adulto no se preocupa ni se pone nervioso. Cuando esto ocurre el pequeño lo interpreta como ‘mi padre o mi madre se está preocupando o poniendo nervioso porque se puede morir’.

A disfrazarse.  

S.A.: Algunos niños les da miedo disfrazarse, sobre todo cuando son pequeños y no entienden bien la dinámica del disfraz. Por eso nunca conviene forzarles a disfrazarse, sino jugar con ellos de modo que sea el adulto o los hermanos los que se disfracen y a través del juego vayan introduciendo al niño en la dinámica, le animen a ponerse un gorro o una capa… Pero siempre asociándolo al juego y a la diversión. De esta forma será más probable que el niño poco a poco vaya perdiendo el miedo y consiga disfrazarse.

Mh:  ¿Se puede combatir el miedo con miedo? ¿cómo? 

S. A. Es normal que a determinadas edades los niños puedan tener miedo. Debemos tener en cuenta que los miedos evolucionan según la edad. Así, a partir de los seis años puede ser habitual que tengan miedo al daño físico, al ridículo, a no caer bien a los amigos… Cuando son algo mayores puede aparecer el miedo a la separación de los padres, al bajo rendimiento escolar, a las enfermedades, a los accidentes… Otros niños presentan miedos a las tormentas, a montar en ascensor…Incluso es habitual que en los chicos con un perfil más temeroso e inseguro sus miedos vayan cambiando por temporadas y que sustituyan unos por otros.

Muchos padres se reconocen como miedosos, e incluso se ven muy reflejados en sus hijos y recuerdan que ellos también tenían temores cuando eran pequeños. Eso les puede llevar a ser más sobreprotectores y a no trabajar el problema con sus hijos para que lo afronten y lo superen.

Recordemos que los niños aprenden por modelado, copian a sus padres, y cuando los padres son personas inseguras y miedosas es muy probable que los niños también lo sean.

Es importante que los niños aprendan desde pequeños a superar sus miedos. Eso reforzará su seguridad y su autoestima.

Los padres pueden hacer mucho por evitar los miedos de los niños:  

– Mostrando el ejemplo a seguir.

– Utilizando el sentido del humor.

– Sin mostrar una preocupación excesiva ante el miedo del niño.

– Y pidiendo ayuda profesional en el caso de que vieran que el niño lo pasa muy mal o que sus miedos le impiden practicar actividades de su vida cotidiana.

FUENTE: mujerhoy.com

«Si regulamos las emociones adquirimos el control de nuestra vida»

En el III Foro de Educación de FARO veremos cómo «La inteligencia emocional se puede entrenar, enseñar y aprender, tanto niños como adultos»

selina otero

III Foro de Educación: Toda la información Compra tus entradas

Noticias y hemeroteca de Foro da Educación

«Nos preocupamos mucho porque los alumnos aprendan, por evitar el fracaso escolar, por mejorar la convivencia en el aula, evitar conductas indeseadas, como las agresiones o el bullying, y todo esto se puede conseguir trabajando con los alumnos la inteligencia emocional», cuenta Silvia Álava, doctora en Psicología, coach, profesora y escritora (autora de «Queremos hijos felices: lo que nunca nos enseñaron», entre otros libros). La psicóloga impartirá talleres en el III Foro de Educación de FARO DE VIGO, tanto el viernes como el sábado: «La inteligencia emocional como aliado del aprendizaje».

El objetivo del taller es que los docentes aprendan qué es la inteligencia emocional y conozcan técnicas para poder trabajar las habilidades emocionales en el aula. «Cuando somos capaces de reconocer lo que estamos sintiendo, tanto nosotros como los demás, comprender por qué sentimos una determinada emoción y además somos capaces de regularlas, estamos adquiriendo el control de nuestra vida», explica Álava Sordo. «Conocer qué sentimos, por qué lo sentimos y saber cómo poner las emociones a nuestro favor en lugar de en nuestra contra nos da el poder de decidir y elegir cómo actuar. Y esto es algo que se entrena, que se puede enseñar y que podemos aprender tanto los niños como los adultos». Expresa Álava que existe una gran evidencia científica sobre los beneficios de educar la inteligencia emocional: «las personas con alta inteligencia emocional fuman menos, beben menos, tienen menos riesgo de consumo de drogas, gozan de mejor salud, además de considerarse más felices, tanto en pareja como en el trabajo o con sus amigos». «En el caso concreto de los adolescentes, expresan y perciben mejor las emociones, son más empáticos, comprenden mejor los estados emocionales y regulan sus emociones de forma más eficaz, lo que les permite establecer y mantener relaciones interpersonales de mayor calidad, desarrollando mayores habilidades sociales y menores conductas agresivas», describe la psicóloga. La capacidad de regulación emocional se asocia, así mismo, con el rendimiento académico.

En cuanto a las familias «es importante que sepan cómo trabajar la inteligencia emocional; que cuenten con técnicas y estrategias que hayan demostrado su eficacia y validez para trabajar con sus hijos las habilidades emocionales». «Los padres son el principal modelo a seguir del niño. Los hijos copian a sus padres, si estos no saben cómo manejar sus emociones, es muy poco probable que puedan enseñar a sus hijos a hacerlo. Por eso cuando impartimos este tipo de talleres siempre insistimos que los primeros que tienen que trabajar su inteligencia emocional son los adultos», explica Álava, que añade que el mayor error que se comete hoy en día es la sobreprotección; enemiga del correcto desarrollo de la inteligencia emocional.

FUENTE: Faro de Vigo