Entradas

¿Qué es la depresión infantil? colaboración con Guiainfantil.com

Depresión infantilLa depresión también puede afectar a los niños, sin embargo, es importante resaltar que no es lo mismo un niño que está triste que un niño que está deprimido. La depresión en la infancia viene acompañada además de la tristeza de una serie de síntomas en los niños, como cambios bruscos de humor, rabietas por cualquier causa, alto nivel de ansiedad…

La psicóloga Silvia Álava nos ha concedido una entrevista en la que nos aclara en qué consiste la depresión infantil, qué síntomas puede presentar un niño con depresión, a qué edad suelen tener los niños depresión, por qué tienden a deprimirse los niños o si este estado puede ser hereditario.

La depresión infantil, causas y síntomas

1. ¿ Qué es la depresión en los niños? ¿ Cuándo se dice que una depresión es grave, leve o moderada? 

La depresión infantil es un desorden caracterizado por una alteración en el estado de ánimo acompañado de un comportamiento a nivel escolar, en el hogar, en la comunidad del niño. Hay que distinguir cuando hay una depresión y cuando el niño solamente está triste. Porque muchas veces os niños al igual que los adultos, se ponen tristes. Pero eso no significa que estén deprimidos.

Para estar deprimidos, estamos hablando que ya es un diagnóstico dentro de salud mental y el niño tiene que estar muy triste, tiene que tener una serie de alteraciones, que se le notan en el colegio, que se le notan con los amigos, que lo notan los papas, que lo notan todos, durante un periodo largo de tiempo.

En función de como sean esos síntomas y de la gravedad de los síntomas podremos hablar de un estado de depresión leve, moderado o severo. También tenemos que pensar que los síntomas van a variar en función de la edad del niño.

2. ¿Qué síntomas puede presentar un niño con depresión?

Los síntomas de un niño con depresión van a depender muchísimo del niño. Cada niño es un mundo  y es un caso aparte y por eso a cada niño hay que estudiarle en profundidad. Hay que hacer en muchas ocasiones lo que los psicólogos llamamos un “traje a medida”, tanto en la evaluación como en la intervención. Pero si hay que pequeños datos con lo que podemos por lo menos lanzar una pequeña alarma.

Síntomas emocionales en la depresión infantil; pues son niños que están tristes, que están apáticos, como que pierden interés por hacer las cosas, tienen cambios bruscos de humor, enseguida cogen rabietas, enseguida cogen pataletas, y suelen tener un alto nivel de ansiedad. Síntomas cognitivos; pues ellos se sienten tristes, piensan que están tristes, suelen tener una serie de ideas negativas, pues piensan que valen muy poquito o que no valen para nada, que no hacen nada bien.

También eso se puede acompañar de síntomas somáticos que son estos niños que les duele… que en seguida estamos en el médico porque cuando no me duele la cabeza, me duele la tripa y sino me duele otra cosa, pero el pediatra nos dice que no hay nada orgánico, osea que no hay una causa fisiológica que lo esté causando. Y dentro de los síntomas motores, podemos ver que hay o una hipo o una hiper movilidad, pues estos niños que de repente se mueven mucho o entran en fases como más de apatía. Pero siempre pensando que ha habido un cambio porque hay niños que ya se movían mucho de antes o se movían poco de antes.

3. ¿A qué edad los niños suelen tener depresión?

Respecto a la prevalencia de la depresión es un dato que es muy controvertido porque cuando tu haces una revisión de literatura científica para ver que prevalencia, que porcentaje de los niños tienen depresión nos encontramos que según el estudio varia muchísimo y además también varia muchísimo en función de cuál es el modelo teórico que hemos cogido, que estamos definiendo por depresión, con qué instrumento lo estamos midiendo, y en que población lo medimos.

Luego, datos tan claros tan claros no los hay. Pero tenemos que pensar que en la más tierna infancia, en cuanto a la depresión infantil, la prevalencia no es tan alta. Estamos hablando entorno de un 1 o a un 3%. Es verdad que hay muchos niños tristes, pero es que un niño triste no es un niño deprimido. Entonces, hay que tener cuidado con eso. Según nos vamos acercando a la pubertad, y según nos vamos acercando a la adolescencia, allí ya la prevalencia si que es verdad que sube un poquito más. Ya podemos hablar que pueda haber más adolescentes que si realmente puedan tener una depresión. Ahí ya podemos hablar entorno a un 3 o un 9% de la población.

4. ¿Qué factores o que causas pueden llevar a un niño a una depresión?

Las causas que pueden llevar a un niño a una depresión pueden ser muchas y muy diversas. Siempre vamos a tener que hacer un análisis en profundidad de ese niño. ¿Qué es lo que le esta pasando a ese niño? Porque lo importante, igual que ocurre con los adultos, no es tanto lo que me pasa, sino como lo vivimos y cómo lo estamos interpretando. Por eso siempre vamos a tener que evaluar muy bien, y trabajar muy bien con esos padres.

También es importante trabajar con los profesores que nos pueden dar mucha información porque están muchas horas con los niños y trabajar con los niños. Para ver exactamente a ese niño que es lo que le está pasando. Aunque si que es verdad que en determinadas situaciones como es la perdida de un ser querido muy cercano, una separación de los padres, a veces un cambio, una mudanza a otra ciudad, un cambio de colegio en el que a lo mejor al niño le ha costado un poquito más integrarse y hacer más amiguitos, les pueden afectar.

Pero nunca podremos hablar de una relación causa efecto. No podemos decir que todos los niños que sufren una perdida vayan a tener depresión o que todos los niños que su papa se separen o se divorcien vayan a tener depresión. Va a depender siempre de la interpretación que haga cada niño y también vamos a tener cuidado con la interpretación que haga el adulto y las personas del entorno que muchas veces son las que favorecen o incluso propician pues un estado de ánimo más bajito en el niño.

5. ¿La depresión es hereditaria?

La depresión endógena si que tiene un componente hereditario, pero tenemos que saber que la depresión infantil no siempre es hereditaria. Hay otras muchas causas como pueden ser el estilo de crianza de los padres, el ambiente en el que vive el niño, el modelo que está recibiendo el niño de los padres, todo eso va a tener mucho que ver.

¿Una generación de niños distinta? Las nuevas tecnologías y el ocio (y II), colaboración de Silvia Álava con el diario El Confidencial

Comunicación con nuestros hijosPautas que deben de seguir los padres

Los niños necesitan que les marquemos las normas y los límites, y eso implica en todos los aspectos de la vida, si cuando son pequeños no les dejamos ir solos por la calle, ¿por qué vamos a dejarles navegar solos por Internet? Les hablamos mucho de los peligros de la calle, pero no de las nuevas tecnologías.

  •  Hay que informar a los niños, y controlar el uso que hacen, tanto de tiempo, como de tipo de juegos y páginas que visitan.
  • Debemos estar con ellos mientras juegan (sobre todo cuando son pequeños o cuando no conozcamos el juego o la página o red social a la que acceden).
  • Pongamos el ordenador, la tabletas y otros dispositivos electrónicos a la vista de todos, no permitamos que se encierren en su habitación mientras lo utilizan. La pantalla siempre tiene que estar a la vista del adulto.
  • No permitamos que jueguen a juegos que no son de su edad. A ningún padre se le ocurría dejar beber o fumar o ver pornografía a su hijo, ¿por qué sí que se permite con los videojuegos? Si pone que es para mayores de x años, será por algo.
  • Los niños de hoy en día están inmersos en el mundo tecnológico y las redes sociales forman parte de él. Pero eso no implica que estén preparados para ellos. Muchas veces estas herramientas se les quedan grandes y no son capaces de asumir la responsabilidad o las consecuencias del uso de las mismas.
  • Hasta que el niño cumpla 18 años, los padres son los responsables de todo lo que está colgando el menor en la red, así que como responsables que son, deben de vigilar lo que éste suba en su página. Sobre todo haciendo especial hincapié con las fotos y la información que se suministra (que no ponga su dirección, por ejemplo). Observar también con quién están hablando y advertirles de los peligros de hablar con desconocidos en las redes sociales.

 

¿Qué pasa con los juegos tradicionales?

Los niños tienen que aprender a jugar a todo, tanto con las nuevas tecnologías como con juegos tradicionales. Los juegos tradicionales favorecen aprendizajes que no se consiguen con las nuevas tecnologías. Como por ejemplo, los juegos de plastilina, los recortables, vestir y desvestir muñecos… son buenos para trabajar las destrezas finas, además de la paciencia del niño. Los juguetes tradicionales son importantísimos para favorecer una correcta estimulación en edades tempranas.

Es importante que los niños jueguen en la calle con otros niños. Cuando lo hacen, lo habitual es que no jueguen ellos solos, sino que lo hagan con más niños, por lo que previamente al juego, tendrán que negociar entre todos a qué van a jugar, cómo jugar, cuáles son las normas del juego… En este proceso implicamos procesos atencionales, de negociación, y de aceptación de unas normas y unas reglas previamente pautadas y aceptadas por el grupo, un aprendizaje muy valioso para su futuro. Los juegos que se realizan en la calle permiten una mayor movilidad de los niños, por lo que, además de hacer ejercicio, se trabaja la psicomotricidad, la coordinación (juegos de saltar a la comba, goma, mientras se canta una canción…) o el desarrollo de las destrezas finas, como puede ser jugar con la arena. Eso sí, hay un momento para cada cosa, no les llevemos al parque con una consola, porque si no, no conseguiremos los objetivos comentados.

¿Una generación de niños distinta? Las nuevas tecnologías y el ocio colaboración de Silvia Álava con el diario El Confidencial

Nativos tecnológicosEstamos ante una nueva generación de niños que son “nativos tecnológicos”, desde que nacen tienen acceso a móviles inteligentes, tabletas y ordenadores, ven a sus padres trabajar y divertirse con ellos, y están acostumbrados a utilizarlos desde bien pequeños. Hoy en día, los niños de dos años saben perfectamente cómo se ven fotos o vídeos en las tabletas o en el teléfono. Pero eso no implica que los niños tengan que tener acceso indiscriminado a las nuevas tecnologías, o que tengan que tener una tableta o un ordenador desde pequeños.

Los niños están inmersos en mundo tecnológico, por eso, no podemos pretender que no tengan juegos tecnológicos, pero sí debemos regular su uso, y no permitir que sólo jueguen con ordenadores y videoconsolas. No olvidemos la importancia y las bondades que tienen los juguetes tradicionales en el niño y cómo estos fomentan unos procesos de aprendizaje que no realizan los videojuegos.

“Los niños pequeños no deben jugar a videojuegos más de 30 minutos diarios”

 La actitud de los padres con los niños ante el uso de nuevas tecnologías para el ocio nunca puede ser pasiva. Los padres tienen que poner límites en su uso. Lo ideal es que se utilice como premio, que su uso se tenga que “ganar”, siguiendo unas pautas muy simples, para poder utilizarlas siempre tienen que estar, por ejemplo, los deberes hechos, haber obedecido durante el día, y no protestar cuando te mande apagarlo.

Por otro lado el tiempo debe estar siempre controlado: con niños pequeños no más de 30 minutos diarios. Cuando son adolescentes, también hay que seguir ejerciendo un control en cuanto a los horarios de utilización, tiempo máximo de uso, y no dejarles acceso a cualquier página o juego.

Conseguir esto es difícil, pues en la sociedad actual, en la que ambos padres trabajan y en ocasiones con horarios muy extensos, el sentido de culpabilidad afecta a muchos padres. Se sienten culpables por pasar poco tiempo con sus hijos, y el poco rato que están con ellos, les cuesta marcar las normas y los límites, por lo que no suelen limitar el acceso a los ordenadores y videojuegos de sus hijos. Por eso, no olvidemos que lo importante es la calidad del tiempo que se pasa con los hijos. Debemos recordar que los niños necesitan normas y límites, pues aunque en un primer momento les puede costar aceptarlas, es algo que les dará seguridad y confianza.

En nuestro próximo post veremos las pautas que aconsejamos seguir a los padres en estos casos.

Refuerzo positivo: «The Big Bang Theory»

He hablado, en ocasiones, de la importancia del refuerzo positivo y la extinción en la educación de los niños. Para finalizar la semana con buen humor, os dejo un fragmento de una de mis series favoritas: The Big Bang Theory en el que de una manera cómica se habla sobre el tema, feliz fin de semana!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=2fbfQjeKHFY]

Estudio sobre las principales causas de consulta infantil en el Centro de Psicología Álava Reyes

Niños en consultaIr al psicólogo ha cambiado mucho en los últimos tiempos, ahora no se acude solo cuando hay una patología grave o un problema de salud mental. Cada vez más gente viene para solventar una crisis de ansiedad o problemas en el trabajo.

En el Centro de Psicología Álava Reyes, realizamos un estudio sobre cuál era la demanda principal por la que las familias acudían al centro en el área infanto-juvenil. Los resultados del análisis que hemos hecho en el centro del área infanto-juvenil es que el principal motivo de demanda era:

  • Por problemas de conducta,
  • Porque les faltan habilidades sociales, se ponen nerviosos y somatizan o
  • Porque tienen dificultades escolares.

No todos los casos son calificados como patológicos, en la mayoría solo que necesita un poco de ayuda. En los próximos días iremos entrando un poco más en detalle en cada uno de los caos mencionados.

 

Juegos electrónicos infantiles, colaboración con la revista SOS Mamá

Juegos electrónicos para niñosEs muy importante que un niño interactúe con otros niños, que corra, que salte, que negocie a qué jugar, que aprenda a ganar y a perder con otros niños… aunque tampoco debe quedarse atrás en la evolución tecnológica de la sociedad…

Pinchar en el siguiente link para acceder al artículo: Juegos Electrónicos para niños

«10 ejercicios para que los niños superen la tartamudez» colaboración de Silvia Álava para guiainfantil.com

10 ejercicios para superar la tartamudezSi sospechamos que nuestro hijo tiene un trastorno del habla, lo primero que tenemos que hacer es pararnos a observar. ¿Cuándo tartamudea el niño? ¿en que situaciones?¿quienes están? ¿es una conducta que se repite de forma continua, o que solo aparece en momentos aislados?

Es necesario saber cuando, dónde, cómo y con quién ocurre, para poder establecer el porqué, la causa de dicha tartamudez. En muchas ocasiones hay una predisposición genética a la tartamudez, por lo que conviene averiguar si alguno de los padres tuvo ese problema en la niñez.

Actividades y juegos para ayudar a los niños tartamudos

Otro punto fundamental a tener en cuenta es la edad del niño, pues existe una tartamudez evolutiva que parece en trono a los 3 o 4 años de edad en la que el niño tiende a repetir las palabras, o en ocasiones “se atasca” y no sabe continuar. Si en cambio nuestro hijo tiene más de 5 años y continúa o se ha acentuado la tartamudez, conviene pedir ayuda y valorar el problema, para poder iniciar una intervención.

Una vez que hemos observado el problema, es importante que los padres:

1. No terminen las frases del niño. Tiene que aprender a hablar por si mismo para que vea que puede enfrentarse al problema y salir victorioso del mismo.

2. No meterse con él, enfadarse o menospreciarle cuando ocurra este problema.

3. No interrumpirle, dejarle que acabe las frases. Se le puede animar a que termine, con palabras de aliento, o una sonrisa.

4. Grabarle cuando hable despacio y cuando habla deprisa, para que él se oiga y empiece a ver las diferencias.

5. Cantar con él y de nuevo grabarle para que se escuche y que vea que cuando canta no tartamudea. Explicarle que esto sucede porque cantando “gestiona” mejor la cantidad de aire a expulsar.

6. Trabajar con el niño la respiración diafragmática (que aprenda a hacer una respiración profunda en la que el aire llegue al diafragma o a la tripa).

7. Hacer ejercicios de soplo, como hinchar globos, soplar velas, soplar con pajitas… de esta forma conseguiremos fortalecer los órganos fonadores.

8. Alargar las vocales al hablar. Esto sobre todo lo podemos hacer mientas el niño lee.

9. Trabajar el turno de palabras, como por ejemplo, los padres empiezan una frase, paran y le piden al niño que él la termine.

10. Controlar las conductas de ansiedad del niño. Trabajar con él el miedo a tartamudear.

Concentración y descanso, colaboración con la Revista SOS Mamá

Concentración y Descanso Silvia Álava SOS MamáOs adjunto el artículo de la colaboración realizada con SOS Mamá para sus sección SOS Profeción, en el que tratamos el tema de la concentración:

Estar más horas trabajando no significa producir más y mejor, la productividad se mide por el número de objetivos conseguidos, no por el tiempo empleado

Pincha aquí para acceder al artículo: Concentracion y descanso-Silvia

Cuándo llevar a nuestro hijo al psicólogo

chistes de psicologosOs adjunto la última colaboración realizada con guiainfantil.com: ¿Cuándo llevar a nuestro hijo al psicólogo?:

Ir al psicólogo ha cambiado mucho en los últimos tiempos, ahora no se acude solo cuando hay una patología grave o un problema de salud mental. Cada vez más gente viene a consulta para solventar una crisis de ansiedad o problemas en el trabajo.

En el área infanto-juvenil, los motivos más comunes por los que los padres nos traen a sus hijos a consulta es por problemas de conducta, porque les faltan habilidades sociales, se ponen nerviosos y somatizan o porque tienen dificultades escolares. No todos los casos son calificados como patológicos, muchas veces solo necesitan una orientación.

Ir al psicólogo con el niño

Ir al psicólogo no implica que tenga que haber un problema de salud mental. Nos preparamos mucho a nivel académico para realizar un determinado trabajo, y para una de las facetas más importantes de nuestra vida “ser padres”, apenas recibimos formación. Muchas veces los psicólogos hacemos de coach familiar, y asesoramos a los padres como enfocar y como resolver los problemas de sus hijos a todos los niveles, tanto cuando hay un diagnóstico clínico, como a la hora de tomar decisiones respecto a la educación de los niños, o sobre momentos estresantes en la vida cotidiana.

Muchas veces lo que nos dicen los padres después de haber recibido nuestra ayuda, es que con un asesoramiento claro y concreto han ganado calidad en el día a día y que consiguen que sus hijos realicen sus tareas cotidianas con mucho menos esfuerzo que antes, y sobre todo sin el desgaste emocional al que estaban sometidos.

Si vemos que nuestro niño lo pasa mal, que sufre, que no es feliz y no disfruta, o que el desgaste emocional en casa es muy elevado y que conseguir que el niño obedezca, estudie… es un triunfo, pidamos ayuda profesional. Seguro que se puede mejorar y es más fácil de lo que nos imaginamos.

Cuando los niños tiene problemas en el aprendizaje; no les va bien en el colegio, observamos que les cuesta aprender, que no se centran en clase ni a la hora de hacer los deberes… No hay que esperar a que el fracaso escolar se haya producido y el niño esté suspendiendo o que vaya a repetir curso. Lo ideal es pedir ayuda pronto, para poder evaluar al niño en cuanto comience a tener las primeras dificultades. Cuanto más pequeños son los niños, hay una mayor plasticidad cerebral, y será más fácil comenzar una reeducación de los aprendizajes.

Guía para modificar pensamientos irracionales, por David Pulido

Os adjunto el artículo realizado por David Pulido para el diario El Confidencial sobre Pensamientos Irracionales:

«Uno de los descubrimientos más significativos de la terapia moderna es la función que tienen nuestros pensamientos: Al contrario de lo que se suele creer, los pensamientos no suelen ser la consecuencia de nuestras emociones. Es más bien lo que pensamos sobre los acontecimientos lo que hace que sintamos y actuemos de determinadas formas.

Esos pensamientos pueden ser racionales, objetivos, sopesados y equilibrados o por el contrario pueden estar basados en nuestros miedos e imprecisiones y ser capaces de generar emociones desajustadas y magnificadas: son los que llamamos pensamientos irracionales…» seguir leyendo el artículo

Comic ideas irracionales