Entradas

¿Cuánto tiempo dejo el móvil a mi hijo?… depende…

En ese vídeo resolvemos las dudas sobre la cantidad de tiempo que los niños pueden tener de acceso a las nuevas tecnologías. Depende de la edad de nuestro hijo y de sus características.

¿A qué edad le dejo el móvil? - Silvia Álava

Recomendamos:

  • Antes de los dos años: cero pantallas 
  • De dos a cinco años: 30 minutos 
  • De seis a doce años: una hora 
  • De 12 a 14 años: 90 minutos 
  • De 14 a 16 años: dos horas 

FUENTE: Internet Seguro

¿Tengo que espiar a mis hijos en Internet?

Una duda muy habitual de los padres es si tienen que espiar a sus hijos en Internet. En este podcast resolvemos las dudas acerca de cómo nos tenemos que comportar cuando nuestros hijos empiezan a tener redes sociales. Los profesionales aconsejamos en formar, educar en el correcto uso de Internet, acompañándolos en el proceso.

Os adjunto el enlace al podcast, haz click en la imagen:

¿Cómo conseguir que los menores se relacionen con la tecnología de forma segura? En la Universidad Rey Juan Carlos

Ese es el objetivo del curso ‘Infancia y adolescencia en la red, por una vida digital segura’ que impartirá la URJC dentro del programa de los cursos de verano.

Redacción/Rosa Márquez

Los niños cada vez tienen acceso a la red a una edad más temprana, se estima que con 12 años la gran mayoría ya disponen de un móvil con conexión a internet, a menudo sin estar preparados para afrontar el nuevo mundo que se abre ante ellos. Por eso es importante que educadores y padres cuenten con las herramientas necesarias para prevenir y resolver los problemas que puedan surgir del uso inadecuado de la tecnología por parte de los menores. “Con este curso pretendemos ofrecer a los futuros docentes, alumnos de la universidad que están cursando los grados de Educación Infantil, Educación Primaria o el Máster de Profesorado el acceso a recursos para trabajar estas situaciones”, explica su directora, Rebeca Martín Nieto.

27 y 28 de junio

El curso, que se impartirá los días 27 y 28 de junio, también va destinado a docentes en activo y familiares, para que puedan identificar, tanto en el hogar como en el aula, las necesidades y peligros a los que se enfrentan los menores cuando usan la tecnología. Los profesores estarán capacitados para la prevención y el ejercicio de la alfabetización mediática de forma eficaz con su salón de clases. De acuerdo con la web de la Fundación Atresmedia, la alfabetización mediática e informacional (AMI) es un término que hace referencia al proceso de aprendizaje de las habilidades y capacidades para desenvolverse en los medios actuales, producir contenido y entender, de una manera más crítica, la información que se recibe.

Ponencias

El encargado de la conferencia inaugural será José Antonio Luengo, Decano del Colegio de Psicólogos de Madrid, experto en la relación entre psicología y la tecnología. Adriana Negueruela, de UNICEF, hablará de su experiencia investigadora con más de cincuenta mil adolescentes a lo largo de todo el territorio, a quienes ha preguntado por el impacto que tiene la tecnología en sus vidas. La psicóloga Silvia Álava dará consejos para preservar la salud mental ante las pantallas.

En el segundo día del curso participará Devi Urunga, jefa de la Atención del Servicio de Adicciones Tecnológicas de la Comunidad de Madrid y Óscar Martín Centeno, del colegio Santo Domingo, quien contará cómo remontó un centro educativo a través del buen uso de las tecnologías.

 La conferencia de clausura correrá a cargo de Juan García Álvarez de Toledo, de la Organización BlogOff.

Más información haciendo click aquí

Comparación social ¿Nos sentimos culpables?

¿Nos sentimos culpables al ver las imágenes que se comparten en redes sociales? ¿nos sentimos inferiores? de ello hablamos en este reportaje.

Abundan en las revistas de decoración y en redes sociales. A diario vemos esas fotografías de viviendas grandes, luminosas, espaciosas, bien decoradas y, por supuesto, siempre ordenadas.

Imágenes que, según los psicólogos, pueden provocar entre algunas personas un sentimiento de culpa y frustración al no ser capaces de tener hogares tan ordenados, limpios o bonitos. Se llama «comparación social» y la psicóloga Silvia Álava nos da algunos consejos para evitarlo: «Lo que los demás suben, incluso muchas veces lo que subimos nosotros, no es la vida real. Es la vida con filtros. Es mi mejor momento«.

Como indica la psicóloga, son casas «ordenadas para hacer la foto, pero lo que pasa después no nos lo muestran». Y va más allá: «Una casa en la que se vive no está siempre ordenada, y no pasa nada». En definitiva, como aconseja Álava, la clave está en «empezar a confiar mucho más en nuestra propia opinión«. Si quieres ampliar esta información, tienes más detalles en el vídeo que acompaña a esta noticia.

11 pautas sobre educación digital

Niños y pantallas: 11 pautas sobre educación digital para utilizar tanto en familia como en el colegio.

Estado de ánimo y redes sociales

Desde hace ya algunos años convivimos con las redes sociales, han llegado para quedarse y los estímulos que nos ofrecen afectan a nuestras emociones, en ocasiones de forma positiva y otras no tanto.

Es cierto que las redes sociales tienen efectos beneficiosos, porque nos ayudan a relacionarnos, a poder mantener un contacto más continuo con gente que está lejos, incluso a nivel mundial… Nos permiten profundizar en hobbies, aficiones y grupos de interés, compartiendo contenidos, generando sentimientos de pertenencia con nuestra “tribu” e incluso convirtiéndonos en referentes dentro de colectivos que de otra forma sería impensable. Incluso abren las posibilidades de relación a la gente más tímida o con menos habilidades sociales… 

Las redes sociales han democratizado la generación de contenidos e incluso la posibilidad de generar ingresos a personas de forma individual, llegando a competir incluso con empresas y organizaciones.

¿Afectan las redes sociales al estado del ánimo? 

Sigue leyendo el artículo en el portal Internet Seguro

¿Cómo conseguir una relación sana con las tecnologías? Podcast

🎧 T02 E14 – Cómo conseguir una relación sana con la tecnología podcast de la mano de Begoña Beristain para Pantallas Amigas

🗣 «Si queremos que nuestros hijos e hijas tengan una relación sana con las nuevas tecnologías, los primeros que debemos tenerla somos nosotros. Los niños, niñas y adolescentes aprenden por modelado, es decir, imitan nuestros comportamientos. No podemos utilizarla como si fuera un chupete emocional. Se trata de enseñar a nuestros hijos e hijas a utilizar correctamente las nuevas tecnologías para que puedan beneficiarse de ellas»

Escucha el post completo en:

El peligro de dar en una app de citas con un ciberdepredador como el asesino de Bilbao

Son discretos, silenciosos y apenas dejan pistas a su paso. Utilizan las aplicaciones de citas para dar con sus víctimas. Primero hablan, después se conocen, y finalmente, atacan. Es el peligro de dar con un ciberdepredador a través de una de estas apps.

Son discretos, silenciosos y apenas dejan pistas a su paso. Utilizan las aplicaciones de citas para dar con sus víctimas. Primero hablan, después se conocen, y finalmente, atacan. Es la figura del ciberdepredador, los nuevos actores del escenario delictivo en la red. La muerte de, al menos, cuatro personas en Bilbao ha puesto de manifiesto la existencia de estos asesinos en serie que actúan desde el móvil.

En muchas ocasiones lo hacen bajo otro nombre. En Bilbao utilizaba el pseudónimo de ‘Carlos’ para contactar con sus víctimas. «1 de cada 5 perfiles en redes sociales es engañoso o utiliza algún tipo de identidad falsa», afirma Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos y director del OEI. «Estas apps son preferidas por agresores ya que aportan anonimato y transnacionalidad, se dejan menos pistas y se selecciona mejor a las víctimas casi a modo de catálogo».

Tienen claro su objetivo

Una vez que lo hacen van a por ellos, intentando ganarse su confianza. «La primera impresión que dan es que son encantadores, poniéndose una especie de careta para acercarse a la víctima. Después ya se la quitan y son ellos mismos», nos cuenta la psicóloga Silvia Álava. Es el modus operandi con el que consiguen engañar a quienes están al otro lado de la pantalla. «En la conversación crean un vínculo y dan seguridad. Cuando tienen la confianza es cuando actúan para conseguir su objetivo, que puede ser poder o dinero».

El económico podría ser el fin del asesino de cuatro hombres en Bilbao. Los drogó, asesinó, y les robó el dinero de sus tarjetas bancarias. Para la psicóloga esta manera de actuar se observa en perfiles con rasgos sociópatas o psicópatas. «Se ve afectada la empatía, la capacidad de ponerse en lugar del otro. No llegan a entender las emociones de su víctima», explica. Álava asegura que estas personas están dispuestas a hacer cualquier cosa para llegar a lograr su objetivo. «El psicópata tiene muy claro cuál es su objetivo. Por conseguirlo no le importa hacer daño a los demás, o son conscientes de ello pero no les afecta».

Consejos para evitar a los ciberdepredadores

Y ese es el peligro de encontrarse con estos delincuentes en Internet. Para evitar dar con ellos Canals aporta un decálogo de consejos: «mantener la cita inicial en un espacio público, reunir el máximo de datos sobre el interlocutor y minimizar su anonimato». «Las citas no deben ser impulsivas y ambos usuarios deben identificarse con un número de teléfono. Enviar la ubicación a una persona de confianza y desconfiar de usuarios que buscan el corto plazo. No subir al coche del interlocutor e informar a alguien de tu ubicación. Además, se deben evitar las relaciones de larga distancia y se deben priorizar a los perfiles verificados».

FUENTE: antena3.com

Podcast: ¿Tengo que espiar a mis hijos en internet?

Una duda muy habitual de los padres es si tienen que espiar a sus hijos en Internet. En este podcast resolvemos las dudas acerca de cómo nos tenemos que comportar cuando nuestros hijos empiezan a tener redes sociales. Los profesionales aconsejamos en formar, educar en el correcto uso de Internet, acompañándolos en el proceso.

Escúchalo haciendo click en la imagen:

Podcast: colaboración con Internet Seguro

Los jóvenes, la felicidad y las pantallas. Colaboración con ThinkBig

Hoy en día la mayor fuente de ocio de los jóvenes tiene un origen digital. Lo mismo ocurre con los niños y los adolescentes. Es cierto que las pantallas nos proporcionan momentos muy agradables, ofreciendo muchos beneficios, así:

Nos permiten amplificar nuestras oportunidades de relacionarnos en un ámbito social. Podemos establecer y mantener amistades que, sin las nuevas tecnologías no serían posibles, incluso buscar a quienes tienen nuestros mismos intereses para formar una comunidad sin la necesidad de vivir cerca.

Las redes sociales e Internet favorecen el aprendizaje.

Gracias a ellas tenemos la posibilidad de acceder a cualquier tipo de interés. Los jóvenes pueden encontrar aquello que les interese, fomentando su curiosidad y abriendo puertas al aprendizaje. Además, se potencia la creatividad, pueden crear y distribuir contenidos, lo que también da pie a autorregularse sobre qué contenido subir, cuál puede ser hiriente, etc.

Gracias a las nuevas tecnologías hemos podido teletrabajar durante el confinamiento y muchas organizaciones valoran el teletrabajo como una opción para conciliar la vida laboral y personal. Las opciones para formarse a todos los niveles también se han disparado teniendo alcance a cursos y universidades de todo el planeta. Incluso las posibilidades de ocio se vuelven infinitas, Internet nos da acceso a la cultura, al cine, a la información, etc., casi en tiempo real.

Las pantallas dificultan la interpretación de las emociones

Sin embargo, y pese a los estudios realizados, no existe ninguna evidencia que relacione, de forma directa, el uso de las nuevas tecnologías con la felicidad. Es cierto que aportan muchos beneficios a nuestra vida y es importante ser conscientes de ello. Aunque, a fecha de hoy, no podemos afirmar que nos ayuden a ser más felices. Por contra, sí que hay estudios que nos muestran cómo su abuso podría llegar a interferir en nuestro bienestar emocional.

Cuando existe un exceso en el uso de las pantallas, nos dificulta interpretar las emociones de los demás. Siendo más difícil comunicamos a través de este medio, que cuando lo hacemos cara a cara, dado que perdemos la información que nos da la comunicación no verbal.

pantallas

La importancia de la empatía

Hay estudios como el de la Dra. Sherry Turkley que muestran que en los últimos 20 años se ha detectado una caída de la empatía del 40% en los estudiantes universitarios, debido al abuso de las nuevas tecnologías. En sus investigaciones, los chicos y las chicas que dedicaban más tiempo a sus móviles, perdían capacidad para empatizar, porque no eran capaces de reconocer los matices en la cara de las personas. Los sentimientos nos hacen mostrar en el rostro una riqueza de expresiones, que algunos adolescentes, ante la falta de contacto personal, no saben descifrar. La buena noticia es que estas habilidades se recuperaban en cuanto volvían a tener interacciones cara a cara de una forma normalizada.

Curiosidad, autocontrol y estabilidad emocional

Por otro lado, gracias a los estudios de Jean Twenge en Estados Unidos, sabemos que un exceso en el número de horas de exposición a las pantallas, en los adolescentes y niños americanos, se asociaba a una disminución de su bienestar. En sus investigaciones, los niños y adolescentes que más horas empleaban en ocio electrónico mostraron una menor curiosidad, autocontrol y estabilidad emocional. Además, en el grupo donde más se utilizaban las pantallas electrónicas, el número de casos de ansiedad y depresión era el doble. Otros autores hablan de un menor desarrollo de lenguaje cuando los niños están sobreexpuestos a las pantallas en edades tempranas, falta de atención o menor desarrollo de las habilidades sociales.

También es importante tener en cuenta el balance entre el ocio digital y otras variables, como, por ejemplo, el deporte y la actividad física. Así, hay estudios realizados en países como China, Australia y Canadá que confirman que el incremento de las horas ante las pantallas, junto con una insuficiente actividad física, pueden ser factores de riesgo que podrían llegar a incrementar los síntomas de depresión, ansiedad e insatisfacción con la vida académica en los niños y adolescentes.

Un uso más moderado de los dispositivos electrónicos

Por tanto, no podemos afirmar que las pantallas estén vinculadas con la felicidad en los niños y jóvenes, pero tampoco todo lo contrario, sino que dependerá mucho del uso que le demos, del contenido y de que no caigamos en el abuso.

pantallas

Según los estudios, los jóvenes y adolescentes que invierten más tiempo en practicar deporte, quedar con amigos, leer, compartiendo su tiempo con los demás en actividades de voluntariado, etc., se sienten más felices, que aquellos que pasan más tiempo solos ante las pantallas. Los efectos negativos se disparan claramente, al pasar más de cinco horas diarias delante de las pantallas. Autores como Sonja Lyubomirsky, reconocida estudiosa en el campo de la felicidad, plantea que el ocio digital tiene un efecto positivo para desconectar siempre y cuando cumpla unas condiciones:

  • Marcar un “límite diario”: resulta útil para descansar de nuestras obligaciones diarias, ver una serie de televisión, ojear las redes sociales, cuando no se supera el límite de los 45 – 60 minutos. A partir de entonces, ya no sería tanto para desconectar, sino “vegetar”.
  • Mejor “muchos pocos”: igual que ocurre en otras áreas de nuestra vida, es mejor tener pequeños momentos de bienestar repartidos a lo largo de un extenso periodo de tiempo, que un gran atracón de felicidad en un momento puntual. Por eso, para incrementar nuestra felicidad es más recomendable ver cada día un capítulo de nuestra serie favorita, que un maratón sin parar de todos los capítulos seguidos.

Se trata de utilizar correctamente las nuevas tecnologías, para poder disfrutar de sus múltiples beneficios.

El objetivo es evitar el desplazamiento digital, es decir, que las pantallas desplacen el tiempo de otras actividades, que sabemos que también están relacionadas con el bienestar emocional y la salud. Como pueden ser las actividades deportivas y sociales, la lectura, la participación en actividades que requieran un compromiso, el respetar las horas de sueño necesarias para un correcto descanso. Sin olvidarnos de mantener una alimentación equilibrada.

FUENTE: https://blogthinkbig.com/jovenes-felicidad-pantallas