Entradas

Día mundial del bienestar mental en adolescentes

Más de 9 millones de jóvenes en Europa sufren problemas de salud mental, esta sigue siendo una gran asignatura pendiente, también en España, Más del 13% padecen un trastorno diagnosticado…

La explosión hormonal, la búsqueda de la identidad, la inseguridad, o los episodios de rabia y tristeza son algunos de los cambios y vaivenes que se se viven en la adolescencia, pero para un grupo cada vez numeroso de jóvenes es el momento en el que comienzan los problemas de salud mental… En este vídeo hablamos del por qué…

#jovenes #adolescentes #Explosión #hormonal #Identidad #psicología #emociones #tv #entrevista #díamundial #bienestaremocional #bienestarmental #depresión #ansiedad #inseguridad #cambios #salud #problemas #asignaturapendiente

Cuídate para cuidar. La salud mental del docente

Charla de mujeres profesionales en el ámbito de la salud mental y educación emocional nos contarán sobre la importancia de la prevención.

Fecha y hora

jue, 14 mar 2024 18:00 – 21:30 CET

Ubicación

Círculo de Bellas Artes, Calle de Alcalá, nº 42 – 28014 Madrid

Agenda

  • 18:00 – 18:10 – Bienvenida: Ana María Farré Gaudier presidenta MLE
  • 18:10 – 19:00 – Claves para una educación sana y saludable: Alejandra Vallejo Nágera
  • 19:00 – 20:00 – Mesa redonda «Cuídate para cuidar”: con la participación de: Carmen Bartomeu, Cristina Banzo, Silvia Álava y Mon tserrat Rigall i Corominas
  • 20:00 – 21:30 – Formación experiencial. Espacio ‘EducaAcción’

Acerca de este evento

¿Estas respirando correctamente? Saber respirar nos ayuda a ganar salud física y mental

Sin aire no podemos vivir, pero no todos sabemos respirar correctamente y es importante, porque es una acción que hacemos automáticamente miles de veces al día. Saber respirar nos ayudará a ganar salud tanto física como mental y emocional.

No te pierdas este vídeo si quieres saber lo que es la «respiración consciente» y cómo puede ayudarte a reducir el estrés.

#saludemocional #saludemocionalymental #bienestaremocional #respirar #respiracionconsciente #estres

¿Cómo mejorar nuestro estado de ánimo? Podcast del espacio Paz Mental

Estamos en esta época más sensibles a estos primeros pasos en el año, tras las Navidades, nos despedimos de nuestros seres más queridos y puede aparecer cierta soledad no deseada… pero siempre va a depender de nuestras circunstancias personales, no podemos generalizar…

Ni es normal estar siempre contento, ni estar siempre triste… debemos aprender a reconocer y a aceptar nuestras emociones. No debemos vivir los días malo como un fracaso, sino como un día de aprendizaje.

El problema es cuando los días malos se acumulan y empieza a pasar factura en nuestras relaciones personales, laborales…

Tiene mucho que ver con cómo estamos nosotros interpretando la situación, cómo las interpretamos, cómo nos enfrentamos a ellas…

El entrono debe entender cómo se siente la persona, poner metas pequeñas y reforzar los pequeños pasos para no reforzar la sensación de culpa…

Primeros consejos por donde podemos empezar:

  • Pedir ayuda si nos vemos sin fuerzas.
  • Poco a poco volver a hacer pequeñas cosas.
  • Cambiar nuestro lenguaje interno negativo.

#radio #podcas #emociones #depresión #consejos #pazmental #pensar #pensarenpositivo #ayuda #consejos #pasoapaso #personas #culpa #entorno #silviaalava #estadodeanimo #psicología #mejorar

No estamos bien: 7 de cada 10 españoles ha tenido alguna vez síntomas de ansiedad

Alerta: nuestra salud mental se tambalea, y los diferentes síntomas de la ansiedad han pasado formar parte de la vida de muchos, sobre todo de los jóvenes.

  • Por CRISTINA ALDAZ

 La salud mental es sentir que tenemos las suficientes capacidades para poder resolver con éxito las situaciones de nuestro día a día». Esta es la definición que hace la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que nos recuerda la psicóloga Silvia Álava, con la que hablamos para dilucidar qué nos está pasando para que la salud mental preocupe a los españoles, en una escala de 0 a 10, un 6,8. Una proporción que sube hasta el 7,1 si miramos las respuestas de las mujeres y, atención, al 7,8 cuando son los jóvenes de 18 a 29 años quienes miran en su interior.

¿Qué está ocurriendo para que se den estas cifras? Que somos conscientes de que nuestra salud emocional no pasa en estos momentos por un estado óptimo, pues la valoramos en 6,7 sobre 10. Y otra vez es el dato de los jóvenes el más preocupante: dan a su salud mental únicamente un aprobado (5,9).

Más de 7 de cada 10 españoles ha tenido síntomas de ansiedad

ENTRE LAS MUJERES LA CIFRA SUBE HASTA EL 77,2% Y ENTRE LAS PERSONAS DE 30 A 44 AÑOS, AL 81,3%

Un problema entre los más jóvenes

«Estamos viendo el incremento de problemas de trastorno del estado de ánimo e incluso de ideación suicida en esta franja de edad», afirma Silvia Álava, a quien preguntamos las posibles causas. Advierte con cautela que «lo primero que tenemos que saber es que resulta necesario siempre un análisis pormenorizado de cada caso, porque se trata de hacer una especie de traje a medida, de ver exactamente qué es lo que le está ocurriendo a cada persona y elaborar un análisis funcional correcto».

Hecha esta puntualización, y considerando las cifras «a nivel macro», la experta vuelve a la definición que hace la OMS de salud mental: suficientes capacidades para resolver con éxito las situaciones de nuestro día a día. «¿Y qué es lo que nos está ocurriendo?», prosigue. «Que esas situaciones han incrementado en dificultad: dos años de pandemia que han pasado factura a nivel emocional, la inflación, la inseguridad, la inestabilidad… La gente joven debe ser capaz de sentir que tiene esas capacidades en un ambiente muy difícil, viendo que muchas veces no consigue el trabajo que le gustaría o que el sueldo no le llega. Y eso puede llegar a ser muy frustrante».

Silvia Álava da un paso más y se cuestiona si les hemos dado, si alguien nos ha dado, esas capacidades, esas herramientas necesarias para enfrentarnos al día a día: «¿Realmente alguna vez nos han enseñado, por ejemplo, cuáles son las emociones que estamos sintiendo? ¿Por qué me siento en un determinado momento como me siento? ¿Cómo puedo manejar todo esto que me está ocurriendo? Por eso es tan importante implementar programas de educación socio-emocional en los colegios».

Avance de la ansiedad

Volviendo a los datos, la encuesta arroja otras cifras alarmantes, como que más de 7 de cada 10 personas ha tenido alguna vez síntomas de ansiedad –las mujeres un 77,2%; los hombres un 65,6%-, y los jóvenes de 18 a 29 años un 77,4%, y los de 30 a 44, el 81,3%. El síntoma que más se identifica con la ansiedad es el nerviosismo, que afecta al 78% de quien afirman haberla padecido.

El 78% ha padecido alguna vez nerviosismo, uno de los síntomas de la ansiedad

EL 53,5%, AUMENTO DEL RITMO CARDIACO; EL 47,4%, CANSANCIO; EL 46,5%, RESPIRACIÓN ACELERADA

¿Qué provoca que tantos estemos al borde de un ataque de nervios? La familia surge en primer lugar (la nombra el 54,1%). ¿Afecta el uso de las redes sociales? Sí para cada 7 de cada 10 personas, y para más de 8 si hablamos de los jóvenes.

Visitas al psicólogo

Para paliarlo, el 34,8% de los encuestados ha acudido al psicólogo en alguna ocasión en busca de ayuda. De ellas, 6 de cada 10 lo hace al menos una vez al mes. Mientras el 71,3% de los entrevistados cree que consultarlo es muy útil o bastante útil, la nota que les ponen los que lo han hecho baja hasta el 6,5 sobre 10.

Los jóvenes de 18 a 29 años son los que más acuden al psicólogo

EL 34,8% DE LA POBLACIÓN HA IDO AL GUNA VEZ EN SU VIDA; EL 63,8%, NUNCA

Eso sí, se ha roto un tabú y solo el 20,3% cree que ir al psicólogo podría suponer un estigma. Es más, 6 de cada 10 se lo contaría a sus superiores. Pero, para que eso sea una realidad, la Seguridad Social debería aumentar los recursos para la asistencia psicológica según el 92%.

* Población: de 18 años en adelante. Ámbito: España. Técnica de recogida de información: a través del panel Sigma Dos by Trust Survey. Metodología mixta telefónica (CATI)/on line (CAWI)/RRSS. Cuestionario: estructurado. Fecha de campo: 12 al 13 de enero de 2023. Muestra: 1.140 entrevistas. La muestra permite trabajar con un margen de error de +3% para datos globales, con un nivel de confianza de 95% y el caso más desfavorable de variables dictómicas con dos categorías igualmente probables (p=q=0,5).

Que no se nos note

LOOLA PÉREZ

Es evidente que la visibilidad social sobre los problemas de salud mental ha aumentado tras la pandemia. No estamos hechos para poder con todo y tampoco para poder con ello solos. Querer no es siempre poder y la actitud no resulta suficiente para aliviar el dolor. Nos deshumanizamos cada vez que medicamos nuestro sufrimiento para hacerlo compatible con los ritmos del mercado o para encajar en esa imagen cool que nos venden las redes sociales.

No es que queramos estar bien, es que queremos que no se note que hemos tocado fondo. Pero estar bien no es una decisión personal. Como exponen Eva Illouz y Edgar Cabanas en su libro ‘Happycracia’ (Paidós, 2019), practicar el optimismo evadiendo todo contexto social no hará a nadie más feliz.

Las claves no están en los libros de autoayuda o en las charlas motivacionales: el éxito y la salud mental no caben en la receta mágica del gurú de turno. Lo que puede inspirarnos no debería nunca sustituir la atención profesional. ¿Por qué muchos se decantan por seguir los consejos y patrañas de esta cultura de la felicidad cuando necesitan el cuidado de los profesionales?

Ir a terapia se ha convertido en un privilegio. El colapso de los servicios de salud mental en el sistema público ha incentivado no solo el auge del sector privado, también la búsqueda de soluciones más accesibles, crédulas e inmediatas. La inversión en la prevención y la promoción de la salud mental no solo es escasa, también deficiente. El modelo biomédico resulta insuficiente.

No creo que quienes confían en la cultura de la felicidad lo hagan simplemente por cuestiones económicas o por un rechazo unánime a la medicalización. El estigma y autoestigma con respecto a los trastornos continúa a la orden del día. Aunque el tabú ha comenzado a romperse, hay que seguir insistiendo: ningún malestar se soluciona poniéndole una mordaza ni bajo las directrices morales del positivismo tóxico.

FUENTE: YoDona

La mitad de la población opina que su bienestar emocional ha de mejorar

Comparto un extracto del artículo escrito por Enric Freire para la Vanguardia con motivo de mi participación en la jornada organizada por BBVA sobre salud y bienestar emocional.

Una de las consecuencias más reveladoras de la pandemia es que ha servido para aflorar problemas de bienestar emocional, psicológico y social que ya existían en nuestra sociedad. sin duda, el impacto del aislamiento social y la incertidumbre que acompañó a la epidemia contribuyeron también a aumentar las tensiones sobre la población. El aspecto positivo es que la experiencia vivida sirvió para normalizar la situación y visibilizar unos trastornos que cada vez más se identifican como una cuestión de salud pública prioritaria.

Estudio reciente

Un reciente estudio de Sanitas concluye que el 8,3%
de los españoles indica que su salud mental no es buena
y el 40,7% reconoce que debería ser mejor. En definitiva,
la mitad de la población opina que su bienestar emocional
ha de mejorar.

¿Qué síntomas revelan que podemos tener un problema emocional? ¿Cómo podemos prevenir estas situaciones?

Estas son algunas de las preguntas que Susana Quadrado, redactora jefe de sociedad en La

Vanguardia, planteó a los expertos que participaron en la sesión “salud y bienestar emocional en el punto de mira”, organizada por La Vanguardia y BBVA, y que se emitió en streaming en la web de este diario.

Silvia Álava, doctora en Psicología clínica y de la salud, y Francisco Rey, director de Desarrollo de Negocio en BBVA seguros, aportaron sus conocimientos para ofrecer una visión amplia sobre el abordaje de una cuestión muy relevante para la vida de muchas personas. Ya antes de la pandemia, la Organización Mundial de la salud advertía que “un 25% de la población tenía un problema de salud emocional”, según recordó Álava.

La pandemia abrió la veda para hablar de salud emocional

En cualquier caso, el aislamiento social impuesto para combatir la expansión del coronavirus provocó un cambio trascendental. “Parece que la pandemia abrió la veda para hablar de salud emocional”, aseguró la psicóloga.

“Antes era algo que nos lo guardábamos dentro y nos daba vergüenza decir: tengo un problema de ansiedad o de estrés. Ahora, en cambio, nos atrevemos a hablar de ello mucho más”.

Silvia Álava

Para Álava es lógico el impacto que la pandemia ha tenido en la gestión de las emociones. “Pasamos tres meses encerrados en casa y cuando salimos no recuperamos nuestra vida tal y como era antes del aislamiento”. Durante mucho tiempo vivimos con una serie de restricciones que hicieron saltar por los aires “las estrategias de regulación emocional que todos utilizamos de forma casi innata”, aclaró la psicóloga. No podíamos ir a tomar algo después de una jornada estresante o disfrutar de una escapada de fin de semana, por ejemplo, la falta de contacto social ha sido especialmente complicada para los adolescentes, ya que “a su edad construyen la personalidad a través del grupo de iguales y haber tenido limitado el acceso durante tanto tiempo les ha perjudicado”, dijo la doctora en Psicología. Los padres, los profesores y el resto de adultos que forman parte de su entorno más próximo “tenemos la responsabilidad de ayudarles”.

Actualmente una de cada ocho personas tiene un problema de ansiedad o de depresión

Los datos corroboran la relación entre la experiencia vivida y la evolución de los problemas de salud emocional. La experta reveló que “en el primer año de pandemia, los trastornos a nivel emocional y la ansiedad o la depresión se incrementaron en un 25%. Actualmente, una de cada ocho personas tiene un problema de ansiedad o de depresión”.

Pero no todo lo que nos sucede en el plano de la salud emocional, psicológica y social es atribuible a la pandemia.

Hay más factores que están interviniendo. En este sentido, Francisco Rey destacó que “a la pandemia se ha sumado la situación económica, la crisis de Ucrania y las fuertes alzas de los precios, entre otras cuestiones” que no contribuyen a favorecer nuestro bienestar emocional.

El responsable de BBVA Seguros citó un reciente estudio de Sanitas “en el que un 8,3% de los españoles indican que su salud mental no es buena y un 40,7% reconocen que debería ser mejor”. En definitiva, la mitad de la población opina que su bienestar emocional ha de mejorar.

En paralelo a esta tormenta perfecta emocional, “no hemos incrementado las herramientas y capacidades que nos ayuden a superar esta situación”, explicó Álava. Nadie nos ha dicho que “cuando tenemos ansiedad es porque nuestro cerebro está interpretando una situación peligrosa, aunque ese peligro no sea real”. La razón es que

“Anticipamos lo que puede suceder y nos ponemos en el peor escenario posible”.

Silvia Álava

Es necesario “aprender a parar y a reevaluar la situación”.

Al margen de la coyuntura actual de dificultad, Álava destacó que la pandemia nos puso ante un espejo.

“Todos íbamos en piloto automático, centrados en resolver el día a día de una vida complicada”. De un día para otro “nos quedamos en casa en una situación atípica que hizo que muchas personas se plantearan hacia dónde iban sus vidas”. Según la psicóloga, algunos salieron satisfechos de este proceso y, en cambio, otros “pensaron que tenía que haber una forma diferente de gestionar esto”.

Acceder a una atención médica especializada es una inquietud que surge cuando asumimos que tenemos un problema de bienestar emocional. Esta es una de las razones por las que los seguros de salud están creciendo mucho. Según datos de ICEA, el Centro de Estudios de la Patronal Aseguradora, Francisco Rey destacó que “la salud es el ramo que está creciendo con más fuerza.

Silvia Álava recordó que “a veces somos injustos y le echamos la culpa a la tecnología de muchas cosas que nos pasan, especialmente a los más jóvenes, pero el problema surge del mal uso y no de la tecnología en sí”. Como ejemplo de buenas prácticas, la experta aseguró que “nos permite proporcionar asistencia personal cuando por razones de distancia geográfica o incluso de tiempo no podemos hacerla presencialmente”.

¿Cómo saber si el origen de un problema de salud es emocional?

Silvia Álava aseguró que estas situaciones siempre se trabajan en equipo con la participación de un médico para determinar si hay una causa orgánica. En cualquier caso, la psicóloga afirmó que “las emociones afectan a nuestra salud”. Destacó que “no todas las emociones que experimentamos son agradables, pero todas son buenas porque nos dan información sobre lo que nos está pasando”.

Una tendencia muy habitual es “como lo que estoy sintiendo no me gusta voy a taparlo. Pero la emoción no desaparece y llega un momento que interfiere en la labor que tengo que hacer”. En resumen, “no puedo dejar de pensar en ello”. Al final, “el cuerpo, que nos ha estado enviando señales de alarma, enferma”. Esta reacción psicosomática puede ser muy diversa. “Hay personas que tienen de repente crisis de migrañas, otras problemas gastrointestinales o erupciones en la piel”, aseguró Álava. La experta reclamó que no hay que esperar a tener un problema clínico para actuar. “En el momento que detectamos una serie de situaciones que no sabemos cómo gestionar es cuando hay que pedir ayuda”.

No podemos tener una buena salud emocional cuando físicamente no estamos bien

La psicóloga afirmó que “no podemos tener una buena salud emocional cuando físicamente no estamos bien”. La alimentación y el ejercicio son fundamentales, como también lo es dormir ocho horas diarias. Durante el sueño, el cerebro realiza un proceso de reparación “que si no se completa puede acabar desarrollando varias enfermedades a medio y a largo plazo”. Álava explicó que “sabemos que mientras dormimos nuestra ansiedad se equilibra”, pero si faltan horas de sueño “nuestra ventana de tolerancia disminuye y ante cualquier contratiempo del día a día nos desbordamos”.

FUENTE: LaVanguardia

El uso de la tecnología para identificar problemas de salud mental

Artículo en blogthinkbig.com

Los jóvenes pasan una gran cantidad de tiempo utilizando la tecnología, por lo que cada vez hay más investigaciones para detectar trastornos del estado del ánimo, problemas de la conducta alimentaria, crisis existenciales… a través del uso que realizan de ellas. Los datos son prometedores, sin embargo, es muy importante insistir en el hecho de que a través de las tecnologías podemos detectar ciertos patrones de comportamiento que pueden indicar tendencias de trastornos de estado de ánimo, depresión… para brindar ayuda a los jóvenes, pero nunca realizar un diagnóstico. El diagnóstico siempre debe realizarlo un profesional de la salud mental a través de una evaluación clínica.

Algoritmos en la detección de problemas de salud mental

El equipo de Ana Freire, de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, ha desarrollado el proyecto STOP, que ha permitido detectar patrones de comportamiento de los usuarios con tendencias suicidas, depresión o trastornos alimentarios. En el proyecto han construido un algoritmo que de manera automática puede extraer patrones de comportamiento en personas con tendencias suicidas, depresión y trastornos de la conducta alimentaria.

Muchas personas con problemas de salud mental cuelgan mensajes en las redes que permitirían relacionar problemas de autoestima, inseguridad, no aceptación de su cuerpo, depresión… El algoritmo busca palabras y frases, patrones de comportamiento, con quién se relaciona y las horas de publicación, para valorar si puede haber asociado un trastorno de sueño (si por ejemplo transcurren menos de seis horas entre publicaciones), el número de “likes” y “retuits”, para valorar el apoyo social con el que cuenta, y revela los intereses de los usuarios en función de las búsquedas. El objetivo es detectar casos de alerta y remitirlos para que puedan recibir ayuda. Este proyecto colabora, por ejemplo con el Teléfono de Esperanza y el Teléfono de Prevención del Suicidio.

De esta manera, se ha encontrado una correlación entre la salud mental del usuario y las imágenes que comparte en redes sociales. Por ejemplo, las mujeres con alto riesgo de padecer anorexia nerviosa son mujeres de menos de 19 años, con intereses en dietas veganas, vegetarianas, ejercicio extremo y pérdida de calorías muy rápida. En el caso de los usuarios con alto riesgo suicida, han encontrado que hablan en primera persona, utilizan negaciones, hablan de la ansiedad que experimentan, suelen seguir a pocas cuentas, escriben textos más cortos y tienen una mayor actividad durante el fin se semana y por la noche.

Redes sociales y trastornos de la conducta alimentaria

La adolescencia es una etapa vital clave en el desarrollo del individuo, no solo por los cambios que se producen a nivel fisiológico, sino a nivel cerebral y psicológico. Durante esta edad se desarrolla la personalidad, y para hacerlo, es necesario el grupo de iguales. Los adolescentes ya no solo se miran en sus amigos y amigas, sino que también lo hacen en las redes sociales, se comparan con las imágenes de “perfección irreal” que en ellas se proyectan, y esto puede tener un impacto en su seguridad y en su autoestima, dado que influye a la hora de desarrollar su autoconcepto e imagen corporal. Se comparan con un ideal de belleza prácticamente imposible de conseguir que puede favorecer que se generen múltiples distorsiones respecto a su imagen, y que puede llevar a la no aceptación de su cuerpo.

Además, muchos de ellos utilizan las redes sociales para sentirse “incluidos en el grupo” y lograr la aprobación social, el objetivo es conseguir seguidores y “likes”, que suponen un “chute” para su autoestima, muchas veces a costa de subir fotos con filtros y retoques, muy alejadas de la belleza real, pero que suponen una forma de conseguir esa aprobación tan necesaria en estas edades.

Las redes sociales pueden ejercer un papel clave tanto en el desarrollo como en el mantenimiento de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA)

Así el fomento de la preocupan excesiva por el cuerpo y la alimentación puede favorecer la aparición de estos trastornos en personas con vulnerabilidad a los mismos. En las personas con TCA, el uso y abuso de estas redes pueden dificultar la toma de conciencia de la enfermedad, dado que normalizan las conductas poso saludables y mantienen el patrón de creencias negativas respeto a ellos mismos y la relación con su cuerpo.

La sobreinformación nutricional y las cuentas que fomentan patrones muy rígidos de alimentación o que prometen rápidas pérdidas de peso, pueden favorecer la aparición de un problema de la conducta alimentaria. Desde la llegada de internet existen páginas, que ahora se han trasformado en redes sociales, donde con las etiquetas #Ana (para la anorexia) y #Mia (para la bulimia), se comparten trucos o experiencias para adelgazar, conductas purgativas… e incluso cómo disimular para que los padres u otros familiares no sospechen del problema…

El efecto de las redes sociales también debe de tenerse en cuenta a la hora de recuperarse de un TCA; dado que el exceso de información que muestran redes como Instagram , YouTube o Tik Tok, pueden interferir con la correcta recuperación. Para evitar estas situaciones es necesario trabajar en la prevención. Formando a los menores en el correcto uso de las tecnologías, supervisando tanto el tiempo de utilización, que debe de ajustarse según la edad, como las páginas que visitan y las cuentas que siguen.

FUENTE: blogthinkbig.com

La salud emocional como herramienta para lograr el bienestar personal

La Vanguardia en colaboración con BBVA ofrecerá un webinar sobre la salud y el bienestar emocional el próximo 31 de marzo, a las 10h, en su web.

El bienestar emocional sigue siendo motivo de preocupación social.

Los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística -elaborados durante el año 2020- corroboran que el número de personas que en España sufren depresión se sitúa en 2,1 millones, lo que representa el 5,25% de la población mayor de 15 años. Otro estudio, en esta ocasión publicado en 2021 por Fundamed, la Fundación de Ciencias del Medicamento y los Productos Sanitarios revela que “casi tres millones de personas tienen un diagnóstico de depresión en España, lo que se convierte en uno de los problemas más comunes en nuestro país”. Para algunos analistas y expertos en la materia, los efectos de la crisis sanitaria derivada por el coronavirus han tenido una incidencia relevante en la estabilidad psicológica de los españoles. Ya no solo por sus consecuencias directas , sino por las derivadas del confinamiento domiciliario, lo que se tradujo en un aumento del porcentaje de población que experimentó sensación de estar decaído o deprimido.

El bienestar es muy importante para nuestra salud en general.

Y por ello, los servicios que ofrecen los seguros de salud son vitales para lograrlo. BBVA pone a disposición de los asegurados los programas de salud personalizados como ‘Cuida tu mente’, con el objetivo de aportarles soluciones para mejorar su vida diaria. Con el propósito de dar a conocer la importancia –cada vez más creciente- de la salud física y el bienestar emocional, La Vanguardia en colaboración con BBVA ofrecerá el próximo 31 de marzo a las 10h, un interesante coloquio entre dos profesionales del sector, Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología Clínica y de la Salud, y Francisco Rey, Director de Desarrollo de Negocio en BBVA Seguros, quienes abordarán diferentes temas relacionados con nuestro bienestar físico y mental. Se reflexionará sobre la necesidad de invertir en salud emocional con los seguros de salud como herramienta y palanca de de inversión y prevención para el bienestar. Cómo se puede detectar que tenemos algún problema emocional?, ¿Cómo podemos cuidar nuestro cuerpo y mente? o ¿Qué hacer si detectamos que algo no va bien en este sentido? Estas y muchas otras preguntas se responderán en este evento abierto a todo el mundo, a través de Internet. El coloquio se podrá seguir en directo desde la web lavanguardia.com y de manera gratuita. Inscribirse aquí

FUENTE: lavanguardia.com

¿Por qué el bienestar físico y emocional es tan importante?

Sentirnos satisfechos con nosotros mismos depende, en gran parte, de muchos factores, biológicos, psicológicos y contextuales, y pasa necesariamente por una buena salud del cuerpo y de la mente.

El bienestar emocional era como, haciendo uso de la expresión metafórica, tener un elefante gigante en medio del salón. Estaba allí, pero no queríamos verlo. Daba vueltas por todos lados, se agitaba con fuerza, cambiaba de humor, saltaba de una habitación a otra, no nos dejaba en paz. Hasta que un día llegó la pandemia y tuvimos que hacerle frente.

“Lo que ha hecho la COVID-19 en esos dos años de restricciones ha sido destapar un problema de salud mental que ya teníamos”, deja claro la psicóloga Silvia Álava Sordo casi al comienzo del encuentro ‘Salud y bienestar emocional, en el punto de mira’, organizado en Sevilla por el Grupo Joly en colaboración con BBVA. Ya en 2019, antes de que estallara la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó de que un 25% de la población mundial estaba afectada,

“lo que pasa es que no hablábamos de ello”,

dice Álava.

Íbamos tirando, más o menos, con pequeñas estrategias de regulación emocional —quedo con un amigo si tengo un mal día de trabajo, hago un viaje si me veo muy estresado—, hasta que la crisis sanitaria bloqueó esas vías de escape. Y todo saltó por los aires.

Entendemos el concepto de bienestar no como una dicotomía entre enfermedad y salud. Nuestro enfoque es más holístico y tiene en cuenta factores biológicos, psicológicos y contextuales, llámense sociales, económicos, laborales, de expectativa de vida o de dificultades derivadas de la transición a la vida adulta”, describe Beatriz Martín Padura, directora general de la Fundación FAD Juventud. Al final, se trata de si la persona está satisfecha (o no) con su vida, resume.

“La mitad de los españoles opinamos que nuestra salud mental podría ser mejor”, comenta Francisco Rey Blázquez, director comercial y de Desarrollo de Negocio en BBVA Seguros, a tenor de una encuesta de Sanitas. Pero la incertidumbre — agravada por el incremento del Índice de Precios de Consumo (IPC) y la crisis energética, que se han desatado por la invasión rusa en Ucrania— no ha ayudado mucho a que el panorama mejore.

¿Estás durmiendo bien?

Álava cuenta que una de sus primeras preguntas en terapia es: “¿Estás durmiendo lo suficiente?” La falta de sueño provoca irritabilidad y merma la capacidad de control sobre las emociones. “Hemos de cuidar de nuestro cuerpo y de nuestras emociones”, recalca. Hacer deporte, tener una buena red social de amigos y familiares, alimentarse de manera saludable y consciente, “perder el miedo a mirar hacia dentro”, aprender a parar, y a gestionar mejor lo que sentimos, y a vivir en el presente, y a pedir ayuda…, así, todo mezclado porque todo suma para atrapar ese intangible que llamamos bienestar.

“El bienestar físico y el emocional están totalmente relacionados, máxime cuando hablamos de autopercepción”, subraya Padura. Una discapacidad, una enfermedad, una dolencia, un estilo de vida y una alimentación incorrecta impactan en el bienestar emocional, y a la inversa, lo que pasa por la mente afecta al cuerpo.

Sentirse mal física y emocionalmente limita la vida de quienes se encuentran en esa situación. Muchas, a tenor de los datos: a mediados de 2020 había en España 2,1 millones de personas con un cuadro depresivo (el 5,25% de la población mayor de 15 años), según la Encuesta Europea de Salud. Unas 230.000 de ellas habían caído en una depresión grave.

Los colectivos de mayor riesgo son las mujeres y los jóvenes, estos últimos han hecho frente a una tormenta perfecta de inestabilidad económica y sanitaria, paro, incertidumbre ante el futuro y pérdida de relaciones sociales debido a la pandemia. Y en los mayores, los problemas de soledad han hecho mella, según defiende el Grupo de Trabajo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

En el último Barómetro Juvenil Salud y Bienestar de la Fundación FAD (de 2021), un 50% de los jóvenes entrevistados declaró tener estrés, ocho de cada diez había experimentado algún síntoma de malestar emocional en el último año (tristeza, apatía, problemas de concentración) y un 16% reconocieron sufrir problemas de salud mental “con mucha frecuencia”, 10 puntos más que en el barómetro anterior, de 2017. En paralelo, se ha ensombrecido la autopercepción sobre la propia salud: el porcentaje de quienes manifiestan disfrutar de una buena o muy buena salud ha bajado del 86,7 % al 54,6% en cuatro años.

En opinión de la directora de la Fundación Fad Juventud, las soluciones pasan por ofrecer a la población afectada herramientas de autoayuda y mayores recursos públicos para atender a la salud, así, sin apellidos, tanto física como emocional. Y concede que la pandemia, al menos, ha servido, si no para avanzar en quitar los tabúes o dar a los trastornos mentales la importancia que merecen, sí para tomar conciencia de su importancia.

Aunque aún falta mucho por hacer, las familias españolas están cada vez mejor informadas y, sobre todo, están pidiendo ayuda a los expertos. Para muestra un botón: el de salud ha sido el segmento que más ha crecido dentro del ramo seguros, destaca Francisco Rey, lo que en su opinión demuestra una demanda al alza.

FUENTE: bbva.com

Conferencias y debates sobre BIENESTAR Y SALUD MENTAL EN UNA SOCIEDAD DIGITALIZADA

DEL 1 DE MARZO AL 26 DE ABRIL DEL 2023 en

CaixaForum Macaya

Analizaremos los riesgos para la salud mental (ciberacoso, alteración de la imagen corporal, ansiedad, etc.) y las oportunidades (hacer, mantener y construir relaciones, crear una expresión positiva de sí mismos/as) del uso de pantallas en adolescentes y jóvenes. Se pretende entender modalidades de uso y expectativas en torno a los dispositivos y el espacio virtual; así como fomentar un adecuado aprovechamiento de las TIC.

Coorganizado con: El Observatorio Social y Fundación FAD Juventud

ACTIVIDADES DE ESTE CICLO

ADICCIÓN A LAS PANTALLAS EN LA ADOLESCENCIA Y LA JUVENTUD: ¿CÓMO AFECTA A SU SALUD Y BIENESTAR?

DISPOSITIVOS COMO VENTANAS AL MUNDO – MIÉRCOLES 1 DE MARZO DE 2023

Discusión sobre riesgos y oportunidades en el uso de las TIC entre adolescentes y jóvenes, centrando la mirada en el uso y acceso a dispositivos, el ocio digital, el mundo gamer o el consumo de porno.

Toda la info y reserva gratuita aquí

REDES SOCIALES Y SU IMPACTO EN LA AUTOIMAGEN JUVENIL

ESPACIOS QUE MUESTRAN ESTILOS DE VIDA Y MODELOS ESTÉTICOS – MIÉRCOLES 29 DE MARZO DE 2023

La sesión se centrará en analizar el papel de las redes sociales en la autoimagen de adolescentes y jóvenes, en cómo la conexión permanente, el postureo, las aplicaciones para retocar imágenes o el seguir a determinados influencers pautan las formas de estar online, condicionan la imagen que proyectan adolescentes y jóvenes en sus redes, afectan a su autoestima y aspiraciones sociales y personales, teniendo muchas veces una repercusión negativa en su salud mental.

A cargo de:

  • Cristina Gil, psicóloga, especializada en psicología infantojuvenil. Es autora de la guía Sin Filtros, un manual para luchar contra la irrealidad de las plataformas
  • Asiria Álvarez, fotógrafa contemporánea y diseñadora gráfica por la EASDGC. También es autora de la guía Sin Filtros
  • Santos Solano, doctor en Psicología e investigador del grupo ANOBAS de la Universidad Autónoma de Madrid. Sus proyectos y aportaciones se han centrado en temas como los TCA
  • Elena Devesa, periodista y CEO en WeLoverSize. Junto a Rebeca Gómez crearon el blog WeLoverSize, una comunidad del movimiento curvy. En 2016 lanzó el libro GORDI fucking BUENA
  • Moderado por: Silvia Álava, psicóloga sanitaria, experta en psicología educativa, escritora y conferenciante. Es directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y directora de formación de Apertia Consultig

Horarios: Miércoles 29 de marzo, a las 18 h

Comentarios: Entrada gratuita, Duración aproximada de la actividad: 90 min, Aforo limitado

Toda la info y reserva gratuita aquí

METAVERSO, ¿UN FUTURO PROMETEDOR?

POTENCIAL Y APLICACIONES DEL MUNDO VIRTUAL INMERSIVO – MIÉRCOLES 26 DE ABRIL DE 2023

¿Cómo analizar las transformaciones que trae consigo el metaverso? ¿Qué retos y qué problemáticas a nivel psicológico puede implicar esa inmersión virtual en la adolescencia y juventud? ¿Cómo puede afectar a la salud mental y el bienestar?

Toda la info y reserva gratuita aquí