Entradas

Navidades confinadas ¿Supondrán un trauma para los niños? Colaboración con CampusFad

El primer trimestre ha finalizado y llegan las ansiadas vacaciones de Navidad. Sin embargo, estas no son como habíamos esperado. La pandemia continúa y la amenaza de una tercera ola está en pie.

Ante esta situación no sólo la movilidad se ha visto reducida y es complicado juntarse en las fiestas, sino que también la dinámica de la escuela ha cambiado y por ejemplo, hemos tenido que prescindir de los tradicionales festivales de Navidad en la que cada clase hacía una actuación o cantaba un villancico.

Muchos padres y madres están muy preocupados y se preguntan si todos estos cambios pasaran factura a sus hijos e incluso si podrían generar un trauma a los más pequeños de la casa. La respuesta como muchas cosas en la vida es… “depende”. Hay muchos factores que debemos de tener en cuenta para evitar que esto ocurra. Así:

Una situación traumática no tiene por que ser un accidente, una catástrofe natural o un evento en el que nuestra vida haya corrido peligro. Un trauma surge cuando no hemos sido capaces de integrar el evento que hemos vivido. Las emociones que se han generado han sido de tal magnitud que nos han bloqueado y se han quedado atrapadas en nuestro “sistema límbico”, que es nuestro cerebro emocional. Sin embargo, cuando somos capaces de verbalizar lo que hemos sentido, por muy mal que lo hayamos pasado, el hecho quedará grabado en nuestra “memoria episódica” y será mucho más difícil que se genere un trauma. Por eso insistimos tanto en dejar espacio para hablar sobre lo que estamos sintiendo a lo largo de la pandemia, y sobre todo en favorecer que los niños y las niñas verbalicen sus emociones y que éstas sean validadas por los adultos, tanto los progenitores, como los docentes.

No existen emociones correctas

De esta forma cuando un niño o una niña nos dice que está triste porque no podrá pasar la Navidad con sus abuelos, o que siente rabia, porque quería ir a jugar con los primos, lo último que deberíamos hacer es decirle: “no pasa nada”, “no es para tanto” o aún peor “es una tontería”, de esta forma el mensaje implícito es: “tu emoción no es la correcta, no te deberías sentir así”. Y sin embargo, no existen las emociones correctas para esta situación.

Cada persona es un mundo diferente y tiene todo el derecho a sentirse como se sienta. Nadie tiene porque juzgar las emociones de los demás, y sin embargo con los menores lo hacemos muy a menudo. Por eso es tan necesario “validar las emociones”. Una fórmula para hacerlo podría ser decirles: “entiendo que estés triste por no poder ir a ver a los abuelos” o “entiendo que estés enfadada porque te apetecía mucho ir a jugar con los primos”. Incluso podemos compartir cómo nos sentimos nosotros, con frases del tipo: “a mí también me da pena”, o ”a mí tampoco me gusta, porque yo también quería ir”. De esta forma además de validar las emociones trabajamos la “percepción emocional” (nombramos la emoción que sienten) y la “comprensión emocional” (la causa de esta).

No nos quedemos enganchados en las emociones desagradables

Sin embargo, tampoco conviene quedarse enganchado en esta emoción desagradable, por lo que podemos darles alguna estrategia para regular esas emociones, como puede ser una explicación de por qué no vamos a ir, como, por ejemplo, “no queremos que los abuelos se puedan contagiar”. Y les damos una alternativa que les ayude a pasarlo mejor, como podría ser, hacer una videollamada, jugar nosotros a algo…

Los niños y las niñas tienen una gran capacidad de observación, y se dan cuenta de que algo pasa, sin embargo, dado su propio desarrollo cognitivo, madurativo, emocional… no siempre saben interpretarlo. Por lo que necesitan que los adultos, los padres y las madres, y los profesores y profesoras, se lo expliquen con un lenguaje adaptado a su edad y a sus circunstancias. Necesitan que les “decodifiquemos” el mensaje, que se lo traduzcamos, para que lo puedan entender. Por ejemplo, podemos explicarles que esta navidad es diferente, que el coronavirus sigue y que por eso no podemos juntarnos, pero que, aunque “Los Reyes Magos” no vayan a pasar a saludar en la cabalgata para evitar contagiarse, seguirán yendo a cada casa, al igual que Papá Noel, pero quizás tengan que traer menos regalos que otros años, dada la situación…

En ocasiones nos preocupa más a nosotros que a los niños

El cómo los adultos les trasmitimos el mensaje también será muy importante. En ocasiones nos preocupa más a nosotros que a los niños, tenemos mucha ansiedad, creemos que lo van a pasar muy mal… y sin querer les estamos condicionando. Por eso debemos explicárselo desde la calma y la serenidad.

Se trata de mostrarles a nuestros hijos y alumnos que estas Navidades son diferentes, pero que pese a ello, podemos pasarlo bien. Dejando espacio para hablar de las emociones, poniendo el foco en lo que sí que se puede hacer y ayudándoles a pasarlo lo mejor posible.

FUENTE: CampusFad

El agradecimiento como uno de los mejores predictores de la felicidad

Como ya hemos comentado en otras ocasiones el agradecimiento es uno de los mayores predictores de la felicidad. Estas Navidades tan atípicas pueden ser un gran momento para ponerlo en marcha.

La Navidad: una «oportunidad» para conectar con los más íntimos y una «liberación» por despedir al 2020. Colaboración con RTVE.es

Tres psicólogas analizan el contexto de estas fiestas y comparten algunas recomendaciones en función de cada vivencia.

Por JESSICA MARTÍN

El periodo navideño llegará en breve y lo hará acompañado de unas expectativas bastante pobres. Las limitaciones que ha impuesto la pandemia de COVID-19 y la atmósfera que se respira en todo el país permiten anticipar que, para una mayoría, estas fiestas no serán ni las más gozosas ni las más alegres, lo cual no impide que, incluso en este contexto, sea posible sacar provecho a la Navidad más atípica.

Lograrlo, no obstante, demanda un importante cambio de enfoque, un último esfuerzo en este año agotador que ha dejado a la sociedad con la energía bajo mínimos.

Tres psicólogas consultadas por RTVE.es analizan a qué nos enfrentamos en estas fechas desde el punto de vista de la salud mental y comparten algunos consejos para disfrutar de ellas o, al menos, para evitar que la carga simbólica de las Navidades haga más profundo el dolor de quienes más han sufrido el azote del coronavirus.

Asumir que será una Navidad «diferente» y cambiar el enfoque

“Tenemos que ser realistas. Van a ser unas Navidades muy complicadas porque aún no hemos superado la pandemia y porque hay personas que lo han pasado muy mal, que han perdido a familiares, o que tienen que vivir en soledad estas fechas. Por eso, lo primero que hay que hacer es escucharnos a nosotros mismos y, después, vivir estos días desde la consciencia personal y la responsabilidad”, apunta la psicóloga Silvia Álava.

Lo que ella propone a las personas que no estén pasando por un momento especialmente duro, pero que se sientan agotadas por todo lo vivido, es aceptar las restricciones como «la mejor solución» y no «banalizar» las emociones que nos provoque esta Navidad «diferente».

“Es normal que nos genere mucha rabia o tristeza no poder celebrar las Navidades como siempre y está bien reconocerlo y saber que esas sensaciones están ahí. Ahora bien, hay que evitar quedarse enganchado en eso. La mejor de las opciones es no vivir las limitaciones como una imposición sino entendiendo que es la mejor solución para protegernos a nosotros y a nuestra familia”, explica Álava.

“La mejor de las opciones es no vivir las limitaciones como una imposición sino entendiendo que es la mejor solución“

La psicóloga Iratxe López también incide en esto y aconseja «abrir las puertas al miedo, a la incertidumbre y al enfado» porque las emociones son adaptativas y negarlas o hacer como si no existieran no ayuda, sino todo lo contrario. 

Vigilar cómo nos estamos hablando

“Algo muy importante también es vigilar cómo nos estamos hablando a nosotros. Debemos dejar de decirnos frases como que este año no hay Navidad y cambiar el discurso negativo por uno que, simplemente, sea objetivo y neutro. Podemos decirnos que no son las Navidades que hubiéramos elegido y poner el foco en lo que sí podemos hacer para pasarlas del mejor modo posible”, añade Álava, que lo considera un buen método para bloquear el pensamiento pesimista y dejar margen a la ilusión y a las emociones agradables.

Para muchos, una oportunidad para estar junto a los más íntimos

Su planteamiento es muy similar al que expone la psicóloga Sonia García, quien considera que esta Navidad ofrecerá a muchos la «oportunidad» de hacer planes “caseros” junto al «núcleo» familiar que, sin duda, serán muy enriquecedores.

“En lugar de centrarnos en lo que nos va a faltar, tenemos que centrarnos en qué podemos hacer este año que otros años no hacíamos. Por ejemplo, las familias que solían irse fuera de vacaciones ahora pueden aprovechar para disfrutar de un maratón de películas navideñas, jugar con los niños o dedicar más tiempo a adornar la casa”, dice García.

López ve posible que, incluso, haya familias que disfruten de estas Navidades «más que otros años»: «Pensemos que la mayoría de las familias apenas se han visto durante el año, con lo cual, las comidas y cenas navideñas cobran un nuevo sentido», apunta.

Familias con niños

En el caso concreto de las familias con niños, lo que estas expertas aconsejan es no trasladarles a ellos la negatividad del mundo adulto mediante un lenguaje demasiado pesimista y transmitirles, por el contrario, mensajes de seguridad para que puedan seguir viviendo con ilusión estas fechas.

“Busquemos soluciones creativas para los más pequeños“

“Es necesario que respondamos a sus preguntas, sin ser alarmistas, trasmitiendo tranquilidad e indicándoles que la pandemia tiene un punto de inicio y también un final. Darle un carácter temporal les ayudará (…) Además, la creatividad es una herramienta muy útil. Busquemos soluciones creativas para los más pequeños. Si este año no podemos ir a la cabalgata, podemos, por ejemplo, simular nuestra propia cabalgata en casa», sugiere López.

En situaciones de soledad, reforzar el contacto a distancia

Disfrutar de la Navidad cuando hay distancia física entre familiares que habitualmente celebran juntos las Navidades requiere de un esfuerzo mayor, admiten las psicólogas. En estos casos lo que proponen es reforzar el contacto telefónico y optar por recursos que fueron cruciales durante el confinamiento de la primera ola, como las videollamadas.

“Lo que hay que intentar es que todos los que estamos lleguemos a las siguientes Navidades“

“Es fundamental que podamos sentirnos acompañados aunque estemos en la distancia”, comenta García, mientras que Álava recalca la importancia de recordarnos a nosotros mismos las prioridades y las razones por las que conviene estar separados: “lo que hay que intentar es que todos los que estamos lleguemos a las siguientes Navidades. Esa es la clave”.

Después de haber vivido un confinamiento tan estricto en los peores meses de la pandemia, una buena práctica, añaden las psicólogas, sería utilizar lo aprendido durante ese periodo de encierro para “conectar con nosotros mismos” y «agradecer lo que tenemos».

Respecto a esto último, Álava, propone realizar un ejercicio que, asegura, tiene un efecto muy positivo en la mente: “Se trata de escribir cartas a nuestros allegados contándoles las cosas por las que estamos agradecidos. Ni siquiera hace falta enviarlas, aunque hacerlo puede ser muy bonito”.

Unas fechas aún más difíciles para quienes han perdido a un ser querido

Esta idea de la carta, precisa la psicóloga, también puede convertirse en una actividad infantil y que sean ellos quienes envíen un mensaje a esos familiares con los que no van a poder celebrar las Navidades, pero sobre todo es una herramienta muy valiosa para las personas que se encuentren en un proceso de duelo y que no pudieron despedirse de un ser querido por las circunstancias sanitarias.

“Las Navidades van a ser especialmente difíciles para quienes hayan perdido a alguien. Sobre todo, para quienes además no hayan podido despedirse porque el proceso de cierre es necesario y en esos casos puede ser muy beneficioso escribir una carta de agradecimiento o de despedida, aprovechar el final del año para hacerles un pequeño homenaje”, añade Álava.

A quienes se encuentren en ese momento de duelo García también les recomienda poner el foco en los momentos vividos y darse “permiso” para sentir emociones como la tristeza. “Estas fechas no siempre son felices para todos”, recuerda esta psicóloga, quien, no obstante, incide que lo más sano desde el punto de vista psicológico siempre es intentar reconducir los pensamientos negativos y recrearse en los momentos que sean más positivos.

El fin de 2020, ¿un acontecimiento «liberador»?

Por otro lado, tanto García como Álava coinciden en que estas Navidades pueden provocar una sensación de “libertad” en numerosas mentes. 

“Cuando el reloj de la Puerta del Sol suene ya no solo indicará que es un nuevo año, como pasa siempre. Esta vez tendrá un efecto liberador porque se acaba el 2020 y se entenderá como un momento de cierre”, señala Álava

En palabras de García, “supone terminar uno de los peores años de nuestra historia para las personas que estamos vivas» y cree que, «del mismo modo en que normalmente nos marcamos propósitos de año nuevo y nos despedimos de los hábitos que no nos gustan, en esta ocasión, simbólicamente, despedirse de un año tan duro es reconfortante, porque entendemos que un día más es un día menos de pandemia”.

Despedirse del año

En cuanto a esto, López hace una puntualización. «Es peligroso dar carpetazo al 2020 sin haberlo integrado y procesado todo, y tenemos mucho que procesar: los planes y objetivos que no hemos podido cumplir, todo a lo que hemos renunciado, la pérdida de la libertad y, en los peores casos, la muerte de un ser querido. Este es un proceso que para cada persona llevará un ritmo diferente, habrá quien este preparado para cerrar ya y personas que necesitarán más tiempo».

Ella considera que es importante que cada persona respete sus propios ritmos y no tiene tan claro que para la mayoría sea muy significativo el cambio de año porque la COVID, lamenta, seguirá ahí en 2021. «Lo que sí puede ser interesante es hacer balance: ¿Qué he perdido en este 2020?, ¿hay algo que he ganado?, ¿he aprendido nuevas habilidades durante la pandemia?, ¿qué estrategias me han sido útiles para lidiar en esta situación?, ¿cuáles no?», propone López.

FUENTE: RTVE.es

#ViernesdePodcast: Hablamos sobre las reuniones de Navidad en Las Noticias de Herrero

En esta entrevista damos algunas claves para superar la incertidumbre que nos genera esta situación de pandemia ante la llegada de las Navidades.

Llevamos muchos meses sin vernos y la cercanía de estas fechas tan entrañables nos hace dudar de la conveniencia de planificar de nuevo viajes y encuentros familiares…

Son muchas las cosas que debemos sopesar y la decisión se convierte algo muy personal.

Este año más que nunca el eslogan «Vuelve a casa por Navidad» se hace más incierto que nunca:

<iframe id='audio_61381329' frameborder='0' allowfullscreen='' scrolling='no' height='200' style='border:1px solid #EEE; box-sizing:border-box; width:100%;' src="https://www.ivoox.com/player_ej_61381329_4_1.html?c1=ff6600"></iframe>

#Vídeo ¿Cómo gestionar las emociones de los más pequeños en estas Navidades «atípicas»?

Tenemos que ser conscientes de que emocionalmente, este año no partimos con el contador a cero. Sino que nuestro nivel de ansiedad es más elevado, estamos más cansados por el efecto de la fatiga pandémica, la carga mental es más alta porque a nuestras preocupaciones cotidianas se le suman las propias de la pandemia, como por ejemplo si habrá vacuna, si me contagiaré yo a alguno de mis seres queridos, las dificultades económicas que pueden ir asociadas, los inconvenientes del teletrabajo o las dificultades para conciliar entre otras cosas.

Sin embargo, a los niños las navidades les encantan. Lo asocian con Papá Noel, los Reyes Magos, juguetes y regalos, tiempo para jugar y tiempo de estar en familia, de comer todos juntos… por eso es tan importante que pese a las medidas restrictivas preservemos la Navidad de los más pequeños y ya que estamos, que los adultos también lo pasemos lo mejor posible:

#Vídeo Consejos para llevar bien estas Navidades «atípicas»

Consejos para llevar bien estas Navidades «atípicas»

Se presentan unas navidades atípicas. Todavía no sabemos con certeza lo que va a ocurrir, pero parece que es poco probable que podamos movernos entre comunidades autónomas, que no podremos juntarnos toda la familia en las cenas y comidas de Navidad, ni salir de fiesta…

Este año toca cambiar la frase de “vuelve a casa por navidad”, por quédate en tú casa por navidad, y evita moverte lo máximo posible, dado que es la única forma de garantizar que podamos volver muchas navidades a casa y que cuando todo esto pase no falte nadie en la mesa.

¿Qué efectos puede tener estas navidades tan atípicas? ¿Qué podemos hacer para que el espíritu navideño nos visite esta navidad pese a la pandemia?

¿Qué decir a los niños en estas Navidades tan diferentes? Informativos Telecinco

Los expertos recomiendan cambiar los pensamientos negativos por realistas

A pocas semanas de Navidad nadie tiene dudas de estas fiestas van a ser muy diferentes. La incertidumbre y la tristeza por no poder celebrar las reuniones de otros años están haciendo mella en el estado de ánimo de muchas personas. Los expertos recomiendan cambiar los pensamientos negativos por pensamientos realistas para afrontar esta Navidad tan atípica, también cuando nos dirigimos a los niños. Por ejemplo, Cecilia explica a sus hijas que este año también los Reyes Magos serán prudentes.

Para que los más pequeños entiendan esta Navidad atípica es importante validar sus sentimientos. «Decirles algo así como: ‘entiendo que estés triste, da mucha rabia que este año no vamos a estar con los primos. ¿Qué se te ocurre que podemos hacer?'», explica Bárbara Martín, psicóloga infantil. «Un dibujo para los primos de París, que no los voy a ver», propone la hija de Cecilia.

Ante la situación actual hay que cambiar el discurso. «Aceptamos nuestros sentimientos dándolos importancia y focalizando en lo que sí que podemos hacer: escribir una carta con todo lo que estamos sintiendo o escribir una carta a aquellos que son importantes», recomienda la psicóloga Silvia Álava.

Además, es importante elegir bien el ocio porque «cuando el ocio es activo, no pasivo, nos ayuda a encontrarnos mucho mejor y a regular las emociones».

La decoración juega un papel importante para levantar el ánimo

La decoración también juega un papel importante para levantar el ánimo. Montse Fullola, decoradora de Becara, recomienda «colores siempre sobrios, pero muy alegres» y mesas muy cuidadas, aunque sean para dos. Además, cree que es imprescindible incluir un «elemento de purpurina», iluminación en la entrada del hogar y en el árbol bolas de cristal para crear reflejos de luz de paz y esperanza.

Pincha en la foto para ver el vídeo de la Noticia:

Qué decir a los niños en estas Navidades tan atípicas - Informativos Tele5
https://www.telecinco.es/informativos/sociedad/que-decir-ninos-navidad-coronavirus_18_3051045131.html

FUENTE: telecinco.es

10 cosas que podemos hacer para que el Espíritu Navideño nos visite esta Navidad pese a ser tan atípica

Este año, ¿volvemos a casa por Navidad?

Se presentan unas Navidades atípicas. Todavía no sabemos con certeza lo que va a ocurrir, pero parece que es poco probable que podamos movernos entre Comunidades Autónomas, que no podremos juntarnos toda la familia en las cenas y comidas de Navidad, ni salir de fiesta…

Este año toca cambiar la frase de “vuelve a casa por Navidad”, por quédate en tú casa por Navidad, y evita moverte lo máximo posible, dado que es la única forma de garantizar que podamos volver muchas Navidades a casa y que cuando todo esto pase no falte nadie en la mesa.

¿Qué efectos, a nivel emocional, puede tener estas Navidades tan atípicas?

Las Navidades son unas fechas complejas. Hay personas a las que les encanta la Navidad, conectan con su niño o niña interior y lo viven con una gran ilusión. Sin embargo, hay otras a las que les puede costar un poco más porque asocian la Navidad a tristeza, a añorar el pasado y recuerdan especialmente a los que ya no están.

Las Navidades tienen ese efecto de oasis en medio del desierto. Son una parada para descansar, recargar pilas, reconectar con nosotros mismos, con nuestra esencia y volver a casa con los nuestros, volver a nuestra familia y muchas veces a nuestro lugar de origen. Todo eso este año es poco probable que lo podamos hacer, y como es normal, nos cuesta asimilarlo. Muchas personas están muy al límite de sus fuerzas, el 2020 ha sido un año muy duro para todos, que ha “puesto en jaque” nuestra fortaleza mental. La certeza de empezar el nuevo año en estas condiciones es una situación dura de asimilar.

Sin embargo, a los niños las Navidades les encantan. Lo asocian con Papá Noel, los Reyes Magos, juguetes y regalos, tiempo para jugar y tiempo de estar en familia, de comer todos juntos… por eso es tan importante, pese a las medidas restrictivas, preservar el espíritu de la Navidad de los más pequeños y ya que estamos, que los adultos también lo pasemos lo mejor posible.

¿Qué podemos hacer para que el espíritu navideño nos visite esta Navidad pese a la pandemia?

            Las restricciones asociadas a la pandemia son duras y entran un conflicto directo con nuestra idea tradicional de la Navidad, pero eso no implica que no podamos pasarlo bien. Para eso os recomendamos:

  • Lo primero, ser conscientes de las emociones que las restricciones nos generan. Se trata de aceptar la situación y enseñarles a nuestros hijos y alumnos a hacerlo. Pero aceptar no es resignarse. Aceptarlo implica pasar a otro nivel, es no me gusta, me ha generado emociones desagradables, pero ya no me duele. Y para poder conseguirlo hay que empezar por ser consientes de lo que sentimos en primera persona para así también ayudar a los más pequeños a hacerlo.
  • No digas “no pasa nada”; no es tan importante. Sí lo es. Quizás la frase sea, no me gusta, hubiese preferido poder ir a visitar a mis padres, a mis abuelos, juntarnos todos en casa como siempre habíamos hecho. Me ha generado tristeza y quizás también un poco de enfado, pero poco a poco lo he aceptado, porque sé que es la mejor opción para evitar una tercera ola y que haya más colapso en los hospitales y más muertes.
  • Por tanto, cuando veas que tus hijos e hijas y los alumnos y alumnas están triste o enfadados, valida sus emociones. Prueba a decirles, entiendo que estás triste porque no puedes ir a ver a tus abuelos en Navidad, o entiendo que estés enfadado porque este año no haya Cabalgata de los Reyes Magos, yo también me siento así, sin embargo, por el coronavirus, ya sabes que no podemos hacerlo para evitar que nos contagiemos.
  • Explícales en un lenguaje adaptado a su edad lo que ocurre. Son muy buenos observando lo que ocurre y captando información, pero no siempre la saben interpretar, porque su propio desarrollo cognitivo y madurativo todavía no se lo permite. Necesitan que un adulto lo traduzca a su lenguaje.
  • Vigila cómo hablas, si te dices, “este año nos hemos quedado sin Navidades”, ¿qué disposición dejas a tu cerebro para pasarlo bien? Y es más ¿qué posibilidad les muestras a tus hijos y alumnos?
  • Cambia el mensaje por un discurso realista, objetivo y pegado a la realidad, son unas Navidades diferentes, pero podremos disfrutarlas.
  • Focaliza en lo que sí se puede hacer, no tanto en lo que “no podemos”. Nadie impide que puedas llamar a tus familiares, que Papá Noel y los Reyes Magos visiten nuestras casas, ni que podamos jugar todo lo que queramos.
  • Asume tu responsabilidad. Es más fácil seguir las normas y cumplir las restricciones desde el conocimiento. Entender que si nos movemos, habrá una “tercera ola” unos días después de dichos movimientos, nos hace entender mejor la situación que si sólo nos quedamos con la parte superficial de la prohibición, de la normativa. Por eso es tan importante explicárselo a los niños y a los adolescentes y que lo entiendan.
  • Pon en valor lo realmente importante. ¿Quieres poner en riesgo la salud de tus familiares y amigos? El objetivo es llegar todos a las siguientes Navidades.
  • Mantén viva la ilusión, saber que todo esto pasará y que por fin podremos hacer todos los planes aplazados.

Estos son los juguetes que lo van a «petar» esta Navidad según los expertos.

Un jurado compuesto por profesionales ha analizado los muñecos y juegos que triunfarán en la carta a los Reyes y Papá Noel

La Navidad es una fecha que viene cargada de buenos momentos con los seres queridos, una fecha muy deseada para todo aquel que la aproveche y se divierta con la gente de siempre. Pero si hay un sector que disfruta como nadie de la Navidad, esos son los niños, que esperan ansiosos estas fechas para poder jugar con sus padres, primos, hermanos… Por eso, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes presenta los Mejores Juguetes de 2020.

Un jurado compuesto por un panel de profesionales expertos en diversos campos de conocimiento como la infancia, la psicología, el consumo o la educación, ha analizado aspectos como el diseño, la innovación y, cómo no, la jugabilidad, el elemento más importante de los juguetes. Teniendo en cuenta todos estos factores, han elegido los mejores juguetes del año dentro de cada categoría.

Los juguetes más populares para Navidad.

Los juguetes más populares para Navidad. MARTA FERNÁNDEZ JARA

Debido a la crisis sanitaria que estamos viviendo, los fabricantes de juguetes recomiendan adelantar las compras navideñas con dos objetivos: asegurar la disponibilidad del juguete más deseado por los más pequeños de la casa, y solidarizarse con la tienda tradicional. Los mejores juguetes de 2020 son los siguientes:

Categoría juegos

Batalla de genios de Lúdilo

Es un rompecabezas dinámico que puede jugarse en solitario o compitiendo contra otro jugador. El primero que coloque las 9 piezas en el tablero, evitando los bloqueadores, gana. Existen 62.208 combinaciones posibles y siempre hay una solución.

  • Edad: a partir de 6 años.
  • Precio de venta al público: pvp 22,99€

Categoría construcción

Casa del árbol de Lego

Una minuciosa recreación compuesta por 3036 elementos. Este complejo modelo para constructores LEGO experimentados con el que querrá jugar toda la familia contiene una base ajardinada y 3 cabañas que conforman la Casa del Árbol LEGO: el dormitorio principal, el baño y la habitación de los niños. El árbol incorpora dos juegos intercambiables de elementos que representan hojas: uno de hojas verdes para el verano y otro de hojas amarillas y marrones para el otoño; ambos juegos y los diversos elementos que representan plantas de la base están fabricados a partir de plástico de polietileno sostenible de origen vegetal.

  • Edad: a partir de 16 años.
  • Precio de venta al público: 199,99€

Categoría arte y manualidades y mejor juguete para experimentar el mundo

Estudio cambio climático de Cefa Toys

Podrás reproducir y conocer los efectos de los principales fenómenos que causan el cambio climático en la Tierra: Gases y Emisiones de Efecto Invernadero, Aumento del nivel del Mar, Desaparición de los glaciares, Desertificación y Calentamiento Global, Lluvia ácida… Aprende a cultivar plantas comestibles y conoce la absorción del dióxido de carbono a través de la fotosíntesis.

  • Edad: a partir de 8 años.
  • Precio de venta al público: 29,99€

Categoría figuras de acción y playsets

Imaginext Batmóvil transformable de Mattel

De la línea de DC Super Friends de Imaginext, llega este impresionante Batmóvil Transformable con el que los pequeños superhéroes podrán pasearse por las calles llenas de acción en Gotham City con Batman y este increíble vehículo Batmóvil trasnformable con control remoto. Con este mando los niños podrán mover el vehículo y girar la plataforma de activación para preparar el vehículo para la batalla con asombrosos sonidos, efectos y un lanzador de proyectiles.

  • Edad: a partir de 3 años.
  • Precio de venta al público: 75€

Categoría juguete imitación y mejor juguete para un mundo sostenible

Kadicity – Ciudad de cartón de Kadibudoo

Una ciudad sostenible en la que no se permite circular a los coches y solo podrás desplazarte andando, en bizi o en autobús de línea. Encaja las pistas para crear las calles y carretera, monta casitas…

  • Edad: A partir de 3 años.

Categoría muñecos

Nenuco maxi care centre de Famosa

Es el playset más completo de Nenuco con seis áreas diferentes para jugar todas las rutinas que tiene un bebé en un mismo lugar. Cada una de las zonas tiene sus accesorios para jugar y almacenar. Viene incluido un muñeco de cuerpo duro de 35cm y más de 20 accesorios.

  • Edad: A partir de 3 años.
  • Precio de venta al público: 119,95€.

Categoría juguetes primera infancia y preescolar

Sira, la perrita interactiva de Vtech

Una suave perrita, interactiva para acompañar en el aprendizaje del lenguaje, emociones y habilidades motoras de una manera lúdica. Las orejas de Sira se mueven para divertir al bebé y tiene 3 niveles para adaptarse al ritmo y la evolución del niño: Aprende palabras y números, colores, frases, preguntas y crea pequeñas historias.

  • Edad: a partir de 12 meses.
  • Precio de venta al público: 39,99€

Categoría vehículos, radiocontrol y pistas

Claas Xerion 5000 Trac VC de Siku

Pásalo bien con esta réplica funcional del Claas Xerion 5000 TRAC VC. Sus 6 transmisiones permiten funciones realistas como la rotación de la cabina y la conducción en 3 estilos distintos: sobre las ruedas delanteras, a 4 ruedas y a marcha de perro. Además, la construcción de metal y plástico de alta calidad aseguran que el juguete sea duradero y óptimo para el uso diario. Los enganches delantero y posterior para accesorio y remolques ofrecen mayor versatilidad de juego.

  • Edad: a partir de 3 años.
  • Precio de venta al público: 195,30€

Categoría mejor juguete para un mundo mejor

Barbie fashionistas de Mattel

Barbie Fashionistas celebra la diversidad con muñecas de moda únicas que fomentan la narración de historias del mundo real y los sueños abiertos. Con una amplia variedad de tonos de piel, colores de ojos, colores y texturas de cabello, tipos de cuerpo y modas, las muñecas Fashionistas están diseñadas para reflejar el mundo que ven las niñas hoy, ofreciéndoles infinitas formas de representar historias y expresar su estilo.

  • Edad: a partir de 3 años.
  • Precio de venta al público: A partir de 12,95€.

Categoría mejor juguete valorado por el jurado

Colección muñecos síndrome de down de Miniland

Miniland presenta una colección de 4 muñecos Síndrome de Down en diferentes razas con el objetivo de normalizar e integrar desde la infancia estos colectivos.

  • Edad: a partir de 3 años.
  • Precio de venta al público: 21,50€.
Una colección de muñecos de Onil con síndrome de Down, mejor juguete de 2020

Una colección de muñecos de Onil con síndrome de Down, mejor juguete de 2020

Categoría aire libre y actividad

Centro de juegos de agua y pesca de Intex

Los centros de juegos acuáticos INTEX ofrecen doble diversión al incorporar a las piscinas hinchables infantiles divertidas actividades y juegos. Este modelo con temática de la playa tiene un divertido tobogán hinchable con base acolchada y varios juegos, como una caña de pescar para jugar a coger los peces hinchables o un barco en el que pueden encajar pelotas de colores.

  • Edad: a partir de 3 años.
  • Precio de venta al público: 47,95€.

Jurado

Los integrantes de este jurado son: Xavier Bringué (presidente), María Costa (Directora del Departamento de Consumidor Infantil y Ocio de AIJU), Toni García Arias (Dicente y escritor), Gi Soroja (Blogger de puericultura y familia desde 2006 en paraelbebe.blog), Laura Brusa Pasque (Directora División Comercial Boing Publiespaña), Fernando Pérez (Director de NPD Group España), Javier Ibañez (Purchases Key Account de Toy Planet), Guadalupe Corzo (Responsable de compras de juguetes y videojuegos de El Corte Inglés), José Luis Cantero Mancebo (Presidente de Juguettos), Julián Rodríguez (CMO de Toys RUs Iberia), Silvia Álava Reyes (psicóloga, conferenciante y escritora) y Ángela Riveiro (Vicepresidenta Adjunta de Trasnferencia del Conocimiento del CSIC).

FUENTE: Información.es

Estos son los mejores juguetes del año

Por Concha Ortega Cantón/ EP

La Navidad es una fecha que viene cargada de buenos momentos con los seres queridos, una fecha muy deseada para todo aquel que la aproveche y se divierta con la gente de siempre. Pero si hay un sector que disfruta como nadie de la Navidad, esos son los niños, que esperan ansiosos estas fechas para poder jugar con sus padres, primos, hermanos…

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes presenta los Mejores Juguetes de 2020. 

Un jurado compuesto por un panel de profesionales expertos en diversos campos de conocimiento como la infancia, la psicología, el consumo o la educación, ha analizado aspectos como el diseño, la innovación y, cómo no, la jugabilidad, el elemento más importante de los juguetes. Teniendo en cuenta todos estos factores, han elegido los mejores juguetes del año dentro de cada categoría.

Los integrantes de este fabuloso jurado son: Xavier Bringué (presidente), María Costa (Directora del Departamento de Consumidor Infantil y Ocio de AIJU), Toni García Arias (Dicente y escritor), Gi Soroja (Blogger de puericultura y familia desde 2006 en paraelbebe.blog), Laura Brusa Pasque (Directora División Comercial Boing Publiespaña), Fernando Pérez (Director deN PD Group España), Javier Ibañez (Purchases Key Account de Toy Planet), Guadalupe Corzo (Responsable de compras de juguetes y videojuegos de El Corte Inglés), José Luis Cantero Mancebo (Presidente de Juguettos), Julián Rodríguez (CMO de Toys RUs Iberia), Silvia Álava Sordo (psicóloga, conferenciante y escritora) y Ángela Riveiro (Vicepresidenta Adjunta de Trasnferencia del Conocimiento del CSIC).

Debido a la crisis sanitaria que estamos viviendo, los fabricantes de juguetes recomiendan adelantar las compras navideñas con dos objetivos:

  1. Asegurar la disponibilidad del juguete más deseado por los más pequeños de la casa,
  2. Y solidarizarse con la tienda tradicional.

Categorías de los juegos premiados:

  • JUEGOS: BATALLA DE GENIOS DE LÚDILO
  • CONSTRUCCIÓN: CASA DEL ÁRBOL DE LEGO
  • ARTE Y MANUALIDADES Y MEJOR JUGUETE PARA EXPERIMENTAR EL MUNDO: ESTUDIO CAMBIO CLIMÁTICO DE CEFA TOYS
  • FIGURAS DE ACCIÓN Y PLAYSETS: IMAGINEXT BATMÓVIL TRANSFORMABLE DE MATTEL
  • JUGUETE IMITACIÓN Y MEJOR JUGUETE PARA UN MUNDO SOSTENIBLE: KADICITY – CIUDAD DE CARTÓN DE KADIBUDOO
  • MUÑECOS: NENUCO MAXI CARE CENTRE DE FAMOSA
  • JUGUETES PRIMERA INFANCIA Y PREESCOLAR: SIRA, LA PERRITA INTERACTIVA DE VTECH
  • MUÑECOS: NENUCO MAXI CARE CENTRE DE FAMOSA
  • VEHÍCULOS, RADIOCONTROL Y PISTAS: CLAAS XERION 5000 TRAC VC DE SIKU
  • MEJOR JUGUETE PARA UN MUNDO MEJOR: BARBIE FASHIONISTAS DE MATTEL
  • MEJOR JUGUETE VALORADO POR EL JURADO: COLECCIÓN MUÑECOS SÍNDROME DE DOWN DE MINILAND
  • AIRE LIBRE Y ACTIVIDAD: CENTRO DE JUEGOS DE AGUA Y PESCA DE INTEX

FUENTE: MadridDiario.es