Entradas

Nuevo trabajo y hogar, los cambios vitales que desean realizar los españoles

Este 2023, un 65,3% de los españoles desean llevar a cabo un cambio vital, relacionado con el ámbito laboral (39,5%) y el hogar (33,7%).

Cerca de siete de cada 10 españoles confirma su deseo para este 2023 de realizar un cambio relevante en su vida, relacionado con el ámbito laboral (39,5%) y el hogar (33,7%). También siete de cada 10 opina que lo conseguirá. 

Son datos de un estudio realizado por Ikea, SigmaDos y la doctora en psicología Silvia Álava para analizar las emociones que suscitan los cambios vitales; cuáles son las principales barreras para llevarlos a cabo y cuáles son las previsiones para 2023. 

Un 65,3% de encuestados afirma que este año le gustaría realizar un cambio relevante en su vida, siendo los más mencionados los relacionados con el ámbito laboral (39,5%), seguidos por los del hogar (33,7%). Por franjas de edad, este deseo es más elevado en la población joven, de 18 a 29 años, con un 78,6%. 

La percepción ante la consecución del cambio es optimista: siete de cada 10 cree que lo conseguirá. De nuevo, este porcentaje es mayor en la franja más joven, con un 77,4%. La seguridad económica (42,7%) y la seguridad personal y el bienestar emocional (39%) son los aspectos que ayudan a los españoles a realizar los cambios. 

El informe también analiza los cambios vitales llevados a cabo en 2022. Un año en el que cuatro de cada 10 asegura haber hecho un cambio relevante en su vida, habiendo sido exitoso para un 83,5%. También los jóvenes de entre 18 y 29 años han sido los que más se han atrevido a realizarlos (54,4%). 

Para un 46,9%, los factores económicos han supuesto un freno a la hora de realizar un cambio durante el pasado año, aunque la seguridad personal y el bienestar emocional (41,4%), y el apoyo familiar (38,2%) ha incentivado el atreverse. 

“Es decir, el factor económico puede llegar a bloquear el cambio, pero sin una buena seguridad personal, sin un buen bienestar emocional, es más complicado que pese a tener estabilidad económica, se lleven a cabo los planes”, ha asegurado la doctora en psicología, Silvia Álava. 

Emociones asociados a los cambios

De acuerdo con el estudio, las emociones que se asocian de manera más frecuente al cambio son la esperanza (20,8%) y la inseguridad (20,6%). Le siguen el interés (12,1%), la alegría (11,4%) y el miedo (10,8%). 

En el caso de los jóvenes entre 18 y 29 años, la emoción más predominante es la inseguridad que sube hasta el 28%, seguido por miedo para el 17,5%. Por el contrario, los mayores de 65 años son los que más asocian la esperanza a los cambios vitales (26,1%). 

La muestra también revela que, de cara a los cambios venideros, las emociones agradables actúan como facilitadoras del cambio en este orden: esperanza 51,9%; calma 38,7%; interés 35,7%; inspiración 31,3%; alegría 28,2%. Sin embargo, es importante gestionar las emociones desagradables dado que la segunda emoción que más se siente ante los cambios es la inseguridad (20,6%) y en menor medida el miedo (10,8%).

En cuanto a barreras, 7 de cada 10 encuestados afirma no haberse atrevido a realizar un cambio relevante en su vida pese a quererlo. Los motivos económicos son los que más pesan como barrera (48,6%) seguido de familiares (38,1%) y emocionales (27,9%).

FUENTE: IPMARK.COM

El «Blue Monday» no existe

Durante años nos han hecho creer que el “Blue Monday” es el día más triste del año.

Los argumentos que destacaban es que es lunes y a muchas personas no les gusta ese día de la semana, que estamos en plena cuesta de enero, con las estrecheces económicas que nos ha podido dejar la Navidad y que a esa altura del mes ya empezamos a ver que no vamos a cumplir los objetivos propuestos al inicio del año.

Sin embargo, el “blue Monday” no existe. No hay ningún estudio científico que lo avale. El término se acuñó para una campaña de publicad de “Sky Travel” que vendía billetes de avión para huir de ese lunes triste.

¿En qué momento aceptamos que estar triste es malo? ¿o que no podemos estar triste?

La tristeza es una emoción que surge tras una pérdida, no sólo de una persona, sino de algo que queríamos, por ejemplo, una expectativa o una ilusión. Cuando sentimos tristeza la energía de nuestro cuerpo disminuye con el objetivo de poder hacer una labor de introspección, que muchas veces nos ayuda a encontrar la solución de un problema difícil. Como todas las emociones, es necesaria para nuestro correcto funcionamiento. Aunque no nos guste y sea desagradable, no es malo sentir tristeza. Nos ayuda a bajar la intensidad para reconectar con nosotros mismos, y bien gestionada, nos sirve para valorar lo que realmente importa.

El problema surge cuando no estamos tristes de forma puntual.

Sino que nuestro estado de ánimo es muy bajo, nos cuesta experimentar emociones agradables e interfiere con nuestra vida cotidiana.

Quizás para ti este lunes no sea un día triste, depende de tus circunstancias y de cómo estés interpretándolas. No tiene ningún sentido que nadie, y menos una empresa de Marketing nos diga cuál es el día más triste del año. Cada uno tiene su fecha, y dependerá mucho de lo acaecido en la misma. Quizás un día que te recuerda a una ruptura, la pérdida de un ser querido, una determinada noticia… tómate tu momento para estar triste, para procesar la información, pero no te quedes enganchado en ese sentimiento, procura hacer cosas que te hagan sentir mejor y mirar con una sonrisa a la vida.

El bote de las esencias – Juego para mejorar la autoestima de los niños

Actividades para asegurarnos que nuestros hijos tienen la autoestima alta.

Por Beatriz Martínez

Que los niños tengan confianza en ellos mismos es esencial para su correcto desarrollo y motivación, pero ¿cómo podemos trabajar la autoestima con nuestros niños y niñas? En este vídeo, la doctora en psicología Silvia Álava nos va a dar las principales claves para mejorar la autoestima de los niños y además nos mostrará cómo hacer en casa el juego del bote de las esencias.

Índice

  1. El juego del bote de las esencias para mejorar la autoestima infantil
  2. Otros juegos para potenciar la autoestima infantil
  3. ¿Por qué es importante que los niños tengan buena autoestima?
  4. Otros consejos para trabajar el autoconcepto de los niños

El juego del bote de las esencias para mejorar la autoestima infantil

Bote de las esencias para la autoestima de los niños

En primer lugar, te proponemos una técnica o juego muy sencillo conocido como El bote de las esencias. Se trata de una actividad con la que los niños serán más conscientes de la cantidad de cosas que hacen bien a lo largo del día. Y es que muchas veces tendemos a fijarnos solo en los errores y lo que no nos sale tan bien.

Aprovecha un día en el que estéis haciendo manualidades en casa y prepara un bote cualquiera que encuentres por casa (una cajita de crema que ya se haya terminado, un frasco de legumbres…). Límpialo bien y decóralo junto a tus hijos para hacerles partícipes del proceso de creación. ¡Ya tenéis vuestro bote de las esencias!

A continuación, solo tenéis que hacer las esencias para vuestro bote. Recorta con los niños unos cuantos papeles de colores y formas; cuantos más y más diferentes, mejor.

Cada vez que veamos algo que nuestro hijo o hija ha hecho bien, lo anotaremos en uno de esos papeles que lo introduciremos en el bote. Poco a poco se irá llenando de cosas bonitas que hemos conseguido cada día. Invita a los niños a escribir todo aquello de lo que se le ocurra para que sean capaces de reconocer sus propios logros, con el paso del tiempo.

De vez en cuando abriremos el bote de las esencias y leeremos al azar algunos de estos mágicos papeles, créeme cuando te digo que es algo que a los niños les encanta.

Otros juegos para potenciar la autoestima infantil

Más juegos caseros para la autoestima de los niños

Cuando un niño juega se siente seguro y muy capaz, por eso es una actividad que ha de formar parte de su día a día. A continuación te proponemos otros juegos que ayudarán a los niños a mejorar su autoestima.

  1. El juego no dirigido. El juego libre o no dirigido es maravilloso para reforzar la autoestima de los hijos, tengan la edad que tengan. Por eso, además de brindarles estos momentos de ocio, si intervenimos será para participar respetando tal cual su modo de juego.
  2. La caja de las frases motivadoras. En este caso lo que vamos a preparar son unas cuantas frases de motivación y aliento: ‘yo sé que tú puedes’, ‘lo estás haciendo genial’, ‘adoro la persona en la que te estás convirtiendo’, ‘solo es una piedra en el camino’ que meteremos en una cajita. Cualquiera de la familia podrá leerlas cuando lo necesite.
  3. De mayor quiero ser… Astronauta, médico, profesor… cada uno dice aquello en lo que le gustaría convertirse el día de mañana y, entre todos, comentamos qué haría falta para conseguirlo: leer mucho o saber ayudar a los demás. Ayudarles a visualizar sus metas les hará ver lo capaces que son de lograrlo.
  4. Borrando etiquetas. En este último juego para reforzar la autoestima de los hijos, también vamos a escribir, solo que en lugar de guardarlo lo que haremos será tirarlo a la papelera. En unos trocitos de papel escribiremos las etiquetas que creemos que tenemos y que tan poco nos gustan: torpe, descuidado, siempre saco dieces, soy muy buena y una vez las hayamos roto ¡desaparecerán para siempre!

¿Por qué es importante que los niños tengan buena autoestima?

La buena autoestima de tus hijos

Que nuestros hijos e hijas tengan una sana autoestima es fundamental para nosotros como padres porque sabremos que lo estamos haciendo bien en nuestro papel y porque tenemos la certeza de que solo así podrán lograr todo lo que se propongan.

Y si queremos que esto sea así, que los niños y niñas tengan una buena autoestima, tenemos que lograr que tengan muy claro qué es el autoconcepto: conocer cuáles son mis puntos fuertes y también reconocer mis puntos débiles, ¡todo el mundo los tiene!

La autoestima no solo influye en la capacidad que nuestros hijos tienen de ver sus defectos desde un punto de vista en el que no entran los agobios, sino que además es básico de cara a afrontar nuevos retos y desafíos, ahora y el día de mañana.

Además, una buena autoestima se traduce en niños más felices, alegres y motivados; en niños y niñas más creativos y resolutivos pues saben que las metas que quieren lograr son solo eso, metas alcanzables.

Otros consejos para trabajar el autoconcepto de los niños

Trabajar el autoconcepto de los niños

El autoconcepto, la imagen que un niño tiene de sí mismo, está muy relacionado con cuánto se quiere a sí mismo, cuánto se valora y la mucha o poca estima que se tiene. Y es que, aunque aún sean muy pequeños para entender estos términos, su autoestima y autoconfianza están en desarrollo, por lo que es importante que siempre les hablemos bien y de forma positiva. Pero, además, es muy necesario que les tengamos en cuenta, que escuchemos sus opiniones y les hagamos ver cuánto nos alegramos de que participen en las actividades cotidianas.

Y es que en el modo en el que nos dirigimos a los hijos es tan importante como las frases de aliento, apoyo o confianza que les regalamos. Por ejemplo, si constantemente les estamos diciendo que se portan mal, que son malos, lo que haremos será minar su autoestima. En cambio, si les explicamos las cosas y dejamos a un lado las etiquetas lo tendremos mucho más sencillo para que aprendan a valorarse a sí mismos.

¿Y sabes qué más? No solo es cuestión de decirles de vez en cuando lo maravillosos que son, sino también cosas concretas como: ‘gracias por prepararte para ir al colegio a la hora’ o ‘cuánto me alegro de que sepas atarte tú solo los zapatos’.

En lugar de centrarte solo en las cosas a mejorar, anima a tus hijos a que sean conscientes de todo lo que sí hacen bien: aprobar el examen de matemáticas con buena nota, poner la mesa sin que mamá o papá se lo diga o leer un cuento a su hermano pequeño… Cuanto más les valoremos nosotros y más apreciemos su actitud más lo harán ellos mismos.

FUENTE: Guíainfantil.com

Cómo y cuándo desvelar a los niños el secreto de ‘la magia de la Navidad’

  • ¿A qué edad es normal que surjan las dudas sobre ‘la magia de la Navidad’?
  • Hablamos con la psicóloga Silvia Álava sobre si es conveniente o no desvelar el secreto a los niños antes de que se enteren por su cuenta
  • ¿Hacerles cómplices del secreto de ‘la magia de la Navidad’ es la clave para ayudarles a sobrellevar mejor la decepción?

Es habitual que por estas fechas vuelve a estar en las “agendas” de muchos padres y madres el tema del secreto de la magia de la Navidad. No es extraño que en las semanas previas a las vacaciones más de un niño o niña llegue del colegio con un disgusto monumental y el temido comentario: “¡Mamá! que me ha dicho Pedrito hoy en el patio una cosa muy fea sobre los Reyes Magos… y muchos niños de mi clase dicen que es verdad!”.

¿Qué hacemos ante esta situación?

¿Qué variables tenemos que tener en cuenta?, ¿debemos desvelar el secreto a nuestros hijos sea cual sea la edad a la que nos pregunten?, ¿hasta qué edad recomiendan los expertos que mantengamos el gran secreto de la magia de la Navidad?

Nos guste o no a los padres, lo natural es que, entre niños y niñas de alrededor de diez años, el tema de la magia de la Navidad sea la comidilla en los patios de los colegios. Es lo que toca a esa edad porque, ya con ocho años, es normal que empiecen a tener bastantes dudas, como explica la psicóloga Silvia Álava: “Llega un momento en que ya no es los niños se vayan a enterar porque se lo digan en el cole, sino que por el propio desarrollo evolutivo de los niños, dado su desarrollo a nivel cognitivo, ya empiezan a decir: ‘a ver aquí hay cosas que no me encajan: no pueden entre tres señores repartir todos los juguetes a todos los niños del mundo, no puede haber un único Papá Noel’. Esto ocurre en cuanto el desarrollo de la lógica y del pensamiento abstracto del niño va desarrollándose y ya son un poquito más mayores”, explica la psicóloga.

A partir de los ocho años ya, con ese salto evolutivo que se da, es normal que empiecen a decir: ‘aquí hay cosas que no me encajan’ (Silvia Álava, psicóloga)

Dudas y preguntas

Esta idea tal vez despeje las dudas de Natalia, una madre de 43 años que, como muchos otros progenitores, anda un poco despistada… “No sé si mi hija Ana habrá descubierto ya el secreto de la magia de la Navidad con once años recién cumplidos, porque ella no me dice nada…no me pregunta. No sé si se hace la tonta o si es que realmente no lo ha descubierto aún… Entonces claro, la que se hace la tonta soy yo: si no pregunta, no voy a ser yo la que le desvele el secreto, pobrecita, que siga disfrutando de la magia estas Navidades”.

Lo más probable es que -dado el nivel de desarrollo del pensamiento lógico y abstracto de una niña de once años, Ana ya lo sepa…y además desde hace tiempo. “A partir de los ocho años ya, con ese salto evolutivo que se da, es normal que empiecen a decir: ‘aquí hay cosas que no me encajan’….ya con diez años es muy complicado que realmente se lo estén creyendo al cien por cien, ahí es cuando ya empiezan las dudas y empiezan las preguntas…y si no son resueltas en casa, es cuando ya lo hablan entre ellos en el cole y terminan descubriendo la realidad”, explica Álava.

Niños que ya lo saben, pero ni lo dicen ni preguntan

¿Y por qué no todos los niños nos preguntan a los progenitores cuando empiezan a tener dudas?, ¿por qué no nos dicen: mamá, papá, no hace falta que sigáis con las comedias que ya sé lo del secreto de ‘la magia de la Navidad’?

Según la psicóloga, lo que suele ocurrir en estos casos es que muchos niños y niñas no lo dicen porque tienen cierto miedo a que si dicen que lo saben puede que ya no vayan a tener tantos regalos…hay que entender que es una situación completamente nueva para ellos “No saben lo que va a pasar y tienen miedo a que desaparezca esa ‘magia’ de los regalos”, explica.

Entonces, cuando nuestros niños se acercan a la edad de las dudas ¿debemos sacar el tema nosotros? No es obligatorio sacar el tema a la fuerza si nuestro hijo o hija de entre diez y doce años no nos pregunta, insiste la psicóloga, pero tampoco es malo sacarlo si lo creemos conveniente porque, en el fondo, dado su desarrollo cognitivo a esa edad, no le vamos a contar nada que no sepa ya.

Hay expertos que recomiendan a los progenitores adelantarse y contar a los niños la realidad sobre ‘la magia de la Navidad’ para generar un clima de mayor confianza con ellos.

Miguel y Teresa prefirieron desvelar el secreto de la Navidad a sus mellizos de 10 años antes de que escucharan comentarios en el cole y se llenaran de dudas…De hecho, hay expertos que recomiendan a los progenitores adelantarse y contar a los niños la realidad sobre ‘la magia de la Navidad’ para generar un clima de mayor confianza con ellos, para que el hecho de tratarles de tú a tú les sirva un poco de ‘anestesia’ por la posible decepción y para evitar que se enteren a través de otros niños que no lo harán con el mismo ‘tacto’ y cariño que sus padres.

La experiencia de Miguel y Teresa con sus hijos fue muy buena: “no fue nada traumático para ellos, de hecho, nos dijeron que ya sospechaban algo y les encantó que les tratáramos como niños mayores haciéndoles partícipes del secreto”.

Los casos más delicados

¿Y si nuestro hijo o hija nos traslada sus dudas sobre ‘la magia de la Navidad’ antes de los ocho años porque ha oído algo en el cole?

Aquí hay que ir con cuidado y tener muy en cuenta la edad exacta del niño porque no es lo mismo que tenga cinco años que ocho. Por ejemplo, si el niño y niña tiene cinco o seis años y nos viene con las dudas, aún estamos a tiempo de reconducir la situación y mantener por unos años más la ilusión. Eso mismo hicieron los padres de Marina las Navidades pasadas cuando, con solo cinco años y medio la niña subió del parque muy angustiada porque unos niños mayores le habían desvelado el secreto. “La verdad es que la pobre estaba muy decepcionada, pero a la vez convencida de que los otros niños estaban equivocados. En realidad, fue ella la que se contestó a sí misma. Me dijo: es imposible, tienen que existir porque papá y tú no tenéis tanto dinero…así que la pobre era tan inocente que me lo puso muy fácil y decidí seguirle el rollo: claro, claro, le dije, ¡nosotros no podemos comprar todos esos regalos, qué locura! Ella se quedó tan tranquila”.

Variables de personalidad

Otra cosa muy diferente es que eso ocurra cuando el niño o niña tiene ya ocho años. En esa situación la manera más adecuada de actuar dependerá siempre mucho de las variables de personalidad de cada niño de cada niña y de su grado de maduración porque no todos los niños y niñas son iguales.

“En esos casos, recomienda Silvia Álava, no te esfuerces tanto en pensar en qué discurso le vas a dar a tu hijo: escucha primero. Escucha primero y pregúntale ¿tú qué crees? Porque en ese ¿tú qué crees? ya vamos a tener muchas pistas de por dónde va ese niño o niña y ahí ya podemos acompañar nuestro discurso con un: ‘pues sí, mira tienes razón’ y explicárselo bien o, a lo mejor, la respuesta a ese ¿tú qué crees? nos indica que tenemos que ir por otro lado y mantener un poco más el secreto. Así que la mejor recomendación en esos casos es la de párate, observa y escucha y, a partir de ahí, ya podemos tomar una decisión”.

Llegó el momento de desvelar el secreto, ¿cómo decírselo?

Cuando finalmente se enteran del secreto de la Navidad, muchos niños, independientemente de su edad, se sienten traicionados por sus padres. Sienten que les han estado engañando y mintiendo durante años, ¿Cómo podemos ayudarles a gestionar la desilusión?, ¿qué podemos decirles a los niños en esos casos?

Según la psicóloga Silvia Álava es normal que se produzca ese enfado en el momento de la decepción y como padres debemos comprenderlo, “pero una vez que validamos la emoción y les decimos: claro, es normal que te sientas un poquito decepcionado porque era mucho más chulo de la otra forma, pero bueno es una cosa que se hace en Navidad, es una tradición que hacemos todos los mayores porque es algo muy bonito para los niños, recuerda lo bien que lo has pasado tú todos los años pasados”.

Álava insiste en que debemos enfatizar mucho la idea de ‘secreto’, y no tanto la de ‘engaño’; “Debemos explicárselo así porque ‘la magia de la Navidad’ no es una mentira en el sentido de que estamos mintiendo a nuestros hijos, es una tradición que está instaurada y que no conlleva ningún daño, no estamos traicionado su confianza. Les podemos decir que es una cosa que se lleva haciendo así muchísimos años, que en todas las culturas en Navidades hay un ser mágico que llega y deja sus regalos y que se hace así por lo bonito que es para los niños”.

Guardianes del secreto

Una buena manera de amortiguar un poco esa decepción es hacerles cómplices y guardianes del secreto de ‘la magia de la Navidad’. “Les podemos decir: ahora que ya lo sabes y perteneces al club de los mayores que ya lo saben, tu labor, tu responsabilidad es no decírselo a los más pequeños y al resto de los niños porque, igual que te ha gustado mucho a ti y has disfrutado mucho de la magia, ahora tenemos que dejar que los pequeñitos sigan disfrutando”, explica la psicóloga.

Y a esa idea podemos añadir un toque tranquilizador diciéndoles: “no te preocupes, que tú vas a seguir teniendo tus regalos”…porque, aunque ya sean un poco mayores, no podemos olvidarnos de que siguen siendo niños.

FUENTE: NiusDiario.com

Lotería ¿Cómo gastar el dinero para ser más felices?

Siempre pensamos que si nos toca la lotería nuestra vida va a cambiar y vamos a ser más felices… Sin embargo los estudios realizados a ganadores de lotería muestran que su nivel de felicidad vuelve al nivel inicial, una vez pasado alrededor de un año tras el premio. Incluso algunos cuentan que antes disfrutaban más de las actividades cotidianas como ver la televisión, dar un paseo…

En este vídeo os hablamos de qué nos reporta más felicidad cuando gastamos nuestro dinero…

Doce libros que te ayudan a encontrar la felicidad

Para esos ratitos en los que no nos encontramos muy bien, la mejor solución es echar mano de una de estas lecturas que, con total seguridad, van a levantarnos el ánimo.

¿Por qué no soy feliz? entre los 12 #libros que te ayudan a encontrar la felicidad según el diario ABC

Portada-Por_que_no_soy_feliz

‘¿Por qué no soy feliz?’, de Silvia Álava

La psicóloga Silvia Álava nos ayudará a entender por qué nos encontramos abatidos en muchas ocasiones y cómo podemos revertir ese sentimiento para llegar al equilibrio y bienestar emocional que tanto deseamos.

Haz click en la imagen para conocerlos a través de @abc_bienestar

#porquénosoyfeliz #psicología #felicidad

Cómo afecta Halloween a los niños con miedo a los monstruos. Colaboración con Guía Infantil

¿Puede llegar a asustar a los niños?¿O les ayuda a vencer sus miedos?

¿Puede la fiesta de Halloween ayudar a niños que tienen miedo a los monstruos? ¿O por el contrario, debemos proteger a los niños que tienen miedo de esta fiesta? Aclaramos estas dudas…

La importancia del juego en la infancia

¿A qué jugamos? Siempre se nos va a ocurrir algo y además es importante que los padres rescatemos el valor que tiene el juego para los niños, porque como explicamos en este vídeo, tiene muchos beneficios a nivel cognitivo y emocional.

la psicóloga especialista en Infancia, Silvia Álava, y autora de El arte de educar jugando.

(Fuente: HACER FAMILIA) Visto en: https://www.youtube.com/hacerfamilia

Hablamos de Felicidad y Bienestar Emocional en Raíz de 5

En este programa de Radio 5 dedicado a las matemáticas hablamos de felicidad y bienestar emocional.