Entradas

La frustración de volver a la cuarentena por un positivo en el aula ¿Qué podemos hacer en estos casos?

La mayoría de los niños estaban encantados con la idea de volver al colegio, ver a sus amigos, jugar con ellos, poder estar en el aula con los profesores… incluso decían que entendían que había que llevar la mascarilla, no compartir los útiles escolares ni la comida…

Esa ilusión se ha visto truncada en los casos en los que los niños han tenido que volver a su casa por un positivo en el aula y guardar 14 días de cuarentena. ¿Qué puede ocurrir en estos casos?

  1. La ilusión por hacer un curso de forma presencial se rompe, estaban muy expectantes y dichas expectativas se han roto.
  2. En muchos casos surge la frustración. Se han roto los planes de vuelta al colegio, y sobre todo la idea de poder hacer un curso con normalidad.
  3. Pueden volver a aparecer miedos, inseguridad y ansiedad, que ya habían surgido en la cuarentena.
  4. A esto se suma la ansiedad de los padres, sus miedos, las dificultades para conciliar la vida familiar y laboral… ver a sus padres tensos puede provocar miedo y angustia en los menores, porque interpretan la situación pensando: si mis padres están así es porque otra vez estamos en peligro.

¿Qué podemos hacer en estos casos? Pautas para seguir con los más pequeños.

  1. Anticiparnos, en la medida de lo posible, a la situación. Es decir, explicarles a los niños que, si uno de sus compañeros se contagia con coronavirus, que los más probable es que todos tengamos que estar 14 días en casa para saber si nos hemos contagiado y evitar trasmitir el virus. La explicación tiene que ser en términos que ellos entiendan, adaptando el lenguaje a su edad.
  2. No trasmitirles nuestro miedo. Dejar claro que su compañero se va a poner bien, que son 14 días en casa y que la situación pasará. Los adultos tenemos un montón de preocupaciones en al cabeza, no solo el miedo al contagio, sino la conciliación, como afecta a la economía. No es necesario hacer partícipe a los niños.
  3. Aceptar las emociones que esto nos provoca, tanto a los niños como a los adultos. Es normal sentir mucha frustración, porque los planes se trastocan, rabia, por tener que recolocar de nuevo nuestra vida, teletrabajo… tristeza, por no poder salir de casa… es necesario identificar nuestras emociones, para así poder trabajar con ellas, y sobre todo ayudar a los niños a que las identifiquen.
  4. Cuidado con las frases de “no pasa nada”, no llores, no te enfades, no es para tanto… Todas las emociones son lícitas, nadie debe ni puede cuestionar lo que sentimos. Y sin embargo, con los niños lo hacemos muy a menudo.
  5. Validar las emociones, tanto las propias, como sobre todo la de los niños. Incluso tendremos que ir más allá y decirles, lo que sientes se llama frustración, porque tenías muchas ganas de volver al colegio y de nuevo tenemos que estar 14 días en casa. O decirle, entiendo que estás enfadado, porque no quieres estar en casa, lo comprendo, a mí tampoco me apetece, pero es lo que nos toca hacer para evitar propagar el virus.
  6. Practica técnicas de regulación emocional en familia. No nos gusta la situación y sentimos emociones desagradables, pero seguro que podemos hacer cosas para sentirnos mejor. Por ejemplo, podemos pensar, ¿qué hicimos durante los meses de marzo a junio para estar mejor? podemos rescatar esos entretenimientos o proponer cosas nuevas que hacer.

La escuela en casa y las ilusiones infantiles marchitas. Colaboración con El País de Bolivia

Por Danitza Pamela Montaño

A la tarijeña Laura Bejarano la escuela le devolvió los útiles escolares y los libros de su pequeña hija de cuatro años. “Finalmente parece ser que ya los niños no volverán a las aulas” se dijo cuando los recibió.

Sin embargo, no aguantó derramar una lágrima, pues al repasar las primeras páginas de los coloridos libros vio algunos trazos hechos por su pequeña, y sintió rabia de que la primera experiencia escolar de su niña, no sea como la de muchos antes, llena de actos escolares, aprendizaje guiado por sus maestras y travesuras en el recreo.

Vio en los útiles escolares tantas ilusiones marchitas y expectativas que sintió frustración, así concluyó que de alguna manera esto afectará a su niña. Hasta ahora no hay fecha clara de retorno a clases y aunque está consciente en que esto es lo mejor no puede evitar la tristeza de ver como el tan esperado primer año escolar de su niña transcurre frustrado en medio de la pandemia.

Hoy la sala de su casa se ha convertido en prácticamente un aula de clases para su pequeña, pues es donde a diario de manera virtual Camila pasa matemáticas, lenguaje, inglés, educación física y música.

Admite que su nueva labor como madre y maestra no ha sido sencilla, pues le ha costado muchísimo compatibilizar los horarios del colegio con los de su trabajo y sus labores en casa. Más aún, hace su mayor esfuerzo en el afán de que su hija aprenda de la mejor manera posible, pese a los obstáculos de la cuarentena.

Los expertos aconsejan

Son muchas las madres que tienen este sentimiento y ante la incertidumbre del año escolar los expertos les dan ánimo y una serie de consejos para aquellos padres que hoy cumplen la función de maestros.

Así el pedagogo Miguel Ángel Bargueño señala que es importante establecer rutinas, pues éstas aportan seguridad a los niños; “la repetición de tareas refuerza hábitos”, señala.

La psicóloga infantil Silvia Álava, quien además recomienda hacer partícipes a los hijos de las nuevas reglas de la casa, aconseja “Diseñar con ellos una tabla de horarios, en una simple cartulina, dice que esto les ayudará a ver que han colaborado en su elaboración, y no como algo impuesto. Así, los acatarán más fácilmente”, señala.

“Después de levantarse y desayunar, es momento de ponerse a estudiar”, dice Álava, quien incluso es partidaria de incluir la pausa del recreo para que tengan un rato de esparcimiento. “Pueden comer una merienda similar al que toman en el colegio”, añade.

En esa idea la revista de Salud y Educación Consumer Eroski reincide “Las rutinas las necesitamos todos, desde los niños a los mayores. Es muy importante mantenerlas, de cara a una mejor organización. Debe haber ratos para estudiar, para jugar, para comer, para hacer ejercicio, para dormir. Con cierta flexibilidad, ya que en casa se dispone de mucho tiempo”.

Los expertos recomiendan que a los niños les debe quedar en claro que no están de vacaciones. Según Consumer, un documento de la Universidad de Granada con recomendaciones para estudiar en casa durante la pandemia propone “alternar estudios que requieren más esfuerzo cognitivo (memorizar, asimilar, comprender) con actividades menos intensas (hacer lecturas, notas marginales, esquemas y resúmenes, etc.)”.

Un papel más activo de los padres

A menudo escuchamos que los padres no deben hacer las tareas con los hijos, sino asegurarse de que los hagan. ¿Requiere esta situación una mayor implicación por su parte? Laura opina que sí y los expertos coinciden.  “Los niños, sobre todo de los primeros años son muy dependientes de los padres. Necesitan la ayuda de ellos para manejar plataformas digitales”, explican.

En cualquier caso esa implicación paterna y materna en la educación de los hijos no debería limitarse al cumplimiento de tareas docentes. Pueden dedicarse otras franjas de la jornada a acometer labores tan imaginativas como divertidas, de las que también aprenderán.

La psicóloga tarijeña Margot Castillo afirma que será importante también crear tiempos de estimulación a la creatividad, de reforzamiento de las tareas escolares mediante el juego. “Ánimos mamás y papás, esto en algún momento pasará. Debemos poner nuestros mayores esfuerzos en la educación de nuestros niños y apoyr la labor de los maestros que también enfrenta un gran reto”, concluyó.

ESPACIO

Un lugar para el estudio en la casa

El profesor tarijeño Marcos Téllez aconseja que aunque no en todas las casas hay un espacio o una oficina destinada al trabajo es importante disponer de una zona exclusiva, pues esto alejará a los niños de las distracciones. Debe estar ordenado: hacer hueco a los libros de texto entre una montaña de ropa o junto a enseres de cocina dificultará la concentración. “Aunque sea un espacio temporal póngale su toque, personalícelo con cosas que le gusten a su hija o hijo”, aconseja el profesor Marcos Téllez.

FUENTE: ElPais.bo