Entradas

Crema antiarrugas para los que no tienen arrugas

En este reportaje de Crónica 24/7 te hablamos de otro fenómeno relacionado con el uso, sin control, de las redes sociales entre los adolescentes. El «skincare», el cuidado de la piel que es conveniente entre los adultos, puede suponer un problema para los menores que lo usan porque lo ven en Tiktok.

La experta en cosmética Ana Adrián, el dermatólogo Juan García y la psicóloga Silvia Álava nos cuentan como niñas y adolescentes de entre 12 y 18 años, enganchadas a los videos virales de las influencers, están empleando productos que pueden dañar su piel y además minan su autoestima.

Dismorfia dental, cuando la búsqueda de la perfección se convierte en obsesión

lcanzar una sonrisa sana y bonita es cada vez más asequible gracias a las nuevas técnicas digitales y a los tratamientos odontológicos mínimamente invasivos. Sin embargo, en las clínicas dentales estamos viendo un aumento de pacientes para quienes la sonrisa perfecta se ha convertido en un estándar inalcanzable. Estos pacientes nunca quedan contentos con los resultados y exigen tratamientos que no necesitan. Este trastorno psicológico, conocido como «dismorfia dental», está impulsado, en gran medida, por la presión de las redes sociales y las imágenes retocadas con filtros que están afectando a la percepción de la belleza y a la autoestima de muchas personas. Pero, ¿cómo podemos detectar, abordar y apoyar a los pacientes que llegan a la clínica dental con esta preocupación obsesiva? ¿Qué hacer para promover sonrisas auténticas y saludables, en lugar de estándares artificiales e inalcanzables?

Sonsoles García Garrido

Cuando hablamos de dismorfia dental nos referimos a un trastorno psicológico en el que una persona tiene una preocupación excesiva y obsesiva por la apariencia de sus dientes, a menudo percibiendo defectos que en realidad son mínimos o inexistentes. La persona que padece dismorfia dental puede estar constantemente preocupada por la forma, el tamaño, el color o la alineación de sus dientes, a pesar de que su odontólogo puede no encontrar ningún problema clínico real en su salud o estética bucal.

Quien más o quien menos se ha encontrado este perfil de paciente en la clínica y resulta fundamental poder detectarlo cuanto antes para tratar de actuar de forma correcta.

Cómo detectar a un paciente con dismorfia dental

«Hay que entender que cuando hablamos de un paciente con dismorfia dental, lo más probable es que tenga un trastorno dismórfico corporal», explica Silvia Álava, doctora en Psicología.

Silvia Álava, doctora en Psicología.

«Se trata de un trastorno obsesivo compulsivo que está muy relacionado con buscar la perfección del cuerpo. Cada persona localiza esa obsesión en una parte del cuerpo (arrugas, labios, pecho, etc.) y hay personas que la van a focalizar en la sonrisa, en los dientes. Por tanto, tenemos que entender que posiblemente haya un trastorno asociado a un problema de salud mental y que, por mucho que arreglemos la boca y la sonrisa de esta persona, lo más probable es que no se quede satisfecha porque la idea que tiene en su cabeza no suele ser muy realista. Es, sin duda, un paciente difícil de contentar. Y no será porque el odontólogo no haya sabido hacer su trabajo, sino porque lo que el paciente quiere es irreal, y porque esa persona tiene un trastorno dismórfico que hace que siempre encuentre pegas y problemas a su cuerpo», añade Silvia Álava.

Para el Dr. Simón Pardiñas, odontólogo y divulgador científico en Dentalk.tv, el mayor canal dental de YouTube, «es importante diferenciar entre los deseos realistas de los pacientes sobre su boca y la dismorfia dental como un problema psicológico. Por ejemplo, cuando un paciente expresa el deseo de tener una sonrisa similar a la de Jennifer López o George Clooney, es esencial comunicarle que, al igual que no puede cambiar su altura (por ejemplo, medir 1.90m), también existen limitaciones y características únicas en su boca con las que debe contar. Sin embargo, cuando nos encontramos ante un caso de dismorfia dental genuina, en el que el paciente percibe defectos menores, ya sean reales o imaginarios, es fundamental considerar la derivación a una consulta con un psicólogo especializado».

«Los pacientes que padecen esta afección –continúa el Dr. Simón Pardiñas- tienen obsesión con los dientes y pueden pasar largos períodos de tiempo mirándose en el espejo, comparándose con los demás y buscando constantemente procedimientos dentales para corregir supuestos defectos. Es muy posible que se hayan sometido a numerosos tratamientos dentales, como blanqueamiento, ortodoncia o cirugía dental estética, a pesar de tener dientes sanos. Y, puesto que no están a gusto con su apariencia y sienten vergüenza, a menudo evitan sonreír o hablar en público. También pueden experimentar un malestar significativo y ansiedad debido a su preocupación obsesiva por sus dientes».

«ES IMPORTANTE DIFERENCIAR ENTRE LOS DESEOS REALISTAS DE LOS PACIENTES SOBRE SU BOCA Y LA DISMORFIA DENTAL COMO UN PROBLEMA PSICOLÓGICO»
DR. SIMÓN PARDIÑAS

Para la Dra. Daniela Carranza, odontóloga y directora médica en Pelegrina & Co, «el perfil del paciente con dismorfia dental es superexigente y muy analítico con lo que quiere conseguir. Están muy obsesionados por la perfección e incluso han llegado a traer dibujos y croquis detallando al milímetro cómo quieren su diente, o con fotos de actrices o actores. También son pacientes que utilizan la terminología clínica, lo cual te hacen sospechar que ya han revisado Internet y se han informado (bien o mal, ya es otra cosa)». A este respecto, la psicóloga Silvia Álava advierte que «estos pacientes, cuanto más jóvenes son, más informados están, pero no correctamente informados porque la información que les llega por las redes sociales no siempre está contrastada o realizada por profesionales. De ahí que acudan a la clínica sobreinformados, utilizando terminología muy técnica y científica».

Además de todos estos signos que alertan de un posible paciente con dismorfia dental, hay uno que es clave, según explica el Dr. Alberto Fernández Fernández, director médico de la Clínica Dental Fernández Abarca. Se trata de la angustia. «Este tipo de pacientes siente angustia por un defecto que no tiene mucha importancia y su comportamiento es demasiado obsesivo a la hora de presentarte el problema, piden tratamientos innecesarios y nunca están satisfechos con el resultado».

Claves para orientar y ayudar al paciente con dismorfia dental

Para la Dra. Daniela Carranza «lo primero es conocer las expectativa que tiene el paciente antes de iniciar el tratamiento. Para ello, podemos hacer pruebas estéticas, diseño de sonrisas, pruebas en el ordenador, con el fin de que el paciente sepa cuál va a ser el resultado final del tratamiento. Y también esto nos sirve a los profesionales para saber que lo que le estamos ofreciendo al paciente es lo que él espera de ese tratamiento, y no que tenga expectativas ideales. Gracias a la fotografía, vídeos e imágenes digitales podemos mostrarles la importancia de diseñar una sonrisa personalizada y única, y así conseguir que sus expectativas sean más realistas».

Sin embargo, el Dr. Alberto Fernández advierte que «a pesar de las nuevas tecnologías, no es fácil convencer al paciente de cuál es el tratamiento más adecuado y cuál conviene que sea el resultado final porque, al ser un trastorno obsesivo compulsivo, es difícil de hacer entender. Además, hay que tener cuidado con las pruebas de diseño digital porque esta prueba es orientativa de cómo va a ser el resultado final y, en ocasiones, este mock up le puede dar falsas esperanzas y frustrar si el resultado no es idéntico».

«A PESAR DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS, NO ES FÁCIL CONVENCER AL PACIENTE DE CUÁL ES EL TRATAMIENTO MÁS ADECUADO»
DR. ALBERTO FERNÁNDEZ

No obstante, es posible seguir un protocolo de actuación cuando tenemos en el sillón dental a un paciente con dismorfia. Según explica el Dr. Simón Pardiñas, existen unos pasos clave:

1. Evaluación exhaustiva. Realizar una evaluación completa de la salud bucal del paciente, incluyendo radiografías, fotografías y escaneos, para proporcionar una visión objetiva de su situación dental. Esto ayudará al paciente a comprender mejor su condición real y las limitaciones de cualquier tratamiento.

«EL PERFIL DEL PACIENTE CON DISMORFIA DENTAL ES SUPEREXIGENTE Y MUY ANALÍTICO CON LO QUE QUIERE CONSEGUIR»
DRA. DANIELA CARRANZA

2. Comunicación abierta. Establecer una comunicación abierta y compasiva con el paciente. Escuchar sus preocupaciones y expectativas de manera activa y empática es fundamental para construir una relación de confianza.

3. Educación y realismo. Explicar de manera clara y sencilla las opciones de tratamiento disponibles y sus posibles resultados. Destacar las limitaciones y riesgos potenciales de procedimientos innecesarios o excesivos. Utilizar elementos visuales, como fotografías, vídeos y modelos, para ayudar al paciente a comprender mejor su situación.

4. Mantener límites éticos. Si el paciente persiste en buscar tratamientos innecesarios o poco realistas, a pesar de la educación y el asesoramiento, es importante mantener límites éticos y no continuar con procedimientos que puedan poner en riesgo la salud bucal del paciente. La integridad profesional y la ética médica deben prevalecer.

«LA PERSONA CON DISMORFIA DENTAL PUEDE ESTAR CONSTANTEMENTE PREOCUPADA POR LA FORMA, EL TAMAÑO, EL COLOR O LA ALINEACIÓN DE SUS DIENTES»

Y si el paciente insiste, ¿Conviene derivarle al psicólogo?

«Si se sospecha que el paciente podría estar experimentando dismorfia dental o una preocupación excesiva por su apariencia dental, se debe considerar la derivación a un profesional de salud mental especializado en trastornos de imagen corporal. El psicólogo puede ayudar al paciente a abordar las preocupaciones subyacentes y trabajar en la gestión de la ansiedad y la insatisfacción», comenta el Dr. Simón Pardiñas.

«No he llegado a derivar a un paciente al psicólogo -explica el Dr. Alberto Fernández-, pero cuando el paciente tiene unas expectativas inalcanzables y tras una conversación con él ves que está cerrado en banda, lo más recomendable es derivarle a un especialista de la salud mental. No obstante, como esto puede resultar agresivo, creo más sensato decirle al paciente que no realizo ese tipo de tratamientos o, simplemente, que no veo adecuado lo que me pide. Lo importante es identificar al paciente y los signos de alarma y tener una conversación para conocer sus expectativas. Si encontramos un camino correcto y común, adelante, y si no es así, es mejor invitarle a buscar a otro profesional, y evitar los excesos y sobretratamientos que van en contra de nuestra ética y moral».

Por su parte, la Dra. Daniela Carranza admite que «en alguna ocasión he derivado al paciente al psicólogo. Esto no lo he hecho en la primera visita, pero cuando ya vas cogiendo confianza y con mucha mano izquierda, desde el cariño, les he sugerido que quizás necesitan atención de otro especialista. O se lo he comentado a su acompañante. De igual modo, cuando vienen con los dientes muy desgastados y erosionados, podemos sospechar de bulimia y, por tanto, debemos tratar de hacerles ver que necesitan ayuda psicológica».

El papel de las redes sociales

«Las redes sociales están poniendo en bandeja el llamado «efecto de comparación social». Hasta hace poco siempre nos comparábamos con gente de nuestro entorno, de nuestra clase, del instituto, de la universidad…, y luego estaban los actores, modelos que eran para nosotros inalcanzables. Hoy en día, esta comparación social la hacemos con el móvil y ya no solo te comparas con modelos y artistas inalcanzables, sino con compañeros que salen «perfectos» en las fotos de las redes sociales debido a filtros y retoques», explica la psicóloga Silvia Álava.

Pero en las redes sociales también publican muchas clínicas dentales sus casos de éxito, por no hablar de la publicidad de las propias clínicas y de determinados tratamientos que engrosan esa sensación de sonrisas imposibles de alcanzar. «Ciertamente, –argumenta el Dr. Simón Pardiñas-, aparte de la presión social y la obsesión por la estética, también debemos considerar la presencia de publicidad engañosa en la industria dental. Esta publicidad engañosa puede manifestarse de diversas maneras, como la promoción de tratamientos dentales que se presentan de manera errónea o confusa, como carillas que en realidad son coronas, o la comercialización de blanqueamientos dentales que en realidad son procedimientos de carillas. Además, en el mundo digital y las redes sociales, vemos cómo se utilizan herramientas como Photoshop o filtros fotográficos para crear sonrisas «perfectas» que, en la vida real, pueden ser inalcanzables. Estas representaciones idealizadas pueden fomentar un deseo irreal de perfección en los pacientes, contribuyendo así al aumento de la presión por lograr una estética dental que se ajuste a estos estándares poco realistas».

«COMPARTIR LOS CASOS DE ÉXITO DE LA CLÍNICA EN LAS REDES SOCIALES PUEDE CREAR FALSAS EXPECTATIVAS A LOS PACIENTES, QUIENES ACUDEN A LA CLÍNICA HACIENDO REFERENCIA A ESOS CASOS»

A este respecto, el Dr. Alberto Fernández también admite que «compartir los casos de éxito de la clínica en las redes sociales puede crear falsas expectativas a los pacientes. De hecho, los pacientes con dismorfia dental vienen a la clínica haciendo referencia a esos casos, por eso siempre hay que explicar que cada caso es diferente y que los tratamientos son individuales y personalizados. Hay que dejar las cosas muy claras porque, para un paciente, un determinado tratamiento ha funcionado muy bien, pero es posible que, para su caso, no sea lo más aconsejable. Por tanto, sí creo que pueda ser contraproducente subir casos de éxito a las redes sociales para este tipo de pacientes, y esto es algo que debemos cuidar y tener en cuenta», concluye el Dr. Alberto Fernández.


Consejos para utilizar las redes sociales de la clínica y no crear falsas expectativas

«En redes sociales siempre tendemos a subir lo más bonito y espectacular, para buscar la interacción del usuario y/o captar posibles pacientes», explica el Dr. Simón Pardiñas. Algunos consejos para que los dentistas utilicen sus perfiles en RRSS de manera responsable y no contribuyan a exacerbar el problema de expectativas poco realistas son:


1. Educación y transparencia. Utiliza tus redes sociales como una plataforma educativa. Comparte información sobre procedimientos dentales, salud bucal y estética dental de manera transparente. Explica las limitaciones y los requisitos específicos para lograr ciertos resultados.

2. Casos reales y éticos. Si muestras casos de pacientes, asegúrate de que sean reales y éticos. Evita utilizar imágenes exageradamente retocadas o alteradas digitalmente para mejorar la apariencia dental de los pacientes.

3. Historias de pacientes. Comparte historias reales de pacientes que destaquen su experiencia y el proceso detrás de un tratamiento dental. Esto puede ayudar a mostrar el esfuerzo y el tiempo involucrado en lograr resultados exitosos.

4. Consejos generales. Publica consejos generales de cuidado bucal y prevención de problemas dentales. Fomenta la importancia de la salud oral en lugar de centrarte únicamente en la estética dental.

5. Alienta la consulta profesional. Siempre sugiere que los interesados consulten a un profesional dental antes de tomar decisiones sobre tratamientos. La orientación personalizada es esencial para evaluar la idoneidad de cualquier procedimiento.

6. Evita la «pornografía dental». Sé consciente de cómo presentas los casos exitosos en tus redes sociales. Evita exagerar los resultados y resalta que cada paciente es único, con circunstancias dentales individuales.

7. Promoción de expectativas realistas. En tu contenido y comunicación, enfatiza la importancia de expectativas realistas y cómo la consulta dental puede ayudar a los pacientes a mejorar su salud y estética dental de manera apropiada para su situación.

8. Interacción responsable. Cuando los usuarios comenten o hagan preguntas en tus publicaciones, responde de manera profesional y honesta, brindando información útil y evitando promesas exageradas.

9. Ética y credibilidad. Mantén siempre la ética profesional y la credibilidad en tus redes sociales. La confianza es fundamental para establecer relaciones sólidas con los pacientes y colegas.

FUENTE: gacetadental.com

Colaboración con las Noticias del Fin de Semana de Antena 3

Hablamos sobre imagen y salud, después de las última tendencia en las edes sociales. Pincha en la imagen para ver el vídeo, que comienza en el minuto 25,13