Entradas

Videoguía de Inteligencia Emocional para padres y docentes en confinamiento

Salud Emocional

En estos días estamos recibiendo mucha información sobre qué hacer con los niños en casa. Los padres nos hemos convertido en profesores, monitores de tiempo libre, entrenadores…; además de amos y amas de casa.Y todo ello, sin olvidar que, por supuesto, seguimos trabajando desde casa. Nos espera un gran reto, del que seguro todos vamos a salir muy reforzados, y del que vamos a sacar un gran aprendizaje.

En toda esta vorágine de tareas se nos está olvidando algo fundamental: ¿estamos cuidando la salud emocional de nuestros hijos e hijas?

En esta situación es normal sentir miedo, sentir rabia, sentir frustración; los adultos lo sentimos y los niños lo notan, y por supuesto los niños también sienten miedo, rabia, tristeza y frustración.

Por eso es importante reservar espacios para hablar de lo que sentimos y ayudarles a verbalizarlo, porque ellos no siempre sabrán cómo hacerlo.

En estos días, os invitamos a trabajar la Inteligencia Emocional con vuestros hijos, y, ya de paso, con nosotros mismos.

La Inteligencia Emocional es la capacidad para identificar lo que sentimos en primera persona y también lo que sienten los demás, comprender por qué nos sentimos así, cuál es la causa y la consecuencia de mi emoción, y cómo las emociones van cambiando a lo largo del día. Saber nombrar con precisión lo que sentimos, utilizar la información de las emociones para poder hacer una buena toma de decisiones y ser capaces de manejar y regular nuestras emociones, así como responder de forma premeditada en lugar de reaccionar en automático.

Todo esto son habilidades de la inteligencia emocional, y como tales, se pueden trabajar. En esta guía os proponemos una serie de videos y ejercicios agrupados en 5 pasos para que sepáis cómo hacerlo.

Descárgate la Guía de Inteligencia Emocional para padres y Docentes en el siguiente enlace:

Escuela en casa: cómo organizar el tiempo de estudio en cuarentena. Colaboración con Consumer

Con el cierre de los colegios por el coronavirus, recae en los padres la responsabilidad de organizar la jornada lectiva de sus hijos durante el confinamiento. Te contamos cómo llevar esta situación.

Por Miguel Ángel Bargueño

La entrada en vigor del confinamiento para evitar la expansión del coronavirus coincidió con el final del segundo trimestre escolar y abarcará parte del tercero, unos periodos decisivos en el desarrollo del curso de miles de estudiantes de todas las edades. Suspendida la actividad en los centros de enseñanza, recae en los padres la responsabilidad de organizar y supervisar los estudios de sus hijos, lo que supone una implicación mayorque la necesaria en condiciones normales. Y más en el caso de que se haga teletrabajo. Por eso, en las siguientes líneas recogemos varias pautas de expertos que seguro te servirán para llevar adelante esta importante fase educativa en casa.

Los colegios han cerrado, pero el curso académico no se detiene. En estos días de confinamiento por coronavirus, la actividad docente ha pasado de las aulas al domicilio familiar. Sin la disciplina de los centros escolares, recae en los padres la responsabilidad de organizar la jornada lectiva de sus hijos, lo cual genera no pocas dudas. ¿Debe respetarse la rutina del colegio, o la influencia de factores externos (el trabajo de los padres, por ejemplo) justifica cierta flexibilidad? ¿Deben los progenitores ejercer de docentes? Estas cuestiones cobran especial relevancia toda vez que la cuarentena se ha decretado bien entrado el segundo trimestre: una fase decisiva en el curso.

Los horarios, como en el colegio

Establecer rutinas aporta seguridad a los niños; la repetición de tareas refuerza hábitos. Lo asegura la psicóloga infantil Silvia Álava, quien además recomienda hacer partícipes a los hijos de las nuevas reglas de la casa. “Diseñar con ellos una tabla de horarios, en una simple cartulina, les ayudará a ver que han colaborado en su elaboración, y no como algo impuesto. Así, los acatarán más fácilmente”, señala.

Lo idóneo es replicar en casa los horarios del colegio o, lo que es lo mismo, dedicar las mañanas a las obligaciones escolares. “Después de levantarse y desayunar, es momento de ponerse a estudiar”, dice Álava, quien incluso es partidaria de incluir la pausa del recreo para que tengan un rato de esparcimiento. “Pueden comer un tentempié similar al que toman en el colegio”, añade.

En esa idea reincide Carmen de Andrés, doctora en Ciencias de la Educación y profesora de Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad Autónoma de Madrid: “Las rutinas las necesitamos todos, desde los niños a los mayores. Es muy importante mantenerlas, de cara a una mejor organización. Debe haber ratos para estudiar, para jugar, para comer, para hacer ejercicio, para dormir. Con cierta flexibilidad, ya que en casa se dispone de mucho tiempo”. A los hijos, en todo caso, debe quedarles claro que no están de vacaciones.

Sigue leyendo el artículo en Consumer.es

Cómo aprovechar la cuarentena para reforzar los lazos familiares. Colaboración con Consumer

El confinamiento en casa con los hijos es un momento estupendo para reestructurar la vida hogareña, recuperar hábitos perdidos y conectar con nuestro clan.

Por Miguel Ángel Bargueño

El confinamiento por la COVID-19 presenta una situación nueva para todos: nunca antes, los miembros de una familia habían convivido 24 horas durante tantos días seguidos en un mismo espacio. Lo más parecido son las vacaciones, con dos grandes diferencias: la cuarentena no es voluntaria, sino obligatoria (y carece, por tanto, del optimismo y la ilusión características del periodo de asueto), por lo que se percibe como una pérdida de libertad; y en esta circunstancia no solo hay tiempo de ocio, sino que lo más habitual es que padres e hijos deban compaginar el esparcimiento con quehaceres laborales o académicos desde casa. A esto se unen la incertidumbre económica y la preocupación sanitaria. A priori, y por estos factores, estamos ante una reclusión complicada, pero de la que, pese a todo, pueden extraerse beneficios en lo que al refuerzo de lazos afectivos se refiere. Te contamos cómo:

Conviene asumir que la proximidad entre personas en estas condiciones produce, inevitablemente, roces. Cuanto más larga es la cuarentena, más proliferan los síntomas de estrés y depresión, según un estudio de 2004 realizado por un grupo de psicólogos canadienses que analizó la evolución de familias confinadas en Toronto un año antes por otro coronavirus, el SARS. Los eventos que amenazan la vida llevan a las personas a tomar medidas significativas en sus relaciones cercanas que alteran su curso, tal y como sostiene una investigación de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.), que explicó así el aumento de divorcios en Carolina del Sur tras el paso del huracán Hugo en 1989. Y más cercano en el tiempo, en el pasado mes de marzo, en ciudades chinas como Xi’an, las demandas de separación alcanzaron cifras inusitadas que algunos expertos atribuyen el estrés doméstico causado por el encierro.

Ante la rebeldía de los niños, técnicas de refuerzo

Como lo importante es sentirse a gusto, en lugar de vivir en un estado de tensión permanente, se impone gestionar los conflictos para que no se conviertan en una fuente de angustia añadida. Para reforzar los lazos familiares en plena cuarentena, la psicóloga infantil Silvia Álava subraya que, a pesar de que los niños poseen una gran capacidad de adaptación, es normal que puedan responder con rebeldía al aislamiento. Contra este, propone recurrir a técnicas de refuerzo. “Cuando los niños están haciendo cosas que queremos instaurar, debemos prestarles atención y premiarles. Cuando ejercen conductas disruptivas que queremos que desaparezcan, lo mejor es dejar de prestarles atención”, asegura. “No se trata de dejarles sin ver la tele si se portan mal; es que, si se portan mal, no se ganan el derecho a ver la tele”, explica.

Sigue leyendo el artículo pinchando aquí: consumer.es

Vídeo ¿Cómo seguir trabajando la lectoescritura de forma divertida durante el confinamiento?

Desde el área de infanto-juvenil del Centro de Psicología Álava Reyes os hemos preparado distintos vídeos para trabajar, jugando, diferentes procesos cognitivos y emocionales!! Hoy, Silvia Álava nos enseña a trabajar la lectoescritura jugando con juegos clásicos que podemos tener en casa.

Puedes ver más vídeos en el canal de YouTube del Centro de Psicología Álava Reyes

¿Por qué es importante que los niños no lleven el pijama puesto cuando tienen clases online? Vídeo de la colaboración con COPE.es

Durante cerca de media hora, hemos dado respuesta a preguntas sobre ¿Cómo debemos educar a nuestros hijos en casa? ¿Cómo hacerles comprender la situación que atraviesan? y ¿Cómo tenemos que distribuir su tiempo de ocio?

Os dejo el enlace al vídeo de la entrevista: