Entradas

El uso de pantallas en niños y adolescentes aumentó un 180 por ciento en el confinamiento

Las pantallas han sido el ocio de los más pequeños esta primavera. Para desconectar los psicólogos recomiendan movimiento y aire libre «El mejor juguete para los niños y adolescentes es que los padres jueguen con ellos», explica la psicóloga Silvia Álava. Detrás de ellas también ha pasado la mitad del curso escolar y ahora desenchufarse cuesta. «Un poquito, estaban acostumbrados a comunicarse con sus amigos a través de las aplicaciones y al principio tenían como miedo escénica», afirma Eva Pastor, madre de Alejandra y Pablo, de 10 y 8 años. Contra la resistencia a la desconexión se recomienda buscar consensos. «Dar al niño la posibilidad de que elija cuándo lo va a utilizar», apunta Silvia Álava. Aunque según la aplicación de control parental Family Time,  el consumo ha aumentado un 180 por ciento en España durante el confinamiento, la tecnología no sustituye al contacto humano.

«Madrileños, go home», el grito de guerra de los territorios libres de virus en la desescalada. Colaboración con ABC

Érika Montañés

«Hemos cambiado de fase. Es lo que en Psicología Social se llama abandonar la meta común de grupo, superordenada (o en el sentido de clan), dejarla aparte y volver a la lucha individual de cada uno». En el caso de la pandemia, tras la explosión de casos y su embestida más que importante en territorios como Madrid y Cataluña, el salto ha sido de «sobrevivir» en comunión, deshaciéndonos en balcones y aplausos, al «desmembramiento» por comunidades autónomas o zonas, la división entre infectados y no infectados, de una forma paralela al avance que ha tenido cada una de ellas en el plan de la desescalada aprobado por el Gobierno.

Este análisis social parte de psicólogos como Silvia Álava y Enrique García Huete. Ambos certifican «el sentido de estigmatización» que abunda en ciertos lugares de España a los recién llegados de zonas donde la pandemia ha golpeado con mayor contundencia. Sean turistas, o nacidos en el pueblo que regresan por alguno de los cinco motivos que permite el actual estado de alarma (laboral, o sanitario, entre otros), la recepción no es una ovación cerrada. De hecho, es tal la profusión de estas acciones de cuestionado civismo que, a comienzos del pasado mes de abril, el Defensor del Pueblo emitió un comunicado en el que se constataba que tenía conocimiento de «que algunas autoridades locales han autorizado nuevas restricciones a las ya impuestas por el decreto que establece el estado de alarma», por lo que la institución, tal y como recuerdan fuentes de la misma a ABC, insta a esas entidades locales y corporaciones municipales a eliminar cualquier bando o comunicado en el que se recojan mayores limitaciones a la libertad y movilidad de las personas a las ya contempladas en el Real Decreto para garantizar la igualdad de trato a la ciudadanía en todo el territorio nacional.

Pero lo que se ha dado en llamar «cañifobia» o «madrileñofobia» (sobre todo por la mayor acumulación de contagios de Covid-19 en Madrid), aunque asalta ya a otros territorios como La Rioja y Cataluña, se sigue produciendo en diversas zonas de España, tal y como ha podido comprobar este diario. Sigue siendo un grito de guerra en pleno desconfinamiento, tras un encierro prolongado que muchos no quieren ver peligrar ahora por la llegada de «exiliados».

Son muestras de esta ola de fobia una pintada de «Madrileños, go home» en un pueblo de Murcia; un bando municipal en la Mariña lucense a cargo de un regidor que pide a sus vecinos «que denuncien (¡Denunciade!)» si se acerca algún ciudadano proveniente de los epicentros del coronavirus en España; un pregón que circula entre los WhatsApp de los vecinos de municipios de Teruel aislados del virus y en el que no se impone, pero se «ruega» a turistas y descendientes del pueblo que se «mantengan en cuarentena» 14 días después de llegar a su segunda residencia, si es el caso, un extremo que Pedro Sánchez tanteó para los turistas internacionales que llegasen del extranjero al país a partir de julio y que luego, visto el resultado y el desagrado que cundió entre los países remitentes de ese turismo, levantó sin restricciones. En otros lugares, se «llama» a la población a «avisar» si llega un madrileño, una recreación de la «vieja del visillo» pos-coronavirus.

«Son medidas incívicas, indignantes y absurdas. Hay que abundar en la generalización de la incidencia en todo el país y en que todos somos población con riesgo de contagio y de contagiar, así que hay que mantener las medidas de distancia social y el resto de peticiones que nos recomiendan las autoridades sanitarias, pero respecto a todos, no solo a unos cuantos, o por barrios», dice García Huete, director de Quality Psicólogos. «Peligro y duda dan como resultado el rechazo, por ejemplo, la madrileñofobia. Se cae en la exclusión y el estereotipo, como, salvando las distancias, ocurría cuando se marcaba con un punto rojo a los drogodependientes o personas con VIH», equipara el también profesor de la Universidad Cardenal Cisneros de Madrid.

Algunos barrios y vecindarios se convierten en verdaderas fuentes de «rastreo» de contagiadores, algo que, según Álava, da vida a lo «peor de esta pandemia». «Ya hemos vivido lo mejor, con unión, acciones de solidaridad y remar juntos para salir, pero aunque no hayamos salido», en este momento en que parece diluido el embate y el virus está más controlado, «ya no somos una piña y habría que empatizar con las circunstancias de esa persona que vuelve al pueblo donde nació, por qué lo hace, si tiene unos motivos médicos o emocionales para hacerlo», por ejemplo, añade.

Empujados por el miedo

Por su parte, para el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Miguel Hierro, no hay riesgo de «guerracivilismo» o división en dos Españas, entre los infectados o con riesgo, y las zonas «libres de virus». «Este tipo de reacciones y mensajes no son extraños en este tipo de circunstancias. Surgen desde el miedo y la necesidad de reaccionar para protegernos de un riesgo. Lo que sucede es que el riesgo tiene un componente subjetivo muy elevado, de manera que la percepción de cada persona no tiene por qué obedecer a información objetiva». Arguye: «Cuando nos sentimos amenazados, la necesidad de sentirnos parte de un grupo que nos ofrezca protección aumenta. Todo esto genera esas reacciones adversas, con mensajes, como “los madrileños traen la infección: no les dejemos venir” nos sentimos más seguros teniéndoles lejos», completa este especialista en Salud Mental en HM Hospitales. «A esto podemos añadir que la comunicación dentro del grupo de referencia se vuelve muy sesgada (como todos hablan de que la infección viene de Madrid y nadie se plantea si, quizás, eso no es exacto, la información que se comparte, crece y se fortalece es que la infección viene de Madrid)».

Con todo, dice Hierro, se comete un «flaco favor a la oportunidad de colaboración y generosidad» que ha facilitado el coronavirus para que las personas queramos ayudarnos y no alejarnos. Un poco más.

«Son tan responsables los que van como los que los reciben»

Hasta la «nueva normalidad», tras la fase 3, el Ministerio de Sanidad recuerda que no se recuperarán los viajes interprovinciales. Así que, para los psicólogos, en ese cruce de fobias y reacciones, «tendríamos que buscar responsabilidades en ambos lados: la persona que vuelve a un lugar y la persona que lo recibe, porque lo que se demanda en este momento es responsabilidad en los desplazamientos» para evitar la propagación sin sentido de virus y entre territorios.

Eso sí, completa Silvia Álava, del centro Álava Reyes, «no se debe nunca caer en discursos que fomentan el odio, hay que pararse, analizar y no dejar de autorregularnos. Ciertos comentarios, como esos bandos municipales que desacreditan al que llega son lesivos, hieren los sentimientos de los demás, y buscan lo que se ha hecho mal en una persona externa, cuando esto es cosa de todos. No hay que meter a todo el mundo en el mismo saco, aunque el ideal sería que no se viajase». Los psicólogos tampoco desdeñan el componente de irratibilidad que ha provocado el encierro dilatado. «Estamos irascibles, a la que salta, pero no hay que olvidar otro elemento: los sistemas de salud están dimensionados para la población que abarcan, tampoco es muy responsable saturarlos con la llegada masiva de olas de turistas. Se debe ser más responsable que nunca», añaden.

FUENTE: Diario ABC

Esto es lo que pasa por la cabeza de un niño cuando rompemos sus esquemas de lo que es salir a la calle. Colaboración con el diario ABC


Por Laura Peraita

Presumiblemente los niños podrán salir a la calle este domingo de 9 a 21 horas acompañados de un adulto. Eso sí, los padres deben explicarles bien que no pueden ir a parques, que si se encuentran con algún amigo no pueden salir corriendo a abrazarle, besarle o juntarse a él, tampoco podrán jugar juntos, tocar lo que hay en la calle y, si llevan mascarilla, no podrán quitársela.

Debemos explicarles las nuevas consignas

Este esquema es muy diferente al que tenían los niños la última vez que salieron a la calle. Por este motivo, es importante que los padres empiecen desde ya mismo a explicarles y concienciarles de las nuevas consignas para que los pequeños vayan asumiéndolas. «La mejor manera de hacerlo —explica  Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología y autora de «Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron»— es utilizando frases positivas: «como ya eres mayor ya vas a poder salir a la calle, pero tenemos que tener cuidado para no contagiarnos del virus», «como sé que eres responsable y no vas a tocar cosas, ni abrazar a tus amigos podremos salir este domingo a la calle a dar un paseo»… Lo mejor no es plantearle un panorama aterrador fuera ni amenazarle si se le ocurre tocar algo porque lo único que le generaremos es temor y ansiedad por salir a la calle».

No obstante, esta experta explica que es normal que puedan sentir miedo porque llevan mucho tiempo, cada día, escuchando que hay una cifra muy elevada de muertos y que el virus es muy peligroso. «Por eso es tan importante no esperar al momento antes de salir para darles las pautas, sino hacerlo poco a poco y cuanto antes. No pasa nada por ser pesados y repetírselo o, de vez en cuando, preguntarles «¿qué haremos cuando salgamos y veamos a un amiguito?». Lo importante es que lo tengan claro».

Evitar la frustración 

Desde luego que es una situación anómala para ellos, «y, por ello, por su cabeza pueden pasar ideas desde temor a frustración. Saldrán a la calle y se darán cuenta de que no pueden hacer lo que quieren, como estar en un parque y montar en los columpios, lo que les generará rabia. Es lógico —apunta Silvia Álava Sordo—. Su cabeza necesita asimilar también la nueva situación y ver que sus expectativas de salir a la calle son diferentes a las que había imaginado». 

Para esta doctora en Psicología es importante también que los padres no les trasmitan a sus hijos miedo. «Por las circustancias, a los ojos de los pequeños muchos adultos salen a la calle como si fueran «a la guerra» por precaución de no contiagarse —guantes, gorros, mascarillas— y eso ya les asombra, lo que es normal».

Vivir el presente

Recomienda Silvia Álava que se aproveche el paseo para «vivir el presente. Es decir, que no piensen en lo que no pueden hacer, sino en sentir el sol, la brisa del aire, escuchar a los pájaros, observar algunas cosas que están igual que antes y cómo han cambiado otras. Es una gran oportunidad para centrarse en el presente y olvidar los problemas».

De vuelta a casa, además de seguir con las medidas de higiene recomendadas, «resulta muy conveniente reflexionar con los hijos y preguntarles cómo se han sentido, si están contentos, si no lo están, si tienen ganas de salir otra vez… con el objetivo de que expresen sus emociones, las compartan, se liberen y sepan los padres cómo se sienten sus hijos», concluye Silvia Álava.

FUENTE: Diario ABC

Abecedario del bienestar: con la «L», de lecturas para sobrellevar el confinamiento por coronavirus, segunda entrega

Segunda entrega del especial «Con L, de lecturas«, del podcast Abecedario del bienestar. Nuevas voces se suman a la invitación que les hemos a los expertos en bienestar para que nos ayuden a encontrar en la lectura, y en las palabras, aliento, consuelo, compañía, refugio para estos días de confinamiento y dolor.

En esta ocasión ponen voz a fragmentos de sus libros favoritos Espido Freire, Marian Rojas, Marcos Vázquez, María de Léon, Mónica Galán, Elisa Escorihuela, Bruno Moioli, Martín Giacchetta, Paula Butragueño, Silvia Álava, Francisco Alcaide, Úrsula Calvo, Eva Collado, Isabel Trueba y Margarita Álvarez.

Ellos han buscado textos propios y ajenos para animar, también desde sus respectivas casas en el aislamiento para frenar al coronavirus, a quienes nos escuchan.

Así, Mónica Galán nos pone en el camino con un extracto del método “Bullet journal”, de Ryder Carroll; la experta en comunicación y también coach María de León lee un pasaje de “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl; el psicólogo Bruno Moioli comparte un fragmento de “Musashi. La luz perfecta”, de Eiji Yoshikawa; la psiquiatra Marian Rojas-Estapé rescata unas líneas de su libro “Cómo hacer que te pasen cosas buenas”; la experta en yoga y running Paula Butragueño comparte un poco del libro “Tao Te Ching”, de Lao Tsé, y la psicóloga Silvia Álava propone una reflexión sobre la gratitud, del libro «La ciencia de la felicidad», de Sonia Lyubomirsky.

Por su parte, la escritora Espido Freire comparte con los bienestarios un fragmento de “la vida es sueño”, de Calderón de la Barca; el experto en fitness y alimentación Marcos Vázquez lee algunas páginas de su libro “Invicto”; el escritor y coach Francisco Alcaide le pone voz a un fragmento de “Martes con mi viejo profesor”, de Mitch Albom; la experta en mindfulness y meditación Úrsula Calvo ha elegido para todos nosotros unas palabras de “Dejar ir” de David R. Hawkings; la nutricionista Elisa Escorihuela ha escogido, nada menos, que El Quijote, de Miguel de Cervantes, para hablar del valor de la libertad; y la consultora y formadora Eva Collado rescata “Palabras para encontrarte”, de Laura Chica.

Para finalizar este episodio especial, la coach Isabel Trueba propone un cambio de actitud de «Los siete hábitos de la gente altamente efectiva», de Stephen Covey; la escritora y conferenciante Margarita Álvarez se atreve a mirar al fin de esta crisis con un trozo de “La vida de regalo”, de la recordada María de Villota, y el preparador Martín Giachetta nos propone correr, correr por dignidad. Lee de su libro «Correr. Tus pasos hacia el equilibrio».

Entrevistas y producción: Laura Pintos y Raquel Alcolea. Edición y montaje: Diego Moreno.

Con la colaboración de Patxi Fernández.

Escucha el capítulo anterior del podcast de Abecedario del Bienestar, «Con la L, de lecturas», en el que otros 13 expertos leen desde sus hogares.

Pincha en la foto para escuchar el podcast:

«La isla de las tentaciones» también conquista a niños. Colaboración con el diario ABC

El «reality» ha sido visto, al menos un minuto, por casi dos millones de menores. Los progenitores son los responsables

Por Ana I. Martínez

Los datos son los siguientes: el 28,6% de los niños con edades de entre 4 y 12 años ve «La isla de las tentaciones», un «reality show» que se emite en «primer time» los martes y jueves en Cuatro y Telecinco, respectivamente, según los datos de audiencias facilitados por Barlovento Comunicación. Para quien no conozcan este programa líder para adultos y que empieza sobre las 22:45 horas, se trata de una producción protagonizada por cinco parejas que se someten a una «prueba de amor definitiva» mientras se alojan en dos lujosas villas de República Dominicana. En ellas, conviven por separado los participantes, los chicos por un lado y las chicas por otro. Pero no están solos: comparten su día a día con un grupo de 20 solteros -10 chicas y 10 chicos, respectivamente- que también desean encontrar el amor. Las infidelidades, las dudas o los celos son algunos de los ingredientes infalibles en una trama que mantiene en vilo a millones de espectadores.

Audiencias

Estos han sido los datos de audiencias que se han dado a conocer en las últimas semanas y que han puesto en alerta a la sociedad. Y es que el total de menores que han visto al menos un minuto de este programa en televisión asciende a 1.854.200, de los cuáles 298.000 tienen entre 4-6 años, 250.000 entre 7-9 años y 297.000 entre 10-12 años. Aunque la audiencia media se sitúa en 84.000 menores, los niños apenas protagonizan el 3,3% de la audiencia total del programa. Según los datos facilitados por Barlovento Comunicación, la mayoría de los menores (87%), han visto « La isla de las tentaciones» acompañados de sus familiares. Solo el 17% lo han visto solos.

Análisis de cifras

Pero, ¿cómo se deben interpretar estos datos? ¿Cuál es el papel de las familias? Para Daniel Aranda, Profesor de Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universidad Oberta de Cataluña (UOC), estos datos de audiencia deberían ser profundamente analizados. «Se necesita un estudio aparte que vaya más allá de los puros índices de audiencias, cuyas cifras son las únicas que interesan a la cadena porque, cuanto mayor sea el número, mayores serán los ingresos», explica el experto. De hecho, Aranda subraya que «el total niños que hay en España de entre 4 y 12 años es de 1.690.000. Y los datos dicen que son 84.000 los que lo ven. Por tanto, la mayoría está durmiendo».

Por otro lado, destaca que, a pesar de los números puros, convendría averiguar cómo interpreta la audiencia este contenido y saber si se produce o no una resignificación del mismo, tal y como pasó con «Confianza Ciega», un programa emitido en el año 2002, muy similar a «La isla de las tentaciones», del que la audiencia se reía. Es decir, el programa no era visto como un espacio en el que se analizara el amor o las relaciones de pareja sino que era percibido con humor y «se generaban burlas a través de las redes sociales, como está pasando ahora con este ‘reality’».

Valores familiares

Lo que sí está claro es que es responsabilidad de los padres saber qué consumen los niños y cuándo. «Los progenitores son quienes deben encargarse de que el menor duerma las horas que les corresponde», añade el docente. «Deben pensar si un niño de 12 años tiene que estar a las 23:00 horas viendo la televisión –continua–. Los tutores legales, las familias, deben replantearse qué quieren pero se delega mucho. Hay que tomar responsabilidad como adultos y que el consumo vaya en relación con los valores de cada familia».

No hay que olvidar, además, que la televisión no es la plataforma por la que las nuevas generaciones se inclinen. «La percepción de los menores con respecto a la televisión, según los últimos estudios, es que se trata de un medio de comunicación que se consume en grupo y familia y, además, viene determinado por el gusto de los mayores, que se reúnen para verla», recuerda Aranda. «Otra cosa -añade- es debatir sobre la calidad que la televisión ofrece».

El desarrollo del menor

Tampoco se debe olvidar que los menores «de hasta los 6 años, aproximadamente, no distinguen la realidad de la ficción», explica Silvia Álava, psicóloga educativa. Además, cuando se trata de un «reality», la confusión en los menores es mayor «por el propio formato del programa», cuenta Álava. «En un programa de telerrealidad –continua– se vende algo que supuestamente ‘es real’ y eso hace que niños, e incluso algunos adultos, crean que es así». Por eso es más importante que nunca el papel de la familia. «Los menores carecen, además, de sentido crítico», recuerda.

Las investigaciones más actuales sobre la audiencia infantil destacan el papel de los progenitores como máximos responsables a la hora de contextualizar al niño el contenido que ve o consume para evitar un impacto negativo en su desarrollo. «Los padres tienen que pensar en qué tipo de educación y valores quieren dar a sus hijos», insiste la psicóloga, y «analizar si lo que ven en televisión encaja con dichos preceptos».

Porque, además, «La isla de las tentaciones», para Aranda, refleja problemas «muy conservadores». El espacio plasma cómo «un chico y una chica tienen que estar juntos. Todos son heterosexuales y blancos, y no creo que sean representativos de la mayoría de la población española». De hecho, «si no fueran heterosexuales, blancos y muy guapos, no generarían audiencia», subraya el docente de la UOC.

Pero ese tipo de mensajes pueden llegar a ser interiorizados por los menores, ya sea a través de la televisión o de cualquier otra plataforma. Por eso urge más que nunca que las familias controlen su exposición a contenidos inapropiados como la violencia o el sexo.

Para Álava «la educación sexual-afectiva debe empezar desde pequeños, aprovechando las situaciones de la vida cotidiana para comentarlas e ir normalizando la situación». La experta recuerda que la educación sexual no va sola, sino que siempre debe ir acompaña del afecto, porque es necesario incluir los valores en el sexo.

FUENTE: Diario ABC

¿Cuáles son los síntomas de la depresión postvacacional? Colaboración con el diario ABC

Los trabajadores no son los únicos que la sufren, también pueden padecerla los niños al comienzo del curso escolar y la tercera edad.

María Lozano @abc_conocer

La depresión postvacacional no está reconocida como trastorno psiquiátrico, ya que no se mantiene a lo largo del tiempo, pero afecta al 41% de los trabajadores en España, según un estudio de Lee Hecht Harrison, división del Grupo Adecco. Para la psicóloga Patricia Ramírez es solo marketing y lo califica como un mero «proceso de adaptación a una situación que es menos placentera a la que se tenía antes».

Las personas que sufren este síndrome, que la psicóloga Silvia Álava tampoco define como depresión, «suelen presentar bajo estado de ánimo, cansancio, ansiedad e incluso problemas gástricos», según la experta. No obstante, estos indicios no deben perdurar más de 15 días. «Lo habitual es que pase rápido, si no lo hace, lo más recomendable es acudir al médico porque quizá se trate de algo más grave», apunta la especialista.

Álava señala que las personas más negativas, que tienen idealizado su trabajo son más propensas a sufrir este síndrome tras las vacaciones, que se acentúa si el entorno de trabajo es hostil. También depende del grado de satisfacción con la vida tanto personal como profesional de la persona en cuestión y de la responsabilidad del puesto que ocupe.

Ambas psicólogas coinciden en que porque acaben las vacaciones no es necesario dejar de hacer actividades placenteras en los ratos libres y fines de semana. «La desconexión del trabajo es mental y durante el periodo de trabajo también lo puedes hacer», apunta Álava.

El síndrome en los niños

No solo las personas adultas que regresan al trabajo padecen estos síntomas. También pueden presentarse en los niños cuando comienzan un nuevo curso escolar. «A veces también ocurre. Es un cambio muy brusco en el que pasan de no tener horarios a la vuelta a la rutina. El mensaje que tenemos que transmitir es que en vacaciones nos lo pasamos muy bien, pero que hay que ser feliz los 12 meses del año, no solo en verano», explica la psicóloga Silvia Álava.

La influencia de los padres en sus hijos es crucial para los más pequeños. Ramírez indica que deben dar ejemplo también con este tema: «Si te ven verbalizando mal sobre el lunes, ellos van a hacer lo mismo. La vuelta al cole hay que hacerla atractiva, hablar sobre las nuevas asignaturas, los compañeros, comprar material escolar nuevo y centrarse en las cosas positivas».

En cuanto a la tercera edad o las personas jubiladas, este síndrome es poco frecuente, ya que sus rutinas están más marcadas. «Puede ocurrir incluso que los abuelos se sientan liberados porque recuperan su tiempo libre en caso de que hayan cuidado de sus nietos en verano. Pero también puede ocurrir lo contrario si es solo durante las vacaciones cuando tienen tiempo para pasar en familia, lo que puede generarles tristeza. Depende de la persona», concluye Ramírez.

Es tú oportunidad, así podrás crecer como familia este verano. Colaboración con el diario ABC

Claves reales para mejorar las relaciones con los hijos y de pareja

Por Laura Peraita @LauraPeraita

Durante al curso académico la mayoría de los padres se quejan de la falta de tiempo para estar con sus hijos y disfrutar del tiempo libre. El estrés, las prisas, las obligaciones diarias, las apretadas agendas… pueden poner al límite a cualquier familia y dejar en un segundo plano cuestiones tan importantes como conocerse más en profundidad, comunicarse en calma, resolver conflictos con reflexión, interesarse sobre cómo se sienten los demás… Ya no hay excusas: el verano es una oportunidad para crecer como familia. El tiempo libre es el mejor aliado.

Según Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología y autora de «Queremos hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron», crecer como familia es mejorar. Para ello sugiere a los padres que se paren a pensar, que se planteen dónde están y dónde les gustaría llegar y, sobre todo, cómo conseguirlo. Cada familia es muy distinta y tiene metas diferentes, pero lo más habitual es que pretendan mejorar la comunicación, la paciencia, acabar con los gritos, fomentar el respeto, el afecto físico (dar más muestras de cariño con besos, abrazos), reconocer los aspectos positivos de los demás… «Por ello, –apunta–, hay que aprovechar las vacaciones para plantearse objetivos claros de mejora familiar y luchar por ellos. No hay que dejarse llevar por la pereza o por el día a día porque las relaciones no mejoran solas. El verano es el momento de actuar».

Estado emocional inicial

Pero antes de ponerse manos a la obra, Gema Garrido, presidenta de Praxxia, asociación especializada en coaching familiar y parentalidad positiva, aconseja que los padres, al echar el freno, aprovechen para analizar el estado emocional en el que se encuentran en ese momento como individuos; es decir, si están muy estresados, cansados, deprimidos, ilusionados… «porque la persona, como tal, no se enfrenta de la misma manera a una convivencia familiar las 24 horas».

También considera Garrido relevante tener expectativas reales. «Que llegue el verano no significa que vayan a ser las vacaciones de nuestra vida tal y como salen en los anuncios en los que todo es felicidad y diversión. En este periodo también hay tiempo para aburrirse o estar cansado. Es muy humano. No por ir a un hotel en la playa con la familia implica que todo el tiempo va a estar rebosante de felicidad», explica.

Con fecha y hora

En la misma línea se manifiesta Ana Asensio, psicóloga de Vidas en Positivo, quien reconoce que es muy habitual coger con unas ganas inmensas las vacaciones y a veces no suele ser todo como se idealizaba. «Nos da la sensación de que el tiempo en familia es un verdadero estrés, que no sabemos hacerlo bien o que nuestros hijos están “maleducados”, se enfadan todo el tiempo, protestan continuamente… mientras nosotros, como adultos, también tenemos la necesidad imperiosa de descansar. Somos humanos».El tiempo de calidad tiene que suponer que todos los miembros de la familia participen de una actividad, lejos de cualquier distracción de móviles, televisión…

Por este motivo, Silvia Álava Sordo propone, en primer lugar, fijar los objetivos y buscar momentos de calidad en familia, «pero poniendo fecha y hora, planificándolos, porque si no esos ratos quedan diluidos y al final se dejan pasar. El tiempo de calidad tiene que suponer que todos los miembros de la familia participen de una actividad, lejos de cualquier distracción de móviles, televisión… De esta forma, fluirá la conversación para conocerse mejor. También se puede aprovechar para rescatar álbumes de fotos familiares, contar cómo se conocieron papá y mamá, cómo vivían los abuelos… Hacer juegos para que dibujen a cada miembro de la familia y conocer cómo los perciben nuestros hijos de forma divertida…».

Matiza, no obstante, que conocer a los hijos «es aceptar como son y olvidarse de cómo quiero transformarles en lo que yo quiero que sean. Es un error muy común. Se debe asumir que cada persona es única y tiene que hacer su vida a su manera dentro de un orden».

En este sentido, Gema Garrido propone a los cabeza de familia que bajen el nivel de exigencia con sus hijos porque en estos días libres se pueden pasar por alto ciertas rigideces imprescindibles para el resto del año. «Para que esta labor sea más fácil es bueno empatizar con los pequeños, hacer una regresión personal a cuando nosotros teníamos su edad para intentar entender qué es lo que nos motivaba entonces para, de esta forma, poder planear momentos y actividades acordes a sus deseos y en los que todos puedan disfrutar lejos de discusiones».

Cuando los hijos son adolescentes puede resultar más complicado que quieran pasar ratos junto a sus padres o hermanos por la etapa vital que atraviesan, «pero no pueden mantenerse al margen de la familia», prosigue Silvia Álava Sordo. «Lo mejor es dejarles espacio para su soledad y para estar con sus amigos, pero negociar con ellos que hay momentos dentro de la dinámica familiar en los que tienen que estar presentes, como a la hora de la comida o la cena, por ejemplo. Lo ideal sería que estas dos ocasiones no fueran impuestas, sino que se les presente como momentos divertidos y atractivos para que quieran compartirlos con el resto de la unidad familiar».

Espacios propios

No obstante, Ana Asensio advierte que, al igual que en el resto del año, «en vacaciones es esencial generar espacios en el hogar para compartir, pero también para disfrutar de momentos propios, para nuestras aficiones, descanso o para aburrirnos y no hacer nada». Recuerda que «no hacer, también es hacer», y es muy necesario en este instante vital aprender y enseñar a nuestros hijos a no hacer nada de vez en cuando y a sentirse cómodos por ello. «No hacer, no es una pérdida de tiempo; al contrario», matiza.Querer hacerlo bien y darnos cuenta de que no podemos, o nos sabemos, también nos lleva a padecer malestar, culpa o a pensar que nuestros hijos son un horror…

Para evitar sentimientos de culpabilidad cuando no todo el tiempo en familia sale como se esperaba, Ana Asensio apunta que sentir ese estrés de convivencia familiar en vacaciones y que puedan entrar ganas de huir es natural y humano, también forma parte de la vida. «En ocasiones, las demandas nos resultan elevadas. La exigencia de la crianza y la educación unida a la coordinación con nuestra pareja puede hacernos sentir agobio. Y, además, al querer hacerlo bien y darnos cuenta de que no podemos, o nos sabemos, también nos lleva a padecer malestar, culpa o a pensar que nuestros hijos son un horror… Bueno –insiste–, pues esto también es humano. ¿El truco? La calma. Si se monta un alud y la bola de nieve se hace cada vez más grande; para, respira, salte de la escena, observa y, cuando todo haya bajado de intensidad, decides qué hacer. Probablemente te resulte más fácil tomar una decisión adecuada sin carga emocional añadida».

Esta psicóloga anima a los progenitores recordando que hay que comprender que la convivencia con los niños es toda una aventura, «y a veces el humor nos ayuda mucho y nos saca victoriosos de situaciones que inicialmente nos puedan generar incomodidad y hasta miedo», concluye.

FUENTE: Diario ABC

Así podemos motivar en clase a un niño con TDAH. Colaboración con el diario ABC

Minimizar las distracciones, adaptar las pruebas de evaluación y la comunicación constante entre padres y profesor son pautas que ayudan a mejorar su rendimiento escolar

¿Debe un niño con TDAH alimentarse igual que otro niño sin este trastorno?

Por Raquel Alcolea Díaz

¿Tiene la misma capacidad de aprender un alumno con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que otro niño sin esa dificultad? ¿Cómo puede ayudarle y motivarle el profesor en el día a día? La directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, Silvia Álava, afirma que el potencial intelectual de los alumnos con TDAH es igual al de otros niños. «Lo que sí es diferente es su capacidad de atención, que es en realidad lo que podría afectar a su capacidad de aprendizaje», aclara.

A la hora de garantizar que aprenda al mismo ritmo que el resto de sus compañeros, Silvia Álava explica que habría que tener en cuenta algunas pautas que le ayuden a minimizar las distracciones como situarlo en los puestos delanteros de la clase, siempre que se pueda; mantener el contacto visual con él durante las explicaciones, estimular su atención con preguntas sobre lo que han aprendido durante la lección o evitar que se sienten al lado de las ventanas o junto a niños que hablen a menudo en clase.

Otras fórmulas útiles en el día a día se centrarían en asegurarse en clase de que ha entendido las normas de trabajo pidiéndole «feedback», recordar la necesidad de repasar la tarea de manera frecuente (es mejor que no espere a finalizar la tarea para evitar que tenga que repetirla entera) y enseñarle a trabajar con autoinstrucciones, de modo que cuando se ponga a trabajar con un ejercicio tenga un diálogo interno similar a éste: «Miro, leo y digo todo lo que veo, me pregunto qué tengo que hacer, me pregunto cómo hacerlo y planifico, me digo que tengo que estar muy atento y por último me pongo a escribir».

El profesor tendrá que entender que les cuesta estarse quietos y tendrán que permitirle una cierta movilidad. Asimismo, tendrá que estar más pendiente de él y «rescatarlo» si percibe que se ha perdido en alguna explicación. «Aunque no siempre será necesaria una adaptación curricular significativa, podrían ser efectivos cambios en la forma de evaluarlo, con exámenes orales que permitan ir controlando la adquisición de la materia, o exámenes escritos más cortos o con pruebas cuyas preguntas sean presentadas de una en una para favorecer que se centren en la tarea», aclara Álava.

Cuando esté cansado y distraído, es conveniente no forzarle a que siga trabajando. Es mejor dejar que descanse y se reponga (se le puede pedir que vaya al baño, que se lave la cara con agua fría, que beba un poco de agua fría) y que después continúe con la tarea. «Empeñarse en que realice el mismo número de ejercicios que sus compañeros en las mismas condiciones, puede ser contraproducente», explica.

Coordinación entre familia y colegio

Los padres del niño, por su parte, deben proporcionar tanto al colegio como al tutor un informe de evaluación previo que permita conocer sus puntos fuertes, pues así podrán potenciarlos y establecer un plan de actuación lo más adecuado y personalizado posible. «Cuanta más información tenga el colegio, mucho mejor. La idea es que los profesores trabajen con el alumno el refuerzo positivo, pues en los casos de niños con TDAH se corre el riesgo de hacer hincapié en sus puntos débiles, en lugar de reforzar sus habilidades y sus aciertos», aclara Silvia Álava.

Así, la experta aconseja que se valore siempre el esfuerzo, no solo los resultados.

La comunicación constante entre padres y profesor, a través de la agenda escolar o de la fórmula prevista en el colegio, puede ser una gran aliada para garantizar el aprendizaje del niño. «En dicha comunicación debemos hacer referencia a los aspectos positivos del alumno, además de citar los problemas y lo negativo, pues la experiencia con niños con TDAH nos dice que los premios por un comportamiento correcto son mucho más efectivos que los castigos cuando no hacen algo bien», revela la psicóloga infantil.

En casa conviene que el estudio tenga una duración limitada pues, tal como explica la experta no es útil prolongarlo sistemáticamente. Tampoco ayuda sobrecargar al niño con actividades de refuerzo por encima del tiempo real disponible o con más deberes de los que pueda abarcar. Si lo hacemos, en lugar de favorecer el aprendizaje es probable que fomentemos un rechazo al estudio.

FUENTE: Diario ABC