Entradas

Nuevo libro: «Dani quiere ser mayor»

Dani se ha acostumbrado a que los adultos le hagan todo, pero esto no le gusta tanto como pensaba. ¿Crees que se atreverá a ser más independiente? ¿Quieres ayudarla? ¡Seguro que tú también lo consigues!

Los niños y las niñas viven un momento mágico, que es cuando descubren que ellos también pueden hacer las cosas. Se trata de una fase muy especial que debemos aprovechar para hacer que se sientan más capaces. El deseo natural de los padres y las madres es que sus hijos e hijas sean felices y tengan una buena autoestima. Sin embargo, no siempre somos conscientes de que está en nuestra mano hacer mucho para que se desarrollen correctamente y sean unos niños seguros, o todo lo contrario. Este cuento te ayudará a promover la autonomía de los pequeños.

Dani Quiere Ser Mayor - Portada

La autora de este cuento es Silvia Álava, Doctora en Psicología Clínica y de la Salud. Psicóloga sanitaria, especialista en psicoterapia, experta en psicología educativa, escritora y conferenciante. Docente en másteres y cursos de especialización universitaria, así como psicóloga divulgadora en diversos medios de comunicación. Ha recibido varios premios del Colegio Oficial de la Psicología. Directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora de varios libros.

Este cuento proporciona un lenguaje claro, sencillo y divertido desde las aventuras cercanas, interactivas y divertidas de Dani. Contiene elementos que ayudan a entender la difícil situación por la que pasa la protagonista y permite sacar a la luz parte del universo interior del pequeño/a lector/a:

  • Preguntas que fomentan la reflexión y el desarrollo de la inteligencia emocional
  • Elemento de transición a buscar por las páginas del cuento
  • Juegos para los pequeños lectores
  • Recomendaciones para adultos
  • Emocisobre al final del cuento
  • Dos trípticos que aportan una mayor creatividad y riqueza a la historia

Si quiere explicar otro tipo de situaciones complejas a niños/as y no sabe cómo, no se pierda los otros libros de la colección Crecicuentos y Senticuentos.

¿Cómo mitigar los efectos de la pandemia en los más pequeños?

¿Cómo mitigar los efectos de la pandemia en los más pequeños? Os adjunto esta colaboración con el programa «Hoy por Hoy» de la Cadena Ser, donde hablamos sobre los efectos que los meses de pandemia están teniendo, especialmente sobre los más pequeños de la casa, y donde damos algunos consejos para mitigarlos.

El regreso del Tamagotchi: «Los niños de carácter obsesivo pueden verse perjudicados»

El regreso del Tamagotchi: «El ‘bichito’ que demandaba mimos, se deprimía e incluso moría, ha resucitado. Aunque objeto de culto, hay expertos que advierten de los riesgos para la infancia de hoy en día.

Por ELENA G. DIEZ. @elenagdiez

Retroceda 25 años, cuando lo más parecido a una red social era aquella vecina con una oreja en el patio y un guiso en la olla; los móviles tenían las teclas incrustadas y no estaban permanentemente conectados a internet. El juego del Snake era la gran moda tecnológica, lejos de las aplicaciones actuales que nos traen la comida hasta la puerta de casa, nos permiten ligar y alquilar un coche con un solo clic. El mundo de las mascotas también era diferente, las familias convivían con animales tradicionales: periquitos, perros y gatos. Ningún famoso paseaba con el exótico cerdo vietnamita, ni se veían peluquerías o tiendas de ropa caninas.

Aki Maita, una japonesa de 31 años

Fue en ese escenario cuando a Aki Maita, una japonesa de 31 años, se le ocurrió inventar un dispositivo electrónico que funcionaba con pilas y se convirtió en líder de ventas:el Tamagotchi. Se trataba de un animal virtual, que vibraba para solicitar cariño. Pero también tenía su lado oscuro: enfermaba si no recibía suficiente atención, se deprimía e, incluso, moría.

Este juego comenzó a quitar el sueño a padres y profesores debido a la fascinación de los niños, que lo cuidaban como si fuese un ser vivo. «El usuario tiene que estar pendiente todos los días, dedicar a la máquina el número de horas que requiera y si no lo hace recibe un estímulo negativo. Esa demanda continua hace que se genere mucha dependencia», explica Amparo García Méndez, experta en Neuropsicología.

La adicción fue la clave del éxito

La adicción fue la clave del éxito y también de la discutida reputación. Tras años de olvido del tamagotchila marca Bandai lo acaba de resucitar en el 25º aniversario de su nacimiento. Algo que despierta recelos en la comunidad educativa. Muchos de los antiguos consumidores serán los progenitores de la nueva era de aficionados, que se encuentran mucho más familiarizados con las nuevas tecnologías y el mundo de las pantallas. Desde Empantallados, asociación de educación digital para padres, alertan sobre un posible nuevo boom del efecto tamagotchi: «Un apego desordenado hacia algo, en vez de hacia alguien. Una mascota virtual que a priori pudiera parecer generador de empatía se vuelve contraproducente».

Confirma este riesgo Eli Gotchi (nombre de su avatar en redes sociales), coleccionista de más de 60 tamagotchis: «Cuando eres mayor sabes gestionar, a mí me da igual dejar el juego pausado para ir a trabajar e incluso durante semanas» -y añade-: «Pero a un niño de seis años le puede viciar e incluso llegar a frustrarle». Aunque no solo la edad, también la personalidad influirá en la gestión sentimental, según afirma la psicóloga Patricia Díaz Seoane: «Perfiles con carácter obsesivo, rígido o exigente pueden verse perjudicados. Otros más, flexibles o pasotas, jamás se van a ver en esa situación».

No es lo mismo preparar la comida, cepillar o ponerle agua a una mascota real; que hacerlo en una aplicación, que se basa en darle a un botón

Es conveniente que los niños aprendan a distinguir lo que es real de lo que es fantasía

Según los expertos, aunque el cuidado de una mascota genera en los más pequeños hábitos de responsabilidad, es conveniente que aprendan a distinguir lo que es real de lo que es fantasía. «No es lo mismo preparar la comida, cepillar o ponerle agua a una mascota real; que hacerlo en una aplicación, que se basa en darle a un botón. La realidad no tiene emoticonos o instrucciones que te explican cómo funciona el animal», advierte Silvia Álava Sordo, psicóloga experta en educación.

Hace más de 20 años la propia Aki Maita ya advirtió de que el tamagotchi era algo diferente. Para ella, según declaró a EL MUNDO, se trataba de una alternativa para quien, por diversos motivos, no pudiese disfrutar de animales de compañía.

La pandemia ha aumentado la demanda de mascotas, plantas y huertos urbanos

En estos momentos, la pandemia ha aumentado la demanda de mascotas, plantas y huertos urbanos. Todo el mundo quiere cuidar a un ser vivo. ¿Serán estos bichos tecnológicos una manera de implicarse en nuevos retos?

El perfil del usuarios de estos personajes interactivos es de lo más variado. Desde amantes del vintage hasta fanáticos del estilo Kawaii, un movimiento de la cultura japonesa que se asocia con aquello extremadamente tierno e infantil. El regreso del tamagotchi está en marcha y sus clientes serán nativos digitales, pero también mucho nostálgico. Según afirman fuentes de Bandai, la empresa juguetera ha recibido multitud de correos de adultos, que ya acudieron a la preventa. «Tamagotchi es mayor, no a todos los que nos gusta tenemos siete años, muchos somos coleccionistas de juguetes antiguos, yo voy a hacer 39 y no soy de las más mayores. Tenemos chats donde nos avisamos de los nuevos lanzamientos», reconoce Eri Gotchi, quien ya tenía su nuevo modelo reservado desde enero.

FUENTE: Diario El Mundo

Vacaciones con niños, ¿cómo las planteamos? Entrevista para agencia EFE

¿Cómo plantear unas vacaciones con niños? ¿Cómo distribuir el tiempo libre? ¿Jugar y aprender al mismo tiempo? La doctora en Psicología Clínica y de la Salud Silvia Álava Sordo, conferenciante y escritora, expone en un artículo para EFEsalud cómo afrontar el mes de vacaciones con los más pequeños durante este segundo verano marcado por el impacto del coronavirus

Vacaciones con niños, ¿cómo lo planteamos?

por Javier Tobar

Estamos ya casi en el ecuador del ansiado verano, y para las familias que tienen hijos es una situación que no es fácil.

Primero por las dificultades para conciliar, ya que por mucho que lo intentemos las vacaciones de los adultos no se estiran tanto como para cubrir los dos meses y medio de vacaciones de los niños.

Y segundo, porque la perdida de rutinas, que en un primer momento necesitamos para poder relajarnos y no vivir
esclavos del reloj, tampoco ayuda a que los niños estén entretenidos.

Además, este verano no es un verano más. Emocionalmente ha sido un curso muy difícil, sin duda el más complicado al que se han enfrentado nuestros hijos e hijas y, si somos sinceros, también al que nosotros nos hemos enfrentado como padres y educadores.

El confinamiento y las restricciones provocadas por la pandemia Covid-19 nos han pasado factura a nivel emocional a todos, tanto a niños como adultos.

Entonces, ¿cómo podemos plantearnos este mes de vacaciones con los niños?

Dejando espacio para hablar sobre lo que hemos sentido este curso, y también sobre lo que sentimos ahora. En ocasiones, los niños necesitan tiempo para tomar distancia, y cuando están más relajados es cuando nos cuentan sus preocupaciones.

Silvia Álava Psicología
La psicóloga Silvia Álava/Foto cedida

Intentando que las pantallas no lo invadan todo. Las nuevas tecnologías tienen muchos beneficios y han llegado para quedarse, sin embargo, debemos de evitar el desplazamiento digital y que ocupen el lugar de otro tipo de ocio, como practicar deporte, estar en la playa, en la piscina, en la naturaleza, con amigos…

Procurando que se relacionen con más niños y que jueguen al aire libre. Que se puedan mover. De sobra son conocidos los beneficios del deporte para el correcto desarrollo infantil a todos los niveles

  • Cognitivos: dado que fomenta la capacidad de planificación, toma de decisiones, organización, memoria de trabajo.
  • Sociales: los niños a través de los juegos deportivos desarrollan habilidades sociales necesarias en su vida.
  • Emocionales: el deporte también les ayuda a trabajar la tolerancia a la frustración.

Dejando tiempo libre para que ellos se organicen. Cuando los niños tienen todo su día organizado y simplemente les llevamos de una actividad a otra, no les estamos dando la oportunidad de que aprendan a organizarse ellos, adquieran esa capacidad de planificación, y que sean ellos/as quienes deciden qué es lo que van a hacer, como entretenerse, a qué jugar… esto es fundamental para que puedan desarrollar la función ejecutiva, es decir ser capaces de dirigir su conducta para conseguir una meta, que tan importante es para el correcto desempeño escolar.

Y dejando que asuman las responsabilidades propias de su edad, como, por ejemplo, llevar la toalla a la piscina, recoger los juguetes y volver a llevarlos a casa…

Permitiendo que se aburran. El aburrimiento tiene muchas cosas positivas, fomenta la creatividad en los niños, les ayuda a adquirir tolerancia a frustración, a perder el miedo a estar solos con uno mismo, a aprender a entretenerse solos… Sin embargo, a los padres nos da mucho miedo que se aburran y enseguida intentamos
distraerlos, evitando que adquieran ellos esa capacidad de regulación.

Respetando sus horarios. Puede que a nosotros no nos pase nada por comer más tarde o por alterar nuestro ritmo de sueño y vigilia. Sin embargo, los niños no tienen esa capacidad para adaptarse, por lo que, aunque no nos venga bien e interfiera con nuestros planes, los horarios siempre los marcarán los más pequeños.

Los planes deben de estar ajustados a su edad. Intentando hacer actividades que no tengan en cuenta la edad ni las posibilidades de nuestros hijos, lo más probable es que terminemos todos frustrados y enfadados. Puede que lo que más nos apetezca sea ir a visitar un museo, y pasarnos allí todo el día, pero si es muy largo y no está adaptado para los niños, seguramente, se vaya a aburrir. En cambio, una visita guiada más corta es algo que un niño si que está preparado para hacer.

Actividades de investigación que mantengan activo su afán por aprender. Que estemos de vacaciones no significa que dejemos de aprender, por eso desde la psicología siempre recomendamos, que, aunque es tiempo de descanso, dediquemos tiempo, por ejemplo:

  •  Para leer, leer cosas divertidas, adaptadas a su edad y para investigar.
  • Para usar las pantallas a nuestro favor, y descubrir las cosas curiosas que suceden a nuestro alrededor… buscar información sobre esa mariposa que hemos visto en el parque, o sobre ese caminito de hormigas que encontramos en el camino, o sobre el nombre de nuestra calle…

Y luego que nos lo cuenten, por ejemplo, durante la comida o la cena, cuando toda la familia esté unida….

En definitiva, “recarguemos pilas” que es muy necesario para todos, pero despertando en ellos la curiosidad por el conocimiento de una forma abierta, distendida y divertida…

FUENTE: EFESalud

‘El arte de educar jugando’, guía práctica para aprender a través del juego en familia en EFE Salud

¿Estoy educando a mi hijo de una forma correcta?; ¿puedo conseguir los resultados que quiero de una manera más sencilla?; ¿estoy dando a mis hijos todo lo que necesitan? La psicóloga Silvia Álava, junto a otros catorce psicólogos, responde a estas y otras cuestiones en su nuevo libro ‘El arte de educar jugando’

Jugar es mucho más que divertirse. El juego es clave a la hora de consolidar procesos cognitivos, como la memoria, y de reforzar la autonomía, la seguridad, la autoestima y las habilidades sociales de los más pequeños.

Por ello, un grupo de 15 psicólogos, coordinados por la psicóloga infantil Silvia Álava, han escrito ‘El arte de educar jugando’.

En él, los expertos explican cómo educar y favorecer el correcto desarrollo de los niños y niñas a través del juego y nos dan las claves para hacerlo en familia.

De acuerdo con Silvia Álava, coordinadora del proyecto, “el juego tiene beneficios cuando los niños juegan solos, cuando juegan con otros niños y cuando se juega en familia, porque además de pasar ratos divertidos en familia, se trabaja el vínculo, el apego y toda una serie de valores”.

‘El arte de educar jugando’ es el octavo título de la colección ‘Tu vida en positivo’, que engloba una serie de títulos donde diferentes expertos de distintos sectores ofrecen consejos para ser más felices.

Consejos prácticos para jugar y aprender en familia

Estimular su cerebro, conseguir que presten atención, desarrollar la inteligencia emocional y el autocontrol o fomentar su autonomía son algunas de las cuestiones que, desde un enfoque práctico, aborda este trabajo.

Cada capítulo está escrito por un experto en la materia, que explican la teoría y la práctica, para que, además de pasar un tiempo en familia, se trabajen áreas que son fundamentales para el correcto desarrollo de los niños.

“Lo que hemos hecho en cada capítulo es, en primer lugar, explicar brevemente la habilidad que vamos a trabajar, por qué es importante dicha habilidad y los beneficios de hacerlo en familia”, expone Silvia Álava.

Después de esta breve explicación teórica, se proponen juegos y actividades para trabajar la habilidad en cuestión.

“Esta parte la hemos dividido por edades, porque hay que tener en cuenta el desarrollo evolutivo de los niños: de 0 a 3 años, 3 a 6, 6 a 9 y 9 a 12”, señala la psicóloga.

Además del juego, también se incide en el papel del deporte en la educación y el desarrollo de los menores:  “El deporte es fundamental. Sabemos que ayuda a fomentar muchos aprendizajes y favorece el desarrollo de la memoria, de la atención, la toma de decisiones… Pero también a nivel emocional y de habilidades sociales tiene un papel importante”, apunta Silvia Álava.

¿Nativos digitales? Sí, pero hay que enseñarles a usar las tecnologías

Haz click aquí para seguir leyendo el artículo de EFE Salud

Libro escrito por: Lucía Boto, Aroa Caminero, Carolina Cárcamo, Tatiana Fernández, Manuel Gámez, Bárbara Martín, Estíbaliz Mateos, Margarita Montes, Raquel Prieto, Isabel Quesada, María Rosa del Rincón, Sara Ríos, Nicolás Sánchez, Gema Valenzuela y Silvia Álava.

El arte de educar jugando en el programa «Vamos a ver»

Comparto la entrevista realizada en el programa «Vamos a ver» de Castilla y León Televisión en la que hablamos de nuestro libro «El Arte de educar jugando»

Consejos para educar a través del juego en casa

¿Estoy educando bien a mi hijo?; ¿estoy dando a mis hijos todo lo que necesitan? Estas son algunas de las posibles preguntas que todo padre se hace a lo largo de su vida.

El-arte-de-educar-jugando-Portada

Para dar respuesta a estas y otras preguntas, un total de 15 psicólogos, coordinados por la psicóloga infantil Silvia Álava, han escrito el libro El arte de educar jugando, una obra en la que se abordarán varias temáticas primordiales en la Educación de los niños de hoy en día como, por ejemplo, cómo estimular su atención y su inteligencia; cómo trabajar la seguridad y la autoestima; cómo promover una correcta Educación afectivo-sexual; cómo enseñarle a cuidar de su cuerpo o qué pautas hay que seguir para introducir las nuevas tecnologías, entre otras muchas cuestiones.

Cada capítulo ha sido escrito por un psicólogo diferente, experto en cada materia, que va sugiriendo una metodología, con juegos y dinámicas con las que, además de pasar un divertido tiempo en familia, se trabajan otras áreas fundamentales en el correcto desarrollo de los menores.

El libro está diseñado para ponerlo en práctica en familia ya que permitirá estimular las habilidades sociales, la autoestima y la seguridad de los menores, ya que se dan las claves a los menores para saber cómo superar los miedos y ser felices a la vez.

FUENTE: magisnet.com

Libro escrito por: Lucía Boto, Aroa Caminero, Carolina Cárcamo, Tatiana Fernández, Manuel Gámez, Bárbara Martín, Estíbaliz Mateos, Margarita Montes, Raquel Prieto, Isabel Quesada, María Rosa del Rincón, Sara Ríos, Nicolás Sánchez, Gema Valenzuela y Silvia Álava.

«El Arte de Educar Jugando» ¡hoy presentamos nuevo libro!

Estamos muy contentos porque hoy se presenta nuestro nuevo libro, «El arte de educar jugando«, dos conceptos, educar y jugar, comentados con ejemplos por 14 especialistas en diversas temáticas dentro de la psicología.

Un viaje apasionante

Ya seas padre, madre o docente, lo importante es que eres consciente de que has iniciado un viaje apasionante y a la vez de gran importancia y responsabilidad: ocuparte de la educación de uno o varios niños. Como habrás oído en multitud de ocasiones, es un proceso precioso, pero no exento de dudas, momentos difíciles y cierta incertidumbre; ¿estoy haciendo lo correcto? ¿hay una forma más fácil de conseguir los resultados esperados? ¿estoy dándole a mis hijos o alumnos lo que necesita?

Es normal sentir inseguridad

Y es bueno admitirlo, ya que es lo que nos anima a buscar respuestas y a mejorar. A lo largo de este libro iremos abordando varias temáticas que entendemos primordiales en la educación de los niños de hoy en día; por ejemplo, ¿Cómo estimular su atención y su inteligencia?; ¿Cómo trabajar la seguridad y la autoestima?; ¿Cómo promover una correcta educación afectivo-sexual?; ¿Cómo enseñarle a cuidar de su cuerpo o qué pautas debemos de seguir para introducir las nuevas tecnologías?, entre otras muchas cuestiones.

Cada capítulo ha sido escrito por un psicólogo diferente, experto en el tema, que nos va sugiriendo cómo hacerlo, con juegos y dinámicas con las que además de pasar un divertido tiempo en familia, trabajaremos áreas que son fundamentales en el correcto desarrollo de los menores. Esperamos que el viaje a lo largo de estas páginas sea de gran ayuda y, sobre todo, muy fructífero.

Ya está a la venta en librerías y en El Corte Inglés, Amazon o La Casa del Libro

Libro escrito por: Lucía Boto, Aroa Caminero, Carolina Cárcamo, Tatiana Fernández, Manuel Gámez, Bárbara Martín, Estíbaliz Mateos, Margarita Montes, Raquel Prieto, Isabel Quesada, María Rosa del Rincón, Sara Ríos, Nicolás Sánchez, Gema Valenzuela y Silvia Álava.

Cómo ayudar a tu hijo a ser él mismo y no dejarse influenciar por los demás. Colaboración con La Vanguardia

Que los niños se dejen llevar por los otros depende en gran medida de los padres y de sus pautas educativas.

Por ROCÍO NAVARRO MACÍAS

El ser humano es tremendamente influenciable, solo hay que dirigir la atención al poder que han atesorado los llamados influencers en las redes. Desde la pubertad, o incluso antes, los niños emulan, por ejemplo, los bailes, estilo y forma de hablar de los tiktokers. Pero su permeabilidad ante ellos no depende tanto del entorno o de lo que hagan esas personas como de las figuras que se encargan de su cuidado más directo. El influjo que ejerzan los padres será clave para que los pequeños se dejen influenciar por amigos o personajes o se mantengan firmes ante su propio criterio. Así que si a uno le preocupa que su hijo sea él mismo y no se deje llevar por otros a medida que crezca, tiene mucho margen para actuar en sus manos desde que es pequeño.

“Los niños son tremendamente influenciables porque tienen que aprender la forma de aproximarse al mundo. Cuando nacen, su mente es como una hoja en blanco, y en función de lo que ven, de cómo se comportan los demás y de todos los estímulos que reciben construyen su imagen del mundo”, comparte Silvia Álava, doctora en psicología clínica y de la salud.

Cuanto más pequeños son, más copian a sus figuras de referencia, y el comportamiento de estas determinará si en el futuro los niños serán asertivos con sus propias opiniones o desarrollarán una personalidad manipulable. “Es importante que tengamos presente que el entorno familiar es el que va a ejercer mayor influencia”, advierte Francisco Castaño, profesor de educación secundaria, autor del libro La mejor versión de tu hijo (Plataforma Editorial, 2020) y cofundador del proyecto Aprenderaeducar.org.

La influencia negativa

Muchos progenitores ven replicado su comportamiento en sus hijos. Esto sucede porque los niños son grandes observadores y la influencia es algo que no solo se ejerce con mensajes conscientes, sino también a través del comportamiento cotidiano. “Los padres son el espejo en el que se miran. Pero lo que va a influir, sobre todo, en la personalidad de los más pequeños, con otras personas, con sus iguales, con su pareja cuando sea mayor, con sus futuros hijos… es cómo responden los adultos a las pequeñas interacciones del día a día”, explica Álava.

Por ejemplo, si el niño vive en un entorno en el que se falta al respeto de forma habitual, entenderá que este es un código válido. Esto sería un ejemplo de influencia negativa. “Por ejemplo, si un padre pierde los nervios y grita a su hijo, también perderá legitimidad al decirle que no se debe gritar. El niño probablemente lo hará”, añade la psicóloga. 

Algo en lo que coincide Castaño: “Suelo decir que educamos más con lo que hacemos que con lo que decimos. Si estamos con el móvil en la mesa, ellos también. Si no ordenamos la ropa, ellos tampoco. Hemos de tener presente que si queremos que los hijos actúen de algún modo en concreto, nosotros debemos hacerlo igual”.

Educar a réplicas

Otra forma de influencia negativa es desear que los hijos cumplan las expectativas que sobre ellos tienen los padres. “A veces se pretende que sean iguales a nosotros o, mejor dicho, que actúen de acuerdo a las expectativas que se tienen de ellos. Esto es negativo, ya que lo que se ha de conseguir es que cada hijo llegue a ser su mejor versión, no la que los padres tienen pensado para él”, aclara el educador. 

Por ello, Castaño anima a reconocer a los hijos tal cual son, no intentar modelarlos según un patrón. “Es importante aceptar sus gustos y aficiones. No intentar influenciar en gustos musicales, en modo de vestir o en amigos”, comparte.

No obstante, la influencia no tiene que ver tanto con la persona en sí, sino con el tipo de mensaje que se ofrece. “Si el comportamiento va a conseguir que el niño mejore y crezca, la influencia será positiva”, comparte la psicóloga. 

Estas son algunas pautas para ejercer un influjo que enriquezca a los pequeños:

Fomentar la asertividad. Que sea capaz de decir lo que siente y piensa

Uno de los fundamentos para que los niños puedan desarrollar su propio criterio y no dejarse llevar por opiniones de iguales o personajes virtuales es educarlos en la asertividad. “Es muy importante ejercer un modelo de asertividad que no sea un rasgo de personalidad, sino un estilo de comportamiento. Lograr que sea capaz de decir lo que se quiere y piensa teniendo en cuenta que el interlocutor puede tener una opinión diferente”, sugiere Álava.

Y subraya la importancia de la forma en que estos mensajes se manifiestan. “Hay que hacerlo sin herir los sentimientos del otro y respetando que pueda decir algo distinto”, añade. Por ello anima, por ejemplo, a resolver conflictos de forma asertiva. Por ejemplo, si un niño recibe un empujón es importante indicarle que la respuesta más adecuada es decir: ‘No me gusta que me empujes o que me hables así’. “De esta forma, tendrán habilidades y recursos para desenvolverse con éxito en la vida. También serán menos manipulables”, indica Álava.

Desarrollar el sentido lógico. Establecer límites razonados y dar margen a que decidan

Otra herramienta necesaria para evitar que los niños caigan en influencias poco deseables es favorecer el sentido lógico. “Para favorecer este comportamiento conviene preguntarles qué piensan y qué opinan. Siempre desde un entorno con límites, pero muy razonados y explicados”, matiza Álava. Muchas veces, las normas no se aplican de esta forma, sino recurriendo al poder del adulto y al “porque lo digo yo”. Pero esta actitud puede desencadenar también en una falta de iniciativa. “Si se educa dando órdenes, sin razonar como: ‘Hazte la mochila, recoge la ropa, ve al baño…’, esto repercute en que solo realizarán ciertos quehaceres cuando se les diga. Lo ideal es que ellos tomen decisiones sobre lo que está a su alcance”, aconseja Castaño.

Distinguir entre opiniones y hechos. Enseñar que los mensajes no siempre son verdad

Mantener la influencia de los otros a raya dependerá también del aprendizaje del conocimiento científico que tengan. Gracias a ello, serán capaces de distinguir entre opiniones y hechos. “Muchas personas se dedican a opinar, pero no hablan de hechos objetivos. Desde pequeños deben conocer lo que son las opiniones, y que cada persona puede tener una propia y diferente. Cuando son más mayores y hablamos de redes sociales es importante hacerles ver que los mensajes que se comparten no tienen por qué ser verdad. Cuanto más capaces sean de distinguir qué es un hecho y una opinión, menos influenciables serán”, concluye la psicóloga.

FUENTE: LaVanguardia.com

Consejos para abordar el duelo infantil ante la COVID-19.

Afrontar la muerte no es fácil, y en la actual situación de la pandemia de COVID-19, menos aún. Consejos para abordar el duelo infantil ante la COVID-19.

El distanciamiento social y las diferentes limitaciones hacen que el duelo esté siendo especialmente complicado en el último año. Cuando este duelo afecta a los más pequeños, muchas familias no saben cómo hacerle frente. Silvia Álava Sordo, doctora en psicología clínica y de la salud colaboradora de Funespaña, recalca la importancia de contar con recursos y herramientas que puedan ayudar a …

Leer más: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-consejos-abordar-duelo-infantil-covid-19-20210330115147.html