Entradas

Relación sana con las nuevas tecnologías

Si queremos que nuestros hijos tengan una relación sana con las nuevas tecnologías los primeros que debemos tenerla somos nosotros, dado que los niños y adolescentes aprenden por modelado, es decir, imitan nuestros comportamientos. No podemos utilizarlas como si fueran un “chupete emocional”. Se trata de enseñar a nuestros hijos a utilizar correctamente las nuevas tecnologías para que puedan beneficiarse de las mismas. Te invitamos a verlo, pincha en la imagen para ver el vídeo realizado en colaboración con Vodafone:

Todo lo que no pensabas que puedes conseguir si lees con tus hijos. Colaboración con el diario ABC

Varios expertos indican los grandes beneficios de la lectura en familia.

Laura PeraitaLaura Peraita

La lectura aporta riqueza. Nadie lo discute.

Esta es una de las razones por las que los padres deben fomentarla en familia desde que sus hijos son bien pequeños. Para ello, lo primero que deben hacer es «ser referentes de un modelo de satisfacción; es decir, que los niños vean que los adultos cuando leen es por placer, porque les ofrece un tiempo de serenidad, descanso y disfrute», asegura Fernando Alberca, profesor y autor de «Pequeños grandes lectores».

También es importante que, después de la lectura, comenten al pequeño lo emocionante que ha sido conocer a un determinado personaje, cómo ha logrado su hazaña, las aventuras que ha tenido que superar, descubrir cómo se vivía en épocas pasadas… «con lo que se contagia y se amplifica ese entusiasmo por lo que ofrecen las páginas de un libro», asegura este profesor.

Leer ayuda a los más pequeños a que aprendan a comunicarse.

Insiste, además, en que leer ayuda a los más pequeños a que aprendan a comunicarse, a que sientan emociones y sepan transmitir sus propios pensamientos. «A través de los personajes «viven» en otros tiempos, se ponen en su piel y sienten miedo, ira, alegría, frustración…, gracias a su imaginación. Estas experiencias —prosigue Alberca— les dota de herramientas fundamentales para que, el día de mañana, cuando tengan que enfrentarse a una situación que les genere estos sentimientos puedan identificarlos y sepan cómo salir de ella. Es una aportación muy interesante, sobre todo porque la infancia actual se enfrenta a mayores riesgos —desafecto, acoso escolar…—, que los niños de generaciones anteriores». Asegura este profesor que «si los padres fueran verdaderamente conscientes de todos estos valores añadidos de la lectura se empeñarían más en leer en familia y no en pensar que es una labor que se debe cubrir solo desde el ámbito escolar».

Tiempo de lectura

De la misma opinión es la doctora en Psicología Silvia Álava Sordo, quien considera que al igual que en los hogares hay momentos de ocio para ver la televisión, conectarse a internet o jugar, «debe establecerse un tiempo de lectura que, dependiendo de la edad de los hijos, se realice de manera más o menos distendida».

Conectar con adolescentes.

Cuando son muy pequeños, lo ideal es sentarse a su lado y leerles el libro o cuento con diferentes entonaciones, dando viveza a la narración, mostrándoles y analizando los dibujos y, después, comentar lo que se ha leído para que disfruten doblemente. «Según van creciendo y aprenden a leer con algo de soltura, se puede jugar a que cada uno lea una página en alto y, posteriormente, reflexionar sobre el personaje, los valores que como padres nos interese destacar de la historia para que los asimile, etc. Lo que no se debe hacer —continúa Álava Sordo— es corregirles en la entonación o puntuación cuando se trata de un momento de disfrute porque pueden perder el interés».

Lectura para establecer un mayor vínculo.

Cuando ya rozan la adolescencia, esta psicóloga considera que la lectura es también una herramienta estupenda para fomentar la comunicación con ellos. «Hay padres que optan por leerse el mismo libro que ha seleccionado su hijo para, después, ir comentando personajes, acontecimientos, intrigas, desenlaces… En definitiva, para acercarse a sus hijos, conocer más cómo piensan y establecer mayor vínculo».

La lectura, a cualquier edad, ayuda también a relajar una situación conflictiva, «sobre todo cuando son niños pequeños y tienen un berrinche, ya que suelen responder muy positivamente si se les ofrece leer un libro juntos. Por todo ello, los padres no deben escatimar a la hora de ofrecerles este tipo de ocio calmado y relajante», concluye Silvia Álava Sordo.

FUENTE: Diario ABC

«HIT», «Atypical» y «Sex Education»: series para debatir conflictos con los jóvenes «empantallados» Colaboración con el diario ABC

¿Son estas producciones son herramientas útiles para abordar ciertos temas espinosos con los jóvenes? Eso sí, siempre desde el debate y no desde la imposición.

Por Helena Cortés

La educación es un tema que preocupa a todos, pero por el que pasamos de puntillas en demasiadas ocasiones. De la inquietud del cineasta Joaquín Oristrell como padre nació la serie «HIT» (TVE), que retrata la lucha de un profesor nada convencional para acabar con los comportamientos más nocivos de un grupo de adolescentes conflictivos. «Es una serie familiar del siglo XXI, pensada para generar debate», reivindica el creador de la ficción que cierra este lunes su primera temporada.

Voluntad de debatir y rebatir

«Se dice que los adolescentes hablan poco, pero si te acercas a ellos desde una perspectiva de trabajo, como hemos hecho nosotros con los actores de la serie, hablándoles de sus gustos e intereses, sí se abren. Necesitan mucha comunicación. Aunque estén «enpantallados» tienen la voluntad de debatir y rebatir, no son ostras», reconoce el guionista, que admite que le costó encontrar un tono creíble para padres e hijos que mezclase el «puro entretenimiento» con el mensaje que querían transmitir. Su mayor reto fue abordar asuntos complicados propios de la edad (autolesiones, abusos, tensión sexual…) sin caer en la moralina, tratando siempre de entender la raíz del problema y la causa de su dolor.

Aleccionamiento adulto

Huir de ese aleccionamiento adulto que cree tener siempre la respuesta correcta es, según la psicóloga Silvia Álava, la manera idónea para abordar en casa los asuntos complejos, espinosos y delicados que tratan en muchas producciones juveniles. «Algunas series visibilizan ciertos problemas que pueden quedar escondidos (abusos, violencia, sexo…) y nos ayudan a debatirlos con los adolescentes y fomentar su sentido crítico. Eso sí, hay que preguntarles siempre desde su visión cómo ven ciertas conductas y situaciones, porque si no perdemos la posibilidad de dialogar», subraya esta experta, que cree que «HIT», por ejemplo, es un ejemplo constructivo. En muchas ocasiones, además, pone de manifiesto la importancia de pedir ayuda. «Esos comportamientos existen en muchos centros, pero no se dan todos a la vez en un mismo aula como ocurre en la serie», resalta.

Carmen Arrufat, una de las protagonistas de «HIT», que sigue aún en el instituto, reconoce entre risas que su clase es «más tranquilita». «Al principio no fue consciente de todos los temas que tocamos. Pero en la lectura conjunta con el director sí percibí que hablamos de cosas necesarias. Muchos amigos de mis padres llaman para darnos las gracias porque dicen que muchos temas que contamos les animan a hablar con sus hijos de sexo, drogas… Por redes sociales también hay muchos chicos que nos cuentan su experiencia con el acoso», señala la joven. «Al final, creo que mola ver historias de gente de tu edad, porque las cosas han cambiado mucho desde que nuestros padres eran jóvenes, y el hecho de que todo sea ten diferente y poder contar los problemas de hoy es muy interesante», añade.

Cara B

«La parte negativa es que algunas series de televisión normalizan ciertas patologías. Parece que consumir drogas o utilizar el sexo para conseguir algo a cambio es lo normal, por lo que podemos generar el efecto contrario, que los jóvenes piensen que sus padres deben estar orgullosos porque no beben o se drogan», advierte Álava, que insiste en la importancia de enfocar adecuadamente los temas que se plantean.

En su opinión, también series como «Atypical» y «Sex Education», ambas de Netflix, son ejemplos positivos para ver en familia. La primera cuenta la historia de un adolescente con autismo que busca ser más independiente y encontrar el amor. La segunda se centra en las aventuras de un tímido adolescentes que acaba abriendo una consulta sobre sexo en el instituto gracias a lo que ha aprendido de su madre, una desinhibida terapeuta sexual. «Hoy en día, con la cantidad de dispositivos en los que vemos la televisión, se ha perdido la costumbre de ver series y programas en familia, todos juntos, y se pierde la oportunidad de sacar ciertas conversaciones muy interesantes», concluye Álava.

FUENTE: Diario ABC

Participación en el programa de debate ¿Quién educa a quién? tras Hit

Os adjunto el vídeo del programa ¿Quién educa a quién? que se emite tras la serie HIT y en el debatimos sobre la educación y la figura clave de los padres y madres:

Ver más

El uso de pantallas en niños y adolescentes aumentó un 180 por ciento en el confinamiento

Las pantallas han sido el ocio de los más pequeños esta primavera. Para desconectar los psicólogos recomiendan movimiento y aire libre «El mejor juguete para los niños y adolescentes es que los padres jueguen con ellos», explica la psicóloga Silvia Álava. Detrás de ellas también ha pasado la mitad del curso escolar y ahora desenchufarse cuesta. «Un poquito, estaban acostumbrados a comunicarse con sus amigos a través de las aplicaciones y al principio tenían como miedo escénica», afirma Eva Pastor, madre de Alejandra y Pablo, de 10 y 8 años. Contra la resistencia a la desconexión se recomienda buscar consensos. «Dar al niño la posibilidad de que elija cuándo lo va a utilizar», apunta Silvia Álava. Aunque según la aplicación de control parental Family Time,  el consumo ha aumentado un 180 por ciento en España durante el confinamiento, la tecnología no sustituye al contacto humano.

«Hay chicas que malinterpretan la igualdad y copian las conductas masculinas» Colaboración con el diario ABC

La grabación de las agresiones da a sus protagonistas «visibilidad y sentido de la pertenencia»

Por Érika Montañés @emontanes

Violencia llama a más violencia es un aforismo que no siempre se cumple. Entre los jóvenes, lo único que desmantela ese axioma es una educación positiva en valores y en resolución de conflictos por la vía pacífica porque «no tienen la madurez emocional necesaria» para no caer en arranques de agresivididad, insiste el especialista en Psicología de Adolescentes, Ángel Peralbo.

Tras conocer la agresión que se produjo ayer en el Instituto Francisco de Quevedo de Madrid, ninguno de los psicólogos infanto-juveniles consultados por este periódico ocultan que los muchachos están más expuestos que nunca a imágenes de rudeza y eso es jugar con fuego. No obstante, la doctora en Psicología Silvia Álava niega la mayor: las conductas violentas entre jóvenes siempre han existido, pero el elemento diferenciador es que en la actualidad muchos de ellos encuentran un estímulo inmediato en el hecho de que se les vea. «Se mueven por “el aquí y ahora”, en ningún momento empatizan con la víctima» ni muestran la menor solidaridad con su sufrimiento, apuntilla Álava.

Acoso en torno al aula

La del instituto de San Blas no es la única agresión dura que se ha conocido en los últimos años a las puertas de un centro educativo. En la Fundación ANAR reciben con frustración este tipo de grabaciones y comentarios con demasiada frecuencia. Gestionan también el Teléfono del Acoso Escolar (900 018 018) puesto en marcha por el Ministerio de Educación, y que registró casi 26.000 llamadas el año pasado. De ellas, más de 8.000 fueron casos reales de «bullying» en las aulas que merecieron ser investigados.

Además, los psicólogos tanteados por ABC exponen otra regla de oro: los jóvenes reciben un aluvión de entradas de información violentas, cada vez mayor a través de internet y los videojuegos, lo que, de manera inconsciente, va elevando su patrón de tolerancia hacia otros comportamientos igualmente severos. Ocurre como en el sexo, explican estos expertos en la mente del niño; si acostumbras a visionar imágenes de porno duro, en tus relaciones sexuales consentirás escenas de gran salvajismo y las concebirás naturales, explica Peralbo.

Normalizan la violencia

«Esa normalización de la violencia» es lo que está detrás, para el psicólogo juvenil Abel Domínguez, del proceder cada vez más virulento e incluso un tanto enfermizo desplegados por jóvenes de nuestra sociedad.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 90% de los jóvenes de 13 a 15 años tienen un «smartphone» en la mano en estos momentos en España. Su consumo no es corto: entre dos y cuatro horas al día. La doctora Álava no culpa a la telefonía ni a los videojuegos. «No se ha podido demostrar en un estudio la correlación significativa entre internet y su consumo y una mayor agresividad conductual entre los jóvenes. Lo que ocurre es que no son conscientes del daño que ocasionan, les reporta satisfacción personal difundirlos y un sentido de pertenencia» dentro del grupo afectivo en el que se mueven. A la postre, adquieren mayor visibilidad gracias al efecto multiplicador de la redes.Sucede como en el sexo: con el consumo de porno duro, los jóvenes naturalizan también la violencia sexual

¿Y el género, también influye? ¿Son las chicas cada vez más agresivas? Este punto sí despierta consenso entre los especialistas: las mujeres siempre han desarrollado cierta agresividad, no tan física como los hombres. Es más manipulativa, es violencia verbal. Lo que sucede, incide Álava, es que ellas han malinterpretado la igualdad y copian comportamientos netamente masculinos.

Peralbo, autor de «De niñas a malotas» (Esfera de los Libros), reseña que hombres y mujeres se han equiparado en conductas de riesgo, pero sin que se correspondan con perfiles a priori agresivos. Muchas veces, afirma, peleas lamentables como la última en Madrid las protagonizan niñas que no suelen presentar actitudes tan abruptas.

FUENTE: Diario ABC

La preadolescencia, una edad olvidada por la televisión. Colaboración con el diario El País

La oferta para ver series y programas es cada vez mayor para todos los públicos, pero los contenidos destinados a jóvenes entre 10 y 14 años escasean.

Álvaro P. Ruiz de Elvira Twitter

En televisión, hay una división clara: está el público infantil y el adulto. Entre medias, hay un espacio un poco más vago que se puede calificar como familiar. Lo que venga antes de la adolescencia es una dimensión desconocida. Hay productos para los adolescentes en la parrilla y plataformas actuales, la mayoría dibujos animados, pero no parece haber una oferta general que la englobe como ocurre con la infantil. Cada año parece haber más sitios donde encontrar contenidos, y se va asentando el cambio de hábitos con los dispositivos móviles, lo que complica la supervisión de los padres sobre el contenido que ven sus hijos en una época de maduración diferente para cada niño.

¿Qué debería ver un niño preadolescente? La franja entre los 10 y los 14 años tiene demasiadas variables para determinar qué tipo de programas y series están destinados a estos niños, pese a que las plataformas y canales tienen avisos de recomendación de edad al principio de los capítulos. “Con la preadolescencia y la adolescencia nos encontramos desde niños que tienen conductas muy infantiles que todavía disfrutan viendo dibujos, a otros que van más avanzados y que lo que quieren ver son cosas de mayores”, apunta la especialista en psicología educativa Silvia Álava.

“Hace unos años, los padres sabían qué veían sus hijos. Actualmente, al tratarse de una televisión a la carta y por el cambio de hábito de ver la televisión en solitario y no en familia, los adultos escogen su programación y los hijos, otra”, explica Rebeca Díez Somavilla, profesora de Comunicación Audiovisual en la Universidad Politécnica de Valencia. Más del 40% de los niños españoles ve contenidos en dispositivos móviles u ordenadores, según un estudio de finales de 2018 de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación sobre hábitos televisivos de niños entre 6 y 13 años. Un análisis que determina que en esta franja los niños pasan casi cinco horas frente a algún tipo de pantalla.

“La preadolescencia está cambiando de edad. Parece que hasta los 12 años hay una programación infantil, que tiene sus canales contenedores y que tienen también las plataformas, pero no hay una oferta para los preadolescentes. Entre los 11 y los 16 años no hay una programación específica. La infantil se les queda muy ridícula. Como no tienen ese intermedio, pasan a consumir productos que en principio son para adultos. Ocurre lo mismo con las películas, como con Marvel, que tienen una violencia tremenda. Es a lo que nos hemos acostumbrado”, dice Díez Somavilla.

Existen canales infantiles en abierto como Clan, Boing o Disney Channel que tienen programas juveniles bien detectables (División 0, Gumball y Entre hermanos, respectivamente, son buenos ejemplos). En las plataformas, el repaso es más complicado. En su cuenta normal, no la dedicada a público infantil, Netflix tiene una docena de etiquetas para series juveniles, pero en la búsqueda de ficciones los resultados incluyen también productos más de adolescentes y adultos como Élite o La casa de papel. En contenidos para adolescentes la plataforma sí que destaca por la ingente cantidad de ficciones que ofrece.

Control parental

En HBO España se pueden encontrar series como H2O: Las sirenas de Mako, Los Thunderman, Henry Danger o la sensación francesa de animación Código Lyoko. En Filmin se pueden recuperar para preadolescentes clásicos como Érase una vez el hombre. Amazon Prime Video sí que trata de nutrir con programación propia el espectro preadolescente con ficciones como Dino Dana, Just Add Magic, Gortimer Gibbon o The Kicks. Todas las plataformas incluyen un sistema de control parental para impedir que el usuario pase de la cuenta infantil a la normal.

“El principal cambio es que dedicamos menos tiempo a ver la televisión en familia, por lo que el miedo a la elección que puedan hacer los hijos se acrecienta”, expone la profesora de comunicación. “Te puedes dejar llevar bien por el código que tienen las series de edad recomendada, pero hay que sentarse y ver al lo menos un capítulo con ellos y hablar del tema de lo que se esté viendo, así se puede decidir si es para su edad o no”, añade Álava.

La psicóloga también apunta a que se debe estimar si las series que se ven con los hijos fomentan los valores que se quieren tener en la familia y en el proceso de educación. “Educar no es ir al colegio o elegir qué instituto es bueno. Educar no es aprender un determinado examen o sacar una determinada nota. Todos educamos. También a través del modelo de los dibujos y series que ven nuestros hijos”, finaliza.

Ver series de adultos con los hijos

«Al igual que a los adultos nos pasó con el cine, las series actualmente sirven para introducir a los preadolescentes y adolescentes en una cultura audiovisual de más calidad», comenta Díez Somavilla. La experta habla de ficciones como La maravillosa señora Maisel («se puede compartir en familia como conocimiento de la situación social de la mujer en los años 50 y 60»), This is Us («el paralelismo de la vida familia de los años 70 con la actual»), Buenos presagios («por la temática de la lucha entre el bien y mal, además de la ironía») o incluso Black Mirror («en muchas ocasiones se trabaja la temática general de cómo la tecnología puede cambiar o alterar nuestras vidas en aulas de la ESO»).

FUENTE: Diario El País

Los jóvenes y el feminismo. Participación en La Linterna, de la cadena COPE

Hay más jóvenes españoles que se declaran feministas pero aumentan algunas conductas contrarias como por ejemplo, espiar el móvil.

Es una de las conclusiones del Barómetro Juventud y Género de la FAD, la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. Una encuesta que nos deja otro dato para reflexionar: la mitad de los jóvenes cree que la situación de las mujeres es mucho peor que la de los hombres en materia de salarios pero el 45% de los chicos considera que el trabajo de las madres fuera del hogar puede resentir la vida familiar más que el de los padres. Conclusiones que nos ha llevado a preguntarnos: ¿los jóvenes españoles presumen de ser más feministas porque está de moda o porque realmente lo piensan? ¿hay un retroceso en algunas conductas? ¿cómo influyen las nuevas tecnologías en estos comportamientos? ¿cuáles son los ciberdelitos sexuales más habituales y cómo se combaten? Es el tema del día de este martes: jóvenes y feminismo. Para hablar de jóvenes lo hacemos con la profesora Carmen Guaita.

Eulalia Alemany, es directora técnica de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción y aprovechamos para charlar con ella acerca de estos datos que arroja el informe. El barómetro de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción nos deja una de cal y una de arena. Hay más jóvenes que se declaran feministas, pero aumentan conductas que parecen sacadas de una película romántica del siglo pasado. Vamos a analizar ahora en nuestro TEMA DEL DÍA cómo se relacionan nuestros jóvenes con Silvia Álava, psicóloga Infantil y Juvenil.

Esto ocurrió en Asturias hace solo unos meses. 20 chicas de entre 14 y 17 años, de dos colegios de Avilés fueron víctimas de la difusión de fotografías íntimas. Ellas mismas compartieron con algunos de sus compañeros fotos íntimas, semidesnudas por Whatsapp. Y estos estudiantes comprimieron todas las fotos en un archivo y las difundieron. Algunas de las menores comunicaron a sus familias lo que estaba sucediendo y fueron a denunciarlo, pero el daño ya estaba hecho. Las chicas ponen el foco en uno o dos menores, compañeros, que fueron los que se encargaron de conseguir las fotos para luego compartirlas entre sus compañeros.

Te puedes imaginar que el caso ha provocado muchísima alarma y preocupación sobre todo por dos motivos: el elevado número de chicas afectadas y la facilidad con la que compartieron imágenes íntimas.

Las redes sociales pueden ser un medio bastante útil para comunicarse con tus conocidos PERO… si no se hace un buen uso, pueden ser muy dañinas y peligrosas… Lo saben muy bien en el Instituto Nacional de Ciberseguridad, el INCIBE. Manuel Ransán, es coordinador en el área de menores de este organismo y nos explica los riesgos en los que pueden caer los jóvenes en las redes sociales.

Seguro que recuerdas esta noticia. Un hombre de 39 años es detenido tras secuestrar durante 24 horas a una menor de 13 con la que había contactado por Internet cinco meses atrás. Ocurrió el pasado mes de noviembre en Madrid. El agresor primero le dijo a la pequeña que tenía 17 años, luego 26 y finalmente su edad real, 39. Lo hizo el día que se dirigía a su casa para recogerla.

Cerramos este TEMA DEL DÍA sobre los jóvenes y el feminismo adentrándonos en la lucha contra los abusos a menores que realizan en la Brigada de Investigación Tecnológica de la POLICÍA NACIONAL. Eduardo Casas, es miembro de esta unidad y está especializado en delitos sexuales contra menores. Advierte de los peligros que hay en la red.

Colaboración en el Título propio de experto en Intervención Psicológica del Niño y el Adolescente

Ya se ha abierto el periodo de inscripción en la II Edición del Título de Experto. Os adjunto el cartel y el link con toda la información, para aquellos que estéis interesados.

http://formacioncontinua.uam.es/20187/programme/experto-en-intervencion-psicologica-del-nino-y-el-adolescente-19-20.html

Cómo educar a tu hijo en el uso seguro de la Red y así evitar el acoso. Colaboración con el diario El País