#ViernesDePodcast: ¿Qué hacemos con los niños en verano? Colaboración con Hablar en Familia de la Cadena COPE

Por :

Los colegios están llegando a su fin, quedan unos pocos días y muchos padres tienen planeado ya cómo se van a organizar estos dos meses y medio de vacaciones que seguramente ellos no tienen. Los apuntamos a todo, les dejamos descansar… ¿qué hacemos? Le hemos pedido a Silvia Álava, psicóloga infantil del gabinete Álava y Reyes, que nos ayude para tomar la mejor decisión.

Es inevitable intentar buscar campamentos urbanos para los más pequeños, campamentos en contacto con la naturaleza, temáticos, etc. Para los más mayores y sobretodo planificar si ha quedado alguna asignatura. Pero son muchos los padres que dudan qué es lo mejor.

Lo que esta psicóloga nos explica es que hay que desmitificar la toma de decisiones, hay que pararse a pensar cuales son las circunstancias, las de los padres, las de los hijos, porque según esta experta no hay una opción buena o mala. Hay que analizar cómo ha terminado el año el niño en todos los aspectos, analizando las circunstancias, pensar si es mejor que se quede con abuelos, “si ha tenido dificultades académicas o de socialización a lo mejor un campamento no es la mejor opción”.

Si nos ponemos en el caso de niños que lo han aprobado todo, pero que han tenido alguna dificultad, la psicóloga no tiene duda: “El verano es muy largo, el día es muy largo y da tiempo a hacer todo, el cerebro no distingue si es verano o invierno. Pero hay que enfrentarse a los aprendizajes de manera muy lúdica, si ha tenido problemas con las matemáticas porqué no le ponemos a trabajar con las carta, a través de juegos pero con un entorno”.

La experta recomienda que hay que tener un mínimo horario, “El horario se relaja pero no se tienen que trastocar los ritmos de sueño y vigilia porque sabemos que tienen unos efectos negativos sobre el cuerpo del niño. Los niños pequeños no deben trasnochar y levantándose muy tarde”. ¿Cómo se hace esto?, te preguntarás: Crear rutinas de trabajo mínimo.

Silvia Álava defiende una vez más que es bueno aprender a aburrirse, “la única persona que tenemos garantizado con la que vamos a pasar toda nuestra vida, somos nosotros mismos. El aburrimiento fomenta la imaginación, la creación, les crea un aguante a la frustración”.

Hay más tiempo y por lo tanto más enfrentamientos y peleas entre hermanos, la convivencia en esta época también puede verse alterada por eso Álava recomienda que “Las normas deben estar igual de claras: no pelear, no faltar al respeto… la educación no se puede ir de vacaciones”.

Si no se cumplen todas estas indicaciones la vuelta va a ser mucho más dura para todos. “Cuando vuelven de vacaciones, los niños vuelven muy alterados “asalvajados”, y les cuesta volver al orden y a la rutina, si lo hacemos bien durante el verano pueden adaptarse muy bien a la vuelta”, pero no hay que fallarles.

La conclusión es que en verano da tiempo a todo y la clave es el sentido común.

¿Tú ya lo tienes claro? ¿Cómo lo vas a enfocar?

Pincha en este enlace para escuchar el podcast: