Vídeo: Vuelta al colegio sin lloros ni protestas. Colaboración con MujerHoy

Vuelta al cole sin lloros ni protestas

La psicóloga, escritora y conferenciante Silvia Álava Sordo da las claves para ayudar a los niños que se muestran nerviosos o agobiados con la vuelta al colegio.

Autor: Alicia Miranda

“Ni parque, ni calle, ni casa… Ya no sé qué hacer con ellos, se suben por las paredes”, “no para de pedirme que le compre cosas”, “comen lo que quieren y a la hora que les da la gana, están descontrolados”, “noto que pierdo los nervios más a menudo con ellos”, “Necesitan cole, pero ya… ¡están insoportables!”… ¿Te suenan estas frases? Sí, los días previos a la vuelta al colegio son una tortura. Pero no solo para los padres, también para los niños. Las normas y los horarios se han relajado durante las vacaciones y ahora pretendemos que cambien el chip de la noche a la mañana. Les notamos nerviosos, agobiados, insistentes y muy demandantes… ¿Cómo podemos ayudarles? Preguntamos a Silvia Álava, psicóloga y autora del libro ‘Queremos que crezcan felices’ cómo lograr que los niños vuelvan al cole sin lloros ni protestas.

Una de las cosa que más nervios les produce a los niños es la incertidumbre, sobre todo en los casos en los que o bien no conocen el colegio porque van a cambiar de centro, o bien porque van a cambiar de etapa (de la guardería al ‘cole de mayores’, o de primaria a secundaria…). También les preocupa si les tocará con los mismos compañeros o no y cuál será su profesor (si también les toca cambiar). “Esa incertidumbre les estresa, pero es algo que tiene su lógica y es algo que también nos pasa a los adultos”, aclara Silvia Álava. Por eso lo primero que tenemos que hacer para ayudarles es “validar sus emociones”. “¡Cuidado con eso de decirles que ‘no pasa nada’! Sí que pasa. Debemos saber si están nerviosos, preocupados, agobiados… Debemos conocer sus emociones, reconocerlas y validarlas. Si a ti, como adulto, te preocupa algo o te pones nervioso por algo porque no sabes muy bien qué hacer, imagina lo que le puede pasar a un niño pequeño que tiene muchas menos estrategias de regulación emocional”, explica la psicóloga infantil.

Una vez que hemos validado su emoción, es importante que no nos quedemos “rumiando la emoción” y que busquemos ideas y estrategias para ayudarles a que se tranquilicen y calen los nervios. “Resultará útil recordar las cosas positivas que puede traerles la vuelta al cole: volver a ver a sus amigos, hacer nuevos amigos, recuperar esa actividad extraescolar que nos encanta o iniciar otra nueva que nos gustaría conocer. Es importante que focalicemos el inicio del curso escolar en lo positivo”, propone Silvia Álava.

Cuando no se trata de nervios por la incertidumbre sino de miedo, debemos igualmente validar la emoción, darle la importancia que necesita pero además indagar para conocer cuál es la causa. “Hay que escucharle, con tranquilidad, para conocer de dónde procede el problema y si, pro ejemplo, el niño vivió un caso de acoso escolar, será importante hablar con el centro para conocer cuáles son las estrategias de prevención que se llevarán a cabo para que no vuelva a suceder”, revela.

Cómo lograr que vuelvan a la rutina

Si durante las vacaciones de verano nos hemos relajado con los horarios, la rutina y los hábitos, es importante que actuemos para que logren recuperarlos. Lo ideal es, según explica Silvia Álava, que les habituemos de forma progresiva en los días previos a la vuelta al cole al mismo horario que tendrán durante el curso, tanto en lo que se refiere al ritmo de sueño y vigilia, como en los horarios de las comidas, pues son los dos aspectos que más se modifican durante las vacaciones de verano.

El truco infalible

Una de las mejores fórmulas para que se sientan mejor cuando se acerca el inicio del curso es que se sientan implicados. “El niño ha de ser el protagonista de su vuelta al cole y para ello hay que hacerle partícipe de todo lo que implica, desde la elección del material escolar y la mochila, hasta la recogida de los libros si se han encargado, pasando por animarles a que sean ellos los que marquen los libros o la ropa. También será importante que se prueben la ropa o el uniforme del año pasado (si lo lleva) o que acudan con nosotros a comprarlo si necesitan renovarlo”, comenta Silvia Álava. Para conseguir que se impliquen en los preparativos escolares deben hacerlo desde pequeños, así formará parte de su rutina de vuelta al cole y les resultará motivador.

FUENTE: Mujer Hoy