Entradas

Las Navidades como oportunidad de aprendizaje. Colaboración con Padres y Colegios

Estamos en Navidades con todo lo que ello implica: decoración extrema con luces, árboles, belenes… tanto en las calles como en las casas. Es época de regalar y recibir regalos, de compartir tiempo en familia y con amigos… pero las Navidades también puede ser un tiempo estupendo para aprender y enseñar tanto a los niños como a los adolescentes, valores básicos, como la gratitud, el esfuerzo, la generosidad, la compasión…, y entrenar fortalezas del carácter que serán necesarias, como la perseverancia, o el compromiso.

En la Navidad tanto los niños como los adultos se muestran expectantes. Son días de ajetreo y movimiento. Para muchos niños y niñas, Navidad se asocia a la llegada de los Reyes Magos y Papá Noel. Los adultos debemos de pensar ¿es ese el mensaje principal de la Navidad que queremos trasmitir a nuestros hijos? Cada padre, madre y maestro debe de pensar cuál es el valor fundamental que quiere trasmitir en su familia y a sus alumnos y alumnas.

Así, en Navidades es habitual que la familia se reúna. Podemos aprovechar para:

-Trabajar los vínculos con los familiares que no están tan presentes en el día a día, como los abuelos, los tíos, primos… O para conocer más sobre su vida. Que no todo se centre en el niño o en la niña, que se sientan parte de un sistema mayor como es la familia, donde cada uno tiene su lugar y su función.

-Fomentar el trabajo en equipo. Las comidas familiares de muchos miembros suponen una importante carga de trabajo. Es el momento ideal para establecer equipos de trabajo en el que cada uno es responsable de una parte, como por ejemplo cocinar, poner la mesa, decorar la casa, recoger… .

-Trabajar la autonomía. Pidiendo que cada uno contribuya con lo que puede hacer en función de la edad o de sus posibilidades, adecuando la tarea a los más pequeños. De esa forma todos se sentirán parte del equipo y también aumentará su seguridad y autoestima. Los niños y niñas que participan de la tareas familiares se sienten más considerados en la familia.

-Podemos aprovechar las sobremesas para introducir juegos grupales en las que todos participen. Que no se queden siempre los adultos a conversar y los pequeños corran hacia las consolas. Juegos de mesa donde además de pasar un buen rato, se sigan las normas, se aprenda a tolerar la frustración… porque unas veces se gana y otras se pierde.

Además, la Navidad es época de regalos, vienen los Reyes Magos, Papá Noel… podemos aprovechar esta circunstancia para continuar trabajando los siguientes aspectos:

-Aprender a decidir. Si fuera por los niños, pedirían una infinidad de juguetes y no pondrían límite en la carta de regalos. Los Reyes Magos o Papá Noel, no pueden traer todos los juguetes que se piden. Por eso podemos utilizar esta circunstancia para que elijan aquello que más les gusta y aprendan a tomar decisiones. Que cada padre y cada madre decida el número máximo de regalos a pedir en la carta, teniendo en cuenta que muchas veces también se reciben presentes en casa de los tíos y de los abuelos. La evidencia científica nos dice que los niños no van a ser más felices por tener más juguetes. Debemos enseñarles en todo momento a valorar lo que tienen.

-Compartir. Seguro que hay muchos juguetes que han quedado relegados por otros que se utilizan más, o que están aparcados en la estantería o en el trastero. Esta fecha es estupenda para hacer una selección y donar a ONGs o parroquias todos aquellos juguetes o ropa que está en buen estado y ya no se utilizan.

-La generosidad. Se trata de compartir no solo aquellos juguetes que no se utilicen, sino nuestro tiempo, que puedan participar en actividades sociales organizadas en el barrio o en la comunidad, como visitar residencias de mayores, participar en recogidas de alimentos… que aprendan la importancia del compromiso y les permitamos sentirse bien haciendo cosas por los demás.

-Tolerar la frustración. Las cosas no siempre son y ocurren como a nosotros nos gustaría. Se trata de aprender a gestionar las emociones desagradables que manifestamos cuando algo no sale como uno espera y no quedarse secuestrado por las mismas, aprendiendo a ser flexible y siendo capaz de cambiar de plan o de opinión. La Navidad es un buen periodo para trabajarlo.

-Saber esperar. Esta época del año es especialmente propicia para trabajar la paciencia. Los niños saben que van a recibir regalos, que se van a juntar con los familiares, podemos aprovechar para trabajar con ellos la paciencia y que aprendan a esperar.

Y no nos olvidemos de mantener la ilusión y valorar tanto lo recibido a nivel material (los regalos), pero sobre todo las experiencias, el compartir los buenos ratos con la familia y amigos. Es algo que podemos y debemos hacer todo el año.

FUENTE: padresycolegios,com

#ViernesDePodcast: hablamos de «valores y respeto» para favorecer conductas no agresivas ni violentas entre los niños. En Capital Emocional de Capital Radio

Dinámicas para fortalecer los valores de los niños. Colaboración con el diario El Nuevo Día

Ha pasado la Navidad, época de regalos y reuniones familiares que deben estar enfocadas en dar felicidad y compartir. Pero también es el momento oportuno para sembrar con fortaleza y ejemplo los buenos valores en nuestros niños, y para enseñarles que en esta época los regalos no pueden ser solo cosas materiales.

Dinámica para fortalecer valores

“Los valores deben estar presentes en el día a día de todos, pero la Navidad es una época ideal para incentivarlos”, dice Silvia Álava Sordo, psicóloga experta en logopedia y psicoterapia.

Según la autora del libro ‘Queremos que crezcan felices’, los niños copian los modelos de referencia de sus padres. “Por ejemplo, si ellos no demuestran ser tolerantes ni compasivos ni agradecidos, no imparten estos valores a sus hijos”, sigue la experta española.

Lo segundo es definir qué actividades pueden hacer entre todos. Sandra Díaz, psicóloga experta en relaciones de confianza y desarrollo moral, recomienda que los adultos hagan una reflexión antes y después. “Si deciden ir a visitar un hogar de abuelos, por ejemplo, deben describirles la realidad que encontrarán allí para que los niños vayan con mente abierta y entiendan la situación difícil de otras personas. La idea es que el pequeño sea empático y comprensivo con una situación ajena a su realidad. Es clave evitar un choque emocional y que vaya preparado para compartir y conocer otras realidades”, explica Díaz. Al volver a casa es clave hacer una reflexión sobre cómo se sintió y la importancia de dar y ayudar.

Preguntarle, por ejemplo, qué aprendió, qué hizo por los demás y qué lo hizo feliz. Así será una experiencia emocional positiva que se revierta en bienestar para todos. A continuación, algunas actividades que podrán vivir con sus hijos en estas épocas, más allá de las celebraciones.

Nieto de un abuelo, por un día

En el barrio Santa Isabel está el ancianato Corazón de Jesús, donde se encuentran más de 75 adultos mayores que necesitan sobre todo muestras de afecto, aunque también se puede ir y donar ropa, pero en especial, implementos de aseo. Otra opción es la Fundación el Señor de los Milagros, en el barrio Santa Fe, donde atienden a cerca de 40 adultos mayores, a quienes se les puede visitar para hacer con ellos actividades lúdicas o simplemente acompañarlos.

Ser un Súper Amigo

El ICBF tiene el programa Súper Amigos, una estrategia de inclusión familiar y social en la que una familia o persona soltera se convierte en guía y consejero de un niño o adolescente que está en declaratoria de adoptabilidad. Es gente común y corriente que se convierte en un referente para algunos de los más de 5.000 niños entre los 10 y los 17 años que terminaron en la institución por maltrato, abandono, violencia o negligencia por parte de sus padres. Esta campaña no consiste en aportes de dinero, sino en la disposición de entablar amistad y compañerismo con el menor. Si le interesa el programa, comuníquese con el ICBF.

Donar juguetes o ropa a niños

La regla básica para esta actividad es que aquello que done esté en buen estado. Es decir, no puede llegar a la fundación o a la ONG con juguetes dañados, ropa sucia o rota, o con alimentos viejos. La mayoría de fundaciones de infancia se caracterizan por atender a niños abandonados o víctimas de maltrato. Según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), cada día son abandonados en el país tres menores de edad. Para Álava, es fundamental enseñarles a los niños que ninguna persona es superior a otra, “que todos tenemos el mismo valor. Por tener una casa más grande o un carro, no somos más que otros”, y acercándose a los niños menos favorecidos, se les puede hacer entender el valor de la humildad. Una buena opción para quienes quieran hacer este plan en familia es la fundación Benposta, que se define como una alternativa de restitución de derechos y construcción de vida para niños y jóvenes en riesgo por exclusión social. Allí hay niños entre los 6 y 18 años, así que la gente puede llevar juguetes y ropa para esas edades.

Viajes con propósito

Bien se dice que los viajes son regalos inolvidables. La Corporación Turismo, Paz y Desarrollo recomienda ir a destinos colombianos donde, además de conocer lugares fascinantes, se puede contribuir a buenas causas. En el Valle del Cocora, en Salento (Quindío), es posible adoptar una palma de cera para impulsar una campaña que busca que este árbol no se extinga. En Bahía Solano (Chocó) invitan a participar en la limpieza de las playas y a ver el nacimiento de tortugas.

En la comunidad indígena El Vergel (Amazonas) se puede participar en un partido de fútbol con niños de la comunidad indígena yagua.

Y en Barichara (Santander) hay un circuito para visitar los talleres de tapia pisada, donde se aprende la técnica, y luego los viajeros ayudan a hacer reparaciones en una escuela.

 

FUENTE: http://www.elnuevodia.com/estilosdevida/hogar/nota/dinamicasparafortalecerlosvaloresdelosninos-2273550/

Conferencia «Educación en valores. Ellos se fijan en tí» próximo 6 de noviembre a las 20,15h en Noreña, Asturias

Asociación Cultural Contigo NoreñaEste viernes tengo el placer de acudir a la Casa de Cultura «Severo Ochoa» de Noreña para compartir con los asistentes un tema muy interesante y de actualidad, la educación en valores. Será a las 20,15h y estáis invitados todos los que estéis por Asturias!

Podéis consultar la información de ésta y del resto de las interesantes conferencias que organiza la Asociación Cultural Contigo Noreña en la la web: www.contigonorena.es