Entradas

¿Cómo “ganarse” al hijo del otro que se muestra especialmente hostil con la nueva pareja de su padre/madre?

En un primer momento puede ser normal que los niños rechacen a la nueva pareja de su madre o padre, incluso pueden verle como un competidor. Aquí será fundamental que no forcemos la situación, la nueva pareja no tiene que hacerse amigo, pero si que es bueno establecer unas mínimas  reglas a seguir, como por ejemplo:

  • Nos saludaremos y nos despediremos siempre que nos veamos.
  • No tienes que contarle nada de tu vida si no quieres.
  • No debemos permitir malas caras o faltas de respeto, igual que no las permitiríamos con cualquier otra persona.
  • No forzar la situación, no atosigar con preguntas al niño si este no quiere responder,
  • Respetar su espacio, su tiempo, pues cuando tenga confianza y según se vaya relajando, la situación mejorará.

Errores típicos que hay que evitar cometer cuando la pareja tiene hijos de otro matrimonio.

Algunos errores que no nos podemos permitir el lujo de cometer:

  • Uno de los errores típicos es pensar que como la casa es del niño o de la niña, y el que llega es un intruso, no tenemos autoridad sobre él o ella. Es verdad que la nueva pareja no es su padre o madre, pero sí una figura de autoridad, pues es el adulto, por lo que no puede permitir que haya faltas de respeto en ninguna de las direcciones, ni de los niños hacia la nueva pareja, ni viceversa.
  • Otro error típico puede ser comprar al niño. Puede resultar tentador llenar al niño de regalos, pensando que de esa forma nos ganaremos su cariño. Lo único que estamos haciendo es llenarle de cosas materiales que se pasan de moda, y cuya atención va a ser muy relativa. Lo que realmente será duradero es que sepa que va a estar ahí no solo como pareja de su madre o padre, sino para quererle, escucharle, ayudarle a resolver sus problemas…
  • Forzar el ser su amigo, es otro error a evitar, ya hemos comentado, que no hay que actuar de padre, pero tampoco de «amiguete». Estar ahí para escucharle en sus problemas, en sus inquietudes, pero ser referente también de autoridad, de esa forma le daremos más seguridad, y tendrá más confianza con la nueva pareja.
  • Entrar en competición con el padre o la madre biológica también es un error común. No se trata de un concurso, y además los roles de padre y de pareja de la madre o del padre, son muy distintos. No pensar que tenemos que ser mejor que el padre o la madre,la función y el rol es muy distinto, ni mejor ni peor, distinto.

Revista TELVA niños: Sus hijos no me aguantan: Qué debes hacer (y que no) para mejorar la relación con los hijos de tu pareja

Este mes he tenido el placer de colaborar en la Revista TELVA niños para hablar sobre este interesante, y cada vez más común, problema, así que durante los próximos posts  resolveremos algunas de las principales dudas al respecto.

En el caso de las familias reconstituidas en las que hay hijos de relaciones anterior: ¿es mejor actuar como “padre”, como “amigo” o no esforzarse por asumir ningún rol respecto a los hijos del otro?

En el caso en el que haya hijos de una relación anterior, la nueva pareja tiene que asumir que no es padre de esos niños, por lo que no debe tratarlos como tal. Pero tampoco es su amigo, así que no vale adoptar una postura de “colega” frente a los hijos de su nueva pareja. La actitud más correcta es la de ser una adulto de referencia, eso implica que será fuente de autoridad en la casa, es decir tendrá el mismo valor a la hora de hacer respetar las normas y los límites que haya en el casa.

Revista SOS Mamá: Hijos desobedientes

Os adjunto otra de las colaboraciones realizadas con la revista SOS Mamá, en esta ocasión tratamos el tema de los hijos desobedientes: Hijos Desobedientes-Silvia ejemplos de hojas de registro de conducta, recomendaciones…

Colaboración con el diario ABC: «!Mamá te odio! !Eres idiota!»

Su hijo de cinco años lleva de mal humor desde que se ha levantado esta mañana. Nada de lo que hace le parece bien y la tensión ha ido creciendo paulatinamente. Cuando le pedimos, muy educadamente, que vacíe su mochila y lleve el «tupper» vacío a la cocina, el pequeño grita: «¡Te odio! ¡Eres una idiota!»… Este tipo de situaciones son un auténtico drama para los padres. Se sienten heridos y se encolerizan. Es normal, pero deben ser conscientes de que el niño ni les odia, ni piensa que sean unos idiotas. Es más, probablemente ni siquiera sepa lo que está diciendo. Simplemente, tal y como explica Silvia Álava, psicóloga del centro de Psicología Álava Reyes, «el pequeño todavía no ha desarrollado su tolerancia a la frustración, y la emprende con los que están más cerca, que suelen ser su padre o su madre». Por este motivo, añade, «no hay que preocuparse. En principio, no hay ninguna patología».

Seguir leyendo las causas y los consejos en el enlace al artículo

Colaboración en le programa España Directo de RNE

Mañana 21 de Septiembre de 12h a 13h, en colaboración con el Colegio de Psicólogos de de Madrid, tendré la ocasión de intervenir en el programa «España Directo» de RNE con Mamen Asensio, que en esta ocasión dedicará su espacio a la Psicología Educativa e Infantil. Os dejo el enlace a RNE para que podáis escucharlo en directo:

Congreso SEAS: Educación de la Inteligencia Emocional (II)

¿Dónde se desarrollan estas habilidades?

Las emociones se educan en la familia y en la escuela; y muchas veces se hace sin una planificación, por lo que hay que hacer una intervención planificada, introducir Programas de Educación Emocional. No debemos dejar algo tan importante al azar. Nos ocupamos de que los niños aprendan a leer a escribir, matemáticas, idiomas… pero no a manejar las emociones. Dada la importancia del manejo de las emociones, ¿no es importante establecer un programa que ayude a su manejo?

Se ha estudiado que los programas de educación emocional tienen efecto positivo sobre:

  • Ajuste psicológico
  • Rendimiento académico
  • Relaciones Sociales
  • Conductas de Agresión

Inteligencia Emocional y competencia académica:

La capacidad de aprendizaje disminuye en un 20-30% si hay problemas de autoregulación emocional. Educar no es solo a nivel académico, sino también a nivel social, emocional y de creatividad.

Los profesores con mayor Inteligencia Emocional tienen menos desgaste personal, con menor cansancio emocional, menor grado de despersonalización y más realización personal.

En EEUU se ha encontrado que mientras más deprimido socio-culturalmente es un colegio más efectos positivos tienen los programas de Educación Emocional.

En los programas, se enseña: A conocer emociones, como percibimos las emociones, y como las trasmitimos, la importancia de la comunicación no verbal, de la postura corporal, la regulación emocional…

Se pueden educar las emociones a lo largo de todo el ciclo vital, pero cuanto antes empecemos mejor, hay un estudio que demuestran que a partir de los dos años y medio es posible educar las emociones y que esto tiene efecto durante  toda la vida.

Congreso SEAS: Educación de la Inteligencia Emocional (I)

Espléndida la conferencia del Dr. Fernández Berrocal, sobre la educación de la inteligencia emocional (I.E.), en la que nos expuso algunos de los estudios más famosos sobre la educación de las emociones, presentado los exitosos datos de las investigaciones realizadas por el Laboratorio de Emociones de la UMA sobre la educación de la I.E.

 Walter Mischel, en su investigación sobre la tentación les ponía a niños de 4 años su caramelo favorito, con la siguiente instrucción. “si quieres te comes este bombón, pero si cuando yo vuelva no te lo has comido te doy dos”.

Se encontró que:

  •  1/3 se lo comía nada más irse el investigador.
  • 1/3 se lo comía al pasar unos minutos, intentaban regularse distrayéndose, cantando, no mirando… (sabemos que la autoregulación emocional es difícil)
  • 1/3 esperó a que volviera el profesor.

Se ha hecho un estudio longitudinal de estos niños ahora de adultos con resonancia magnética y los que se comieron el bombón tienen menor activación en las zonas relacionadas con el control de los impulsos emocionales y mayor activación en las zonas relacionadas con el consumo de sustancias.

Se hicieron entrevistas a los niños 40 años después, y las personas que no se comieron el bombón están socialmente más adaptadas. Pero no todos los niños que se comieron el bombón han tenido una vida problemática, pues los padres y la escuela se han ocupado de que aprendan autoregulación emocional.

En un estudio longitudinal con niños de tres años hasta adultos durante 30 años, realizado por Dunedin Multdisciplinary Health and Development Research Unit. DMHDRU, encontraron que, controlando el nivel de C.I, el nivel socioeconónico de los padres… se encontró que los niños y las niñas con mayor I.E. y autoregulación emocional tienen un mayor salario, mejor salud, menor consumo de sustancias…

Congreso SEAS: «Competencias emocionales en la infancia y estilos educativos en los padres»

Muy interesante la comunicación presentada por R. González Barrón, A. Ordoñez, I. Montoya, y C, Mateu de la Universidad de Valencia.

En ella nos han explicado que las competencias emocionales se relacionan con un mayor rendimiento académico, y con un número menor quejas somáticas.

Las competencias emocionales se crean desde el nacimiento y están en la base del funcionamiento del niño y del adolescente.

El objetivo del estudio ha sido conocer la relación existente entre el estilo educativo de los padres y el desarrollo de competencias emocionales del niño.

Modelos educativos: Se establecen tres estilos educativos:

  1.  Estilo autoritarioSe caracteriza por una disciplina coerticitiva,  alta exigencia, baja comunicación, baja expresión del afecto
  2. Estilo permisivoPoca consistencia en las pautas y en las normas, alta comunicación y expresión del afecto, pero incosistencia en la forma de actuar de los padres.
  3. Estilo equilibradoNormas claras, establecida por edad, firmeza de los padres, alta comunicación y alta expresión del afecto.

La hipótesis de trabajo es que es que el estilo educativo incidirá en el desarrollo de las competencias emocionales de los niños.

El estudio de los casos encontró que el estilo equilibrado está correlacionado de forma positiva con las competencias emocionales.

El grupo de mayor nivel de competencia emocional percibe a sus padres con un estilo educativo equilibrado y el grupo de menor competencia emocional percibe a sus padres con el estilo permisivo.

 Como conclusión podemos afirmar que para el desarrollo de las competencias emocionales es importante que haya un clima de relaciones familiares de calidad. 

Podcast de la colaboración en el programa «En días como hoy» de RNE

Os adjunto una foto del programa de ayer con el enlace al podcast, mi participación (de la mano del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid) es en la parte final del programa, en el minuto 40:45