Entradas

Todos los motivos (aunque no los necesites) para que no dejes de dar besos y abrazos a tus hijos. Colaboración con Telva

Los abrazos son fundamentales en la infancia y dos expertas nos explican por qué

Por Miriam Mascareñas

Si en alguna ocasión has escuchado aquello de «no mimes tanto al niño que lo vas a malcriar«, atenta: la ciencia ha demostrado que los besos y abrazos, lejos de ser «malos», son imprescindibles en la infancia. Silvia Álava Reyes, psicóloga especializada en Psicología Educativa, y Rocío Alegre, directora de la escuela infantil Nemomarlin Carabanchel, destierran los falsos mitos y nos desvelan por qué es tan importante que abracemos y besemos a nuestros hijos. Porque sí, los mimos son fuente de felicidad.

¿Por qué son importantes los besos y abrazos en la infancia?

«Los besos y abrazos a los niños son fundamentales«, sentencia Silvia Álava Sordo, psicóloga experta en Psicología Educativa y autora de Queremos hijos felices y Queremos que crezcan felices (JDEJ Editores).

Podríamos decir eso de «no hay más preguntas, señoría», pero queremos saber más, ¿verdad?

«Los niños se tienen que sentir queridos. No basta con decir ‘te quiero’, hay que demostrarlo con besos y abrazos«, añade Silvia Álava Sordo, «todos los del mundo«.

Rocío Alegre, maestra en educación infantil y directora de la escuela infantil Nemomarlin Carabanchel, coincide: «Es muy, muy, muy importante dar besos, abrazos y caricias a los niños«. Hay que tener en cuenta que sobre todo en los primeros años de vida los niños no tienen suficiente lenguaje para expresar lo que sienten en cada momento y por eso se comunican a través de comunicación no verbal: con una mirada, un llanto, una sonrisa… «Los educadores, y también los padres, debemos darles respuesta con palabras pero también de forma no verbal, con este tipo de gestos. Es una manera de que el niño se sienta querido, seguro y protegido. Le haremos saber que estamos ahí, que le entendemos, evitando así su frustración«.

Mejoran la autoestima y los llenan de felicidad

La ciencia ha demostrado que cuando un niño se encuentra seguro y se siente querido, es más fácil que desarrolle su autoestima, así como que muestre niveles bajos de estrés, nerviosismo o incluso ansiedad.

¿Sabías que la neuroeducación afirma que el contacto físico con nuestros hijos logra liberar la hormona de la oxitocina? También llamada «hormona de la felicidad», «cuando, por ejemplo, les damos un masaje o hacemos piel con piel estamos logrando que los niños liberen esta hormona y por lo tanto sean más felices«, explica Rocío Alegre.

Abrazar no está reñido con educar

Entonces, si es tan positivo, ¿por que hay quien sigue repitiendo que no hay que mimar tanto a los niños? «En algunos casos, a los psicólogos se nos malinterpreta«, explica Silvia Álava Sordo. Y es que si algo recomiendan los expertos es medir el momento en que abrazamos o besamos a nuestros hijos. «Por ejemplo, si estamos a la mesa y vamos a comer, no es el momento«, cuenta la psicóloga. Tenemos que entender y hacer entender a nuestros hijos que hay tiempos para cada cosa, de ahí que hablemos de la importancia del cuándo.

Pero, ¿hay algún momento en el que no debamos abrazarlos? «Cuando nos hacen daño: nos pegan, nos insultan… En ese momento tenemos que hacerles entender lo que ha ocurrido, que nos encontramos mal por algo que nos han hecho. Los mimaremos pasado un rato, cuando lo hayan comprendido, pero no en ese momento en que nos han dañado«, nos cuenta la experta.

«No está reñido dar muchos mimos con educar con calma y serenidad, con enseñarles a ser autónomos y autosuficientes«, añade la psicóloga Silvia Álava.

Lée el artículo completo en Telva.com

‘Mi hijo tiene conductas violentas, ¿qué debo hacer?’ Colaboración con Hola.com

Hablamos con una experta en psicología infantil para que nos asesore a la hora de reconducir comportamientos agresivos en los niños

Nadie dijo que educar a los niños fuese tarea fácil. En ocasiones, por mucho empeño que los padres pongan a la hora de inculcar buenas maneras a sus pequeños, estos acaban desarrollando conductas agresivas y violentas. Silvia Álava (silviaalava.com), doctora en Psicología Clínica y de la Salud y directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, nos explica la importancia de frenar y corregir cualquier tipo de conducta inadecuada a tiempo, antes de que pueda convertirse en un problema mayor.

La doctora asegura que, en numerosos casos, especialmente a edades tempranas, es frecuente que los niños tengan comportamientos «agresivos». Esto se debe fundamentalmente a la capacidad limitada que tienen los pequeños a la hora de comunicarse. «Con 2-3 años su lenguaje es limitado y pueden recurrir a la fuerza para conseguir sus propósitos«, comenta. «Para ellos muchas veces esto es lo más fácil, le quitan un juguete a un niño por la fuerza y consiguen lo que quieren», explica mientras asegura que los manotazos, empujones y otros gestos son algo bastante más frecuente de lo que se piensa en esta etapa de la infancia. No obstante, hay que frenarlos y corregirlos, «siempre desde la empatía y nunca desde la violencia». «La violencia solo genera más violencia. Cuando los niños tienen este tipo de comportamientos debemos enseñarles de forma tranquila y pausada que no están haciendo las cosas bien. Tienen que aprender a realizar y pedir las cosas con respeto», explica Álava.

Respeto y diálogo

EMPATÍA Y ASERTIVIDAD

Conforme van creciendo y su capacidad de comunicación aumenta, es importante empezar a trabajar con ellos las emociones y la asertividad. «Con 4 y 5 años ya son capaces de entender lo que es la empatía. Su capacidad para relacionarse es mayor y tienen que comprender que sus actos, como puede ser un empujón o un manotazo, no solo tienen por qué producir un daño físico, también generan un daño emocional a la otra persona. Tienen que aprender a pedir perdón y sobre todo comprender que ese no es el modo de conseguir las cosas», asegura la psicóloga. A estas edades ya podemos explicarles y trabajar con ellos la asertividad. Deben distinguir entre una conducta correcta e incorrecta. Aun así, si el problema no cesa y con 6, 7 y 8 años continúan mostrando comportamientos agresivos y violentos, recurrir a un experto podría ser recomendable, aunque con calma y desde el respeto es posible modificar una mala conducta.

DAR EJEMPLO

Para la doctora Álava la respuesta de los padres ante un comportamiento inadecuado de los niños es fundamental, y subraya que «nunca hay que responder con agresividad». «Si un niño grita, no podemos responder con el mismo tono de voz», asegura mientras dice que deben encontrar en el adulto una figura ejemplarizante. «Es importante que razonen y den su opinión sobre cualquier tema, pero no se pueden tolerar las faltas de respeto o la imposición de pensamientos mediante cualquier forma de violencia», comenta mientras dice que, en numerosas ocasiones, el niño adquiere este tipo de comportamientos imitando conductas aprendidas en la televisión, algunos juegos o directamente desde casa o el colegio.

Además, la psicóloga recomienda que, ante cualquier tipo de conducta violenta o agresiva por parte de los niños, no se establezcan «castigos», sino que se intente fijar otro tipo de «consecuencias reparadoras», con las que se refuercen las buenas conductas y en las que la empatía y el respeto sean fundamentales.

FUENTE: Hola.com

#AprendemosJuntos llega a Valencia de la mano de BBVA

Ayer tuve la oportunidad de presentar el proyecto #AprendemosJuntos en Valencia, un proyecto ha superado los 300 millones de visualizaciones en su primer año de vida y que reúne a expertos y comunidad educativa.

Hace un año la plataforma audiovisual Aprendemos juntos, desarrollada por BBVA con la colaboración de EL PAÍS y Santillana, salía a la luz para apoyar a padres y docentes en la educación de los niños. 300 millones de visualizaciones acumuladas desde entonces avalan el éxito de este proyecto que ahora ha dado el salto a la calle, reuniendo a los expertos con la ciudadanía. El responsable del programa, José Luis Arbeo, ha enfatizado la necesidad de estar “cerca de la comunidad educativa” en la presentación de uno de estos encuentros, este lunes, en Madrid.

BBVA ha presentado en València su proyecto de educación ‘Aprendemos juntos’, iniciativa que nace con el objetivo de que cada niño encuentre su pasión y desarrolle sus habilidades. Se trata de un programa que busca dotar a los jóvenes de capacidades vitales para alcanzar sus metas. Para ello, BBVA ofrece a padres, alumnos y profesores herramientas que les ayuden a adquirir estas nuevas capacidades con las que desarrollar todo su potencial.

La neurociencia en el proceso de aprendizaje, el uso de las nuevas tecnologías o cómo fomentar la creatividad en los niños son algunas de las temáticas tratadas desde que BBVA lanzó su exitoso programa ‘Aprendemos juntos’. Un proyecto que este miércoles se presentó en Valencia y que ofrece a padres y profesores metodologías gratuitas y universales para que niños y jóvenes puedan disfrutar de experiencias de aprendizaje prácticas y eficaces.

Los nuevos tiempos demandan nuevas capacidades, nuevos talentos y nuevos modelos de aprendizaje, que permitan a los más jóvenes desarrollar diferentes habilidades para afrontar con éxito su futuro. En este contexto, BBVA pone en marcha ‘Aprendemos juntos’, un proyecto inspirador que impulsa el desarrollo de las competencias del siglo XXI. La sociedad está en permanente transformación, ya que la tecnología introduce importantes cambios que generan oportunidades en las que BBVA trabaja para ser un agente activo y ponerlas al alcance de todos.

Silvia Álava, doctora en psicología, Chema Lázaro, Premio Nacional de Educación 2013, y José Luis Arbeoal, responsable del programa de BBVA, hablaban este miércoles sobre la importancia de este tipo de herramientas como vehículo de creación de oportunidades en los jóvenes de hoy. “’Aprendemos juntos’ nace, en BBVA, desde la esencia de lo que hoy es nuestro banco. Un banco transformador y facilitador para la vida de las personas”, señalaba Arbeo. Con este programa educativo, BBVA busca dotar a los jóvenes de capacidades vitales para alcanzar sus metas. ‘Aprendemos juntos’ pone al alcance de todos -padres, alumnos y profesores- herramientas para adquirir nuevos conocimientos con las que desarrollar todo su potencial.

 ‘Aprendemos juntos’ ofrece a las familias y a las escuelas la posibilidad de realizar cursos online para que sus hijos y sus alumnos desarrollen, de forma divertida,capacidades que les permitirán un mejor desarrollo profesional y poder enfrentarse de manera eficaz a situaciones del día a día. Tras el éxito de ‘Mucho más que hablar’, el primer reto del programa con el que se ayuda a los niños y adolescentes a expresar sus ideas en público, BBVA ha lanzado ‘Hechos de emociones’. Un curso que nace con la finalidad de proporcionar herramientas que ayuden a los más jóvenes a gestionar sus emociones. La importancia de trabajar la gestión emocional ha implicado que este reto se haya adaptado no solo a alumnos de primaria y secundaria, sino también a padres y profesores.

«Las emociones son la entrada hacia cualquier tipo de aprendizaje», señalaba Lázaro. «Eso hace que los aprendizajes se guarden en la memoria a largo plazo». Mientras, Álava recordaba que en algunas ocasiones, cuando hay un problema emocional como una discusión en el recreo, las notas de los alumnos disminuyen entre un 30 y un 40%. «Diseñamos ejercicios basados en la evidencia científica», destacaba la psicóloga.

Más de 120 líderes en educación se dan cita en Valencia

Valencia es la quinta ciudad en la que se presenta el programa ‘Aprendemos juntos’. A través de un encuentro con la comunidad educativa, BBVA quiere mostrar la importancia de aplicar nuevas metodologías para que niños y jóvenes adquieran nuevas habilidades. Coincidiendo con el lanzamiento del segundo curso online ‘Hechos de emociones’, más de 120 líderes en educación de Valencia han participado en el coloquio liderado por la doctora en psicología, Silvia Álava, y el educador Chema Lázaro. De la mano de estos dos especialistas, se ha abordado cómo las escuelas pueden a través de esta metodología enseñar a sus alumnos a gestionar las emociones.

El programa no solo es innovador en los contenidos que desarrolla, sino también en la forma de trasladar dichos contenidos a los diferentes públicos. El banco ha apostado porque el programa se desarrolle en dos ejes: uno divulgativo, en abierto, a través de redes sociales, con destacados contenidos audiovisuales enfocados a sensibilizar, y otro formativo centrado en las aulas y en las familias, aportando herramientas prácticas muy eficaces en destacados retos.

Desde hace casi un año, BBVA comparte semanalmente dos vídeos inspiradores que cuentan con los testimonios de algunos de los mejores profesionales de la educación, la cultura o el entretenimiento. Tratan temas de vital importancia para los jóvenes de hoy, como el uso de las nuevas tecnologías, la importancia de fomentar la creatividad o la educación en igualdad. 82 protagonistas ya han participado en los vídeos publicados. Los más vistos son ‘El valor de la actitud’ del escritor Víctor Küppers, ‘Sobreproteger a los niños es desprotegerlos’ de la periodista Eva Millet, y ¿Puede el perdón curar el dolor? de la psicóloga y periodista Irene Villa. El contenido audiovisual de ‘Aprendemos juntos’ ha superado los 300 millones de visualizaciones.

Desde el lanzamiento de los cursos online, más de 17.800 personas de todo el territorio nacional se han sumado a ellos, de las cuales 11.300 son padres y 6.500 profesionales de más de 3.500 centros educativos. En la Comunidad Valenciana, 350 escuelas ya trabajan en los retos educativos, lo que representa el 13% de los centros de la comunidad. El programa cuenta además con una comunidad que alcanza los 900.000 miembros en las plataformas Youtube, Facebook y Twitter.

Juntos a la calle, después de Bilbao, Valladolid y Sevilla. El próximo lunes estaré en Barcelona y se cerrará el mes en Canarias.

DISNEY LANZA UNA CAMPAÑA QUE ANIMA A LAS NIÑAS A SER «MÁS QUE PRINCESAS». COLABORACIÓN CON CANAL EXTREMADURA