Entradas

¿Cómo preparar a los niños para ir al dentista? (II)

Niños y dentistaDejando los posibles miedos a un lado, hay otras causas que también debemos conocer: hay determinados niños que plantean dificultades derivadas de la conducta, (a parte de los pacientes con necesidades especiales infantiles):

  • Niños con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), a los que les cuesta estar quieto en el sillón dental.
  • Niños carentes de normas y de límites, que no tienen interiorizada la autoridad, y retan incluso al dentista.
  • Niños muy inseguros que a la mínima se asustan y no se ven capaces de “soportar” lo que les haga el dentista.
  • Niños con padres muy permisivos, que delegan toda la responsabilidad en el dentista, y no les exigen una mínima colaboración…

¿Cómo preparar a los niños para ir al dentista?

Niños y dentistas foto dentalperfectHace unas semanas participé en un desayuno profesional organizado por la Gaceta Dental, en representación del Colegio de Psicólogos de Madrid, en él se trataron diversos temas relacionados con los niños y la salud dental: tanto los derivados de los cambios de hábitos alimenticios, como los relacionados con la adaptación de las consultas a los niños y consejos tanto para los padres, como para los propios profesionales, a la hora de recibir a un niño en consulta. Sobre ello hablaremos en los próximos días en el blog:

Miedos y actitudes de los niños ante el dentista: 

Lo normal es que los niños se porten razonablemente bien a la hora de acudir al odontólogo, pero conocer las causas que puedan hacer que tengan cierto temor nos permitirá ayudarles a superarlo:

  • El miedo de los padres: No olvidemos que los niños aprenden por modelado, es decir copian a sus adultos de referencia, que principalmente son su padre y su madre. Por eso es fundamental que los padres no tengan miedo a acudir al odontólogo, y que si lo tienen, no se lo trasmitan al niño.
  • El miedo al dolor: Muchos niños no acuden a la consulta hasta que hay un “problema grave”, por lo que les duele, y están más focalizados en ese dolor. Lo ideal sería que los niños acudan al dentista desde que son pequeños, que se hagan revisiones periódicas para evitar complicaciones, y que se normalice la visita al dentista, llegando a ser tan rutinaria como lo puede ser ir al pediatra.
  • El miedo a lo desconocido: Los niños, al igual que los adultos, pueden tener un cierto miedo a lo desconocido. El niño va a un sitio que no conoce, y no sabe lo que le van a hacer, por lo que es importante, que el ambiente que perciba en la clínica sea positivo y agradable.
  • La experiencia previa: Cuando ha habido malas experiencias previas, es cuando el niño puede desarrollar miedo o fobia al dentista, y ese temor le hace estar tan nervioso que no permite que el profesional realice su trabajo.

 

Colaboración con la revista SOS Mamá: Pautas para integrar a hijos de parejas anteriores

Os adjunto el enlace al artículo de la revista SOS Mamá en el que hablamos sobre las pautas para integrar de la mejor forma posible a los hijos de parejas anteriores en la nueva estructura familiar:

Pautas para integrar a los hijos de parejas anteriores

 

Enlace al artículo: Hijos de parejas anteriores-Silvia

Proyecto “Emociones y Salud”: Cáncer

Emociones y Salud, colaboración COP - SEASOs adjunto el segundo de los trípticos de la colaboración realizada entre el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y la Sociedad para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS)dedicado, en este caso, al “cáncer“. ¿Qué nos sucede ante esta enfermedad? ¿qué puedo hacer por mí? o un interesante decálogo de importantes recomendaciones (pinchar en el decálogo para ir al artículo completo).

Colaboración con YoDona: cuentos para niños

Os adjunto la colaboración realizada con la revista YoDona hace unas semanas sobre los cuentos tradicionales: «Monstruos que devoran niños, gigantes sanguinarios, chicos abandonados en bosques oscuros… Los relatos tradicionales están plagados de imágenes tenebrosas. ¿Son realmente adecuados para los pequeños? ¿Qué aprenden de ellos?» Pincha aquí para seguir leyendo el artículo

¿De qué forma se puede impedir que los “desencuentros” con los hijos no afecten en exceso a la relación de la pareja?

Finalizamos la serie de los niños de parejas anteriores aconsejandoos una regla de oro:

Los temas de pareja, son de la pareja, no de los niños, por lo que siempre deben de permanecer fuera de éste ámbito.

Entender que la relación es con mi pareja, no con su hijo, y que por tanto, esto se tiene que quedar al margen. Establecer un área de familia, en la que haremos cosas juntos, y otra área de pareja, en la que hacer actividades los dos solos, sin los hijos.

Y por supuesto, en el caso de que ocurra, no entrar en la provocación del niño, o de la niña, de esa forma solo entraremos en “su juego” y reforzaremos esa actitud que nada conviene. Que no vea que a la nueva pareja le afectan sus provocaciones, y tener muy claro, que no es nada personal en contra de él, sino que en muchas ocasiones es su forma de rebelarse contra la situación, y necesita espacio y tiempo a hacerse a la ida de que sus padres nunca volverán a estar juntos; pues, aunque lo sepan de antes, en muchos casos albergan la esperanza de que sus padres vuelvan, y esta esperanza se termina en el momento en que le aparece una nueva pareja.

La otra cara de Haloween: «Los miedos de los niños según la edad»

Os adjunto el enlace al artículo publicado en Yahoo! Tendencias por Guiainfantil.com al respecto de los miedos infantiles y como eventos como Haloween pueden afectarles: hacer click aquí o en la foto:

¿Cómo afecta a los niños los cambios de residencia debidos a la crisis? colaboración con guiainfantil.com (y II)

Seguimos con las pautas de actuación que comenzamos en el post de ayer:

4. Intentar restablecer las rutinas habituales lo antes posible en la nueva ciudad. (Qué horarios se va a tener, actividades a realizar…).

5. En la medida de lo posible, hay que intentar mantener la unidad familiar junta.

6. En términos generales los niños se suelen adaptar bien a los cambios, pero eso no quiere decir que no lo acusen. Hay que dejarles tiempo para adaptarse y observar muy bien qué es lo que dicen, lo que hacen, por si surgen dificultades atajarlas lo antes posible.

7. Favorezcamos un clima de confianza y de diálogo donde puedan expresar su emociones. Si nos dicen que echan de menos el cole, los amiguitos… hay que escucharles y animarles, a la par de explicarles que es normal, que incluso no pasa nada si lloran porque están un poco tristes, pero hay que darles un mensaje positivo y esperanzador: “aquí vamos a estar muy bien, vamos a hacer amigos…”

8. Otra cosa que podemos hacer, es reservar un ratito al día, en el que vamos a buscar las cosas buenas que encontremos en la nueva ciudad, la nueva casa, el nuevo cole… de esta forma, tanto el niño como el adulto se verán obligados, por lo menos en ese momento a focalizar en los positivo, y puede ser una inyección de ánimo para superar la nueva situación.

Os adjunto el enlace a la web de guiainfatil.com donde está el artículo completo:

¿Cómo afecta a los niños los cambios de residencia debidos a la crisis? colaboración con guiainfantil.com

Os adjunto la primera parte de la colaboración realizada con guiainfantil.com

Actualmente hay muchas familias que están viviendo una situación dramática, consecuencia de la crisis en las que estamos inmersos, y que no ven otra salida que emigrar a otros países. No es lo mismo emigrar un adulto solo, o una pareja, que hacerlo cuando ya se tienen niños.

Cuando hay niños, si la familia se va a mudar de ciudad o de país, hay que tener en cuenta cómo esto les afectará. Aunque hay que ver cada uno de los pormenores de cada caso, en términos generales podemos resumir en 8 las pautas de actuación a seguir, os comento las 3 primeras:

  1.  Los niños tienen que saber la verdad, no se les puede mentir. Hay que decirles que nos vamos a cambiar de ciudad o de país, porque es donde papá o mamá tienen trabajo. Si nos preguntan porque no nos quedamos en nuestra casita, habrá que decirles que aunque nos gustaría mucho, no puede ser porque aquí mamá o papá, no tienen trabajo, y hay que irse a un sitio donde puedan trabajar. Pero esto no implica darles más información de la necesaria. Los niños son niños y debemos de proteger su infancia.
  2. No hay que trasmitirles nuestra incertidumbre. Se les dará la información cuando esté todo confirmado; es decir cuando sepamos dónde vamos y en que condiciones vamos. Un niño no está preparado manejar la incertidumbre de dónde vamos a vivir.
  3. Es bueno que uno de los dos progenitores se adelante a agilizar los trámites, buscar la vivienda… para que cuando lleguen los niños, ya tengan claro dónde van a vivir, a qué colegio van a ir… eso les dará confianza.

Colaboración en el Magazine del diario El Mundo: «Dejemos a los niños en paz»

El pasado domingo 7 salía publicado el artículo titulado «Dejemos a los niños en paz» en el que tomando como base la situación que viven los hijos de los Duques de Palma he participado analizando los problemas que un exceso de información tanto en cantidad como en importancia puede ocasionar a los más pequeños de la familia: