Entradas

Depresión infantil: qué es, cuales son sus causas y diferencias entre depresión y tristeza. Vídeos colaboración con guiainfantil.com

Os adjunto, en esta ocasión, los primeros enlaces de los vídeos realizados en colaboración con guiainfantil.com sobre los casos de depresión infantil:

  • ¿Qué es la depresión infantil?

¿Qué es la depresión infantil?

  • ¿Qué causas pueden llevar al niño a la depresión?

Causas de la depresión infantil

  • ¿Cómo pueden saber los padres si un niño está deprimido o sólo está triste?

Niño deprimido o niño triste

¿Qué es la depresión infantil? colaboración con Guiainfantil.com

Depresión infantilLa depresión también puede afectar a los niños, sin embargo, es importante resaltar que no es lo mismo un niño que está triste que un niño que está deprimido. La depresión en la infancia viene acompañada además de la tristeza de una serie de síntomas en los niños, como cambios bruscos de humor, rabietas por cualquier causa, alto nivel de ansiedad…

La psicóloga Silvia Álava nos ha concedido una entrevista en la que nos aclara en qué consiste la depresión infantil, qué síntomas puede presentar un niño con depresión, a qué edad suelen tener los niños depresión, por qué tienden a deprimirse los niños o si este estado puede ser hereditario.

La depresión infantil, causas y síntomas

1. ¿ Qué es la depresión en los niños? ¿ Cuándo se dice que una depresión es grave, leve o moderada? 

La depresión infantil es un desorden caracterizado por una alteración en el estado de ánimo acompañado de un comportamiento a nivel escolar, en el hogar, en la comunidad del niño. Hay que distinguir cuando hay una depresión y cuando el niño solamente está triste. Porque muchas veces os niños al igual que los adultos, se ponen tristes. Pero eso no significa que estén deprimidos.

Para estar deprimidos, estamos hablando que ya es un diagnóstico dentro de salud mental y el niño tiene que estar muy triste, tiene que tener una serie de alteraciones, que se le notan en el colegio, que se le notan con los amigos, que lo notan los papas, que lo notan todos, durante un periodo largo de tiempo.

En función de como sean esos síntomas y de la gravedad de los síntomas podremos hablar de un estado de depresión leve, moderado o severo. También tenemos que pensar que los síntomas van a variar en función de la edad del niño.

2. ¿Qué síntomas puede presentar un niño con depresión?

Los síntomas de un niño con depresión van a depender muchísimo del niño. Cada niño es un mundo  y es un caso aparte y por eso a cada niño hay que estudiarle en profundidad. Hay que hacer en muchas ocasiones lo que los psicólogos llamamos un “traje a medida”, tanto en la evaluación como en la intervención. Pero si hay que pequeños datos con lo que podemos por lo menos lanzar una pequeña alarma.

Síntomas emocionales en la depresión infantil; pues son niños que están tristes, que están apáticos, como que pierden interés por hacer las cosas, tienen cambios bruscos de humor, enseguida cogen rabietas, enseguida cogen pataletas, y suelen tener un alto nivel de ansiedad. Síntomas cognitivos; pues ellos se sienten tristes, piensan que están tristes, suelen tener una serie de ideas negativas, pues piensan que valen muy poquito o que no valen para nada, que no hacen nada bien.

También eso se puede acompañar de síntomas somáticos que son estos niños que les duele… que en seguida estamos en el médico porque cuando no me duele la cabeza, me duele la tripa y sino me duele otra cosa, pero el pediatra nos dice que no hay nada orgánico, osea que no hay una causa fisiológica que lo esté causando. Y dentro de los síntomas motores, podemos ver que hay o una hipo o una hiper movilidad, pues estos niños que de repente se mueven mucho o entran en fases como más de apatía. Pero siempre pensando que ha habido un cambio porque hay niños que ya se movían mucho de antes o se movían poco de antes.

3. ¿A qué edad los niños suelen tener depresión?

Respecto a la prevalencia de la depresión es un dato que es muy controvertido porque cuando tu haces una revisión de literatura científica para ver que prevalencia, que porcentaje de los niños tienen depresión nos encontramos que según el estudio varia muchísimo y además también varia muchísimo en función de cuál es el modelo teórico que hemos cogido, que estamos definiendo por depresión, con qué instrumento lo estamos midiendo, y en que población lo medimos.

Luego, datos tan claros tan claros no los hay. Pero tenemos que pensar que en la más tierna infancia, en cuanto a la depresión infantil, la prevalencia no es tan alta. Estamos hablando entorno de un 1 o a un 3%. Es verdad que hay muchos niños tristes, pero es que un niño triste no es un niño deprimido. Entonces, hay que tener cuidado con eso. Según nos vamos acercando a la pubertad, y según nos vamos acercando a la adolescencia, allí ya la prevalencia si que es verdad que sube un poquito más. Ya podemos hablar que pueda haber más adolescentes que si realmente puedan tener una depresión. Ahí ya podemos hablar entorno a un 3 o un 9% de la población.

4. ¿Qué factores o que causas pueden llevar a un niño a una depresión?

Las causas que pueden llevar a un niño a una depresión pueden ser muchas y muy diversas. Siempre vamos a tener que hacer un análisis en profundidad de ese niño. ¿Qué es lo que le esta pasando a ese niño? Porque lo importante, igual que ocurre con los adultos, no es tanto lo que me pasa, sino como lo vivimos y cómo lo estamos interpretando. Por eso siempre vamos a tener que evaluar muy bien, y trabajar muy bien con esos padres.

También es importante trabajar con los profesores que nos pueden dar mucha información porque están muchas horas con los niños y trabajar con los niños. Para ver exactamente a ese niño que es lo que le está pasando. Aunque si que es verdad que en determinadas situaciones como es la perdida de un ser querido muy cercano, una separación de los padres, a veces un cambio, una mudanza a otra ciudad, un cambio de colegio en el que a lo mejor al niño le ha costado un poquito más integrarse y hacer más amiguitos, les pueden afectar.

Pero nunca podremos hablar de una relación causa efecto. No podemos decir que todos los niños que sufren una perdida vayan a tener depresión o que todos los niños que su papa se separen o se divorcien vayan a tener depresión. Va a depender siempre de la interpretación que haga cada niño y también vamos a tener cuidado con la interpretación que haga el adulto y las personas del entorno que muchas veces son las que favorecen o incluso propician pues un estado de ánimo más bajito en el niño.

5. ¿La depresión es hereditaria?

La depresión endógena si que tiene un componente hereditario, pero tenemos que saber que la depresión infantil no siempre es hereditaria. Hay otras muchas causas como pueden ser el estilo de crianza de los padres, el ambiente en el que vive el niño, el modelo que está recibiendo el niño de los padres, todo eso va a tener mucho que ver.

Guía para modificar pensamientos irracionales, por David Pulido

Os adjunto el artículo realizado por David Pulido para el diario El Confidencial sobre Pensamientos Irracionales:

«Uno de los descubrimientos más significativos de la terapia moderna es la función que tienen nuestros pensamientos: Al contrario de lo que se suele creer, los pensamientos no suelen ser la consecuencia de nuestras emociones. Es más bien lo que pensamos sobre los acontecimientos lo que hace que sintamos y actuemos de determinadas formas.

Esos pensamientos pueden ser racionales, objetivos, sopesados y equilibrados o por el contrario pueden estar basados en nuestros miedos e imprecisiones y ser capaces de generar emociones desajustadas y magnificadas: son los que llamamos pensamientos irracionales…» seguir leyendo el artículo

Comic ideas irracionales

¿Cómo preparar a los niños para ir al dentista? (II)

Niños y dentistaDejando los posibles miedos a un lado, hay otras causas que también debemos conocer: hay determinados niños que plantean dificultades derivadas de la conducta, (a parte de los pacientes con necesidades especiales infantiles):

  • Niños con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), a los que les cuesta estar quieto en el sillón dental.
  • Niños carentes de normas y de límites, que no tienen interiorizada la autoridad, y retan incluso al dentista.
  • Niños muy inseguros que a la mínima se asustan y no se ven capaces de “soportar” lo que les haga el dentista.
  • Niños con padres muy permisivos, que delegan toda la responsabilidad en el dentista, y no les exigen una mínima colaboración…

¿Cómo preparar a los niños para ir al dentista?

Niños y dentistas foto dentalperfectHace unas semanas participé en un desayuno profesional organizado por la Gaceta Dental, en representación del Colegio de Psicólogos de Madrid, en él se trataron diversos temas relacionados con los niños y la salud dental: tanto los derivados de los cambios de hábitos alimenticios, como los relacionados con la adaptación de las consultas a los niños y consejos tanto para los padres, como para los propios profesionales, a la hora de recibir a un niño en consulta. Sobre ello hablaremos en los próximos días en el blog:

Miedos y actitudes de los niños ante el dentista: 

Lo normal es que los niños se porten razonablemente bien a la hora de acudir al odontólogo, pero conocer las causas que puedan hacer que tengan cierto temor nos permitirá ayudarles a superarlo:

  • El miedo de los padres: No olvidemos que los niños aprenden por modelado, es decir copian a sus adultos de referencia, que principalmente son su padre y su madre. Por eso es fundamental que los padres no tengan miedo a acudir al odontólogo, y que si lo tienen, no se lo trasmitan al niño.
  • El miedo al dolor: Muchos niños no acuden a la consulta hasta que hay un “problema grave”, por lo que les duele, y están más focalizados en ese dolor. Lo ideal sería que los niños acudan al dentista desde que son pequeños, que se hagan revisiones periódicas para evitar complicaciones, y que se normalice la visita al dentista, llegando a ser tan rutinaria como lo puede ser ir al pediatra.
  • El miedo a lo desconocido: Los niños, al igual que los adultos, pueden tener un cierto miedo a lo desconocido. El niño va a un sitio que no conoce, y no sabe lo que le van a hacer, por lo que es importante, que el ambiente que perciba en la clínica sea positivo y agradable.
  • La experiencia previa: Cuando ha habido malas experiencias previas, es cuando el niño puede desarrollar miedo o fobia al dentista, y ese temor le hace estar tan nervioso que no permite que el profesional realice su trabajo.

 

Colaboración con la revista SOS Mamá: Pautas para integrar a hijos de parejas anteriores

Os adjunto el enlace al artículo de la revista SOS Mamá en el que hablamos sobre las pautas para integrar de la mejor forma posible a los hijos de parejas anteriores en la nueva estructura familiar:

Pautas para integrar a los hijos de parejas anteriores

 

Enlace al artículo: Hijos de parejas anteriores-Silvia

Proyecto “Emociones y Salud”: Cáncer

Emociones y Salud, colaboración COP - SEASOs adjunto el segundo de los trípticos de la colaboración realizada entre el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y la Sociedad para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS)dedicado, en este caso, al “cáncer“. ¿Qué nos sucede ante esta enfermedad? ¿qué puedo hacer por mí? o un interesante decálogo de importantes recomendaciones (pinchar en el decálogo para ir al artículo completo).

Colaboración con YoDona: cuentos para niños

Os adjunto la colaboración realizada con la revista YoDona hace unas semanas sobre los cuentos tradicionales: «Monstruos que devoran niños, gigantes sanguinarios, chicos abandonados en bosques oscuros… Los relatos tradicionales están plagados de imágenes tenebrosas. ¿Son realmente adecuados para los pequeños? ¿Qué aprenden de ellos?» Pincha aquí para seguir leyendo el artículo

¿De qué forma se puede impedir que los “desencuentros” con los hijos no afecten en exceso a la relación de la pareja?

Finalizamos la serie de los niños de parejas anteriores aconsejandoos una regla de oro:

Los temas de pareja, son de la pareja, no de los niños, por lo que siempre deben de permanecer fuera de éste ámbito.

Entender que la relación es con mi pareja, no con su hijo, y que por tanto, esto se tiene que quedar al margen. Establecer un área de familia, en la que haremos cosas juntos, y otra área de pareja, en la que hacer actividades los dos solos, sin los hijos.

Y por supuesto, en el caso de que ocurra, no entrar en la provocación del niño, o de la niña, de esa forma solo entraremos en “su juego” y reforzaremos esa actitud que nada conviene. Que no vea que a la nueva pareja le afectan sus provocaciones, y tener muy claro, que no es nada personal en contra de él, sino que en muchas ocasiones es su forma de rebelarse contra la situación, y necesita espacio y tiempo a hacerse a la ida de que sus padres nunca volverán a estar juntos; pues, aunque lo sepan de antes, en muchos casos albergan la esperanza de que sus padres vuelvan, y esta esperanza se termina en el momento en que le aparece una nueva pareja.

La otra cara de Haloween: «Los miedos de los niños según la edad»

Os adjunto el enlace al artículo publicado en Yahoo! Tendencias por Guiainfantil.com al respecto de los miedos infantiles y como eventos como Haloween pueden afectarles: hacer click aquí o en la foto: