Entradas

Escolares, padres, madres y educadores serán los protagonistas del día de internet segura en España. Colaboración con INCIBE

Mañana martes 5 de febrero tendré la oportunidad de colaborar con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) en el Día de Internet Segura 2019 (SID) que se celera en más de 100 países del mundo y cuyo lema de este año es:


Una internet mejor comienza contigo: conviviendo con respeto para una Internet segura

En España el INCIBE ha organizado un completo programa de conferencias y actividades que se desarrollarán en el Museo Reina Sofía de Madrid, dirigida a menores, padres, madres y educadores con el objetivo de promover el uso seguro y positivo de las tecnologías digitales.

La jornada comenzará con el acto de inauguración institucional en el Auditorio principal. En este último lugar, se impartirán 3 charlas dirigidas a cerca de 300 escolares que han concertado previamente la visita.

Charlas para educadores, padres y madres

De forma paralela, en el Auditorio 2 se desarrollarán diversas charlas para educadores. Antonio Vargas, responsable de Políticas Públicas de Google, hablará sobre ‘Educación, seguridad y privacidad a través de espacios digitales’; Álvaro Varona, manager de Experiencia del Usuario en grupo editorial SM disertará sobre ‘Apps infantiles y oportunidades para una convivencia mejor’ y camino Rojo, responsable de Políticas Públicas, Gobierno y Filantropía de Twitter España abordará la ‘Educación y Seguridad, claves en el futuro de la conversación’.

A continuación, Domingo Malmierca, director adjunto en Fundación Aprender a Mirar, quien hablará sobre ‘Las pantallas y la seguridad del cerebro’. Por su parte, Patricia Núñez, directora de la Cátedra de Comunicación Infantil y Adolescente de la Universidad Complutense de Madrid, hará un diagnóstico del uso y repercusiones de las pantallas en los menores.   

Ya por la tarde, desde las cinco y media de la tarde y hasta las ocho, también en el Auditorio 2 tendrán lugar las charlas para padres. En este caso, Silvia Álava, doctora en Psicología Clínica y de la Salud, ofrecerá una ponencia sobre ‘Infancia e Internet ¿dónde está el límite?’ y Antonio Milán, profesor del Máster de Directivos de Centros de Enseñanza de la Facultad de Educación y Psicología del Centro Universitario Villanueva, hablará sobre ‘Adolescentes hiperconectados y felices’. Por último, enmarcada en la “Parent’s Academy” de Zona from Facebook, en colaboración con Empantallados.com, Charo Sádaba, experta independiente sobre menores y tecnología en la Comisión Europea hablará sobre el ‘Reto de educar smartusers’.

Como novedad, este año, se contará con un espacio expositivo en el que diversas empresas darán a conocer soluciones, productos y servicios orientados a la seguridad TIC de los menores, además de realizar diferentes demos. 

El Día de Internet Segura pretende concienciar sobre la seguridad en Internet e impulsar cambios positivos que favorezcan el uso de la tecnología de forma responsable, respetuosa, crítica y creativa. 

Toda la información del programa está disponible en la agenda del Día de Internet Segura 2019.

Las personas interesadas en participar en los actos programados pueden inscribirse a través de este link: Registro Día de Internet segura 2019

 CiberseguridadGeneralIS4K

Evento Día de internet segura: 5 de febrero

El martes día 5 de febrero a las 18:30h participaré en la jornada organizada por INCIBE con motivo del Día de Internet Segura, con la ponencia
“Infancia e Internet, ¿dónde está el límite?”

Pincha aquí para asistir al evento de forma gratuita

El Día de Internet Segura, “Safer Internet Day” (SID, por sus siglas en inglés) es un evento promovido por la red INSAFE/INHOPE con el apoyo de la Comisión Europea, que se celebra cada mes de febrero con el objetivo de promover un uso seguro y positivo de las tecnologías digitales, especialmente entre niños y jóvenes. El SID se celebra el segundo día de la segunda semana del segundo mes del año y reúne a millones de personas de todo el mundo para impulsar cambios positivos y concienciar acerca de la seguridad en Internet, organizando distintos eventos y actividades.

Este día no solo pretende la creación de una Internet más segura, sino una Internet mejor, para convertirla en un espacio en el que todos hagamos uso de la tecnología de manera responsable, respetuosa, crítica y creativa. El SID se dirige a niños y jóvenes, padres y tutores, profesores, educadores y trabajadores sociales, así como a las empresas y responsables políticos, animándoles a participar de forma activa en la creación de una Internet mejor.

En 2019 se celebra el 5 de febrero. Con el objetivo de celebrar el carácter positivo de Internet, el lema 2019 “Una Internet mejor comienza contigo: conviviendo con respeto para una Internet segura”, nos invita a sumarnos al movimiento global, participar y aprovechar lo mejor de Internet para unir personas.

Desde Internet Segura for Kids (IS4K), como parte de la red panaeuropea INSAFE de Centros de Seguridad en Internet, estas son las actividades que realizaremos para celebrar este día.

Evento Día de Internet Segura

Celebraremos un evento con diferentes actividades a lo largo del día. Tendremos a tu disposición dos autitorios donde se realizarán charlas inspiracionales para menores, educadores y padres, además de un taller interactivo para los más jóvenes. También contaremos con el espacio de Stands y demos donde podrás conocer soluciones, productos y servicios relacionados con la ciberseguridad, la privacidad y el uso seguro de las TIC entorno a los menores. Todo el evento se desarollará entorno al lema de este año:”Una Internet mejor comienza contigo: conviviendo con respeto para una Internet segura”.

Durante el evento tendrá lugar la entrega de premios del concurso “CyberChallenge Internet Segura” en la categoría de centros educativos así como las distinciones del Programa Cibercooperantes, del Cibercooperante del Año 2018 (seleccionado de entre todos los miembros del programa que han realizado charlas de concienciación, teniendo en cuenta el número de charlas impartidas y la valoración de los centros), y al Cibercooperante de Honor (otorgado a personalidades públicas que destacan por transmitir valores de tolerancia, respeto y personalidad en el entorno online).

Consulta la agenda del acto

Zona de Stands

Este año en el evento Día de Internet Segura contaremos con un espacio de stands para que empresas con soluciones, productos o servicios relacionados con la ciberseguridad, la privacidad y el uso seguro de las TIC entorno a los menores, puedan exponer sus stands y realizar presentaciones y demos que podrás conocer de primera mano. Estas son las empresas que nos acompañarán:

Ciberalarma

Empresa especializada en servicios de ciberprotección para familias. A través de los servicios se provee de una protección 360 a una familia en el mundo digital, sin que tengan que ocuparse de nada.

Gaptain

Gaptain es ética, educación preventiva y seguridad digital para niños y adolescentes. Tiene 3 líneas de actividad: colegio (Programa Segureskola), familia (Planes de ciberprotección familiar) y concienciación para corporaciones.

iCemedia

Federación de Asociaciones por la calidad de los medios. Su finalidad primordial es la promoción de iniciativas que favorezcan la calidad de los contenidos de los Medios audiovisuales, como se pretende reflejar con las siglas iCmedia: Iniciativa para la Calidad de los Medios.

Cibervoluntarios

Entidad sin ánimo de lucro compuesta por emprendedores sociales que promueve el uso y conocimiento de las tecnologías como medio para paliar brechas sociales, generar innovación social y propiciar el empoderamiento ciudadano.

Aprende a Mirar

Entidad sin ánimo de lucro, que trabaja por la defensa de los usuarios de los medios de comunicación audiovisual, en especial, de los niños y los jóvenes, a través de la formación, la información, la acción social de prevención, denuncia y defensa y la promoción de valores.

Google

Google dispone de un centro de seguridad con una plataforma con consejos y recursos de seguridad para adultos y menores, con especial enfoque a la Cuenta de Google, con revisión de seguridad, así como herramientas para las familias como Family LInk

Empantallados.com

Empantallados es una plataforma cuyo objetivo es ayudar a los padres y madres a educar a sus hijos en el entorno digital. Dispone de una web para ayudar a los padres a educar en el mundo digital

Catedra TMKF

Comunicación y Marketing Infantil y Adolescente, es un espacio de encuentro y aprendizaje entre marcas, instituciones públicas y empresas privadas, destinado a investigar, formar y acercar a aquellos sectores vinculados al ámbito de la infancia y adolescencia.

Charlas de concienciación en ciberseguridad

Gracias a la colaboración de nuestros Cibercooperantes se realizarán charlas de concienciación en centros de toda España, abarcando temas como la privacidad, el ciberacoso o el uso seguro y responsable de las TIC.

cibercooperantes@is4k.es

¿Quieres que vayamos a dar una charla a tu centro? Solicita tu charla completando el formulario Busco Cibercooperante y envíanoslo por correo electrónico a la dirección.

Apúntate a la jornada pinchando aquí

Cómo educar a tu hijo en el uso seguro de la Red y así evitar el acoso. Colaboración con el diario El País

Movistar, Twitter, Injuve y PantallasAmigas se unen para sensibilizar en el ejercicio responsable de la ciudadanía digital: 10 Pasos para la tolerancia en Internet

¿Nos hacen la vida más fácil los asistentes virtuales? Colaboración con La 2 Noticias

Presentación de la campaña “10 pasos para la #ToleranciaenInternet”

La Fundación Alentia organiza “Cómo ser padres virtuales y no morir en el intento” hoy 6 de octubre a las 17:00h

¿Por qué ven porno nuestros hijos? Colaboración con la revista Mujer Hoy

Artículo realizado por Paka Díaz

Casi el 10% de los consumidores de pornografía en internet son menores de 10 años, niños y niñas que creen que lo que están viendo son situaciones reales. ¿Qué es lo que buscan?¿Les estamos protegiendo? ¿Estamos ciegos o preferimos no saber?

porno-menoresMujerHoy

Ua mujer, digamos que se llama Susana, descubre en el historial de su ordenador portátil un reguero de páginas pornográficas. Lo primero que hace es preguntarle a su marido, pero él niega haber estado en esas webs. Ambos repasan el camino dejado de videos de Youtube que van pasando del último al primero, que es… ¡de Bob Esponja! Se miran incrédulos. ¿Puede su hija de ocho años haber estado consumiendo porno? ¿Cómo ha llegado hasta ahí? Cuando Susana le pregunta a la pequeña, la niña lo niega. Pero ante el tono tranquilo de su madre y su insistencia, acaba por confesar la verdad: en el colegio había escuchado algunas palabras y quería saber lo que significaban. Al ponerlas en el buscador, salieron aquellos vídeos. “Mami, ¿es eso lo que hacéis cuando hacéis sexo?”, pregunta, pero Susana, atribulada, solo atina a decir: “Luego hablamos”.

El caso no es aislado. Según el proveedor de ciberseguridad Bitdefender, pese a que las webs piden confirmar la mayoría de edad, casi el 10% de los consumidores de porno en internet tiene menos de 10 años. Además, la Asociación Protégeles señala que el 53,5% de los adolescentes españoles de entre 14 y 17 años suele ver porno en Internet, mientras que un 4,1% de los menores de 11 y 12 años recibe contenidos sexuales en el móvil.

¿Qué está pasando? Nada nuevo en cuanto a contenido aunque sí respecto al modo de acceso a la información. Tendemos a ver a los niños como seres angelicales, pero lo cierto es que el sexo despierta una curiosidad casi innata en ellos, que se ve acentuada por las respuestas incómodas que suelen dar los adultos cuando se menciona el tema. A veces, los niños se atreven a preguntar pero, si los mayores evitan hablar de sexo y ellos no se sienten escuchados, harán lo que hacemos todos cuando tenemos dudas: buscar en Internet. Según la compañía de seguridad Kaspersky Lab, el 39,9% de las búsquedas de los niños españoles estaba relacionada con contenidos pornográficos.

En primer lugar, Susana y su marido tendrían que haber instalado contraseñas en sus dispositivos móviles para impedir a su hija navegar indiscriminadamente por la red. “A nadie se le ocurriría dejar solo en la calle a su hijo de siete u ocho años. Del mismo modo, en internet hay que acompañarles y explicarles los riesgos virtuales”, afirma Silvia Álava, directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes.

Seguros en la red

  • Lo primero es poner el ordenador en un lugar que permita ver la pantalla. Además, se puede activar un sistema de control parental con alguna compañía de seguridad (muchas incluso ofrecen sistemas para monitorizar su actividad online a distancia). Sin embargo, hay que tener en cuenta que “prohibirles” internet no sirve de nada: si un niño quiere acceder a la web, va a acceder antes o después. Así que lo importante es que entiendan los peligros que puede haber en ella, dedicarles tiempo, educarles. Cuéntales que es ilegal que los menores accedan a páginas pornográficas pero, sobre todo, aliéntales a confiar en ti para hablar del tema sexual con naturalidad. También puedes limitar el usos de los dispositivos electrónicos (las comidas, el tiempo de estudio, y la noche deben ser sagrados). Finalmente, da ejemplo y “desconecta”: aprenden por imitación y ver a los padres siempre enganchados a los dispostivos fomenta que ellos también lo hagan.

Que los dispositivos electrónicos a los que tengan acceso los niños estén protegidos con filtros adecuados para su edad es primordial. El más conocido de ellos es el control parental. “Este módulo filtra los contenidos a los que los niños pueden acceder”, explica Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia, una empresa de software de seguridad, que señala que los niños están muy por delante de los padres en tecnología. “Y, sin embargo, no son conscientes de los riesgos”, advierte.

Las amenazas más comunes para los menores en internet son la pornografía, los virus o las cuentas robadas, pero también el ciberacoso, que sufre un 7% de menores, según el estudio Growing Up Online, elaborado por la citada firma. Ramírez considera que la educación en materia de seguridad es fundamental, por eso han creado, con la Fundación Alia2, el proyecto Familia Segura (www.familiasegura.es) para concienciar a padres, niños y profesores sobre los riesgos y darles herramientas de prevención.

Para la Unesco, la educación sexual debería ser tan importante como las matemáticas

Otra manera de evitar que los niños busquen términos como “sexo” en internet es que tengan información y no les parezca algo “prohibido” y, por tanto, tentador. Cuando los investigadores Douglas Kirby y Nanette Ecker presentaron las Directrices Internacionales de Sexualidad de la UNESCO, en 2009, aseguraron que la educación sexual debería ser “tan importante como las matemáticas” en las escuelas. Sin embargo, en nuestro país la educación afectivo-sexual se mantiene en un limbo del que nadie se quiere hacer cargo.

Una niña hablando con su madre

La psicóloga Silvia Álava, directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora de Queremos que crezcan felices (JdeJ Editores), nos da consejos para los padres.

Hablemos de sexo

  • No dejes ni una pregunta sin contestar. Lo que tú no resuelvas, será rastreado en internet.
  • Darles una buena educación afectivo-sexual les ayudará a sentirse bien, a aceptarse y a relacionarse con los otros.
  • Conviene hablar antes de la adolescencia, antes de que la figura del padre y la madre cambie y dejen de considerarles sus héroes/heroínas.
  • Si te dejan desconcertado, gana tiempo preguntando: “¿Tú qué crees?” o “¿Qué te han dicho?”. Así sabrás lo que bulle en sus cabezas.
  • Mejor da respuestas concretas que largos discursos.
  • Si les ayudas sin aspavientos, sabrán que siempre pueden acudir a ti para resolver sus problemas.
  • Si os pone nerviosos hablar de sexo, conversa mientras hacéis alguna actividad que permita una charla casual.
  • Nombra las cosas por su nombre y con naturalidad.
  • No despaches el tema rápido, dedícale el tiempo necesario y respeta los silencios y pudores de los menores.

“Ni está incluida en el currículo escolar, ni está regulada fuera de él; solo aparece como una mera recomendación, sin establecer quién y cómo debe realizarla o qué contenidos deben incluirse en cada etapa educativa”, explica Raquel Hurtado López, psicóloga y sexóloga de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE). A juicio de esta experta, “la educación sexual se entiende, de modo erróneo, como una forma de adoctrinamiento y no como lo que es: una herramienta apoyada en hechos científicos que permite ayudar a que chicos y chicas vivan su sexualidad de una forma positiva y libre de riesgos”, señala.

Así, aunque la ONU dice que todas las personas deben tener acceso a una educación sexual de calidad, en nuestro país se ha convertido en un tema político y polémico. En Alemania, sin embargo, se imparte en las escuelas y es obligatoria. El objetivo es educar pero también prevenir para los menores sepan detectar y evitar los abusos sexuales.

Katharina von der Gathem es educadora sexual y autora del premiado libro Cuéntamelo todo (Takatuka, 2015). En él responde a 101 preguntas relacionadas con el sexo formuladas que alumnas y alumnos de 3º y 4º de Primaria le dejaban de forma anónima. “A los nueve y 10 años, los niños suelen ser increíblemente abiertos y curiosos, les divierte saber qué les va a pasar en la pubertad. Seamos realistas, los niños ven sexo en todas partes: anuncios, películas, internet, en el patio de la escuela o con los hermanos mayores. No podemos taparles los ojos y las orejas -añade-. Cuando los adultos escuchamos la palabra sexo pensamos en vergüenza, erotismo y oscuros secretos, pero los niños solo sienten curiosidad porque miran el mundo con naturalidad y sin prejuicios. Si preguntan, es porque quieren saber”.

En su libro, Katharina von der Gathem contesta preguntas variopintas como: “¿Cuánto mide un espermatozoide?”; “¿Podemos no llegar a la pubertad?”. O, la gran duda: “¿Cómo se hace el sexo?”. “Con frecuencia, los padres me dicen: “A mi hijo ese tema no le interesa”. Si ellos supieran…”, comenta la autora, que señala que ha notado un incremento de dudas infantiles que parecen inspiradas en lo que ven en internet. “Encuentro cada vez más preguntas del tipo: “¿Cómo se hace sexo entre tres?” o “¿Hay que tragarse el esperma?”. Por eso es aún más importante que los adultos nos ofrezcamos como interlocutores y tomemos en serio a los niños y a sus preguntas”, señala.

La psicóloga Silvia Álava también cree fundamental que los padres se impliquen en la educación afectivo-sexual de sus hijos. “Ellos le pueden enseñar los valores familiares”, explica y sugiere que la mejor forma de comenzar es hablar al niño del amor y la amistad que hay entre ellos, de su compañerismo, de cómo se ayudan… Y luego ir avanzando para crear un clima de confianza con los hijos donde se llamen a las cosas por su nombre: pene, vulva, testículos… “Que sientan que es algo natural. Si el niño tiene una duda, tienen que ayudarle a resolverla adecuando la información a su edad. Que no quede ni una pregunta en el aire. Si tú no la contestas, recurrirán a internet”.

En caso de “pillarlos” consumiendo porno, o de encontrar el rastro en el historial del ordenador o del móvil, hay que afrontarlo con naturalidad. Lo fundamental es que entiendan que la pornografía no es la realidad. Uno de los problemas del consumo de pornografía por parte de los menores es que, al no estar formados, no tienen capacidad para entender lo que ven, ni para saber qué es ficción. Un dato muy significativo: el 53% de los niños que reconocían haber visto pornografía y el 39% de las niñas la consideraban como una representación realista del sexo, según un estudio de la Universidad de Middlesex (Gran Bretaña). En esa misma encuesta, el 39% de los adolescentes de entre 13 y 14 años y una quinta parte de los niños de 11 y 12 años afirmaron querer imitar el comportamiento que habían visto en pantalla.

El problema en cifras

  • El 30% de los niños españoles ya tiene un smartphone a los 10 años y el 70%, a los 12. Desde los dos años, juegan con los de sus padres y tienen acceso a videos de Youtube.
  • El 39,9% de las páginas que visitan los niños españoles tienen contenidos pornográficos, según Kaspersky Lab.
  • El 53% de los púberes y adolescentes de entre 11 y 16 años ha visto pornografía explícita en la red, el 38% en un ordenador portátil y el 33% desde un teléfono móvil. Casi el 60% de ellos lo hizo en su casa., según un estudio de la Universidad de Middlesex (Reino Unido).
  • El 45% de los menores accede a la red desde ordenadores que no tienen filtros de contenidos.
  • El 70% de los adolescentes duerme con el teléfono encendido durante toda la noche.
  • El 12″ 8% de los jóvenes ha accedido a páginas de contenido sexual. ¿El motivo que aducen? Curiosidad.
  • El uso de ordenador entre los menores es casi universal (94,9%). El 95,2% de ellos accede a internet.

Si nuestro primer contacto con la sexualidad es a través es esa “realidad” deformada, alejada de la parte afectiva, podemos hacernos mucho daño”, explica Silvia Álava, que considera que, además, tiene un componente agresivo y violento, y muestra a la mujer como un objeto de uso “algo que no favorece la igualdad ni el respeto”. Además, “lamentablemente, en muchos casos es la única fuente de información sobre el tema”, añade Raquel Hurtado López, quien considera que el sexo sigue siendo un tabú.

“La mayor parte de los adultos no ha recibido una educación sexual adecuada. De esta forma, se transmiten no solo el sonrojo al hablar de ello, sino también muchos mitos”, añade. Así que, volviendo al caso de Susana, lo primero que debería tener claro es que tiene que hablar con su hija con naturalidad de los vídeos que ha visto, preguntarle por sus dudas y ayudarla a resolverlas. ¡Y poner contraseñas en todos los dispositivos electrónicos de casa!

 

FUENTE: mujerhoy.com

¿Necesitan los más pequeños un teléfono móvil?

RIESGOS DE INTERNET. LOS NIÑOS NO DEBEN QUEMAR ETAPAS. EL MAL USO DE LA TECNOLOGÍA AL EXPONERSE A CONTENIDOS INADECUADOS PUEDE ARREBATARLES SU INOCENCIA Y EXPONERLOS A PELIGROS MAYORES.

Portada Queremos que Crezcan_felicesA los más pequeños de la casa no les hace falta un teléfono móvil para sobrevivir. Así de claro. No lo digo yo, sino la psicóloga Silvia Álava, que en su libro “Queremos que crezcan felices” da un pequeño tirón de orejas a los padres por nuestra excesiva permisividad con el uso de las tecnologías.

Su teoría es clara: si nos pasamos el día advirtiéndoles de los peligros de la calle, si no les dejamos ir solos ni a la vuelta de la esquina, ¿por qué les permitimos navegar en solitario por Internet?

“Los niños no están preparados para tener un teléfono móvil ni para el uso de las redes sociales. Debemos marcarles unas pautas y cerciorarnos de que las cumplan”, asegura Álava en el libro.

Es cierto que estamos ante una generación de nativos digitales y que no podemos permanecer ajenos a las tecnologías, pero creo que en ocasiones las cosas se nos están yendo de las manos. ¿Es normal que bebés de año y medio cuenten ya con su propia tableta? Álava recomienda aguardar hasta los 14 años para empezar a tener móvil, una espera que a muchos se nos antoja larguísima. De hecho, pese a mi radical oposición, logré aguantar hasta que mi hija tuvo 11 años para comprarle el dichoso aparato, lo que dice bastante poco en favor de mi firmeza como madre. Eso sí, pacté unas estrictas condiciones: el teléfono solo se utiliza el fin de semana y no tiene redes sociales ni tarjeta de datos.

Las redes sociales conllevan bastante peligros. Los periodistas sabemos muy bien que una metedura de pata te puede costar la reputación de toda una vida. Si nosotros, adultos con experiencia, pensamos una y tres veces a la hora de escribir un mensaje, ¿tiene la madurez suficiente un niño de nueve años para subir una foto en Facebok? ¿Y si cuelga de manera inocente la foto de su herma- no llorando y éste se convierte en objeto de burlas en el colegio?

Niños e internet

Conozco bastantes problemas provocados por el mal uso de redes sociales. Imágenes inapropiadas, perfiles falsos creados para desacreditar a la gente.

Fue un buen día en el que mi marido cogió la tableta y comprobó estupefacto que el historial estaba repleto de contenidos porno. Mi hija y su amiga se habían dedicado a investigar en Google sobre el término pene y sus derivados y, a sus nueve años, habían visto escenas inapropiadas.

Pensé: ¡Si esto me sucede con nueve, qué es lo que me quedará por ver a los 15! Desde entonces, estoy bastante alerta y procuro que permanezcan el menor tiempo posible delante de la tableta y el móvil.

Sé que pueden ser muy útiles para el entretenimiento y el aprendizaje con juegos y vídeos educativos, pero, en otros aspectos, considero que les roban a nuestros hijos parte de la infancia y de la inocencia.

 

FUENTE: Opinion.com

Papa, Mamá, ¿Hablamos de sexo? Colaboración con el diario El Mundo

Papá-Mamá ¿Hablamos de Sexo?Papa- mamá, ¿Hablamos de sexo? | Zen sección | EL MUNDO

A principios de los 90, con trajes de chaqueta sobrios y rostro algo contenido, una psicóloga llamada Elena Ochoa se colaba en los hogares de nuestro país para hablar de sexo. De la mano de Chicho Ibáñez Serrador, su director, los términos coito, masturbación o sadomasoquismo se instalaron en el ‘prime time’ de TVE para profundizar en cuestiones hasta ese momento tabú. La idea del programa era plantear los temas desde un punto de vista didáctico; la parte divertida de la cuestión no entraba en el guión. Para muchos fue una manera de plantear con naturalidad algo natural, valga la redundancia. Pero ¿se habla hoy en casa de sexo con normalidad? No, lo cierto es que aún parece que la cuestión se le atraganta a más de uno.

Muchos de los jóvenes de aquellos años tienen ahora hijos y dentro de no demasiado -si no ya- les tocará afrontar la temida conversación: “Papá-mamá, ¿hablamos de sexo?”. La verdad es que son pocos los que plantean el tema de forma tan directa. Para mayores y para jóvenes sigue siendo un momento de vergüenza, de rubor. Quizá porque la cuestión se aborda todavía mal y tarde. “El tema de la sexualidad hay que hablarlo desde que son pequeños. Hay que verlo como algo positivo que forma parte de nuestra vida desde que nacemos y hasta que morimos”, explica Eva Marina, directora de la Universidad de Padres, proyecto donde se echa una mano a los progenitores en el proceso educativo de sus hijos. El modelo comunicativo y afectivo que hay en cada casa marca cómo se aborda el tema. “Hay que contestar las preguntas que van surgiendo según la edad, de manera que al llegar a la adolescencia no haya ningún problema y siga esa comunicación”.

Ver una escena de sexo en la televisión, por ejemplo, no tiene que ser motivo para que el adulto se revuelva en el sofá o se cambie de canal automáticamente. “Se pueden aprovechar situaciones cotidianas como ésta para iniciar una conversación; lo mejor es preguntar ¿qué quieres saber? Y a partir de su curiosidad ir solventando dudas”, explica Ana Sierra, psicóloga y sexóloga.

De su experiencia en institutos y colegios, donde ha dado charlas de educación sexual muchos años, saca una conclusión clara: “Los padres informan poco y generalmente con un matiz negativo. Cuidado no te quedes embarazada, usa preservativo… Pero luego no les explican cómo ponérselo, que es lo más importante”. Aquí, de nuevo, vence el corte. “Hablar de sexo no es sólo genitalidad, también es enseñar a disfrutar de la afectividad y los sentimientos con otra persona, aprender a decir que no…”.

A las puertas de un instituto madrileño, la pregunta aún causa risas nerviosas. ¿Habláis de sexo en casa? El “no” del corrillo suena casi al unísono. Tienen entre 15 y 17 años, y la mayoría confiesa que ya ha tenido relaciones sexuales. “No siempre con protección”. Casi todos reconocen que preguntan más a amigos e incluso a hermanos mayores cuando tienen dudas. “No nos damos cuenta de que a menor información, más riesgos“, asegura Sierra, quien se ha encontrado en su consulta que padres que iban a terapia de pareja acaban preguntando cómo tocar el tema del sexo con los hijos. “Muchos padres delegan en los colegios esta formación. Y en las aulas se habla de la reproducción, pero no de sexo como tal”.

España, un país sin información sexual

Según el último informe sobre la juventud en España, realizado en 2012, los jóvenes españoles (15 a 29 años) tienen su primera relación sexual a los 17 años -tanto ellos como ellas-; un 12% del colectivo decía haberla tenido antes de los 15 años, frente al 5% en 2004. El método anticonceptivo más utilizado es el preservativo (70%), seguido de la píldora (19%).

Ser naturales y evitar transmitir nerviosismo; explicar con brevedad y claridad las cosas; adecuar el lenguaje a la edad; no dar más información de la demandada, lo que no significa que no se llame a las cosas por su nombre; y respetar los silencios de los chavales son algunas de las pautas que recomienda la psicóloga Silvia Álava, autora de ‘Queremos que crezcan felices’. Entre los errores más frecuentes, no contestar a las preguntas o mentir. “Si no se sabe algo es mejor reconocerlo; y hay que saber que si no se satisface la curiosidad, tratarán de buscar respuestas por otras vías menos seguras”.

Un 14% de los jóvenes dice no disponer de información sexual, según el citado estudio. Y casi el 80% asegura no haber tenido este tipo de conversaciones en su casa a lo largo de la infancia o la adolescencia. “Hemos avanzado, pero sigue habiendo mucho trabajo por hacer”, añade Marina, acostumbrada a tratar estos temas en los cursos y talleres de la Universidad de Padres. “En muchas ocasiones seguimos transmitiendo que lo más importante es que no caigan en conductas de riesgo, lo que se aleja de la educación afectiva, que es básica”.

Internet y las redes sociales se han convertido en un escaparate a veces peligroso para los menores. “Deben establecerse unas pautas y no se puede ser excesivamente permisivo”, explica Álava. “Hay contenidos que pueden dañar a nivel madurativo y sexual al menor”. Al igual que se establecen normas en educación vial o en nutrición, “hay que fijarlas para navegar por la red”. Los mensajes que reciben a través de internet “pueden no estar ajustados” para su edad.

Las prisas no son buenas para nada y tampoco para hablar de sexo: “Hay que dedicar tiempo a charlar, no querer terminar en minuto y medio. Hay que cuidar el contexto para que fluya la comunicación”. Las chicas en esto llevan algo de ventaja. “En la preadolescencia y adolescencia se nota especialmente. Ellas maduran antes”, dice Álava. Y tanto a ellas como a ellos, por ejemplo, hay que hablarles de la menstruación, “que sepan que no es algo negativo ni sucio”, añade Ana Sierra.

En la Universidad de Padres se trabaja también con los progenitores: “Tratamos de que ellos analicen su sexualidad. Entre los adultos también existe mucho desconocimiento“, explica Marina. “Es un punto de partida para luego hablar con los hijos. Si no se ha tratado la cuestión con normalidad desde los primeros años, no puedes esperar que cuando llegan a la adolescencia hagan preguntas”.

Insiste también Marina en el aspecto ético de esa educación afectiva que se debe recibir en casa. “Las palabras tolerancia y respeto deben estar muy presentes”. Los modelos de familia son ahora más numerosos y diversos que hace unos años y la orientación sexual de cada uno hay que aprender a respetarla desde pequeños. “Todos los padres y madres están capacitados para hacer la educación afectivo sexual”, concluye Álava.

Errores a evitar

La adolescencia se considera el periodo que va de los 12 a los 18 años. “Aunque siempre hay que analizar cada caso”, asegura la psicóloga Silvia Álava, que recoge en su libro ‘Queremos que crezcan felices’ (JdeJ Editores) algunos errores que se comenten al hablar de sexo con los hijos:

  • FALSAS CREENCIAS. Al tratar la sexualidad no estamos incitando a los hijos a la actividad sexual. El objetivo es aprender a reflexionar sobre ella, respetarse y respetar a los demás.
  • IGUALDAD. Hay que ofrecer las mismas posibilidades a niños y niñas para desarrollarse de forma plena no sólo a nivel sexual, sino a todos los niveles. El sexismo se evita desde que son niños.
  • RESPETO. Hay que hablar con normalidad de sexo, pero en la preadolescencia es normal que aparezca la vergüenza. Hay que respetarlo y nunca presionar o insistir.
  • EDAD. Las respuestas hay que darlas siempre en función del conocimiento del niño. Hay que estar seguros de que el chaval va a entender todo lo que queremos transmitirle.

FUENTE: Diario El Mundo