Entradas

Los padres ante la depresión infantil

padres-depresion-infantil-gOs adjunto un nuevo artículo fruto de la colaboración con guiainfantil.com:

La depresión no sólo afecta a los adultos, también los niños pueden padecer depresión, sin embargo, es importante no confundir la tristeza que puede sentir un niño con un proceso depresivo. La depresión en la infancia viene acompañada además de la tristeza de una serie de síntomas como cambios bruscos de humor, rabietas por cualquier causa o alto nivel de ansiedad.

¿Cómo pueden actuar los padres si su hijo está deprimido?

1. ¿Como los padres pueden detectar si un niño tiene depresión? ¿Cómo se diagnostica la depresión infantil?

Para diagnosticar una depresión infantil va a ser fundamental, lo primero de todo reunirnos con los padres. Lo primero que se hace es una entrevista a los padres en profundidad en las que les vamos preguntando todos los datos de ese niño, todos los datos para tener la enamnesis, la historia clínica. Datos desde el momento del nacimiento, del parto, como ha sido la evolución de ese niño para que podamos todas las características del niño que a nosotros nos ayudan a hacer un buen diagnóstico.

Además, les pedimos a los padres que hagan unos registros de conducta, es decir, cualquier situación que les preocupe de su hijo. Lo ideal seria que el psicólogo fuera y lo viera in situ, pero llega un momento en que eso es muy complicado porque un psicólogo no puede estar todas las horas en casa, todas las horas en el colegio,  en el parque con los amiguitos, y además la figura del psicólogo interferiría muchísimo en el comportamiento de ese niño.

Entonces, ¿qué es lo que hacemos? Les damos a los papás unos registros, que consta de columnas,  en la primera que ponemos día y hora, la siguiente columna que tienen que rellenar es, cuál es la situación, dónde esta el niño, con quién está y que es lo que esta haciendo, qué es lo que hace o dice el niño y que es lo que le contestan los padres, o le contestan otros niños u otros adultos que estén allí.

¿Para qué? Para que a través de esos registros a los psicólogos les va a venir muy bien, saber que es lo que le puede estar pasando al niño, establecer un correcto diagnóstico y lo que es más importante, darles pautas a los padres de actuación, saber que es lo que está ocurriendo. Es verdad que cuando los niños son un poquito más mayores, también te entrevistas con el niño y hablas con el niño pero muchas veces esos registros previos nos han dado mucha información, porque hay a veces que los niños no tienen el suficiente desarrollo meta cognitivo como para analizar y pensar que es lo que esta pasando, como se están sintiendo y por qué les pasa algo. Y a través de registro, siempre se va a poder muy bien y ver muy bien.

Y luego también tenemos pues otra serie de cuestionarios, más específicos, como puede ser un BASC como puede ser un CDS que se piden que hagan los papas y los profesores, también para ver de una forma clínica y estandarizada pues para ver cuales son las áreas que creen y que pueden estar afectadas en cada uno del los niños.

Silvia Álava

2. ¿ Que pueden hacer los padres si sospechan que sus hijos están deprimidos?

Es importante cuando los padres sospechan que el niño está deprimido, lo primero de todo que se paren a observarlo bien. Hemos dicho antes Esa importancia de coger registros de conducta, de ver muy bien esas situaciones que nos llama la atención en las que vemos que el niño puede estar deprimido, puede estar más triste, cuándo ocurre, con quien ocurre, que es lo que hace o dice el niño. Lo primero de todo es pararnos a observar, porque si tenemos muy claritas las situaciones en las que está sucediendo, nos va a ayudar muy bien a luego poder intervenir, y poder valorar si es una situación en concreto, si es un pensamiento del niño, si es una conducta. Para en función de eso poder intervenir.

3. ¿ Cuándo los padres tienen que llevar a un niño deprimido al psicólogo?

¿Cuándo los padres deben de venir al psicólogo? Yo creo que para no alargar el sufrimiento del menor y cronificar el problema es muy importante que los padres identifiquen los síntomas previos a la depresión. En cuanto vean que hay un bajo rendimiento, que el niño está aburrido de forma constante que no se entretiene que esta como cansado que ha perdido peso,  que esta como más aislado más irritable, en cuanto veamos cualquiera de estos síntomas si que es bueno que puedan venir y puedan pedir ayuda.

Hemos notado que hay un cambio en el modelo de cuando las personas acuden al psicólogo. Muchas veces ya no se acude con una patología grave o una patología mental, se acude en las frases previas en las que a veces simplemente con unas simples pautas o una simple ayuda a los padres, ¿qué es lo que conseguimos? Que el problema no vaya a más y que el niño deje de sufrir. Qué este bien en el menor tiempo posible. No hay que esperar ha que ya haya un diagnóstico claro de depresión o que haya una patología grave. En cuanto veamos que el niño no lo está pasando bien o en cuanto que veamos que nosotros nos esta costando mucho o el desgaste emocional en la familia esta siendo elevado yo ya diría que se puede pedir ayuda.

Silvia Álava depresión infantil

Depresión infantil: qué es, cuales son sus causas y diferencias entre depresión y tristeza. Vídeos colaboración con guiainfantil.com

Os adjunto, en esta ocasión, los primeros enlaces de los vídeos realizados en colaboración con guiainfantil.com sobre los casos de depresión infantil:

  • ¿Qué es la depresión infantil?

¿Qué es la depresión infantil?

  • ¿Qué causas pueden llevar al niño a la depresión?

Causas de la depresión infantil

  • ¿Cómo pueden saber los padres si un niño está deprimido o sólo está triste?

Niño deprimido o niño triste

¿Qué es la depresión infantil? colaboración con Guiainfantil.com

Depresión infantilLa depresión también puede afectar a los niños, sin embargo, es importante resaltar que no es lo mismo un niño que está triste que un niño que está deprimido. La depresión en la infancia viene acompañada además de la tristeza de una serie de síntomas en los niños, como cambios bruscos de humor, rabietas por cualquier causa, alto nivel de ansiedad…

La psicóloga Silvia Álava nos ha concedido una entrevista en la que nos aclara en qué consiste la depresión infantil, qué síntomas puede presentar un niño con depresión, a qué edad suelen tener los niños depresión, por qué tienden a deprimirse los niños o si este estado puede ser hereditario.

La depresión infantil, causas y síntomas

1. ¿ Qué es la depresión en los niños? ¿ Cuándo se dice que una depresión es grave, leve o moderada? 

La depresión infantil es un desorden caracterizado por una alteración en el estado de ánimo acompañado de un comportamiento a nivel escolar, en el hogar, en la comunidad del niño. Hay que distinguir cuando hay una depresión y cuando el niño solamente está triste. Porque muchas veces os niños al igual que los adultos, se ponen tristes. Pero eso no significa que estén deprimidos.

Para estar deprimidos, estamos hablando que ya es un diagnóstico dentro de salud mental y el niño tiene que estar muy triste, tiene que tener una serie de alteraciones, que se le notan en el colegio, que se le notan con los amigos, que lo notan los papas, que lo notan todos, durante un periodo largo de tiempo.

En función de como sean esos síntomas y de la gravedad de los síntomas podremos hablar de un estado de depresión leve, moderado o severo. También tenemos que pensar que los síntomas van a variar en función de la edad del niño.

2. ¿Qué síntomas puede presentar un niño con depresión?

Los síntomas de un niño con depresión van a depender muchísimo del niño. Cada niño es un mundo  y es un caso aparte y por eso a cada niño hay que estudiarle en profundidad. Hay que hacer en muchas ocasiones lo que los psicólogos llamamos un “traje a medida”, tanto en la evaluación como en la intervención. Pero si hay que pequeños datos con lo que podemos por lo menos lanzar una pequeña alarma.

Síntomas emocionales en la depresión infantil; pues son niños que están tristes, que están apáticos, como que pierden interés por hacer las cosas, tienen cambios bruscos de humor, enseguida cogen rabietas, enseguida cogen pataletas, y suelen tener un alto nivel de ansiedad. Síntomas cognitivos; pues ellos se sienten tristes, piensan que están tristes, suelen tener una serie de ideas negativas, pues piensan que valen muy poquito o que no valen para nada, que no hacen nada bien.

También eso se puede acompañar de síntomas somáticos que son estos niños que les duele… que en seguida estamos en el médico porque cuando no me duele la cabeza, me duele la tripa y sino me duele otra cosa, pero el pediatra nos dice que no hay nada orgánico, osea que no hay una causa fisiológica que lo esté causando. Y dentro de los síntomas motores, podemos ver que hay o una hipo o una hiper movilidad, pues estos niños que de repente se mueven mucho o entran en fases como más de apatía. Pero siempre pensando que ha habido un cambio porque hay niños que ya se movían mucho de antes o se movían poco de antes.

3. ¿A qué edad los niños suelen tener depresión?

Respecto a la prevalencia de la depresión es un dato que es muy controvertido porque cuando tu haces una revisión de literatura científica para ver que prevalencia, que porcentaje de los niños tienen depresión nos encontramos que según el estudio varia muchísimo y además también varia muchísimo en función de cuál es el modelo teórico que hemos cogido, que estamos definiendo por depresión, con qué instrumento lo estamos midiendo, y en que población lo medimos.

Luego, datos tan claros tan claros no los hay. Pero tenemos que pensar que en la más tierna infancia, en cuanto a la depresión infantil, la prevalencia no es tan alta. Estamos hablando entorno de un 1 o a un 3%. Es verdad que hay muchos niños tristes, pero es que un niño triste no es un niño deprimido. Entonces, hay que tener cuidado con eso. Según nos vamos acercando a la pubertad, y según nos vamos acercando a la adolescencia, allí ya la prevalencia si que es verdad que sube un poquito más. Ya podemos hablar que pueda haber más adolescentes que si realmente puedan tener una depresión. Ahí ya podemos hablar entorno a un 3 o un 9% de la población.

4. ¿Qué factores o que causas pueden llevar a un niño a una depresión?

Las causas que pueden llevar a un niño a una depresión pueden ser muchas y muy diversas. Siempre vamos a tener que hacer un análisis en profundidad de ese niño. ¿Qué es lo que le esta pasando a ese niño? Porque lo importante, igual que ocurre con los adultos, no es tanto lo que me pasa, sino como lo vivimos y cómo lo estamos interpretando. Por eso siempre vamos a tener que evaluar muy bien, y trabajar muy bien con esos padres.

También es importante trabajar con los profesores que nos pueden dar mucha información porque están muchas horas con los niños y trabajar con los niños. Para ver exactamente a ese niño que es lo que le está pasando. Aunque si que es verdad que en determinadas situaciones como es la perdida de un ser querido muy cercano, una separación de los padres, a veces un cambio, una mudanza a otra ciudad, un cambio de colegio en el que a lo mejor al niño le ha costado un poquito más integrarse y hacer más amiguitos, les pueden afectar.

Pero nunca podremos hablar de una relación causa efecto. No podemos decir que todos los niños que sufren una perdida vayan a tener depresión o que todos los niños que su papa se separen o se divorcien vayan a tener depresión. Va a depender siempre de la interpretación que haga cada niño y también vamos a tener cuidado con la interpretación que haga el adulto y las personas del entorno que muchas veces son las que favorecen o incluso propician pues un estado de ánimo más bajito en el niño.

5. ¿La depresión es hereditaria?

La depresión endógena si que tiene un componente hereditario, pero tenemos que saber que la depresión infantil no siempre es hereditaria. Hay otras muchas causas como pueden ser el estilo de crianza de los padres, el ambiente en el que vive el niño, el modelo que está recibiendo el niño de los padres, todo eso va a tener mucho que ver.

Rebeldía en la adolescencia

Cambios en la pubertad - Diario El Confidencial - Silvia ÁlavaDedicaremos estas semanas a hablar de los adolescentes, que es un tema que se ha tratado poco en el blog:

¿Qué significa ser auténtico en la adolescencia? ¿Es una sensación diferente a la que se pueda tener en la madurez?

Cuando los niños llegan a la pubertad, biológicamente se produce un estallido de reacciones  endocrinas, que no sólo conllevan un aumento de los órganos sexuales, (llegada de la menstruación y desarrollo mamario en las chicas, y producción de esperma y  aumento de la pilosidad en los chicos),  sino que además producen  un cambio en todas las relaciones del niño consigo mismo y  con su entorno. Las hormonas van a adquirir un gran protagonismo, de tal forma que en muchas ocasiones serán las que tomen las riendas de su  comportamiento. El adolescente se siente confundido y en muchas ocasiones,  aunque parece haber asimilado los cambios físicos producidos en su cuerpo, no es capaz de controlar los desajustes hormonales propios de esta etapa; incluso puede llegar a sentir que ser auténtico es dejarse llevar por lo que te apetece, por lo que “te pide el cuerpo”, sin pararse a pensar las en las consecuencias que pueden tener determinadas conductas.

Por el contrario, ser auténtico en la edad adulta, aunque aún puede estar unido con la idea de hacer lo que uno quiere, significa alcanzar la madurez que te permite ser uno mismo, sin manipulaciones ni condicionantes externos. Los adultos soñamos con tener más capacidad de autocontrol y gobernar nuestras vidas; queremos enfrentarnos tal y como nosotros deseamos a las distintas situaciones que vivimos, intentamos alcanzar nuestras metas, las nuestras, no las que otros pueden tratar de imponernos. Esas metas en las que creemos, con las que nos identificamos y por las que luchamos.

«10 ejercicios para que los niños superen la tartamudez» colaboración de Silvia Álava para guiainfantil.com

10 ejercicios para superar la tartamudezSi sospechamos que nuestro hijo tiene un trastorno del habla, lo primero que tenemos que hacer es pararnos a observar. ¿Cuándo tartamudea el niño? ¿en que situaciones?¿quienes están? ¿es una conducta que se repite de forma continua, o que solo aparece en momentos aislados?

Es necesario saber cuando, dónde, cómo y con quién ocurre, para poder establecer el porqué, la causa de dicha tartamudez. En muchas ocasiones hay una predisposición genética a la tartamudez, por lo que conviene averiguar si alguno de los padres tuvo ese problema en la niñez.

Actividades y juegos para ayudar a los niños tartamudos

Otro punto fundamental a tener en cuenta es la edad del niño, pues existe una tartamudez evolutiva que parece en trono a los 3 o 4 años de edad en la que el niño tiende a repetir las palabras, o en ocasiones “se atasca” y no sabe continuar. Si en cambio nuestro hijo tiene más de 5 años y continúa o se ha acentuado la tartamudez, conviene pedir ayuda y valorar el problema, para poder iniciar una intervención.

Una vez que hemos observado el problema, es importante que los padres:

1. No terminen las frases del niño. Tiene que aprender a hablar por si mismo para que vea que puede enfrentarse al problema y salir victorioso del mismo.

2. No meterse con él, enfadarse o menospreciarle cuando ocurra este problema.

3. No interrumpirle, dejarle que acabe las frases. Se le puede animar a que termine, con palabras de aliento, o una sonrisa.

4. Grabarle cuando hable despacio y cuando habla deprisa, para que él se oiga y empiece a ver las diferencias.

5. Cantar con él y de nuevo grabarle para que se escuche y que vea que cuando canta no tartamudea. Explicarle que esto sucede porque cantando “gestiona” mejor la cantidad de aire a expulsar.

6. Trabajar con el niño la respiración diafragmática (que aprenda a hacer una respiración profunda en la que el aire llegue al diafragma o a la tripa).

7. Hacer ejercicios de soplo, como hinchar globos, soplar velas, soplar con pajitas… de esta forma conseguiremos fortalecer los órganos fonadores.

8. Alargar las vocales al hablar. Esto sobre todo lo podemos hacer mientas el niño lee.

9. Trabajar el turno de palabras, como por ejemplo, los padres empiezan una frase, paran y le piden al niño que él la termine.

10. Controlar las conductas de ansiedad del niño. Trabajar con él el miedo a tartamudear.

Niños en el diván, colaboración con la revista YoDona

Os adjunto la colaboración publicada el pasado sábado en la revista YoDona en la que diferentes profesionales hablamos sobre el aumento y las causas de las consultas relacionadas con niños en los gabinetes de psicología (Creo que pinchando en ella podréis leer el artículo):

Niños en el diván

De niñas a Malotas, nuevo libro de Ángel Peralbo

De niñas a malotas Ángel PeralboDe niñas a malotas es un libro que refleja con acierto y profundo conocimiento cuál es la realidad de las chicas adolescentes hoy y, también, cómo afrontan sus padres ese momento tan difícil de sus «princesas». Ellas, entre la búsqueda de libertad y la inseguridad; sus progenitores, entre el amor incondicional y el desconcierto.

Ángel Peralbo, psicólogo especializado en adolescencia y autor de El adolescente indomable –del que se han vendido 10.000 ejemplares−, explica por qué muchas jóvenes no son dueñas de sus vidas, aunque parezca lo contrario; qué las lleva a tener prisas por crecer; qué hace que se sientan incomprendidas; cómo manejan las turbulentas relaciones con sus amigas o sus conflictos con su propia imagen; cuáles son los peligros en su tiempo de ocio; por qué caen en las redes de una pareja tóxica que sigue patrones de antaño…

Todas estas cuestiones y muchas más en una obra imprescindible para comprender y poder ayudar a su hija adolescente, y aprovechar la oportunidad que nos da la adolescencia para garantizar que tenga una autoestima adecuada.

III conferencia sobre ¿Cómo superar las dificultades que presentan los niños con altas capacidades?

Será esta tarde, en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid, y con ella se finaliza esta primera colaboración con el Programa de Enriquecimiento Educativo para Alumnos con Altas Capacidades realizado por EducaMadrid.

Intervendremos Mª Jesús ÁlavaÁngel Peralbo, y Yo, con el objetivo de aconsejar y dar pautas a los padres de estos niños, ante las dificultades que puedan presentarse en el día a día. Os iré contando esta interesantísima experiencia.

Programa de Enriquecimiento Educativo para Alumnos con Altas Capacidades

Conferencia sobre ¿Cómo superar las dificultades que presentan los niños con altas capacidades?

Será esta tarde, en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid, de la mano del Programa de Enriquecimiento Educativo para Alumnos con Altas Capacidades realizado por EducaMadrid.

Intervendremos Mª Jesús Álava, Ángel Peralbo, y Yo, con el objetivo de aconsejar y dar pautas a los padres de estos niños, ante las dificultades que puedan presentarse en el día a día. Os iré contando esta interesantísima experiencia.

Programa de Enriquecimiento Educativo para Alumnos con Altas Capacidades

Presentación del nuevo libro de Mª Jesús Álava Reyes y Susana Aldecoa: La buena educación

Nos lo pasamos genial ayer en la presentación del nuevo libro de Mª Jesús Álava y Susana Aldecoa, pronto estará disponible en la página web del Centro de Psicología Álava Reyes el vídeo, para aquellos que no hayáis podido asistir en directo. Os adjunto una imagen de uno de los momentos más divertidos:

Presentación Libro la buena Educación CSIC