Entradas

Sextorsión: colaboración con los informativos de TeleMadrid

La «cara opuesta» de la Navidad: tristeza, estrés y frustración. Colaboración con el diario ABC

Reglas básicas para comunicar a los hijos el divorcio de los padres. Colaboración con la revista SModa del diario El País

Decírselo los dos juntos, no hablar mal del otro y no caer en comprarle con regalos son algunas de las claves.

divorcio-e-hijos

El amor muchas veces no dura para toda la vida. A veces porque la pareja se deteriora por los roces de la convivencia, porque ha aparecido otra persona o simplemente porque ya no sois los mismos que eráis cuando empezasteis la relación. El problema está en que lo que parece un asunto de dos, se convierte en algo más complejo cuando hay hijos de por medio. Porque vuestra separación no solo supone un cambio en vuestras vidas, sino también en las suyas. Aunque seguir por los hijos no parece una opción lógica, si al final solo vamos a hacerles vivir en un ambiente tenso e incluso podemos hacerles cargar con esa culpa, lo que sí debemos tener en cuenta es cómo hacer las cosas lo mejor posible. Empezando por el principio, es decir, cómo vamos a contarles que “mamá y papá se separan”.

Sí, es cierto que ya no se trata de una noticia tan impactante como hace unos años, principalmente porque seguro que no va a ser el único niño de clase con padres separados. Ahora lo raro es casi que sigan casados. Sin embargo, la psicopedagoga Laura Aguilera aporta que “que los padres se separen es un aspecto muy importante para los niños, tanto ahora como hace años, que no se veía con tanta frecuencia. La idea de que los padres se separen implica un cambio en su rutina diaria, a la que al inicio les cuesta adaptarse”, por lo que siempre hay que planificar cómo vamos a abordarlo. Igualmente, también depende de cómo sea nuestra separación, ya que “no es lo mismo la separación de unos padres que simplemente han dejado de quererse en el sentido del amor romántico, pero se respetan mutuamente y llevan una separación civilizada”, que los padres que se separan por algo razones complicadas como una infidelidad o incluso en casos extremos unos malos tratos.

Lo que debemos decir y lo que debemos evitar

“Es fundamental comunicárselo al niño de la forma correcta, a ser posible los dos juntos y evitando que los niños piensen que es por ellos, por su mal comportamiento, por lo que han hecho o han dicho, pero sobre todo tenemos que dejarles tiempo para que lo asimilen”, aporta la especialista en psicología infantil Silvia Álava. Entre las cosas que debemos hacer está el “responder a las preguntas que hagan. En el momento de dar la noticia de la separación, los niños más pequeños pueden dar respuestas sorprendentes, como ‘vale, y ahora, ¿puedo jugar con mis juguetes?’, pero poco a poco irán entendiendo la nueva situación”.

Otra idea que destaca la psicóloga es la de dejar que durante el proceso el niño pueda expresarse libremente y no imponerle nuestras ideas. Por ejemplo, “el niño tiene que poder decir que echa de menos a su padre o a su madre cuando no está con él o con ella”, sin que nos pongamos todos nerviosos. Eso implica, entre otras cosas, “no luchar por el papel del bueno de la película”, sino intentar ser un bando unido y darle mensajes juntos del estilo: “Los dos te queremos y los dos queremos estar contigo”.

Por supuesto, habrá que controlar nuestras propias emociones y evitar que nuestro hijo/a oiga descalificaciones de nuestro ex. “No olvidemos que por muy mal marido o esposa que una persona sea, no deja de ser la madre o el padre del niño”. Eso también significa que no hay que caer en usar tretas del estilo “llenar al niño de regalos, pensando que de esa forma no nos echará de menos, o que con eso conseguiremos que nos prefiera ante el otro progenitor”. Silvia Álava aclara que así, “lo único que estamos haciendo es llenarle de cosas, lo que de verdad será duradero es que sepa que sus padres están ahí para quererle, escucharle, ayudarle a resolver sus problemas”. Pese a ello, sí que es positivo remarcarle todo aquello que pueda ver como positivo de la nueva situación. Por ejemplo el “tendrás dos casas, dos habitaciones, y harás un montón de cosas con mamá y con papá, pero por separado”, ya que como explica la psicóloga “se trata de que el niño aprenda a ser feliz en la nueva situación”.

La edad del niño importa

Aunque tengamos cuarenta años e hijos propios, que nuestros padres nos digan que se separan es una noticia que impacta, porque al final es un cambio en la propia estructura de nuestra vida. Incluso aunque no vivamos con ellos, supondrá un cambio en nuestras rutinas. Sin embargo, la edad que tiene el niño cuando se entera de que sus padres ya no van a seguir siendo una pareja es un factor bastante determinante.

En este punto Laura Aguilera hace una distinción de cómo llevará el niño la situación y qué tener en cuenta según los años que tenga, para que ciertas reacciones no nos pillen por sorpresa, teniendo en cuenta que siempre influye el grado de maduración del mismo.

  • Hijos menores de 5 años: En este caso las explicaciones deben ser muy sencillas, concretas, cortas y claras, ya que todavía no comprenden lo que sucede del todo. “Tanto el padre como la madre se perciben por el hijo como una unidad inseparable. En estos casos, lo adecuado es explicarle brevemente al hijo qué progenitor será el que deje el domicilio, se le presentará el nuevo hogar de éste, así como se le expondrá cuándo lo verá y en qué entornos”, apunta Aguilera.
  • Hijos de cinco a ocho años: Ahora ya necesitan más información, porque la separación de sus padres les afecta a nivel emocional y personal. La psicóloga aclara que “en estas edades es cuando hay riesgo de que los niños se culpen a ellos mismo por la separación de sus padres, así como fantasear con que algún día volverán a estar juntos”.
  • Hijos de nueve a doce años: “A estas edades los niños pueden ver el divorcio de sus padres como algo que no pueden controlar, por lo que no interiorizan un sentimiento de culpa”, aclara Álava. Quizás por ello, suelen culpar más a los padres y se plantean aspectos morales de lo que está bien y lo que está mal. “En ocasiones pueden tomar partido en un bando de los dos progenitores, pero todo dependerá del tipo de relación que mantengan y de cada caso en particular”, insiste la experta.
  • Hijos adolescentes: Ya sabemos que esta es una etapa de emociones y comportamientos contradictorios, por lo que no es de extrañar que estos salgan en una situación de divorcio. “Son capaces de asimilar esta ruptura familiar de forma más madura, pero como adolescentes que se enfadan y experimentan frustración ante la situación, volviéndose más introvertidos, como forma de expresión de su inconformidad ante la separación de sus padres” concluye la psicóloga.

Otros factores a tener en cuenta pueden ser por ejemplo el sexo, a lo que Aguilar aclara que “no tiene por qué tener una reacción diferente el hecho de que el niño de padres separados sea de género masculino o femenino. Si bien es cierto que los niños podrían ser más propensos a tener una conducta más disruptiva y oposicionista, mientras las niñas pueden ser más introvertidas y optar por sentirse culpables de la separación”. Igualmente, el hecho de ser hijo único o de tener hermanos también ha de ser tenido en cuenta, puesto que como aporta la psicopedagoga “es más complejo si hay más hermanos, por un motivo muy claro, y es el hecho de que la edad de cada hermano implicará un tipo de explicación de la separación diferente, debido a su capacidad de entender la situación”. Así su recomendación pasa por reforzar el vínculo entre ellos en contrapartida, ya que “en una buena relación entre hermanos, éstos pueden ver uno en el otro, un apoyo importante”.

 

FUENTE: http://smoda.elpais.com/belleza/reglas-basicas-comunicar-los-hijos-divorcio-los-padres/

Por primera vez en España los estudiantes de un colegio han puesto las bases para crear una aplicación para luchar contra el CIBER ACOSO.

Se trata de los alumnos del British Council de Madrid entre los 10 y los 16 años, que han tenido la suerte de contar con una de las activistas más reconocidas internacionalmente en la lucha contra el denominado CYBERBULLYING. Se trata de la abogada norteamericana Parry Aftab, asesora de plataformas como Facebook. Además, la iniciativa ha contado con la asesoría de STOPCYBERBULLYING.ORG, que se ha comprometido a convertir en APP las aportaciones de los niños. Los trabajos que han estado realizando los estudiantes del British Council han estado orientados a romper las barreras generacionales entre padres e hijos para denunciar situaciones de acoso a través de Internet, saber detectar los primeros síntomas del acoso o generar recursos para parar este tipo de situaciones desde el primer momento. Uno de las aportaciones de los estudiantes que más ha llamado la atención en la creación de un “Botón de Pánico” que avisa a los padres inmediatamente en cuanto se produce el acoso.

Para Aftab hay determinados países donde los lazos familiares son más fuertes y esto es determinante a la hora de luchar con el acoso online. Y uno de estos países es España. “Aunque los padres no tengan habilidades tecnológicas, saben cómo hablar con sus hijos, se preocupan por ellos, no quieren que vean pornografía o que estén expuestos al odio. Y usando esos lazos y el interés de los padres y de los niños por comunicarse y trabajar en su futuro podemos hacer mucho en países que están más desconectados”. Por eso le parece importante hacer un seguimiento de las ideas de los alumnos españoles ya que aportan una perspectiva nueva a la hora de enfrentar el problema.

Y pone un ejemplo práctico para explicar la importancia de atender a la experiencia de los jóvenes en internet. “Nosotros, como padres, sabemos que tenemos que bloquear los enchufes para que los niños no metan un tenedor dentro cuando son pequeños. Pero ellos cuando están gateando ven algunos que nosotros ni siquiera vemos. Nosotros lo vemos desde arriba y ellos lo ven desde abajo. Tenemos que mirar de la manera en la que los jóvenes ven internet porque ven enchufes que nosotros no vemos”.

Viernes de Podcast: Cómo afecta a niños y padres la vuelta al colegio. En el Bisturí de la Agencia EFE

Descripción de El Bisturí nº 35 – 2ª Temporada

Participación en el X Congreso Internacional de Nutrición, Alimentación y Dietética

PARA REDUCIR LOS NIVELES DE ANSIEDAD, AGUA MINERAL NATURAL

Silvia-Alava - X Congreso de Nutrición MadridEn el contexto del X Congreso Internacional de Nutrición, Alimentación y Dietética, celebrado en Madrid durante el mes de abril, lapsicóloga Silvia Álava, del centro psicológico Álava Reyes, puso de manifiesto la importancia de beber agua a lo largo del día para mantener una ‪hidratación adecuada y garantizar así el mantenimiento de una correcta función cognitiva.

Álava, autora del informe “Rendimiento cognitivo, hidratación y agua mineral natural” del Instituto de Investigación Agua y Salud, destacó durante su ponencia que, según las recomendaciones de la ‪‎EFSA, los hombres deben beber 2,5 litros diarios de ‪‎agua y, las mujeres, 2. En el caso de niños, mayores y otros grupos de población más sensibles como las embarazadas, esa cantidad puede ser incluso superior.

Para recordar la necesidad de hidratarnos a lo largo del día, la especialista recomienda tener siempre cerca una botella de ‪agua mineral natural, ya que es una forma sencilla y saludable de recordarnos la necesidad de hidratarnos.

Además, tiene efectos importantes en estados tan determinantes para el correcto funcionamiento del rendimiento cognitivo como la ansiedad. “A los estudiantes les recomiendo que estudien con una botellita de agua que les ayude a mantener la atención y la concentración, y que también la lleven a los exámenes para bajar esos niveles de ansiedad”, señalaba Álava. Y es que la evidencia científica ha constatado que ya con un 1 % o un 2 % de deshidratación empiezan a resentirse la memoria a corto plazo, las tareas de atención selectiva visual, la concentración y el tiempo de reacción. “Los niños no llegan al colegio bien hidratados y eso repercute en su falta de atención, en el cansancio e incluso en la irritabilidad -continuaba Silvia-, y eso se agrava si encima llegan sin desayunar”.

Así, una adecuada hidratación se constituye como un pilar fundamental de nuestra salud que dependerá de que procuremos a nuestro organismo la cantidad recomendada de agua que necesitamos para funcionar correctamente. La ingesta debe realizarse mediante pequeños sorbos, distribuidos a lo largo del día, hasta alcanzar la cantidad recomendada. Por ello, el agua mineral será una gran aliada, gracias a su facilidad de transporte y a la multitud de formatos existentes que nos permitirá hidratarnos de forma saludable en cualquier momento y lugar.

Colaboración con el programa de TVE Seguridad Vital: no descuidemos la hidratación al volante

Os adjunto el enlace al programa Segurida Vital de TVE, donde hablamos sobre la importancia de la hidratación a la hora de conducir.

Pincha en la imagen para ir al programa. Mi intervención, a partir del minuto 21:

Seguridad Vital - hidratación - Silvia Álava

¿Es recomendable premiar las buenas notas y castigar las malas? Colaboración con el Diario El Mundo

Cumpleaños y regalos, ¿se nos están yendo de las manos?

El castigo: ¿funciona?

Silvia Álava: “Es más efectivo premiar que castigar”

  • ÚRSULA PERONA

Más efectivo premiar que castigarVarias preguntas que nos hacemos a menudo los padres: ¿debo regalarle algo por haber aprobado todo? ¿Qué castigo le pongo por haber suspendido siete? ¿o mejor no castigarle?

Pues dependerá de varios factores. No es lo mismo un niño que saca buenas notas normalmente, a otro que venía suspendiendo pero ha hecho un esfuerzo y ha empezado a remontar.

Veamos caso por caso:

Cuando los estudios no son un problema

Niños que son más o menos buenos estudiantes, pero que son responsables académicamente y tienen un rendimiento normal. Los estudios no son un tema de conflicto. En este caso, yo creo que, ante todo lo bueno que hacemos, es conveniente valorarlo. Decirles lo orgullosos que estamos de su trabajo, también de sus notas, así como de la tranquilidad que nos aporta que sean responsables y se hagan cargo de sus estudios.

Cuando suspenden varias asignaturas

En estos casos se puede, en primer lugar, mantener una conversación para intentar averiguar qué ha pasado y hacerle reflexionar sobre qué podría haber hecho de otra forma para no suspender. Preguntas abiertas como: “¿ Por qué crees que has suspendido ocho asignaturas? ¿Qué piensas que podrías haber hecho de otra manera? ¿Qué aspectos o características tuyas han influido en estos resultados?”. Cuando se les hacen las preguntas oportunas, se les invita a la introspección y al autoconocimiento. A menudo identifican la pereza, la falta de motivación, que no se han organizado y han dejado todo para el último momento, que no han llevado al día las tareas… ellos mismos se dan cuenta de en qué han fallado y, por tanto, de qué podrían hacer mejor.

Y, además, poner una consecuencia negativa. La consecuencia negativa no es recomendable que sea apuntarlo a una academia para recuperar, o ir a clases de refuerzo. Porque entonces estamos convirtiendo el estudio en un castigo. Debe estar relacionada con la retirada de algún privilegio, como no permitirle jugar a la Play durante unas semanas, o el móvil etc.

Lo que no tiene sentido es que suspenda ocho en diciembre y los Reyes Magos le traigan un iPhone 6. Los privilegios se ganan.

Si le apuntamos a refuerzo académico durante el verano, le haremos ver que es una oportunidad y una ayuda que le brindamos para que pueda recuperar lo atrasado y prepararse para el próximo curso. Incluso aunque vaya a repetir curso.

Cuando ha suspendido cuatro, pero empezó el curso suspendiendo diez

Es decir, cuando ha habido una “remontada”. Cuando el niño o el adolescente se despistó mucho al principio, pero se puso las pilas, se ha esforzado y ha recuperado algunas. En este caso es muy importante reconocer el esfuerzo realizado, aunque no se haya logrado el objetivo final (que sería haberlas aprobado todas). Si el niño ve que sus esfuerzos no han servido para nada, ni académicamente (porque le han caído algunas o incluso tiene que repetir), ni se ha valorado su cambio de actitud y su esfuerzo, probablemente se desmotive y piense que no vale la pena.

¿Y si es un estudiante de sobresalientes?

¡Pues reconocérselo! Aunque estemos acostumbrados, aunque pensemos que estudiar es su obligación. Porque la excelencia debe ser reconocida en todos los ámbitos de la vida.

Cuando te dejas la piel en un proyecto en el trabajo o dedicas varias horas a cocinar algo especial, ¿no te gusta que te lo reconozcan? Pues a ellos también. Está claro que no tenemos que estar comprando regalos por cada logro de nuestros hijos, que la motivación no puede basarse en premios o elogios. Hay que ser conscientes de ello, pero también ser realistas y reconocer que a todos nos gusta que se nos reconozcan nuestros méritos de vez en cuando.

FUENTE: Diario El Mundo – Sapos y Princesas

Se pone en marcha el blog de la Fundación María Jesús Álava Reyes

Tenemos una buena noticia, vamos a llenar de contenido el blog de la Fundación María Jesús Álava Reyes, dónde tendré el placer de colaborar junto con los propios psicólogos de Nuestra Fundación.

Fundacion_M_Jesus_Alava_twitter

 

En el blog trataremos:

  • Temas de actualidad, como ahora, que se acercan las fechas de Halloween, el miedo de los niños,
  • Temas de interés para el público, como cuando acudir al psicólogo…
  • Y otras cuestiones que pueden ser de especial interés para todos vosotros, siempre desde un punto de vista didáctico y ameno.

 

No dudéis en hacernos llegar vuestras sugerencias a través de la web de la Fundación: http://fundacionalavareyes.com/

 

¡Espero que os guste!

Tus hijos están enganchados a Snapchat. Lo que los padres deben saber. Colaboración con El Confidencial

Os adjunto un extrato del artículo elaborado por El Confidencial (pincha aquí para ver el artículo completo)

SnapchatPara toda una generación que ve cómo sus hijos menores usan estas aplicaciones sin una forma de revisar qué publican, Snapchat puede parecer un peligro. Otros servicios, como WhatsApp o Facebook, pueden ser revisados por los tutores para comprobar que no cuelgan nada alarmante o que dañe su imagen o información personal.

Pero no hay mucho que un padre pueda hacer para impedir que un menor de edad no use una aplicación de este tipo, a no ser que le retire el equipo. La empresa impone un mínimo de edad (menores de 13 años), pero es una norma que las redes sociales no han logrado imponer.

Los expertos recomiendan no caer en el castigo cuando existe algún problema y recurrir al diálogo. En el peor escenario posible, cuando un menor se encuentra con un conflicto por algo que ha publicado en Snapchat (o cualquier red social) el consejo es identificar el problema y buscar una solución. “Hay muchos chavales a los que les cuesta decir qué ha pasado porque han sido los culpables. Los padres deben sentarles y hacerles entender que quieren encontrar una solución”, comenta a ‘Teknautas’ la psicóloga infantil Silvia Álava.

Snapchat no está libre de filtraciones. Aunque esta ‘app’ avisa cuando alguien hace una captura de pantalla, los menores deben entender que cuando se publica algo en una plataforma como esta, aunque después se elimine, en un futuro puede ir en su contra.

 

Un buen uso empieza por una buena educación

La educación lo es todo. Snapchat es una herramienta y como tal puede usarse bien y que sea una aplicación de comunicación, o mal, aprovechándose de otras personas para pedir imágenes o vídeos fuera de lugar.

Como comenta el ex Defensor del Menor Javier Urra: “las nuevas tecnologías generan más miedos entre los padres”. El principal problema es la desconexión entre generaciones, donde las anteriores normalmente van por detrás en temas de redes sociales y de internet. Álava comenta que, aunque los padres no se suelen enterar rápidamente de los problemas que se ha metido su hijo, esto no quita para que sean los responsables de todo lo que el menor publica en internet.

“Se necesita una coherencia en la educación. Hay que trabajar en la prevención desde pequeños, guiarles en qué se puede y qué no se puede hacer”, comenta Silvia Álava.

Conocer las herramientas sociales que usan los más jóvenes es crucial, “educando en para qué se deben usar las tecnologías, desde la confianza” como comenta Urra. Las diferencias generacionales que existen entre los dos grupos son un impedimento, pero si los padres enseñan a sus hijos a cómo comportarse en situaciones comunes en la vida, se debería tomar la misma medida en el mundo digital.

Se debería limitar el tiempo de utilización. Son personas que empiezan a ser dependientes de todo tipo de cosas y es función de los padres la autolimitación”, finaliza Javier Urra.

 

FUENTE: elconfidencial.com