Silvia Álava - Gestionando Hijos

Silvia Álava nos transmite un mensaje positivo: podemos educar a hijos felices. Vía Gestionando Hijos

IMG_6890 peque
  Ya sabéis que durante la semana pasada nos propusimos “regar Madrid de educación”, como afirma el director de Gestionando Hijos, Leo Farache. Y no hemos parado de organizar talleres. La  víspera de nuestro encuentro, el viernes 11, hicimos doblete. En un taller patrocinado por la Fundación SM en el Colegio Amorós, Silvia Álava nos habló de los primeros pasos para educar en la felicidad, de 0 a 6 años.

Javier Palop, el director de la Fundación SM, intervino para subrayar que “la razón de ser de la Fundación SM es mejorar la educación” y  por eso apoyan Gestionando Hijos. Silvia comenzó su taller dando las gracias porque, aseguró, “ser agradecido es uno de los mayores predictores de la felicidad”. Todos y todas queremos que nuestros hijos sean felices, reconoce Silvia, pero quizá haya que explicar qué es la felicidad. Para esta psicóloga,“la felicidad de nuestros hijos pasa por hacerlos más capaces”. En el taller, pudimos explorar qué factores determinan nuestro nivel de felicidad: un 60% es herencia, un 40% es la actividad emocional y un 10% las circunstancias que vivimos. De modo que, nos dijo Silvia, no podemos escudarnos en que nuestros problemas nos impiden ser felices. Uno de los hilos conductores del taller fue la apuesta por educar en positivo en lugar de en negativo. Oscar Wilde, nos recordó esta experta, señalaba que “el mejor camino para hacer hijos buenos es hacerlos felices”. Silvia nos animó a “ponernos las pilas y educar en positivo”, sacando a relucir una cita de Pitágoras: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”.

Otro de los grandes temas que esta reconocida experta quiso tratar en su taller fue la sobreprotección: “Los padres helicóptero resuelven problemas antes de que los niños los tengan. Así no aprenden”. Silvia preguntó al numeroso público (entre el que había muchos niños) qué necesitamos para enseñar a los niños a ser autónomos. Los asistentes dieron respuestas como paciencia, calma… Pero Silvia nos dio otra clave: tiempo. “Si yo quiero que un niño aprenda a vestirse, a comer solo, a ser autónomo, necesito tiempo”. Si tenemos prisa por las mañanas porque vamos justos de tiempo, optaremos por vestir al niño en lugar de que se vista él solo a su ritmo, por ejemplo. En el tema de la adquisición de la autonomía, “no podemos desaprovechar los periodos óptimos de aprendizaje”: hay un tiempo en el que el niño muestra mucho interés y motivación para adquirir nuevas destrezas (comer solo, vestirse, por ejemplo). Si dejamos pasar esta oportunidad porque tenemos prisa o no queremos que se manche, perderá la gran motivación por aprender y será más difícil adquirir la destreza más tarde. Silvia nos puso el ejemplo de los idiomas: en la edad adulta, cuando ya se nos ha pasado el periodo óptimo de aprendizaje del idioma, aprendemos fundamentalmente vocabulario, no tanto la estructura natural de un idioma. La tentación de allanar el camino a nuestros hijos para que no sufran es muy grande, pero Silvia nos pide que “no allanemos el camino para nuestros hijos, preparémosles para el camino”, o dicho de otro modo, “no pongamos tanto empeño en que no se caigan, sino ayudémosles a levantarse”.

Cuando nuestros hijos tienen un problema, lo mejor, lo que les hará más felices (y más capaces) no será que vayamos corriendo a resolvérselo, sino que escuchemos activamente lo que ocurre, y luego le hagamos preguntas, le demos pistas (“¿Qué te parece si….?”) , para reflexionar juntos  y ante todo “mandarle el mensaje de que él o ella puede”.

IMG_6879 pequeNo podemos confundir la felicidad con darles todo, nos advierte Silvia Álava, porque no lo valorarán. La felicidad, nos contó la directora del Área Infantil delCentro de Psicología Álava Reyes, está más relacionada con el esfuerzo y la constancia, algo que pueden aprender con los deportes. La felicidad, nos quiso contar Silvia, no está reñida con las normas,porque “dan seguridad a los niños. Nosotros nos sentiríamos perdidos si no supiéramos dónde ir”. Por eso, para examinar las conductas de nuestros hijos y nuestras respuestas, Silvia nos recomienda llevar un registro de las conductas en el que expliquemos la situación y en el que quede claro qué reacción o respuesta hemos dado a una conducta inadecuada de nuestros hijos. “Así veremos que muchas veces si no obedecen a la primera obtienen más atención. Y eso es contraproducente”, nos dice Silvia. En este sentido, la experta es partidaria de darles más atención en positivo (cuando el comportamiento es bueno) que en negativo (cuando su comportamiento es malo). Y nos dijo: “no cedamos ante las pataletas porque eso refuerza su conducta. Hay que hacer más caso en positivo y menos en negativo”. Para profundizar en las temidas pataletas, Silvia preguntó a los asistentes si en medio de una de ellas les ha servido razonar con el niño. La respuesta, unánime, es no.

Otro de los temas que trató esta experta en su charla es la idea de que los niños aprenden de nosotros. Por eso, advirtió, “no podemos decirles que no griten si nosotros estamos gritando”.Con una nota de humor, Silvia nos recordó que, como diría Spiderman, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Educar siendo el modelo también se aplica a la educación en valores. Para introducir el tema, Silvia nos leyó una cita: “Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros. Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.”Silvia nos contó que esta cita parece muy actual, pero no lo es. Es del filósofo griego Sócrates. Es decir, que desde la Antigua Grecia nos ha preocupado educar en valores a nuestros hijos. ¿Y qué valores? Silvia nos habló de los que ella considera más importantes, subrayando que la respuesta de qué valores son los más importantes es personal. Humildad, compromiso, gratitud, amistad, lealtad, paciencia, honestidad, esfuerzo y responsabilidad son los valores que Silvia destacaría.

Silvia volvió a hablar del gran poder de padres y madres al subrayar que “el mejor regalo para un niño es la atención de sus padres”. Y nos dio claves para educar en positivo como esta:“Todos los niños tienen algún punto fuerte que podemos potenciar. Mitiga sus defectos y potencia sus virtudes”. Frente a los sentimientos de agobio de padres y madres, Silvia nos recordó la importancia de “pedir ayuda y buscar momentos felices y relajados. Las pequeñas cosas del día a día nos hacen sentir bien”. Y por último, esta experta nos dejó unas palabras para reflexionar: “La vida es más que un boletín de notas”.

Silvia nos había comentado que quería transmitir un mensaje muy positivo de que es posible educar bien, que podemos hacerlo. A tenor de comentarios en redes sociales y del público, podemos decir que consiguió su objetivo.

FUENTE: Gestionando Hijos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario