Rebeldía en la adolescencia (IV) ¿Hasta que punto la sociedad potencia la sensación de “autenticidad” de los adolescentes?

Adolescentes2En la sociedad de consumo en la que estamos inmersos, los adolescentes son tratados como un público fácil, “los teens”, que ya toman sus propias decisiones respecto a que ropa comprar, música, juegos, tipo de ocio elegido…;  por eso, desde los diferentes medios  son bombardeados con multitud de mensajes consumistas,  que les crean incluso necesidades de diferenciación, mensajes más abrumadores que los que tuvieron  generaciones anteriores.

Los adolescentes todo lo viven con una intensidad extrema y confunden necesidad con deseo. De esta forma, creen que necesitan casi todo lo que sale al mercado, y más que pedirlo lo exigen de forma impositiva.

La sociedad del marketing se aprovecha de esa vulnerabilidad que tienen los adolescentes, para inducirles a un consumo voraz, con la excusa de potenciar su autenticidad.

 

 Dan una imagen de ser autosuficientes pero no lo son. Entonces ¿por qué tienen esa actitud ante la vida?

Durante la adolescencia su mundo se amplia, la familia pierde protagonismo a favor del grupo de amigos. Necesitan marcar una diferencia con la etapa anterior en la que se los protegía y cuidaba, ahora “ya son mayores” , y por tanto tienen que demostrar que no nos necesitan y que son autosuficientes, que no quieren que estemos encima, porque no les hace falta. Todo lo que antes  admiraban de sus padres,  pasa a ser cuestionable y criticado. No obstante, debemos darles nuestro cariño y comprensión, es conveniente que nos armemos de paciencia, que nos  pongamos en su lugar y que veamos que,   a pesar se su aparente rechazo, todavía nos necesitan.

Recordemos que ellos intentan encontrar un sitio en este mundo, y como en realidad aún son muy inmaduros,  y les faltan muchos recursos,  intentan encubrir sus inseguridades con actitudes vehementes, cuando no hostiles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario