Rabietas en los niños: 10 consejos para solucionarlas. Revista Papis y Pekes

Os adjunto la colaboración realizada para PapisyPekes.com en relación a la aparición de las rabietas en los niños:

rabietas-niños-solucion-consejos-papis-y-pekes-Silvia-AlavaEn torno a los dos años de edad es muy frecuente que los niños tengan rabietas. El niño se encuentra en una etapa de autoafirmación personal, necesita decir que no y probar de este modo a los padres.

Rabietas en los niños: 10 consejos para solucionarlas • Papis y Pekes

Evolutivamente hablando es normal que los niños tengan pataletas, pero lo que no se puede permitir es que esta fase se convierta en un problema o que se mantenga a lo largo del tiempo. Por eso os proporcionamos diez pautas para evitar las rabietas:

  1. Refuérzale y préstale atención cuando no tiene una rabieta. Avísale que cuando llora o grita no lo entendemos y que por eso no le haremos caso. Pero que en cambio cuando se le pase y deje de gritar, entonces papá o mamá volverán a estar y a hablar con él.
  2. Utiliza la comunicación no verbal. Una mirada a tiempo puede ser de gran utilidad y evitar que la rabieta se desencadene.
  3. Mantente firme. Hazle ver que ese no es el camino para conseguir su objetivo.
  4. No ceder pensando que así la situación no va a ir a más. Esto reforzará su conducta de llantos y gritos y haré que se intensifique y perdure en el tiempo.
  5. No intentar razonar con él o con ella cuando está en fase de rabieta. En ese momento no vamos a conseguir que razone y lo más probable es que el niño vea que le hacen caso, y cada vez llore más.
  6. Retírale tu atención, o incluso vete de la habitación donde estéis. Lo mejor en estos casos es retírales la atención, que vean que ante su rabieta, el adulto no les hace caso.
  7. Habla menos y actúa más. El error que más se comente en estos casos es hablar mucho, hacer intentar razonar al niño y no ponerle consecuencias por su pataleta.
  8. No amenaces con nada que no vayas a cumplir. De esta forma sólo vas a conseguir perder tu credibilidad.
  9. No te enfades ni grites. Los niños copian a sus adultos de referencia, si ven que sus padres gritan, ellos lo harán más y el descontrol del niño vaya vez será mayor.
  10. Dale una salida digna. Cuando los niños son pequeños, llega un momento que se quedan enganchados a la rabieta y ya no saben ni porque lloraban. Por eso cuando disminuya la intensidad del llanto se les puede distraer con otra cosa o plantear una opción diferente.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario