Felicidad

Que no se quede solo en el Día de la felicidad: potencia sus virtudes y verás… Colaboración con Mujer Hoy

¿Cuál es la respuesta más común entre los padres cuando se les pregunta qué quieren para sus hijos? ¡Que sean felices!

 Ellos… los más indefensos, los más tiernos, los más lindos, los más ‘puros’… Ellos, los niños, merecen ser educados para que aprendan a ser felices. Nos hacemos eco de algunos de los consejos que la psicóloga Silvia Álava lanzó recientemente durante unas jornadas divulgativas para padres el colegio Liceo Europeo.

FelicidadPrepara a tu hijo para el camino, no el camino para tu hijo”

La experta, que dirige el área infantil en el Centro de Psicología Álava Reyes y es autora “Queremos hijos felices” y“Queremos que crezcan felices”, analizó a través del humor y las situaciones cotidianas cuáles son los retos a los que se enfrentan los padres hoy en día. En su opinión, en ellos prevalece un excesivo sentimiento de culpa, sobreprotección y un afán de perfección que en palabras de la psicóloga “no existe, porque no existen las personas perfectas”. Por ello, Silvia Álava anima a los padres a perder el miedo al fracaso para no extender esa frustración a los hijos y “preparar a tu hijo para el camino, no el camino para tus hijos”. Y es que la psicóloga está convencida de que los que preparan el camino son padres “apisonadora”, que impiden que sus hijos desarrollen competencias emocionales, lo que, según asegura, “les generará más inseguridad e infelicidad en el futuro”. Así, propone esta guía para dar a los hijos los recursos suficientes para que sentir la felicidad.

Decálogo para educar en la felicidad

  1. El mayor regalo para un niño es la atención. Esta atención debe ser de calidad, mediante una escucha activa. Nos sentimos escuchados por los ojos. Necesitamos que nos miren.
  2. No les presiones. Ofrece al niño pequeños retos, que siempre son más efectivos que el castigo.
  3. Mide bien lo que le pides al niño. No le exijas lo que no pueden hacer. La búsqueda de la perfección en los hijos hace que en muchas ocasiones se les exijan cosas para las que no están preparados.
  4. Refuerza cada paso que dé, aunque sea pequeño. Todos necesitamos el reconocimiento de los que nos rodean. El niño irá ganando en confianza y autonomía.
  5. Busca cosas que se le den bien, donde pueda destacar aunque sean fuera del ámbito escolar. La práctica deportiva es muy útil, en este sentido, porque además muestra que las cosas que dan más felicidad se ganan con esfuerzo continuado.
  6. Mitiga defectos y potencia virtudes. Es necesario reforzar en positivo, sin comparaciones. El niño también agradece que el padre se muestre orgulloso de él y se lo haga saber a él y a sus seres queridos.
  7. Si lo necesitas, pide ayuda. El afán de perfeccionismo de los padres hace que muchas veces no pidan ayuda y esto, sumado a la falta de tiempo y el cansancio, genera frustración.
  8. Enséñale a pensar y dótale de recursos. Evitar el “ya lo hago yo” o “espera a que llegue a casa y lo hacemos”. Son mensajes que hacen sentir al niño que él no es capaz. Por el contrario, hay que optar por el “¿Tú qué piensas? ¿Cómo lo harías?”.
  9. Busca con él los momentos felices. Las pequeñas cosas del día aportan felicidad. Hay que buscar que esos momentos sean de calidad, prestando atención al niño.
  10. La vida es más que un boletín de notas. Este punto está directamente relacionado con el 5 y con el 8. Ninguno de nosotros recuerda como momentos felices hacer los deberes con nuestros padres.

Consejos basados en el libro Queremos Hijos Felices

Queremos Hijos Felices - Silvia Álava

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario