conducta-ninos-Hola

‘Mi hijo tiene conductas violentas, ¿qué debo hacer?’ Colaboración con Hola.com

Hablamos con una experta en psicología infantil para que nos asesore a la hora de reconducir comportamientos agresivos en los niños

Nadie dijo que educar a los niños fuese tarea fácil. En ocasiones, por mucho empeño que los padres pongan a la hora de inculcar buenas maneras a sus pequeños, estos acaban desarrollando conductas agresivas y violentas. Silvia Álava (silviaalava.com), doctora en Psicología Clínica y de la Salud y directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, nos explica la importancia de frenar y corregir cualquier tipo de conducta inadecuada a tiempo, antes de que pueda convertirse en un problema mayor.

La doctora asegura que, en numerosos casos, especialmente a edades tempranas, es frecuente que los niños tengan comportamientos “agresivos”. Esto se debe fundamentalmente a la capacidad limitada que tienen los pequeños a la hora de comunicarse. “Con 2-3 años su lenguaje es limitado y pueden recurrir a la fuerza para conseguir sus propósitos“, comenta. “Para ellos muchas veces esto es lo más fácil, le quitan un juguete a un niño por la fuerza y consiguen lo que quieren”, explica mientras asegura que los manotazos, empujones y otros gestos son algo bastante más frecuente de lo que se piensa en esta etapa de la infancia. No obstante, hay que frenarlos y corregirlos, “siempre desde la empatía y nunca desde la violencia”. “La violencia solo genera más violencia. Cuando los niños tienen este tipo de comportamientos debemos enseñarles de forma tranquila y pausada que no están haciendo las cosas bien. Tienen que aprender a realizar y pedir las cosas con respeto”, explica Álava.

Respeto y diálogo

EMPATÍA Y ASERTIVIDAD

Conforme van creciendo y su capacidad de comunicación aumenta, es importante empezar a trabajar con ellos las emociones y la asertividad. “Con 4 y 5 años ya son capaces de entender lo que es la empatía. Su capacidad para relacionarse es mayor y tienen que comprender que sus actos, como puede ser un empujón o un manotazo, no solo tienen por qué producir un daño físico, también generan un daño emocional a la otra persona. Tienen que aprender a pedir perdón y sobre todo comprender que ese no es el modo de conseguir las cosas”, asegura la psicóloga. A estas edades ya podemos explicarles y trabajar con ellos la asertividad. Deben distinguir entre una conducta correcta e incorrecta. Aun así, si el problema no cesa y con 6, 7 y 8 años continúan mostrando comportamientos agresivos y violentos, recurrir a un experto podría ser recomendable, aunque con calma y desde el respeto es posible modificar una mala conducta.

DAR EJEMPLO

Para la doctora Álava la respuesta de los padres ante un comportamiento inadecuado de los niños es fundamental, y subraya que “nunca hay que responder con agresividad”. “Si un niño grita, no podemos responder con el mismo tono de voz”, asegura mientras dice que deben encontrar en el adulto una figura ejemplarizante. “Es importante que razonen y den su opinión sobre cualquier tema, pero no se pueden tolerar las faltas de respeto o la imposición de pensamientos mediante cualquier forma de violencia”, comenta mientras dice que, en numerosas ocasiones, el niño adquiere este tipo de comportamientos imitando conductas aprendidas en la televisión, algunos juegos o directamente desde casa o el colegio.

Además, la psicóloga recomienda que, ante cualquier tipo de conducta violenta o agresiva por parte de los niños, no se establezcan “castigos”, sino que se intente fijar otro tipo de “consecuencias reparadoras”, con las que se refuercen las buenas conductas y en las que la empatía y el respeto sean fundamentales.

FUENTE: Hola.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario