Rutinas de belleza

Las rutinas aplicadas a la belleza: “10 rutinas de belleza que no siempre haces bien”. Colaboración con el diario El Mundo

Rutinas de bellezaOs adjunto mi colaboración en el artículo realizado por el diario El Mundo cobre rutinas de belleza: 10 rutinas de belleza que no siempre haces bien | Belleza | EL MUNDO

En 2014 se vendieron en España más de 900 millones de unidades entre cosméticos y perfumes, lo que supuso un gasto medio anual por persona de 136 euros, según datos de Stanpa, la Asociación Nacional de Perfumería y Estética. Pero a pesar de nuestra propensión a consumir productos de belleza, dedicamos poco tiempo a utilizarlos de manera adecuada. Un estudio de DKV junto con la universidad Rey Juan Carlos revela que tan solo el 25% de las mujeres con hijos emplea más de una hora al día en su cuidado personal. Entre 10 y 20 minutos diarios es lo que invierten el 75% de las de entre 50 y 65 años, en base a otro informe de P&G para la plataforma Victoria. Y no siempre sacamos nota en el modus operandi. “Muchas personas desconocen los cuidados básicos. Emplean cremas carísimas pensando en alcanzar la eterna juventud sin atender la higiene o la fotoprotección”, expone Cristina Serrano, dermatóloga y miembro de la AEDV. Reeducar los hábitos adquiridos no es fácil, pero sí posible. “Una rutina se automatiza tras repetirla durante 21 días seguidos, por eso es importante tomar conciencia de cada gesto que hagamos en el momento de cuidarnos. Únicamente así es posible rectificar y sacarle el mejor rendimiento”, afirma la psicóloga Silvia Álava.

1. El orden las cremas importa

La secuencia ‘comme il faut’ es aplicar, tras la limpiadora y la loción, el sérum, por la alta capacidad de penetración de sus activos, el contorno de ojos, la crema y el protector solar (de día). ¿Dónde encajan los aceites en el Tetris de tocador? «Es un error ponerlos tras la crema, nuestros aceites se aplican antes, a continuación del sérum, preferiblemente por la noche, cuando la piel está más receptiva», explica Hemely Varela, responsable de formación de Darphin. La mayoría de fórmulas mezclan aceites esenciales y vegetales que favorecen la absorción del resto de productos.

2. Protección solar hasta en la oficina

Un estudio presentado en el 5-Continent Congress revela que la luz de los dispositivos móviles puede estimular la producción de melanina y originar manchas, sobre todo en personas de piel oscura. Razón de peso para aplicar una crema solar de factor alto incluso en interiores.

3. Trabajo de abdominales: cómo optimizarlo

Para tener un vientre plano no hay que obsesionarse con los ‘crunches’. Según un estudio publicado en el ‘Journal of Strenght and Conditioning Research’, este ejercicio que aproxima costillas a caderas mediante flexiones de tronco, no es necesariamente la respuesta para quemar la grasa de la zona, aunque sí fortalece el core, el llamado corsé natural. “Hay que potenciar su efectividad con variaciones: levantar los pies un par de centímetros, utilizar pesas en las manos o hacerlos en un banco, y combinarlos con otros ejercicios como la plancha”, recomienda la entrenadora personal Franca Villarroel.

4. Contra los granos

¿Pasta de dientes? “Sus ingredientes son agresivos. En pleno siglo XXI hay soluciones más cosméticas y de mayor eficacia”, afirma Cristina Serrano, como los tratamientos específicos con ácido salicílico y peróxido de benzoilo. ¿Otra solución que debe ser aniquilada? La mezcla de aspirina con agua. “Su eficacia no está demostrada”.

5. Ojos ahumados… sin imperfecciones

Es un desacierto maquillar la zona de la ojera antes que los párpados. “El ‘smokey’ se desprende y mancha la zona. Es mejor aplicar primero una sombra oscura en crema que actúe de base y aligere la cantidad de polvo que se va a utilizar”, expone Gato, maquillador de Maybelline NY. Otro error es estirar el párpado, “es preferible inclinar la barbilla”, añade. A la hora de aplicar el ‘eyeliner’, como siempre hay un ojo que se maquilla mejor que el otro, y para que quede simétrico, es aconsejable empezar por el lado ‘malo’, dibujando puntos de guía. En cuanto a la máscara, se aplica “solo en las pestañas tupidas, pues las separa, pero puede crear grumos en las más cortas”, desvela.

6. Adiós bolsas (y efecto mapache)

Dos rodajas de pepino en los ojos tras una noche intensa es una imagen propia de película, pero poco eficiente. Para tratar la hinchazón “hay que evitar usar, de noche, contornos muy untuosos porque la piel retiene más los lípidos. Conviene aplicar fórmulas con moléculas quemagrasa, como la fosfatidilcolina”, apunta Cuca Miquel, directora del centro Todo en Belleza. Para disimularlas, el corrector debe limitarse al sombreado natural del párpado inferior.

7. ¿Limpieza con toallitas? No siempre

“No retiran todas las impurezas y su uso continuado puede producir alteraciones en la piel”, explica Marta Gamarra, de Eve Lom. La alternativa exprés es el agua micelar: “Se empapa un algodón, se presiona y se arrastra con suavidad”, aclara.

8. En la ducha, nuevos códigos

Fuera el termómetro está en negativo y ese chorro helador con que el 74% de las mujeres españolas termina el lavado de pelo es del todo innecesario. “Aclararlo con agua tibia en vez de fría aporta un brillo mejor”, asegura Jeni Thomas, científica de Pantene Hair Institute. Para la experta también es importante no prolongar el momento: “Mejor no hacerlo durante más de 30 segundos para evitar que el agua arrastre el acondicionador o la mascarilla antes de que penetre en el interior de la fibra”, apunta. Y hay que ducharse en 10 minutos, “las pieles sensibles, en menos tiempo. Al enjabonarnos es preferible usar una esponja natural o un guante de toalla, para evitar que proliferen los microorganismos, y realizar varios pases ascendentes, desde los pies a las ingles, que favorecen el masaje linfático”, argumenta Leticia Carrera.

9. Usar la plancha sin castigar el pelo

En primer lugar, tiene que estar perfectamente seco y desenredado, mal síntoma si sale vapor. Otro dato clave: la herramienta de calor no debe subir de los 185 ºC. “Es la temperatura adecuada para peinar todo tipo de pelo, del más grueso al más fino, sin deshidratarlo”, cuenta Alberto Sanguino, estilista de ghd. No por apretar más las placas el alisado es mejor; moldea la temperatura, no la presión ejercida sobre la ‘styler’. “Hay que deslizarla suavemente, sin prisa y sin parones, desde la raíz a la punta, para evitar marcas”, añade. Formar una C con el brazo, en lugar de hacerlo paralelo al rostro, da un resultado más natural. Para crear ondas, conviene sujetar la plancha con el cable siempre hacia arriba y así se evita perder el mechón durante el giro.

10. Los secretos del buen dormir

Más de la mitad de la población adulta sufre algún tipo de alteración del sueño. Existen pautas universales que se incumplen, “como cenar de forma ligera al menos dos horas antes de acostarse, no realizar ejercicio intenso en horas previas, no usar en la cama dispositivos electrónicos y dormir completamente a oscuras”, expone Vicente Mera, jefe de Medicina Interna y Antienvejecimiento de Sha Wellness Clinic. Dormir por encima de 23,5ºC y por debajo de 13ºC interrumpe el sueño, según la National Sleep Foundation de EEUU. Para los que prefieren la posición fetal, colocar una almohada perpendicular bajo el brazo y la parte superior de las piernas evita la compresión de los pulmones y estira la columna.

FUENTE: Diario El Mundo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario