Navidad oportunidad de aprendizaje - Photo by Denise Johnson on Unsplash

Las Navidades como oportunidad de aprendizaje. Colaboración con Padres y Colegios

Estamos en Navidades con todo lo que ello implica: decoración extrema con luces, árboles, belenes… tanto en las calles como en las casas. Es época de regalar y recibir regalos, de compartir tiempo en familia y con amigos… pero las Navidades también puede ser un tiempo estupendo para aprender y enseñar tanto a los niños como a los adolescentes, valores básicos, como la gratitud, el esfuerzo, la generosidad, la compasión…, y entrenar fortalezas del carácter que serán necesarias, como la perseverancia, o el compromiso.

En la Navidad tanto los niños como los adultos se muestran expectantes. Son días de ajetreo y movimiento. Para muchos niños y niñas, Navidad se asocia a la llegada de los Reyes Magos y Papá Noel. Los adultos debemos de pensar ¿es ese el mensaje principal de la Navidad que queremos trasmitir a nuestros hijos? Cada padre, madre y maestro debe de pensar cuál es el valor fundamental que quiere trasmitir en su familia y a sus alumnos y alumnas.

Así, en Navidades es habitual que la familia se reúna. Podemos aprovechar para:

-Trabajar los vínculos con los familiares que no están tan presentes en el día a día, como los abuelos, los tíos, primos… O para conocer más sobre su vida. Que no todo se centre en el niño o en la niña, que se sientan parte de un sistema mayor como es la familia, donde cada uno tiene su lugar y su función.

-Fomentar el trabajo en equipo. Las comidas familiares de muchos miembros suponen una importante carga de trabajo. Es el momento ideal para establecer equipos de trabajo en el que cada uno es responsable de una parte, como por ejemplo cocinar, poner la mesa, decorar la casa, recoger… .

-Trabajar la autonomía. Pidiendo que cada uno contribuya con lo que puede hacer en función de la edad o de sus posibilidades, adecuando la tarea a los más pequeños. De esa forma todos se sentirán parte del equipo y también aumentará su seguridad y autoestima. Los niños y niñas que participan de la tareas familiares se sienten más considerados en la familia.

-Podemos aprovechar las sobremesas para introducir juegos grupales en las que todos participen. Que no se queden siempre los adultos a conversar y los pequeños corran hacia las consolas. Juegos de mesa donde además de pasar un buen rato, se sigan las normas, se aprenda a tolerar la frustración… porque unas veces se gana y otras se pierde.

Además, la Navidad es época de regalos, vienen los Reyes Magos, Papá Noel… podemos aprovechar esta circunstancia para continuar trabajando los siguientes aspectos:

-Aprender a decidir. Si fuera por los niños, pedirían una infinidad de juguetes y no pondrían límite en la carta de regalos. Los Reyes Magos o Papá Noel, no pueden traer todos los juguetes que se piden. Por eso podemos utilizar esta circunstancia para que elijan aquello que más les gusta y aprendan a tomar decisiones. Que cada padre y cada madre decida el número máximo de regalos a pedir en la carta, teniendo en cuenta que muchas veces también se reciben presentes en casa de los tíos y de los abuelos. La evidencia científica nos dice que los niños no van a ser más felices por tener más juguetes. Debemos enseñarles en todo momento a valorar lo que tienen.

-Compartir. Seguro que hay muchos juguetes que han quedado relegados por otros que se utilizan más, o que están aparcados en la estantería o en el trastero. Esta fecha es estupenda para hacer una selección y donar a ONGs o parroquias todos aquellos juguetes o ropa que está en buen estado y ya no se utilizan.

-La generosidad. Se trata de compartir no solo aquellos juguetes que no se utilicen, sino nuestro tiempo, que puedan participar en actividades sociales organizadas en el barrio o en la comunidad, como visitar residencias de mayores, participar en recogidas de alimentos… que aprendan la importancia del compromiso y les permitamos sentirse bien haciendo cosas por los demás.

-Tolerar la frustración. Las cosas no siempre son y ocurren como a nosotros nos gustaría. Se trata de aprender a gestionar las emociones desagradables que manifestamos cuando algo no sale como uno espera y no quedarse secuestrado por las mismas, aprendiendo a ser flexible y siendo capaz de cambiar de plan o de opinión. La Navidad es un buen periodo para trabajarlo.

-Saber esperar. Esta época del año es especialmente propicia para trabajar la paciencia. Los niños saben que van a recibir regalos, que se van a juntar con los familiares, podemos aprovechar para trabajar con ellos la paciencia y que aprendan a esperar.

Y no nos olvidemos de mantener la ilusión y valorar tanto lo recibido a nivel material (los regalos), pero sobre todo las experiencias, el compartir los buenos ratos con la familia y amigos. Es algo que podemos y debemos hacer todo el año.

FUENTE: padresycolegios,com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario