La siesta es una buena costumbre, ¿hasta cuándo debemos mantenerla? ¿Es mejor evitarla cuando el niño duerme mal de noche?

Dependerá de la edad del niño. La siesta de después del desayuno desaparecerá a partir de los 15 meses, pero la siesta después de comer es necesaria cuando son pequeños y no es recomendable sustituirla hasta los cuatro años de vida aunque el niño duerma mal de noche.

Lo que sí que debemos controlar es la duración de la misma, y si se alarga en exceso es bueno despertar al niño para no romper el ritmo del sueño.

Hay que tener en cuenta, que a los niños les cuesta ponerse en marcha y pueden necesitar entre 15 y 30 minutos para volver a su actividad normal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario