La Comunicación con nuestros hijos (IV)

Algunos consejos truquillos para controlar la ira o el enfado y no actuar de manera que luego nos arrepentiremos.

 Si el niño está realizando una clara llamada de atención, con amenazas no conseguimos nada, pues estaremos reforzando su conducta. El niño percibe que con esa actitud consigue la atención del adulto que es lo que iba buscando. En estos casos lo mejor es utilizar la extinción. (Consideramos refuerzo a cualquier consecuencia positiva, y ojo, no lo equivoquemos con premios materiales, el mejor refuerzo para los niños puede salirnos muy barato, es la atención de sus padres. Se trata de aprender a reforzarles cuando estén realizando las conductas que queremos instaurar, es decir, esté con ellos y refuerce y premie al niño mientras se porta bien, y no le preste más atención cuando está realizando las conductas disruptivas que queremos que desaparezcan, esto es lo que se llama extinción).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario