¿Es cierto que la biología condiciona la psicología femenina, especialmente en lo referente a la maternidad?

A nivel genético, las mujeres vienen preparadas para ser madres, es por eso que nos es tan difícil quedarnos de brazos cruzados cuando oímos el llanto de un bebé, aunque no sea nuestro, son llamadas de alerta que compartimos con otras especies, como mecanismo de supervivencia.

La intensidad con la que una mujer vive el embarazo, nunca va a ser la misma que la del padre, por muy involucrado que él esté. La mujer experimentará toda una serie de cambios a nivel físico y hormonal que el hombre no tendrá. Los cambios se siguen produciendo después del parto, como la subida de la leche… todo ello, también se producen en los mamíferos, y prepara a la mamá biológicamente para el cuidado del  bebé. Hay estudios científicos que están investigando en qué medida estos cambios afectan al comportamiento de las madres.*

No obstante, en el ser humano además del componente biológico, existe el cultural, el histórico y el social, que tiene un peso que no existe en otras especies.

Aunque es el cuerpo de la mujer el que experimenta los cambios y se prepara para la maternidad, eso no quiere decir, que una vez producido el alumbramiento, la pareja no sea capaz de asumir con la misma entrega y dedicación el cuidado de su retoño.

 

*Estudios, como los de la influencia de la oxitocina en la reducción de la ansiedad ante el cuidado del bebé (John A. Russel, de la Universidad de Edimburgo), o la influencia de esta hormona en la sociabilidad (estudios con ratas de Inga D. Neumann, de la Universidad de Regensburg (Alemania)).

Craig Kinsley, de la Universidad de Richmond, Virginia, EE UU, ha llegado a la conclusión de que la habilidad para conseguir alimentos también mejora notablemente tras el parto, y menciona que “El cerebro de cualquier hembra pone grandes dosis de plasticidad y creatividad al servicio de la reproducción. En otras palabras, las madres no nacen, se hacen”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario