El peligro de matar la fantasía. En el diario Las Provincias

  • Los especialistas defienden que cambiar tradiciones debe estar sometido a «estudios científicos» que analicen si son perjudiciales
  • Psicólogos apuestan por celebraciones lúdicas que respondan a la lógica infantil

Diario Las ProvinciasLos Reyes Magos llegaron ayer a Valencia. Lo hicieron precedidos por la polémica que ha originado en algunas ciudades de España la introducción de novedades y cambios en la forma de celebrar las tradicionales cabalgatas del 5 de enero, cuyos protagonistas son los niños. En Valencia, además, la celebración llegó tras el debate generado en torno a la presencia el domingo en el balcón del Consistorio de tres ‘reinas magas’ (les magues de gener) avaladas por Joan Ribó.

No son los primeros cambios de los que se ha hablado en el universo de la fantasía infantil. Hace unos años el Ministerio de Igualdad que dirigía Bibiana Aído propuso la desaparición de la lectura en los colegios de algunos cuentos tradicionales porque se consideraba que eran de contenido sexista.

¿Está en riesgo la fantasía infantil? ¿Son necesarios los cambios? Expertos en psicología y educación consultados por LAS PROVINCIAS ofrecen su criterio, analizan las circunstancias que en los últimos tiempos rodean a las celebraciones y relatos infantiles. La opinión de varios coincide en destacar la necesidad de que los eventos que tengan por destinatario al público infantil se inspiren en los niños, que respondan a su «lógica». Apuestan por programar en base a «necesidades de los pequeños» y si hay que cambiar que sea tras estudiar si las tradiciones y los relatos «son perjudiciales».

Óscar González Maestro y escritor

«Los eventos infantiles no se adaptan a los niños»

El análisis que ofrece Óscar González fija la atención en las pautas que se siguen a la hora de programar acontecimientos infantiles. Asegura este maestro autor de varios libros sobre temas del ámbito de la educación, que «los criterios que se siguen para organizar eventos dirigidos a niños no se adaptan a ellos».

En su opinión con los programas de actividades que se ofrecen «no atendemos a las necesidades de los pequeños, sino a las de los adultos», mientras que «si los organizaran los niños, les saldría mejor».

González califica de «importante» mantener referentes como los Reyes Magos «porque son una tradición», si bien no se opone a la introducción de «cambios siempre que no rompan los esquemas» de los niños. Y para ello entiende que el camino pasa por no perder de vista que el protagonismo debe residir en el menor. El maestro puntualiza que sobre relatos o los Magos de Oriente «no existe un estudio que diga si hay algún elemento perjudicial o si es bueno» en los relatos o las costumbres. Entiende que cuando se disponga de esa información si se considera conveniente «se cambia, pero primero hay que pensar».

Defiende la importancia que tienen los mensajes de cuentos y del mundo de la ilusión, como la que cada año acompaña a la noche de ayer, sin despreciar que los relatos se pueden ir adaptando a la actualidad, pero el adulto no puede olvidar que «hay que adaptarse a la edad de los niños».

 

Silvia Álava Psicóloga y escritora

«En los Reyes los niños no ven hombres o mujeres»

La psicóloga y escritora Silvia Álava habla muy bien de los cuentos, del papel que los relatos fantásticos pueden jugar en el desarrollo del niño y advierte de que hay que tener cuidado cuando se deciden modificaciones en torno a las historias infantiles o las tradiciones ligadas al mundo de los pequeños. Entiende que se corre el riesgo de que ante algunas modificaciones «el niño se pierde; un cambio de repente no va a ser capaz de entenderlo».

En sus declaraciones Silvia Álava hace referencia a la lucha por acabar con conductas sexistas a través del contenido de relatos, planteamiento surgido años atrás cuando el Ministerio de Igualdad propuso acabar con la lectura en colegios de cuentos clásicos al considerarlos sexistas. La psicóloga apuesta por «una educación no sexista», si bien aclara que «por una vez al año no lo vamos a cambiar», sino que hay que actuar «día a día sobre la realidad y no sobre el mundo de la fantasía de los niños».

La psicóloga insiste en que cualquier decisión que afecte al universo de los menores tiene que responder a su «lógica», posición que recuerda el criterio de Óscar González, en tanto que ambos hablan de atender al punto de vista de los pequeños.

También ofrece su opinión ante las novedades en las tradiciones y apunta que primero hay que ·decidir las que son contraproducentes» y en referencia a los Reyes asegura que en ellos los pequeños «no ven si son hombres o mujeres, sino unos personajes que les traen regalos» y ante ello habla de la conveniencia de atender a su «lógica».

 

Carmen Martorell Profesora jubilada

«Sirven como anclaje cultural a la sociedad»

Carmen Martorell, profesora jubilada de la Facultad de Psicología de la Universitat de València, habla de dos vertientes a la hora de considerar los relatos y las tradiciones del universo infantil. Por una parte apunta el papel que juegan en el «desarrollo del sistema nervioso del niño» y, por otra, defiende la función socializadora de tradiciones como la que va unida al 6 de enero en tanto que «sirven como anclaje cultural a la sociedad a la que pertenecen».

Considera que decidir novedades debe quedar limitado a que «científicamente se demuestre que hay algún elemento que es dañino» y en ese caso quitarlo. Reivindica mayor reflexión sobre todo ello, pues echa de menos que «análisis sobre si es adecuado».

 

Carmen Pellicer Pedagoga

«Las historias tradicionales forman parte de las raíces»

El análisis que ofrece la pedagoga y escritora Carmen Pellicer al hablar de los Reyes Magos destaca que lo más importante es «el contexto afectivo» y que las historias tradicionales «forman parte de las raíces».

La experta en cuestiones de educación infantil no se opone a que los relatos y costumbres como la visita de Melchor, Gaspar y Baltasar se adapten a los tiempos. Pero si ello sucede hay que abordar la cuestión desde la óptica de que «el problema no es quitar, sino cómo crear recuerdos» que conformarán ese «contexto afectivo» que recoge «la ilusión, la emoción y el cariño» que arrastrarán los niños hacia la edad adulta. No es partidaria de «destruir en base a prejuicios sin otras tradiciones que sustituyan».

FUENTE: Diario Las Provincias

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario