Congreso SEAS: Educación de la Inteligencia Emocional (I)

Espléndida la conferencia del Dr. Fernández Berrocal, sobre la educación de la inteligencia emocional (I.E.), en la que nos expuso algunos de los estudios más famosos sobre la educación de las emociones, presentado los exitosos datos de las investigaciones realizadas por el Laboratorio de Emociones de la UMA sobre la educación de la I.E.

 Walter Mischel, en su investigación sobre la tentación les ponía a niños de 4 años su caramelo favorito, con la siguiente instrucción. “si quieres te comes este bombón, pero si cuando yo vuelva no te lo has comido te doy dos”.

Se encontró que:

  •  1/3 se lo comía nada más irse el investigador.
  • 1/3 se lo comía al pasar unos minutos, intentaban regularse distrayéndose, cantando, no mirando… (sabemos que la autoregulación emocional es difícil)
  • 1/3 esperó a que volviera el profesor.

Se ha hecho un estudio longitudinal de estos niños ahora de adultos con resonancia magnética y los que se comieron el bombón tienen menor activación en las zonas relacionadas con el control de los impulsos emocionales y mayor activación en las zonas relacionadas con el consumo de sustancias.

Se hicieron entrevistas a los niños 40 años después, y las personas que no se comieron el bombón están socialmente más adaptadas. Pero no todos los niños que se comieron el bombón han tenido una vida problemática, pues los padres y la escuela se han ocupado de que aprendan autoregulación emocional.

En un estudio longitudinal con niños de tres años hasta adultos durante 30 años, realizado por Dunedin Multdisciplinary Health and Development Research Unit. DMHDRU, encontraron que, controlando el nivel de C.I, el nivel socioeconónico de los padres… se encontró que los niños y las niñas con mayor I.E. y autoregulación emocional tienen un mayor salario, mejor salud, menor consumo de sustancias…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario