¿Sabías que es fundamental estar bien hidratado durante tu jornada laboral?

Con estos días de calor es fundamental mantener una buena hidratación, pero también en nuestro puesto de trabajo, ya que nuestra memoria y concentración empeorarán por la falta de líquidos. No te pierdas esta vídeo donde lo explicamos:

Pros y contras de llevar a los hijos con los abuelos o de campamento. Colaboración con el diario ABC

Laura Peraita@Pros y contras de llevar a los hijos con los abuelos o de campamento. Colaboración con el diario ABC

Las vacaciones escolares ya están aquí. Los niños están dispuestos a disfrutar de un merecido descanso después del esfuerzo realizado durante el curso. Sin embargo, muchos padres, inmersos en su rutina laboral, se encuentran con la incertidumbre de qué hacer con sus hijos mientras están en el trabajo: ¿Dejarles con los abuelos?, ¿apuntarles a un campamento?, ¿pagar a una “canguro” que les cuide en casa? ¿Dividirse los padres los días libres por lo que no podrán disfrutar de tiempo todos juntos en familia?… El dilema está servido.

Lo cierto es que el tema económico suele tener bastante peso a la hora de decidir porque no todas las familias pueden costear actividades de ocio o deporte durante varias semanas.

No obstante, Francisco Muñoz, presidente de la Asociación de Abuelas y Abuelos de España, matiza que los hijos deben tener en cuenta que «las personas mayores, aunque estemos jubiladas tenemos muchas cosas que hacer a diario y que el cuidado de los nietos no debe ser considerado como una obligación nuestra. La única obligación es el cariño».

Explica que cuando hay una urgencia o necesidad «dejamos todo y salimos corriendo para atender a los nietos, pero no se puede disponer de nuestro tiempo sin contar con nuestros intereses y ocupaciones. Lo ideal es hablarlo, negociar, que no lo den por sentado, y que las dos partes estemos de acuerdo y entendamos las necesidades del otro».

Uno de los problemas que añade es que muchos hijos dejan a los nietos bajo la excusa de que así los abuelos están entretenidos, hacen ejercicio… «Y no les falta razón. Nos encanta estar con los niños, pero también exige un gran esfuerzo, sobre todo para aquellos que no están en plenas condiciones físicas porque lo primero que dicen los pequeños al llegar a nuestras casas es “abuelo, ¿a qué jugamos?”».

Condiciones físicas

Aún así, apunta que «no cabe duda de que somos también un gran apoyo para aquellos hijos que pasan por dificultades económicas y que, además, somos personas que fomentamos mucho los valores como la honradez, el respeto, el esfuerzo, la entrega…».

Al margen de la cuestión económica, y respetando las condiciones físicas de los mayores, Silvia Álava Sordo, psicóloga del Centro de Psicología Álava Reyes y autora, entre otros, del libro «Queremos hijos felices», apunta que «no hay ninguna norma escrita» respecto a quién cuida de los pequeños, y depende más de los intereses del niño y posibilidades de los padres.

Pese a todo, esta experta defiende la idea de que los menores puedan pasar estos días con los abuelos, ya que, en muchos casos, tienen una residencia en un pueblo o en la playa. «De esta forma, los niños pueden estar al aire libre, relacionarse con otros amiguitos de su edad, montar en bici, hacer caminatas y disfrutar de las posibilidades que ofrece la naturaleza».

Encerrados en casa

En el caso de que los abuelos estén en la ciudad, Silvia Álava reconoce que la idea no resulta tan atractiva, «puesto que es más probable que los pequeños pasen más tiempo encerrados en casa, lo que reduce sus posibilidades de relacionarse con otros niños y favorezca que se enganchen a las pantallas para matar el aburrimiento, lo que es muy poco enriquecedor. Los niños necesitan a otros niños, moverse…».

La opción del campamento también se presenta, según esta experta, como una posibilidad muy positiva, «puesto que las actividades, el juego, la interacción con otros niños y la diversión están garantizados». Señala que el tiempo de ocio es muy buena ocasión para las relaciones sociales entre iguales porque «aunque los niños estén guiados por monitores, se encuentran en situaciones en las que deben aprender a negociar a qué jugar, a respetar determinar reglas del juego, turnos… y es una cuestión de convivencia muy provechosa», explica.

Planes para adolescentes

Cuando se trata de hijos adolescentes, Silvia Álava señala que es habitual que al principio renieguen de ir al pueblo o la playa con los abuelos, «pero al final disfrutan y lo agradecen. No obstante, los campamentos también son muy buena opción porque ellos mismos son los que acuerdan con sus amigos apuntarse para ir juntos, lo que les motiva mucho por estar todo el día unos en compañía de otros. Siempre es mejor opción a que se queden en casa solos, se levanten a las 12 y se tumben en el sofá para conectarse con sus amigos a través del móvil», apunta.

Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación de Brains International School, coincide con Silvia Álava en que la posibilidad de estar con abuelos en aldeas o pueblos es una opción estupenda y que ofrece más posibilidades que cuando viven en grandes urbes.

Mucho más que ocio

Sin embargo, considera que los campamentos ofrecen mucho más que ocio. «Los padres deben ser conscientes de que a los niños que van a campamentos, sobre todo si pernoctan en ellos, se les da la oportunidad de adaptarse al nuevo entorno, desarrollar muchos recursos para establecer relaciones sociales con monitores y niños que no conoce, de organizar su propia higiene, ropa, gestionar su propia autonomía… Habilidades todas ellas que estando con abuelos o con una cuidadora en casa es más difícil que desarrollen. Es decir, los campamentos son un motor de crecimiento personal a todos los niveles».

Esta experta señala que, además, es una excelente ocasión para que los padres, sobre todo los que son muy protectores, asuman que su hijo es capaz de desenvolverse por él mismo y que no les necesita «para todo las 24 horas», como suele ser habitual que piensen. «Y, cómo no, también es una estupenda ocasión para que los padres puedan disfrutar más como pareja».

¿Cómo saber si tu hijo está preparado para ir a un campamento de verano?

Desde el departamento de Orientación de Brains International School recomiendan hacerse la siguientes preguntas:

—¿Tiene interés el niño en ir al campamento?

El mejor indicador es que él muestre entusiasmo en asistir. Si es demasiado pequeño, lo mejor es que vaya a un campamento con un hermano mayor o amigo y empezar por opciones que le permitan dormir en casa.

—¿Respeta las normas en casa?

El pequeño tendrá que seguir las directrices de los monitores para garantizar la seguridad y orden de todos. Si respeta los límites en casa, seguramente también lo hará en el campamento de verano, lo que aporta tranquilidad a los padres.

—¿Le gusta estar solo o relacionarse?

Si prefiere estar solo, quizá sea excesivo que pase un largo periodo de tiempo con otros niños las 24 horas del día. En estos casos la mejor opción es un campamento urbano para que poco a poco desarrolle habilidades sociales.

—¿Se vale por él mismo?

Para quedarse en un campamento debe tener cierto nivel de autonomía, aunque no pasa nada si necesita algo de ayuda que le darán los monitores. No obstante, si no realiza tareas básicas (atarse cordones, recoger su plato…), mejor esperar al próximo año.

—¿Ha dormido ya fuera de casa?

Si ha dormido en casa de un amigo y la experiencia fue positiva es buena señal de que está preparado. Si no es así, es preferible que pruebe antes de ir a un campamento para que sepa lo que es no estar junto a sus padres.

FUENTE: Diario ABC

Los expertos apuestan por integrar a los niños con necesidades especiales. Colaboración con el diario ABC

Un nuevo caso en Torremolinos de un niño rechazado por ser autista acrecienta el debate sobre si estos chicos deben estar en campamentos sin especialización.

Escrito por : J. J. Madueño @abc_conocer

David tiene nueve años y es autista, pero eso no le impide durante el año practicar patinaje, hípica o asistir a las actividades extraescolares. Su única dificultad es comunicativa. Sin embargo, el Patronato de Deportes de Torremolinos (Málaga) le ha rechazado, después de aceptarlo, para los campamentos de verano. La razón, la explica el ente dependiente del Ayuntamiento en un correo electrónico: «Debido a las necesidades especiales (TEA, autismo) que requiere la atención de su hijo y la falta de monitores especializados, sentimos no poder atender su petición para que pueda participar en los campamentos deportivos del Patronato Municipal de Deportes de Torremolinos».

En la misma comunicación se insta a los padres a que, «si viene acompañado de un adulto, puede participar en el campamento». «Al niño lo apuntamos porque los dos padres trabajamos. Ahora tenemos que dejar de trabajar para poder quedarnos con él», lamenta David Gil, padre del menor, que dice que no entiende cómo cogieron a su hijo y, al darse cuenta de que era autista, lo rechazaron, pidiéndole un número de cuenta en el que devolverle el ingreso del dinero del campamento. «Estaba aceptado. No había ningún problema y ahora lo echan. No es justo», afirma el padre.

El progenitor denunció la situación ante la Junta de Andalucía y solicitó al Patronato de Deportes de Torremolinos un monitor que se ocupara de su hijo. Demandas que no han sido atendidas hasta el momento, sino que el Consistorio ha expulsado al niño al no poder darle un servicio óptimo tras haberle concedido la plaza. La denuncia impuesta contra el Ayuntamiento es por vulneración de los derechos fundamentales, ya que sienten a que su hijo se le discrimina por ser autista. Con un agravante, hace tres años el niño acudió a los mismos campamentos sin que hubiera problemas.

La reclamación de David va en la misma línea de la que ha interpuesto el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) por el caso de Inés de 11 años en Aldeaduero (Salamanca). La pequeña fue expulsada de un campamento debido a que no podían cubrir las necesidades derivadas de su retraso madurativo.

Cermi explica que denuncian porque están en contra de cualquier tipo de discriminación y que los campamentos de este tipo deben ser abiertos. El Comité aboga por la diversidad para enriquecer a todos los niños. «Es muy positivo que los niños estén juntos, tanto para los que tienen un diagnóstico como para los que no, por los valores que se fomentan», señala la psicóloga Silvia Álava, quien remarca la necesidad de apoyos especiales.

Adaptados a cualquier necesidad

«Los campamentos deben estar adaptados para cualquier necesidad y deben tener personal cualificado. Luego los padres no deben ocultar el diagnóstico de su hijo, porque estos rechazos producidos pueden provocar en el menor una frustración difícil de gestionar», afirma la psicóloga, que recomienda a los padres explicar bien las necesidades de sus hijos, antes de que sean seleccionados para que no se produzca esa frustración. En la memoria retumban aquellas palabras de Inés a su padre cuando fue a recogerla al campamento salmantino de inmersión lingüística. « ¿Es culpa mía que me echen?», narró el padre que le dijo su hija cuando fue a recogerla.

Culpa, frustración y un daño profundo en la autoestima de estos menores son algunos problemas que pueden acarrear este tipo exclusiones, como la que sufrió Álvaro, de 8 años, en un campamento en San Sebastián de los Reyes (Madrid). Allí se le rechazó la inscripción por sufrir atrofia muscular espinal. Los padres del menor le inscribieron, pero fue la organización quien le negó la participación argumentando que en silla de ruedas no podía participar en las actividades físicas. 

Sus progenitores reclamaron a los responsables una rectificación y el niño se pudo incorporar a las actividades después de que el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes reconsiderase su decisión. Sus padres iniciaron una petición en Change.org y amenazaron con una demanda por discriminación. «Es algo que se va a dar cada vez más, porque los padres ya no se callan. Antes si pasaba esto se ocultaba para que no se supiera que el niño tenía un problema, pero ahora ya no. Los padres están denunciando esta discriminación», explica Antonio Guerrero, presidente de la plataforma de Atención Temprana de Andalucía, que reseña un caso parecido en Marchena (Sevilla).

Allí explica que un niño está apuntado a clases municipales de natación, pero que el monitor lo tiene apartado al sol fuera de la piscina porque tiene dificultades comunicativas y se niega a darle clases en el agua.

Antonio Guerrero,como el resto de expertos, apuesta por una integración dentro del resto de niños. «El problema es que estas empresas compiten dando precios bajos y ahorran en personal. No es más que un problema de rentabilidad de las compañías que explotan este tipo de campamentos, que reducen los monitores que hacen falta para integrar a estos niños para ser más competitivas», explica Guerrero. La solución para el presidente de la plataforma andaluza es que se contrate al personal necesario y se haga una regulación que obligue a que haya personal adecuado para atender a estos niños. «En estos campamentos debe haber monitores especialistas y eso debe ser exigido por la normativa, porque en muchos de los casos nos encontramos a la hermana del dueño o su mujer, que no tienen titulación», sentencia Guerrero.

FUENTE: Diario ABC

Cómo evitar que nos manipulen. En Saber Vivir de La2 de TVE

Todos, en mayor o menor medida, hemos sido víctimas de gente manipuladora. “Con todo lo que yo he hecho por ti”, “No sabes el daño que me estás haciendo”… ¿Te suena de algo? Pero hay una solución muy sencilla para no caer en manos de los manipuladores, solo tienes que aplicar los consejos de los que hablamos en el pasado programa de Saber Vivir, dale al play!

Vacaciones: Estas son las vacaciones que tienes que coger para que el trabajo no acabe contigo. Colaboración con ElEspañol.com

Distintos organismos y expertos han establecido el número de días de vacaciones necesarios para desconectar. 

Por Beatriz G. Portalatín

Por fin llegan las ansiadas vacaciones. Al fin empiezan a asomar esos días de descanso y desconexión laboral que tanto esperamos. Cada vez queda menos. Y es que las vacaciones, sobre todo las vacaciones de verano son una necesidad en toda regla. Una necesidad física, pero  sobre todo mental para todos los trabajadores. Sin embargo, no todos podemos o podremos cogernos todas las vacaciones que nos gustarían. Pero, al menos, ¿cuántos días serían necesarios tomarnos para poder de verdad desconectar, descansar y dejar atrás el estrés y las preocupaciones laborales? 

«No hay una ley universal sobre ello. Va a depender mucho de la calidad de esas vacaciones, de lo que hagamos en esos días y sobre todo de la actitud que tengamos», afirma a EL ESPAÑOL Silvia Álava, doctora en Psicología y especialista en psicología clínica y educativa en el centro Álava Reyes. Sin embargo, y según recomienda esta especialista, «para que el cuerpo se recupere y realmente descanse, como mínimo sería necesario tomarse una semana entera y seguida de vacaciones. Aunque lo ideal serían 15 días». 

Es cierto que todavía quedan privilegiados que se pueden coger tres semanas seguidas o incluso un mes entero, «pero el problema de eso es que a lo mejor después no les quedan días de vacaciones a lo largo del año para poder hacer escapadillas cortas, que vienen muy bien para descansar y recargar pilas durante el año. Hay veces que nos vamos un fin de semana fuera y desconectamos muchísimo», añade Álava. 

«Hay estudios que indican que para optimizar el efecto beneficioso de las vacaciones (las de «verano» y las de «invierno»), hay que repartirlas a lo largo de todo el año en períodos más cortos», exponen desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), quienes recomiendan que «lo habitual sería disponer de al menos dos semanas de vacaciones en verano«.

Por su parte, para Encarna Maroño, directora de Organización y Soluciones de Adecco, tal como afirmaba en el marco de la II Encuesta de Adecco sobre desconectar del trabajo en vacaciones, publicada en julio de 2018,»un trabajador debe disfrutar de al menos dos semanas de vacaciones para poder descansar y desconectar de la rutina, aunque lo ideal sería disponer de tres semanas consecutivas».  

Los beneficios de tener vacaciones son fundamentalmente, descansar física y mentalmente y alejarse del estrés que en muchas ocasiones nos afecta. Según una encuesta de la OCU, «un 27% de los trabajadores encuestados corren el riesgo de padecer estrés laboral crónico, también conocido como burnout o síndrome de estar quemado en el trabajo». 

El estrés puede avisar de muchas maneras. Notamos que tenemos un cierto estrés laboral cuando estamos más cansados, irascibles, cuando tenemos más dolores de tipo somático como dolores de cabeza o de estómago, digestiones pesadas, dermatitis, etc. El cuerpo está acusando que tiene demasiada activación y estrés prolongado y nos está diciendo que paremos. En estos casos, lo ideal, si fuera posible, sería adelantar las vacaciones, explica Álava. 

Consejos para desconectar en vacaciones 

A pesar de los beneficios indiscutibles que tienen las vacaciones, no todos sabemos echar del todo el cierre al trabajo. Según datos publicados en la ya citada encuesta de Adecco, «el 36,2% no consigue desconectar, al menos, no todo lo que debería. Dentro de este porcentaje, el 7,3% dice no desconectar en absoluto y el 28,9%, logra cierto nivel de desconexión, pero no el suficiente». Por su parte, «el 63,8% de los encuestados asegura desconectar de sus funciones por completo». 

Lo primero que debemos saber es que la desconexión es más un estado mental que físico. Por ello, todos tenemos que aprender a desconectar para volver a conectarnos con nosotros mismos, algo que se puede hacer a lo largo de todo el año y no solo en vacaciones de verano, afirma Álava. Una vez seamos conscientes de esto, sería de gran ayuda tomar notas de estos cuatro consejos que nos ofrece esta doctora en Psicología. 

Termina las tareas pendientes

Lo ideal es dejarlo todo cerrado antes de irse de vacaciones. Sin embargo, si eso no fuera posible, no pasa nada, lo dejamos agendado para cuando volvamos de vacaciones. Es decir, dejamos citado el problema. Por ejemplo, si cogemos vacaciones del 1-15 de julio, ese problema lo resolveremos el 17 de julio a las 10 de la mañana. 

No contestes ni respondas llamadas de trabajo (en la medida que puedas)  

Si podemos, sería recomendable dejar un mensaje automático en nuestro correo electrónico en el que diga que estamos de vacaciones hasta tal día. Si tenemos que contestar un correo o que coger el teléfono, lo mejor es: parar, pensar y valorar: ¿Es tan importante hacer o recibir esa llamada o correo,  o realmente puede esperar? Lo mejor, recomienda Álava, «es no hacerla, es decir, si podemos evitamos la llamada: ¿Realmente es tan importante? ¿Se está quemando la oficina?. Pero no hay una ley universal. Sólo hay que pensar: «¿Qué es lo mejor para mí?». Una persona puede coger la llamada y quitarse de encima el problema en dos minutos y seguir de vacaciones sin más y otras personas pensarán que si cogen esa llamada se podrá quedar enganchada de nuevo al trabajo».

Piensa en las cosas que te gustan hacer

Las vacaciones son un buen momento para pensar en las cosas que no gustan hacer. Las cosas que se hagan en vacaciones van a depender del momento en que se encuentre la persona: habrá años en que queramos irnos de viaje para ver mil cosas y otros en que prefiramos, por ejemplo, estar tirados en una toalla en la piscina, relajados y leyendo un libro. Hay que aprender a escuchar lo que nos pide el cuerpo. Además, indica que las vacaciones no tienen que estar asociadas al dinero. Hay veces en que podemos irnos al pueblo a descansar y desconectamos y nos lo pasamos genial. Todo se trata, insiste, de una actitud mental. «Si te vas 15 días pensando en el trabajo de nada nos servirán esas dos semanas de vacaciones. En cambio, si te vas con una buena actitud, con pocos días vas a venir descansado». 

Pon alternativas más cortas si no tienes vacaciones largas

A lo largo del año hay muchos puentes y fines de semana. «Si por ‘equis’ razones, este año, solo has podido cogerte una o dos semanas de vacaciones en verano, tómalo con filosofía: este año te toca trabajar, pero ya disfrutarás de los fines de semana y de los puentes que haya durante el resto del año. Por otro lado, durante los días de trabajo en verano, ayuda mucho que después de la jornada laboral hagamos otras actividades: salir con los amigos a tomar algo, ir al cine, pasear etc. Y que aprovechemos los fines de semana al máximo para descansar y hacer lo que te gusta. «Tenemos muchos fines de semana, puentes y situaciones al año que nos pueden ayudar a descansar y reconectarnos con nosotros mismos«, concluye Álava. 

FUENTE: elespanol.es

Esta semana en Saber Vivir, hemos hablado de cómo superar los complejos

Normalmente los complejos aparecen en nuestra infancia y si no tomamos medidas para intentar superarlos podemos arrastrarlos durante toda la vida.

Prácticamente todos los hemos sufrido en algún momento así que seguro que te interesan estos consejos, ¡mira!

Campamento de verano para nuestros hijos: ¿sí o no? Colaboración con EuropaPress

Hablamos de la soledad en este vídeo de Saber Vivir

Esta vez hemos viajado hasta el pequeño pueblo de Ribota, en Segovia, para conocer a sus vecinos y hablar de un tema que nos afecta a muchos en diferentes momentos de nuestra vida: la soledad:

Pincha aquí para ver el vídeo: https://bit.ly/2ZmVSxh

7 maneras de enseñar a los niños a trabajar la resiliencia de forma proactiva. Colaboración con PadresyColegios.com

Seguro que todos conocemos a personas que han vivido una situación adversa, o incluso traumática y que en lugar de hundirse han salido más fortalecidos de la misma. Eso es lo que se llama Resiliencia.

La resiliencia es un término que viene de la física de los materiales: es la capacidad de un material mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido. Cuando nos referimos a los humanos, la resiliencia es la capacidad de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado de situación adversos. Lo interesante es que se han estudiado los mecanismos de resiliencia y podemos enseñar a las personas a crecer y a superarse ante la adversidad y además es algo que podemos hacer desde que los niños son pequeños. No hablamos de resiliencia como una capacidad estática, sino como “procesos resilientes” que abarcan múltiples factores, que se pueden entrenar.

¿Cuándo se empieza a desarrollar la capacidad de resiliencia?

La resiliencia es una capacidad que se empieza a desarrollar desde la más tierna infancia. Y para ello es necesario que los padres fomenten un apego seguro en los niños. Es decir, los niños tienen que haberse sentido queridos, valorados, amados… siendo sus padres sus figuras de referencia y de seguridad, pero fomentando en todo momento la autonomía y la seguridad personal. Los apegos inseguros que se basan en vínculos de dependencia son enemigos del correcto desarrollo de las capacidades de resiliencia.

La sobreprotección, como hemos comentado en otras ocasiones, también es un enemigo del correcto desarrollo de los procesos resilientes. Cuando el niño apenas se tiene que esforzar para conseguir sus objetivos, cuando están “súper papá” y “súper mamá” pendientes de todo y a la mínima contradicción resuelven el problema, o no les decimos que no para evitar que se frustren, estamos impidiendo que desarrollen resiliencia. Hay que enseñar a los niños a ser autónomos y seguros, a que cuando tienen un problema, o una situación adversa intenten primero resolverla ellos, y solo, si no pueden, pedir ayuda. Siempre desde el acompañamiento el amor y la ternura, pero sin caer en la sobreprotección.

Consejos para fomentar la resiliencia en los niños

  • Promueve su autoestima. Tener una autoestima positiva ayudará a tener una mayor confianza y seguridad a la hora de enfrentarnos a los golpes de la vida.
  • Fomenta las relaciones personales que generen seguridad y reconocimiento. Sabemos la importancia de las amistadas para mitigar los efectos negativos de la adversidad. Tener amigos con los que desahogarse, y ventilar nuestras emociones, que nos escuchen de forma activa, sin juzgarnos y sin decirnos lo que tenemos que hacer.
  • No busques culpables a sus problemas. Céntrate en ayudarles a encontrar de forma conjunta la solución. El victimismo es el mayor enemigo de la resiliencia.
  • Enseñarles técnicas de control de la ansiedad y el estrés también es necesario. De esta forma, tendrán recursos para poder sobrellevar situaciones desagradables del día a día, o los golpes de la vida.
  • Los estresores, las situaciones adversas de la vida se pueden interpretar como amenazantes o como motivadores. Muchas veces estamos interpretando situaciones estresantes de la vida cotidiana como amenazantes lo que genera una emoción de miedo y una respuesta de ansiedad. Se trata de aprender a utilizar la energía de dicha emoción para superar la situación, no para quedarnos bloqueados en la misma.
  • Fomenta un “locus de control interno”, esto significa: pon le foco en lo que tú puedes hacer, no en lo que los demás hacen o dejan de hacer. Se trata de que los niños comprendan que son ellos quienes deciden y quienes dirigen su vida.
  • Fomenta la responsabilidad. No asumas sus responsabilidades. Hay que enseñar a los niños a ser responsables y para ello hay que estar a su lado acompañando para enseñarles a hacerlo, no para resolverles las situaciones. Además, tienen que aprender a asumir las consecuencias de sus actos, tanto las positivas como las negativas.

FUENTE: PadresyColegios.com

Disfrutar de una buena comida en compañía. En Saber Vivir

¿Sueles comer con tu familia o amigos? ¿Sabías que una buena conversación puede ser buena para hacer una buena digestión? Esta semana hablamos en el espacio de psicología de cómo disfrutar de una buena comida en compañía, pasando tiempo de calidad con los nuestros.

Puedes ver el programa completo pinchando en este enlace: Saber Vivir