Este año me pido… (II)

Pautas para que los padres ayuden a sus hijos a hacer la carta de los Reyes Magos II

 ¿Conviene que pongan límites como el número de regalos, la cantidad de productos electrónicos, etc?

 Sería conveniente poner límites no sólo a unos determinados tipos de juguetes, si no a todos. A menudo vemos que los niños tienen tal cantidad de juguetes, que de muchos de ellos ni se acuerdan o no llegan ni a jugar más que un par de veces, porque rápidamente les aburren, tienen tal cantidad de cosas que no las valoran.

 Pongamos un control en cuanto a la cantidad de juegos que pedir, los niños tienen que aprender que las cosas hay que ganárselas, porque además de servirnos para reforzar su buena conducta, las van a valorar más.

Este año me pido…

Pautas para que los padres ayuden a sus hijos a hacer la carta de los Reyes Magos I

 Apenas queda una semana para la Navidad y los Reyes y Papá Noel, están a punto de llegar. Por eso, unas pequeñas pautas sobre como ayudar a nuestros hijos a realizar la carta a los reyes nos pueden ayudar. Estos consejos y otros están recogidos en el reportaje realizado por Laura Jiménez en la Guía del Niño del mes de enero, en el que de nuevo he tenido el placer de colaborar.

 ¿Cómo pueden ayudar los padres a sus hijos escribiendo la carta a los Reyes?

 Lo primero de todo, busquemos un rato en el que sin prisas, nos podamos sentar con los niños a hablar y a escribir sobre lo que les gustaría que les trajeran los Reyes Magos. Aprovechemos la situación, no sólo para generar una lista de regalos que “nos salve el que comprar estas navidades”, si no, que expliquemos a los niños, que los Reyes, traen juguetes a los niños que se han portado bien durante el año, y realicemos un análisis sobre su comportamiento,  que cosas se pueden mejorar y como mejorarlas. Es muy buen momento para recordar a los niños las normas de conducta que tenemos en casa, pues el que en breve vengan los Reyes o Papá Noel, puede ser una motivación extra para cumplirlas e interiorizarlas.

La importancia de la comunicación (III): el proceso de comunicación

La comunicación es una secuencia de procesos en los que intervienen los elementos anteriormente mencionados.

 La primera fase es la percepción e interpretación de la situación por parte del emisor, el emisor interacciona con la situación en la que se encuentra, reaccionando a ella. En esta fase influye las circunstancias de la situación, lugar, ruidos, luces, sonidos, personas, acciones…y la naturaleza del propio emisor determinada por su herencia genética, cultura, formación, actitudes, necesidades, sistema de valores, trabajo, experiencia…Lo importante es saber que el comportamiento no es provocado o estimulado ante los hechos que acontecen, sino por  la interpretación que hacemos nosotros de los mismos. Son las percepciones e interpretaciones las que otorgan significado a los estímulos y las respuestas del emisor en una situación dada. El emisor piensa y siente sobre la situación y detecta las reglas generales que se dan ella, y en base a todo esto establece unos objetivos que son los que van a orientar sus acciones. Éstas pueden a su vez producir cambios que modifiquen su propia situación, y actuar sobre otras personas (receptores).

 Por su parte el receptor percibe la situación en la que le emisor ha actuado, piensa y siente sobre ella y estable sus objetivos en función de los elementos anteriores, teniendo en cuenta las reglas que delimitan la situación. Estos objetivos guiarán su actuación, que será percibida por el emisor con los cambios que se han ido produciendo.

Es importante destacar la naturaleza interactiva de la comunicación, lo que implica:

  •  Cada interlocutor tiene cierto control sobre el comportamiento del otro.
  •  Este control no reside en instancias ajenas al propio interlocutor, sino en su propio comportamiento: cuanto más versátil y dúctil mayor será la capacidad de influir en el otro.

Por eso es fundamental saber, que para que la comunicación sea eficaz, no sólo debe llegar al receptor, sino que éste debe comprender el mensaje en la forma que el emisor desea. Para eso será fundamental dominar el feed-back, que detallaremos más adelante.

La importancia de la comunicación (II): elementos de la comunicación

Los elementos básicos de la comunicación son: 

  • Emisor: Interlocutor fuente del mensaje y/o información.
  • Receptor: Interlocutor que recoge el mensaje
  • Mensaje: Información o sentimientos emitidos.
  • Canal de transmisión: Medio a través del cual se realiza la comunicación.
  • Código: Idiomas, señales y signos elegidos para transmitir el mensaje.

Retroinformación: comprobación del mensaje recogido por el receptor. Permite al emisor corregirse y autorregularse. Mediante la retroinformación se produce un intercambio de papeles entre emisor y el receptor.

La importancia de la Comunicación (I)

La palabra comunicación en su sentido más profundo, significa “comunión”, es decir, compartir ideas y sentimientos en un clima de reciprocidad. La comunicación es por tanto la acción de compartir, de dar una parte de lo que se tiene.

La comunicación es todo comportamiento de transmisión recíproca de información, sentimientos, emociones, actitudes, deseos…entre dos o más interlocutores, entre los que se establece una interacción interdependiente de secuencias de comportamiento verbal y no verbal, orientada por objetivos y/o sentimientos.

 La comunicación es un proceso que permite:

Informar: Cuando se dirige a la inteligencia humana, a la razón.

Persuadir: Cuando se dirige a la afectividad (sentimientos y emociones).

Pensemos ahora en el desarrollo diario de nuestra profesión, en el momento en el que nuestro trabajo implique el contacto con otras personas, no podemos olvidar, que muchas veces no basta con informar, hemos de profundizar en sus técnicas para persuadir a nuestros interlocutores y lograr que se produzca un cambio actitudinal, que permita realizar modificaciones en la conducta del otro.

La importancia del juego en el niño (V)

A lo largo de esta semana hemos estado hablando sobre la importancia del juego en el niño, hemos comentado que tipo de juguetes elegir, que es bueno que hagan actividades con otros niños… pero no podemos olvidar, que lo que sin duda más les va gustar, es que sus papás jueguen con ellos, aunque sea cinco minutos al balón, hacer alguna adivinaza, hacernos cosquillas, que nos muestren un baile… eso es lo que más les puede motivar, y lo que nos puede servir como reforzador de la conducta.

Es complicado sacar tiempo en una jornada tan cargada de actividades como las que tenemos hoy en día, pero eso no justifica que no nos dejemos aunque sea cinco, diez minutillos al día para jugar con nuestros hijos. Aunque pensemos que ya sean mayores para eso, nos sorprenderá los buenos ratos que pasaremos y como lo van a agradecer.

La importancia del juego en el niño (IV)

A la hora de elegir juegos y juguetes para nuestros hijos, inclinémonos por aquellos de tipo educativo, que favorezcan el uso de estrategias, como el clásico Hundir la Flota, (que además contribuye a trabajar la coordinación viso-manual), o otros  juegos como el Tres en Raya…; el Quien es Quien, que favorece el uso del razonamiento lógico…juegos que ayuden a la asociación fonema-grafema, como el Ahorcado, los juegos clásicos de mesa (oca, parchís, damas…), pueden ayudar a mantener la atención concentrada y si luego  se juegan en familia, pueden proporcionar momentos muy divertidos.

 Los juegos de plastilina, los recortables, vestir y desvestir muñecos… son buenos para trabajar las destrezas finas, además de la paciencia del niño y no nos olvidemos de los puzzles, elijámolos siempre en función de la edad del niño.

La importancia del juego en el niño (III)

Los grupos  de juego guiado, de actividades programadas por adultos, como monitores de tiempo libre, (bien sean scouts, grupos de la parroquia de asociaciones vecinales, del colegio…) pueden facilitar mucho a nivel social la integración del niño, y pueden ser un buen campo de aprendizaje de sus habilidades sociales, pues se juega en grupo pero hay un adulto guiando el juego, que no permite que se salten las normas y además que puede evitar los posibles conflictos surgidos a la hora de jugar en grupo.

Pueden funcionar muy bien con todos los niños, pero especialmente en los niños con dificultades a nivel social, pues les ayuda a salvar las mismas, por ejemplo, en niños más impulsivos, que les cuesta esperar a que les toque, o niños más tímidos o retraídos que se quedan como en un segundo plano, niños excesivamente protagonistas…

Todas estas situaciones al ser canalizadas por un adulto conllevará menos dificultades a nivel social, así al impulsivo, le ayudará a hacerle ver la importancia que tiene el esperar a su turno, con los más timidillos, intentará que se integre más en el grupo, o cortará las llamadas de atención de aquellos que quieren hacerse más “protas”

La importancia del juego en el niño (II)

Hace quince días os dije que íbamos a hablar sobre la importancia de los juegos en la infancia, perdón por no haber podido escribir hasta ahora.

Cosas que son buenas para que los niños reduzcan el estrés y pasen su tiempo libre:

El tiempo libre, es para que le niño lo disfrute, juegue, brinque, corra, trepe… los padres y la sociedad marca los límites, pero dentro de estos el niño se mueve libremente. Es bueno, que los niños practiquen deportes reglados donde tienen que aprender a seguir la norma del entrenador y la convivencia y compañerismo con el equipo.

Cuando el tiempo lo permita, realizaremos actividades al aire libre, a ser posible en contacto con otros niños. Cuando los niños juegan en la calle, lo habitual es que no jueguen ellos solos, si no que lo hagan con más niños, por lo que previamente al juego, tendrán que negociar entre todos a que van a jugar, cómo jugar, cuáles son las normas del juego… En este proceso implicamos procesos atencionales, de negociación y de aceptación de unas normas y unas reglas previamente pautadas y aceptadas por el grupo, un aprendizaje muy valioso para su futuro. Los juegos que se realizan en la calle, permiten una mayor movilidad, por lo que, además de hacer ejercicio, se trabaja la psicomotricidad, la coordinación (juegos de saltar a la comba, goma, mientras se canta una canción…) o el desarrollo de las destrezas finas, como puede ser jugar con la arena.

Eso sí, si vamos a salir fuera bien sea a un parque, al campo, a la urbanización, donde haya más niños, no les llevemos con una consola portátil, porque si no, no conseguiremos los objetivos comentados.

La importancia del juego en el niño (I)

Revisando artículos sobre este tema, he recuperado uno publicado hace unos meses en El País, que me ha parecido interesante rescatar como introducción a este tema, del que hablaremos durante esta semana. Utilizad el link de la imagen para leerlo: 

trafico_expulsa_calles_ninos[1]