En La Mañana de la 1 de TVE

Os adjunto el vídeo del programa para aquellos que no lo habéis podido ver en directo, el debate empieza en el minuto 11 más o menos:

¿Qué consecuencias tienen para los niños la falta de sueño?

Depende de la edad del niño, en los niños más pequeños puede provocar llanto fácil, irratibilidad, falta de atención, dependencia emocional del cuidador e incluso problemas en el crecimiento. En  los niños en edad escolar, puede ocasionar fracaso escolar, inseguridad, timidez, mal carácter…

Dentro de las funciones del sueño, están:

  • Fijar los conocimientos, es por eso que si un niño tiene problemas con el sueño pueden surgir problemas de rendimiento escolar.
  • Reducir los niveles de ansiedad. Cuando no dormimos bien nos levantamos mucho más irritables, tanto los niños como los adultos, estamos de peor humor, nos enfadamos con más facilidad… la falta de sueño dispara los niveles de estrés en el niño, lo que hace que bajen sus defensas, estén más inquietos, lloran con más facilidad,  los adultos tienen que estar más pendientes de ellos y esto puede hacer que el niño se vuelva más tímido e inseguro.
  • La hormona del crecimiento (GH) se segrega sobre todo durante las primeras horas después de haberse iniciado el sueño. En los niños con problemas de sueño la secreción de la “somatotropa” se puede ver alterada y su crecimiento puede verse perjudicado.

 

¿Cuál es la incidencia de los trastornos del sueño infantil actualmente?

Diversos estudios sobre el tema estiman que el 35% de los niños menores de 5 años sufren problemas a la hora de acostarse, momento que tienden a evitar, piden que el adulto se quede con él hasta que se quede dormido, o se despiertan muchas veces por la noche.

Dentro de las “parasomnias”,  la literatura nos muestra, que el sonambulismo se da en un 10-15%; los terrores nocturnos en un 8-13%, las pesadillas en un 45%, “bruxismo”, (rechinar los dientes) en un 4%, y la  “somniloquia” (hablar durmiendo)  en un  21%.

 

¿Cómo podemos resolver los problemas de sueño de un bebé de menos de un año?

El ritmo biológico del recién nacido se repite cada 3 ó 4 horas, y a partir del tercer o cuarto mes de vida los bebés empiezan a hacer cambios en su ritmo biológico para abandonar progresivamente estos ciclos de 3-4 horas al ritmo biológico del adulto (24 horas). Para que el bebé pueda ajustar ese reloj biológico necesita unos estímulos externos, que serán precisamente los que los padres tendrán que aprender a manejar. Estos son:

Luz-oscuridad, ruido-silencio. Es por eso que cuando los bebés duermen durante el día, no debemos hacer nada por mitigar el ruido de la habitación, es bueno que dejemos que entre la luz solar, sin embargo, por la noche sí que se aconseja acostarlo en la cunita sin luz y sin ruidos, y procurando que esté lo más cómodo posible, con el pañal cambiado, los gases expulsados… Esto es fundamental para que puedan distinguir entre sueño y vigilia.

Nos ayudará el establecer una rutina, con horarios fijos para la comida, el baño y la hora de irse a la cama. El baño antes de dormir  ayudará a relajar al niño.

Pero también es fundamental enseñar a los bebés desde pequeños a adquirir unos correctos hábitos de sueño, permitirles que se duerman ellos solos en su cunita, pueden tener un muñeco, el chupete…, que les ayude a asociar que ha llegado el momento de dormir… pero que el adulto no se quede cantándole o meciéndole hasta que se quede dormido.  Para favorecer este aprendizaje, debemos establecer una rutina y hacer todos los días lo mismo, y sobre todo los adultos deben de estar  muy tranquilos para que sean capaces de trasmitir seguridad y tranquilidad al niño. Si estamos inseguros se lo trasmitimos al niño, quien por supuesto lo nota, se inquieta y eso le dificulta conciliar el sueño. Los adultos deben de transmitir seguridad al niño, para que entienda que quedarse solo es normal y que no le va a pasar nada. Si nos vamos con dudas o con sentimiento de culpabilidad por dejarlo solo, el niño se dará cuenta, se pondrá nervioso y le costará mucho más dormirse.

A partir del medio año de vida los niños son capaces de dormirse solos, a oscuras en su cuarto, y dormir toda la noche de un tirón, lo que ocurre muchas veces es que no les hemos dejado la oportunidad de que aprendan a dormirse solos. Si les enseñamos hábitos correctos, conseguiremos prevenir en gran parte los problemas de sueño en el niño.

Los niños que a los 5 años no han superado los problemas de sueño tienen más posibilidades de padecerlos a lo largo de su vida, que otros que duerman bien.

 

¿A partir de qué edad puede aparecer este tipo de trastorno?

En el Centro de Psicología Álava Reyes cada vez vemos a padres de niños más pequeños. Padres con niños de seis meses de edad, ya nos han pedido ayuda, porque veían que su hijo apenas dormía y estaban literalmente agotados. A mayor edad del niño, mayor irritabilidad tanto en los padres como en los hijos.

Trastornos como las “parasomnias” (fenómenos que ocurren durante el sueño, como pueden ser el “sonambulismo”, el “bruxismo”, -rechinar los dientes-, la “somniloquia” -hablar durmiendo-)  tienen la mayor incidencia entre los tres y seis años. Los terrores nocturnos y las pesadillas suelen aparecer alrededor de los dos – tres años; los movimientos de “automecimiento”, se suelen iniciar hacia los 9 meses hasta los dos años. Aunque durante la infancia no suelen ser graves, en ocasiones puedan perturbar la vida familiar.

 

Nacer en Navidad(III)

En cuanto a los regalos, ¿algunas estrategias para evitar que todos los regalos se concentren en esa época y el resto del año pase sin un sólo presente?

Aunque es verdad que se le van a concentrar muchos regalos en las mismas fechas, es bueno diferenciar su  regalo de cumpleaños del de los Reyes o de Papá Noel. No obstante,  no olvidemos aplicar le sentido común, y no sobrecarguemos al niño de regalos, cuando el niño pida.

Dirijámosle tanto a la hora de hacer la carta a los Reyes como a la de pedir cosas por su cumple, e introduzcamos regalos que pueden sernos útiles como material escolar, (pinturas, rotuladores, estuche…) ropa o juguetes didácticos.

Durante el resto del año, podemos establecer como premios puntuales, por fin de curso, o por buena conducta pequeños presentes, que siempre tendrá muy claro que se los tiene que ganar obedeciendo a papá y mamá y esforzándose en el cole.

Nacer en Navidad (II)

Otro tema que me gustaría tratar es la fiesta de cumpleaños. Con comidas de empresa, amigos, Nochebuena, Navidad… enfrentarte de pronto a otra fiesta con motivo del cumpleaños puede resultar repetitivo para algunas personas pero el niño sigue mereciendo su fiesta. ¿Cómo se siente el pequeño si ve que sus familiares no se muestran ilusionados con la fiesta? ¿Qué pueden hacer los padres para solucionar este problema?

No podemos olvidarnos que se trata de un niño y que espera su cumpleaños con la misma ilusión que el que ha nacido por ejemplo en agosto, así que organizaremos su fiesta trasmitiéndole toda la importancia de “su día” y dándole el papel protagonista que se merece.

Incluso si coincide con alguna fecha señalada (Navidad, Nochevieja, Nochebuena, Año Nuevo, Reyes…) sería bueno organizar una merienda con los familiares  fuera de la celebración de la comida o la cena en la que él tuviera su tarta y pueda soplar las velas.

Si queremos que lo celebre con los amiguitos del cole, como muchos no podrán acudir en esas fechas, negociaremos celebrarlo otro día con los niños en cuanto empiece de nuevo el colegio.

El objetivo es que él se sienta especial en ese día, que tenga su ratito de celebración,  pese a que sea un día de fiesta y de reunión para toda la familia.

 

Nacer en Navidad en la revista la Guía del Niño

Este mes he vuelto a colaborar con la revista La Guía del Niño en un artículo sobre los pros y los contras de nacer en estas fechas navideñas, os dejo algunas partes de nuestra conversación:

¿Cómo afecta al niño ser el más pequeño de la clase, por haber nacido en diciembre? ¿Le costará más adquirir ciertas destrezas por ser más pequeño que sus compañeros?

No podemos olvidarnos que los niños de diciembre se llevan casi un año con algunos de los niños de su clase. A nivel de aprendizajes esta diferencia se notará más en los primeros cursos. Aunque hay muchas diferencias individuales, con estos niños, debemos de estar más pendientes y además de apoyarles mucho, darles más tiempo, su proceso de maduración puede que sea más tarde que el de sus compañeros de aula, pero no habiendo dificultades específicas de aprendizaje, en el mayor porcentaje de los casos acabarán el curso con el mismo nivel que sus compañeros. En el caso en que no consiga ponerse a nivel, si tiene que repetir el niño lo asimilará mejor, porqué verá que los nuevos compañeros tienen casi su edad.

 

¿Y haber nacido en enero y ser el mayor?

La diferencia de edad en este caso irá a favor del niño sobre todo en los primeros aprendizajes, pues procesos mentales  estarán más maduros y pueden aprender a un ritmo más rápido.

 

¿Cómo elegir juguetes (IV)?

¿Cuándo introducimos juguetes de tipo electrónico o informático?

Los niños están inmersos en mundo tecnológico, por eso, no podemos pretender que no tengan juegos tecnológicos, pero sí regular su uso, y no permitir que sólo jueguen con ordenadores y videoconsolas. No olvidemos la importancia y las bondades que tienen los juguetes tradicionales en el niño y como éstos fomentan unos procesos de aprendizaje que no realizan los videojuegos.

Limitemos el tiempo de uso del ordenador, o videoconsola, es bueno favorecer que los niños no empleen todo su tiempo de diversión en juegos electrónicos e intentemos retrasar su llegada para que los jueguetes tradicionales cumplan su función.

 

Consejos para que Papá Noel y los Reyes Magos acierten con los regalos.

Los niños, elegirán sus regalos, guiados por sus gustos y por los anuncios que han visto en la tele, juguetes que han visto a otros amigos…, pero eso no quita que los padres dirijan la carta en función de la edad y de las necesidades de cada niño, así por ejemplo, siempre es bueno incluir libros de lectura, cuadernos de actividades, lapiceros, pinturas, estuches… que se pueden utilizar como material escolar.

Otro juguete del que sacarán mucho partido es una pizarra, pues si son más pequeños les encantará para jugar a los profesores, y cuando sean más mayores nos servirá como soporte para trabajar en casa con los deberes.

También son buenos juegos que favorezcan el uso de estrategias, como el clásico Hundir la Flota, (que además contribuye a trabajar la coordinación viso-manual), el Stratego…; el Lectron, los clásicos juegos de mesa (oca, parchís, damas…) o el Party, del que ha salido una nueva edición muy divertida (Party 2.0), que  pueden ayudar a mantener la atención concentrada y si se juegan en familia, pueden proporcionar momentos muy divertidos y no nos olvidemos de los puzzles, elijámonos en función de la edad del niño.