Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VI)

¿Es conveniente que haya salido antes (veranos fuera, campamentos…) antes de mandarlo tanto tiempo?

Sí. Si el adolescente ya ha salido previamente, y está acostumbrado a pasar tiempo fuera de casa no solo le será más fácil adaptarse al cambio, si no que irá con menos miedo. Si pudiera haber pasado antes un verano o un mes en el extranjero para que conozca la experiencia sería perfecto. Otra cosa que le puede ayudar es haber realizado intercambios cortos con estudiantes de otros países.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (V)

¿Hasta qué punto es importante lo que opine su colegio (el de aquí) respecto a la decisión de los padres de mandarlo fuera?

 Es fundamental hablar con el colegio en España y saber qué opinan y qué nos recomiendan que hagamos. Estamos hablando que el adolescente se va a ir un curso, no todo el resto de su escolarización, y que luego volverá a su antiguo colegio con sus profesores y  amigos. Desde el colegio nos podrán dar una información muy valiosa de cómo  le ven de preparado tanto a nivel académico como social.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (IV)

¿Es conveniente que le visite o no? Si es así, ¿con qué frecuencia?

 El propio colegio marca las vacaciones de los alumnos y es recomendable que estas vacaciones las pase con su familia. La mayoría de los adolescentes vienen a disfrutar de las vacaciones a España.

 ¿Qué es más recomendable, el alojamiento en un internado o con una familia? Pros y contras de cada uno

 De nuevo dependerá de las características del chico/a, pero en general es más fácil la vivencia en un internado, pues todos los niños se encuentran en una situación parecida y les es más fácil hacer amigos e incorporarse a la rutina establecida. (Todos hacemos lo mismo). En los ratos libres estarán rodeados de gente se su edad con preocupaciones y problemas parecidos. Por el contrario en el internado puede que no siempre hable en inglés si tiene compañeros españoles.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (III)

Qué impacto tendrá en su personalidad tanto tiempo alejado de su familia?

El estar tanto tiempo alejado de la familia no va a tener impacto sobre su personalidad, pero sí que puede aportarle múltiples beneficios, como el desarrollo de estrategias que le  permitirán resolver él mismo los pequeños problemas cotidianos, ser más autónomo, depender menos de sus padres, se favorecerán nuevas vivencias y la convivencia con chicos de diferentes países y culturas le ayudarán a tener una mente más abierta.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (II)

¿Qué edad o qué curso es el más adecuado para hacerlo? ¿Antes de que comience la ESO o ya en la adolescencia? ¿Varía si es niño o niña?

La variable más importante a tener en cuanta serán las características individuales del niño, si es más o menos extrovertido, si ha salido antes de casa, si tiene dificultades a nivel escolar o de conducta… todos estos datos hay que tenerlos en cuanta a la hora de mandar a un adolescente a hacer un curso escolar en el extranjero.

En términos generales no hay diferencias de sexo a la hora de mandar a un hijo a estudiar fuera, lo que sí que hay que tener en cuenta es que sea lo suficientemente autónomo para poder afrontar la separación de los padres, por lo que suele ser conveniente esperar a la ESO para ir a pasar un curso fuera.

Revista Telva: lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero.

Este mes, he tenido el placer de colaborar en la revista Telva Niños,  en el reportaje “lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero”.

Os adjunto el link a  la revista y resolveremos durante los próximos posts las principales dudas que pueden surgir sobre el tema:

 He decidido mandar a mi hijo un año fuera para que aprenda bien un idioma: ¿Qué pasos debo seguir?

 La mejor opción suele ser contactar con una agencia especializada en el tema que puede informarnos no solo  de los diferentes destinos y de los costes, si no que además se encargue de la tramitación y la inscripción del alumno en el colegio y que pueda ayudar a la convalidación de los estudios. Si tienen monitores en el centro que acompañen a los chicos y realicen un seguimiento más cercano del adolescente, mucho mejor.

Maternidad bajo presión

Os adjunto un enlace al artículo de la revista ELLE, en el que junto con Ángel Peralbo, damos las claves sobre la maternidad a los 35 años.

 ¡Espero que os guste!

Sobrevivir al síndrome postvacacional (yII)

Finalizamos con la segunda parte del decálogo para recuperar la rutina con más facilidad:

Buscarse motivaciones reales: las metas han de ser realistas, es decir, que puedan conseguirse.

Ser constantes: hay que aprender a mantenerse motivados sin desfallecer.

Tener una actitud optimista.

Evitar ansiedad: resulta de ayuda traer a la mente pensamientos positivos y experanzadores cuando se experimenten los primeros síntomas de ansiedad, como palpitaciones, respiración rápida, etc.

Encontrar el lado positivo de la rutina (que lo tiene!): por ejemplo, el tiempo cunde más cuando se tienen las actividades programadas.

Sobrevivir al síndrome postvacacional

Os adjunto la primera parte del decálogo para recuperar la rutina con más facilidad y que no nos afecte tanto el llamado síndrome postvacacional:

–          Regresar al trabajo a mitad de semana: de esta manera, la adaptación es más gradual y no se pasa tan bruscamente del asueto a no tener un segundo libre.

–          Elaborar una lista con los nuevos propósitos del curso: aunque no seamos ya estudiantes es muy frecuente que el verano sirva para plantearse nuevas metas. Estas pueden ayudar a retomar la vida diaria con más motivación. Por ejemplo ir al gimnasio, aprender un idioma o apuntarse a una actividad lúdica.

–          Priorizar objetivos y marcarlos en el calendario.

–          Ser proactivos: adelantarnos a los acontecimientos, ir por delante y no perder nunca de vista el objetivo final. Esta actitud requiere de un triple esfuerzo: reflexionar, planificar y ejecutar.

–          Ponerse metas a corto plazo: al tener un objetivo se ejerce un control sobre la propia vida, no nos sentimos perdidos, nos encontramos más seguros y aumenta nuestra autoestima. Pero atención: es importante que estas metas sean manejables y que dependan de uno mismo.

Revista Crecer Feliz: Tu hijo se adapta al colegio

Segundo extracto de la entrevista para la revista Crecer Feliz sobre la vuelta al cole: el link en la foto: