«Si regulamos las emociones adquirimos el control de nuestra vida»

En el III Foro de Educación de FARO veremos cómo «La inteligencia emocional se puede entrenar, enseñar y aprender, tanto niños como adultos»

selina otero

III Foro de Educación: Toda la información Compra tus entradas

Noticias y hemeroteca de Foro da Educación

«Nos preocupamos mucho porque los alumnos aprendan, por evitar el fracaso escolar, por mejorar la convivencia en el aula, evitar conductas indeseadas, como las agresiones o el bullying, y todo esto se puede conseguir trabajando con los alumnos la inteligencia emocional», cuenta Silvia Álava, doctora en Psicología, coach, profesora y escritora (autora de «Queremos hijos felices: lo que nunca nos enseñaron», entre otros libros). La psicóloga impartirá talleres en el III Foro de Educación de FARO DE VIGO, tanto el viernes como el sábado: «La inteligencia emocional como aliado del aprendizaje».

El objetivo del taller es que los docentes aprendan qué es la inteligencia emocional y conozcan técnicas para poder trabajar las habilidades emocionales en el aula. «Cuando somos capaces de reconocer lo que estamos sintiendo, tanto nosotros como los demás, comprender por qué sentimos una determinada emoción y además somos capaces de regularlas, estamos adquiriendo el control de nuestra vida», explica Álava Sordo. «Conocer qué sentimos, por qué lo sentimos y saber cómo poner las emociones a nuestro favor en lugar de en nuestra contra nos da el poder de decidir y elegir cómo actuar. Y esto es algo que se entrena, que se puede enseñar y que podemos aprender tanto los niños como los adultos». Expresa Álava que existe una gran evidencia científica sobre los beneficios de educar la inteligencia emocional: «las personas con alta inteligencia emocional fuman menos, beben menos, tienen menos riesgo de consumo de drogas, gozan de mejor salud, además de considerarse más felices, tanto en pareja como en el trabajo o con sus amigos». «En el caso concreto de los adolescentes, expresan y perciben mejor las emociones, son más empáticos, comprenden mejor los estados emocionales y regulan sus emociones de forma más eficaz, lo que les permite establecer y mantener relaciones interpersonales de mayor calidad, desarrollando mayores habilidades sociales y menores conductas agresivas», describe la psicóloga. La capacidad de regulación emocional se asocia, así mismo, con el rendimiento académico.

En cuanto a las familias «es importante que sepan cómo trabajar la inteligencia emocional; que cuenten con técnicas y estrategias que hayan demostrado su eficacia y validez para trabajar con sus hijos las habilidades emocionales». «Los padres son el principal modelo a seguir del niño. Los hijos copian a sus padres, si estos no saben cómo manejar sus emociones, es muy poco probable que puedan enseñar a sus hijos a hacerlo. Por eso cuando impartimos este tipo de talleres siempre insistimos que los primeros que tienen que trabajar su inteligencia emocional son los adultos», explica Álava, que añade que el mayor error que se comete hoy en día es la sobreprotección; enemiga del correcto desarrollo de la inteligencia emocional.

FUENTE: Faro de Vigo

Trece preguntas incómodas sobre el colegio que muchos padres tendrán que responder esta semana

Muchos pequeños de tres años pisan en estas fechas por primera vez un aula docente. Se adentran en un mundo nuevo y desconocido, y recurrirán a usted para aclarar sus dudas.

Miguel Ángel Bargueño

Estos días, cerca de 600.000 niños españoles de tres años (alrededor del 96% de los de su edad) empezarán las clases de Primero de Educación Infantil. Alrededor de 487.000 iniciarán Primaria. Muchos de ellos —quienes no hayan pisado una guardería o accedan a Primaria, primer escalón de la enseñanza obligatoria, sin pasar por Infantil—, se enfrentarán a una experiencia nueva, en un escenario extraño (fuera de la seguridad del hogar) y rodeados de desconocidos. Alrededor de 487.000 iniciarán Primaria. Muchos de ellos —quienes no hayan pisado una guardería o accedan a Primaria, primer escalón de la enseñanza obligatoria, sin pasar por Infantil—, se enfrentarán a una experiencia nueva, en un escenario extraño (fuera de la seguridad del hogar) y rodeados de desconocidos.

¿Por qué me has abandonado?

Toda su vida, hasta ese día, el niño ha estado pegado a sus padres. Puede que no entienda que, de pronto, lo entreguen en un edificio y se marchen. «Habría que dejarle claro que en ningún momento se le ha abandonado. Decirle: ‘Has crecido, eres mayor, y por eso vas al colegio a aprender, que además es un sitio divertido», propone la psicóloga infantil Silvia Álava Sordo. «Es importante cuidar la comunicación no verbal: si ve cualquier atisbo de preocupación van a interpretar que ese sitio no es bueno; que vean una gran sonrisa».

¿Por qué no me puedo llevar mi osito?

Aunque hay centros que permiten a los niños acudir con un juguete pequeño, que quepa en un bolsillo, lo habitual es que los queridos muñecos se queden en casa. «Tienes que ir al cole a aprender, pero a la vuelta puedes jugar con tu oso», plantea la psicóloga Silvia Álava.

Trece preguntas incómodas sobre el colegio que muchos padres tendrán que responder hoy

¿Por qué no puedo comer chuches?

La respuesta tendría que ir más o menos en los términos que sugiere María Astudillo, nutricionista y codirectora de ALEA Consulta Dietética: «Las plantas y las personas somos parecidas: necesitamos comer y beber bien para estar sanos y fuertes. El abono de las plantas es como nuestra alimentación diaria: si no es sana porque comemos muchas chuches, nos convertiremos en unos niños sin energía, no podremos aprender bien ni disfrutar con nuestros amigos. Las chucherías son un abono nada sano para nuestros cuerpos, así que cuantas menos, mucho mejor».

¿Mañana tengo que volver?

Es importante hacer ver a nuestro hijo que ir al colegio es una nueva rutina en su vida. Respuesta idónea: «Igual que mamá y papá van a trabajar, tú vas al cole a aprender», formula Silvia Álava. Probablemente más adelante le expliquemos que el último día de cole es el viernes (un día ideal para descansar), así que se pasarán la semana preguntando: «¿cuándo es viernes?».

¿Por qué tengo que hacer caso a esa señorita?

«Igual que cuando estás en casa, papá y mamá, que son los mayores, te dicen cuándo tienes que lavarte los dientes, en el colegio es la profesora quien te dice cuánto tienes que hacer las cosas. Y es la persona que te va a enseñar un montón de cosas muy chulas», recomienda contestar la psicóloga. «Hay que recalcar en todo momento las cosas positivas que tiene el colegio», añade.

¿Por qué hay niños que lloran?

Una imagen clásica: pequeños quejándose a lágrima viva, incapaces de separarse de su padre o madre a las puertas de clase. Puede hacer pensar al nuestro que en ese sitio les hacen cosas malas. Silvia Álava: «Podemos decirles: ‘Hay niños que piensan que van a echar de menos a sus papás o como no sabían cómo iba a ser el colegio podían estar un poco asustados. ¿Pero dejaron de llorar después? Seguro que se lo pasaron muy bien’. Hay que interesarse por sus emociones, pero luego subrayar que se lo van a pasar muy bien».

Trece preguntas incómodas sobre el colegio que muchos padres tendrán que responder hoy

¿Por qué tengo que hacer nuevos amigos si ya tengo a los míos?

Según Álava, «es difícil que un niño antes de tres años tenga amigos. Se podrá relacionar circunstancialmente con otros niños en el parque, pero el concepto de amistad no se ha desarrollado. De todas formas, no vamos a imponerles el hacer amigos. En el cole tienen esa posibilidad. Podemos explicarles que es precisamente en el colegio donde se forjan las primeras grandes amistades y, si es posible, acompañarlo con el ejemplo de alguno de los padres, si conserva algún amigo del colegio».

¿Por qué me ponen judías verdes si no las como en casa?

Puede explicar que «aportan fibra (para que tu intestino funcione genial) y minerales como el hierro (para que seas más fuerte cada día). Quizá el primer día que las pruebes no te hagan mucha gracia, pero es bueno darles una oportunidad más: ¡quizá el próximo día las cojas con más ganas o estén cocinadas más ricas!», dice la nutricionista María Astudillo. Y después, si no las prepara en casa, anímate a hacerlo.

¿Por qué tengo que llevar babi?

La respuesta debe enfatizar la función de pertenencia a un grupo que implica el uniforme. «¿Has visto que todos los niños lo llevaban? Significa que sois compañeros del mismo colegio, y os distingue de niños de otros colegios», enuncia Silvia Álava.

Si estoy malito un día, ¿tengo que ir al cole?

Conviene que tenga claro que, si tiene fiebre, «no puede rendir en el colegio y, conforme pasan las horas, puede tener otros síntomas como vómitos, diarreas, dolor de cabeza, manchas en la piel que hay que vigilar….», dice la doctora Ana Isabel Ramírez Gomara, portavoz de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). Además, «lo más probable es que esté iniciando un proceso infeccioso con una alta probabilidad de contagiar a los demás niños y profesores del colegio».

Trece preguntas incómodas sobre el colegio que muchos padres tendrán que responder hoy

¿Por qué no puedo quedarme durmiendo, si tengo sueño?

«Les podemos exponer que igual que papá y mamá se levantan temprano para ir a trabajar, él tiene que hacer lo mismo para ir al cole. Y si tiene sueño, lo que debe hacer es acostarse antes por la noche. En eso sí que hay que ser bastante tajante. Vemos que hay niños bastante dormidos por las mañanas y el problema es que se están acostando muy tarde. Y llegar tarde al cole no es una opción», dice Silvia Álava.

¿Por qué tengo que dormir la siesta en una colchoneta?

Lo ideal en este caso sería transmitirle con nuestras palabras cercanas lo que apunta la pediatra Ana Isabel Ramírez Gomara: «Dormir la siesta tiene importantes beneficios para el desarrollo infantil: se consigue la recuperación de energía física y psíquica, elimina las tensiones y el cansancio del niño, hace que estén preparados para afrontar las actividades de la tarde con buen humor, consigue que estén más tranquilos y más sociables. Además, se ha demostrado científicamente que el sueño permite que se generen más conexiones neuronales y se aumente la plasticidad del cerebro, consiguiendo que la memoria y el aprendizaje se consoliden. También durante el sueño se libera la hormona del crecimiento, lo que contribuye al desarrollo físico normal del niño y puede influir en el sistema inmunológico, haciendo que el niño enferme menos».

¿Por qué no puedo ir en mi sillita?

Hay niños (y padres) a quienes le cuesta jubilar este instrumento que tanta comodidad aporta. Sea como fuere, debe evitarse para acudir al centro escolar, recomienda la psicóloga Silvia Álava. «Al cole hay que ir andando. Debemos hacerles comprender que son mayores, y los mayores van andando. A esa edad hay que empezar a educar en autonomía. Tampoco conviene llevarlos en brazos: luego hay que arrancarlos de los brazos de los padres», sostiene.

FUENTE: Diario El País

Apoyamos el avance en educación del siglo XXI junto a Faro de Vigo

Estaremos en el III Foro de Educación FARO DE VIGO que se celebrará en el Mar de Vigo los días 20 y 21 de septiembre

Por Selina Otero

En una etapa de cambios como la actual el mundo educativo avanza a paso de gigante y tiene la responsabilidad de adaptarse y dar respuestas al alumnado, preparándolo para el futuro que ya es presente. FARO renueva su compromiso con la comunidad educativa, desde profesores hasta padres y, en general, personas interesadas en los temas educativos y las nuevas tendencias, con la organización y celebración del III Foro de Educación FARO DE VIGO, que será los días 20 y 21 de septiembre en el Palacio de Congresos Mar de Vigo.

Avanzar en una Educación del Siglo XXI es uno de los objetivos de este encuentro, que llega a su tercera edición y que ha reunido hasta el momento a ponentes de prestigio tanto en el ámbito gallego como en el nacional y el internacional, así como a numerosos docentes y especialistas que imparten talleres prácticos a lo largo de las dos jornadas de duración del congreso, que ya se ha convertido en la cita anual de los docentes y familias interesados en estar a la última.

El alumno en el centro del proceso de enseñanza aprendizaje, no como mero observador, con una enseñanza participativa y activa, aprendiendo a través de la experimentación son la base de un sistema educativo que pretende prepararlos para afrontar el futuro. En estas jornadas se hablará sobre tecnologías, inteligencia emocional, las relaciones afectivas y la educación en igualdad, la hiperpaternidad, la inclusión, la educación diferenciada o el desarrollo de los talentos.

En esta edición serán catorce los ponentes que pasarán por el Palacio de Congresos Mar de Vigo durante el viernes día 20 de septiembre y el sábado día 21. Las jornadas se estructuran en ponencias y talleres formativos. Entre los ponentes de este III Foro Educativo: Álex Rovira, profesor, escritor y conferenciante; Anna Forés, experta en Neurodidáctica; la pedagoga Betina Represas, que hablará sobre convivencia; Javier Tourón, Catedrático de Innovación; Eva Millet, que centrará su charla en los peligros de la sobreprotección de los hijos e hijas o Mabel Lozano, que realizará una exposición sobre cómo educar en relaciones afectivo sexuales sanas.

Volcado en la Educación

Con esta edición, FARO celebra por tercer año consecutivo este congreso educativo, que cuenta con la colaboración del Concello de Vigo, Diputación de Pontevedra, Banco Sabadell, Universidad de Vigo y FCC. Las entradas para asistir a este III Foro de Educación estarán disponibles desde hoy en www.eventbrite.es y en las oficinas de FARO en Policarpo Sanz, 22, en horario de lunes a viernes de 9 a 14 horas y martes y jueves de 17 a 19 horas. Se pueden adquirir para una sola jornada o para las dos y los precios oscilan entre los 12,50 euros la jornada del viernes, 17,50 la del sábado y 25 euros el foro completo. Como novedad, en esta edición, los talleres tendrán un coste de 0,50e/taller y el importe neto recaudado del total de los talleres será donado a DownVigo, que este año estará presente en el Foro mediante un taller que tratará sobre inclusión. Los talleres deben seleccionarse en el momento de comprar las entradas ya que cuentan con diferentes aforos que oscilan entre los 25 del taller de Matermáticas y el ilimitado del método BAPNE.

El Foro Educativo es uno de los pilares del compromiso de FARO DE VIGO con la Educación. Este periódico ha reforzado recientemente su suplemento educativo, el FARO DA EDUCACIÓN (en papel, publicación quincenal) y un portal web (www.faroeduca.com) que aglutina toda la actualidad educativa, así como contenidos especializados. Además, FARO continúa, cada curso, con el FARO DA ESCOLA, un proyecto en el que participan ya más de 60 centros educativos: elaboran su propio periódico, que se imprime en la rotativa del diario decano.

Por el Foro Educativo pasaron hasta el momento expertos de la talla de Richard Gerver, Emilio Duró, Catherine L’Ecuyer, Ianire Estébanez, Mar Romera, Claudia Bruna, David Calle, Jesús Guillén, Andrés Bellido, Pedro Sarmiento, Javier García, Laura Llauder, Manel Rives, Bertila Fernández, Belén Piñeiro o Aitor Barbosa.

Guías del futuro educativo

El profesor británico Richard Gerver, autor de «Creating Tomorrow’s Schools Today», proclamaba en la segunda edición del foro educativo de FARO que necesitamos «una generación de personas que sepan gestionarse a sí mismas» ante los cambios que vienen: «preparar a los jóvenes para que lideren un nuevo renacimiento», decía.

Si el año pasado un total de nueve expertos impartieron las conferencias y los talleres en el foro educativo, con cerca de 1.500 asistentes entre profesionales de la educación y padres, en esta ocasión FARO amplía el cartel de expertos: serán catorce en total entre las ponencias y las salas para la experimentación. En el panel de conferencias destacan «Educar es amar», de Álex Rovira, profesor, conferenciante y escritor.

Anna Forés, pedagoga y escritora se centrará en educar en tiempos complejos y Javier Tourón en las más conocidas como altas capacidades. Betina Represas se ocupará de la convivencia en el aula, desde su experiencia como formadora, orientadora y coordinadora en el Programa Piteas de desarrollo del talento. Eva Millet y Mabel Lozano completan el cartel de las charlas de esta edición.

Los talleres formativos para esta edición del foro tocarán varias disciplinas. Silvia Álava, doctora en Psicología, se centrará en inteligencia emocional en el proceso de aprendizaje. Sergio Clavero, profesor en el IES de Cacheiras (Teo) y asociado de la Universidade de Santiago (USC), impartirá un taller sobre alfabetización cinematográfica y sobre cómo educar la mirada. El especialista en matemáticas de esta edición será Julio Ferro, que intentará explicar las matemáticas para la vida, con herramientas para un aprendizaje significativo. Elba Pedrosa, especialista en creatividad, publicista y escritora, describirá cómo despertarla con unos pasos sencillos y que todos podemos desarrollar.

Habrá en el foro de este año un taller lleno de ritmo: el de Javier Romero Naranjo, representante del método Bapne (percusión corporal). Javier García García, exdirector y docente, transmitirá su experiencia de cómo transformar un centro educativo, como él llevó a cabo en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Viñagrande (Deiro-Vilanova).

También habrá un taller impartido por José Yuste Frías, profesor de la Universidade de Vigo. Tratará sobre el uso de las pantallas, analizando edades tempranas, y la revolución digital. Yuste es licenciado y doctor en Filosofía y Letras (Filología Románica-Francés) por la Universidad de Zaragoza y profesor titular de la UVigo en el Departamento de Tradución e Lingüística de la Facultad de Filoloxía y Tradución de la Universidade de Vigo, donde imparte docencia de grado dando clase de traducción directa.

Un taller muy especial será el impartido por formadores de la Asociación para el Síndrome de Down (Down Vigo). Se centrará en el Programa Alida: una experiencia educativa en un entorno universitario. Personas con diversidad funcional encuentran en Alida un aliado para la formación, la inclusión social y el acceso al mercado laboral, según explica la propia asociación.

FUENTE: FarodeVigo.es

El III Foro de Educación FARO DE VIGO se celebrará en el Mar de Vigo los días 20 y 21 de septiembre: “Hay que crear un vínculo de seguridad con el niño, no de dependencia”

“Si gritas le estás transmitiendo un modelo incorrecto. ¿Cómo
pedirle que regule sus emociones si yo no sé regular las mías?”
“No malentendamos la felicidad. Para que sean felices
debemos prepararlos para ser autónomos e independientes”

Selina Otero – VIGO

¿En qué se les nota a los niños y niñas que echan en falta tiempo con sus progenitores en el día a día?

Puede ocurrir varias cosas, va a depender mucho de las características de personalidad de cada niño. Hay niños que lo demuestran más porque están más tristes o alicaídos, sin ganas de hacer cosas y niños cuyas llamadas de atención van a ir más por el camino de dificultades de conducta, portándose un poco peor, negándose a hacer algunas cosas, cuestionando a los padres… Incluso a veces con respuestas más agresivas

¿Cómo se puede paliar?

Yo creo que lo primero es parándonos a observar. Quizás lo más fácil es aumentar el tiempo, pero esa opción a veces la tenemos y a veces no la tenemos, depende mucho de nuestra situación a nivel laboral o social. Podemos tener un familiar en el hospital.

¿Qué es lo que hace o dice nuestro hijo o hija? porque ahí vamos a tener muchas pistas y a darnos cuenta de qué reclama ese niño o niña. Porque a veces tenemos una época en la que estamos menos tiempo con ellos y ni siquiera les hemos dado una explicación.

Si hay una enfermedad de un familiar, pues habrá que explicar que el abuelo, el tío o el primo, quien sea, está enfermo. Yo tengo que estar tiempo en el hospital. Entiendo que me vas a echar de menos, que te gustaría hacer más cosas con mamá o con papá pero ahora mismo no pueden.

Que tengan actividades extraescolares hasta tarde, ¿puede ser negativo?

Va a depender mucho de las variables de cada niño. Hay niños que necesitan menos tiempo de estudio y pueden dedicar más a actividades extraescolares y hay niños que necesitan más tiempo de horas de estudio.

Lo que no puede ser es cargar al niño de tal forma a la tarde que no le quede nada de tiempo libre. Porque también necesita su tiempo de juego y que dirija su juego. No todo el día con actividades guiadas porque eso deriva en que llega un momento en el que el niño dice: ¡mamá, me aburro! Tienen que aprender a entretenerse. Lo que siempre tenemos que hacer es dejar tiempo para el juego. Porque si llegamos a las seis y luego hay que estudiar y luego cenar ya no queda nada de tiempo libre.

¿Y unos padres que tengan la oportunidad de pasar la tarde completa con sus hijos?

Depende de la edad del niño. Cuando los niños son pequeños es mucho mejor el parque que las  actividades extraescolares. Necesitan parque y juego con el resto de los niños de su edad. Los niños de infantil, jugando, relacionándose, trabajando la psicomotricidad gruesa subiendo y bajando a los columpios. Eso sería lo ideal.

¿Qué preocupa más a los padres cuando van a consulta?

Lo primero que les preguntamos es: ¿qué intentáis conseguir? Y lo que más contestan es: “Que sean felices”, que es precisamente el título del libro. Es una cosa que preocupa bastante. El problema es que malentendemos la felicidad. La felicidad es prepararles para la vida, que sean autónomos, que sean seguros, independientes… No encontrarnos con esos niños que Están con el : ¡noo! Y frustrados. Y enfadados con el mundo de forma continua.

¿Cómo se crea un buen vínculo desde el inicio?

Hay que estar con el niño, pero es fundamental pensar qué hacemos, qué decimos… Al final tenemos que crear vínculos que fomenten la seguridad. Vínculos de apego de tipo seguros, no de dependencia. Tenemos que Evitar sobreprotegerlos.

¿Cómo evitar ‘perder los nervios’?

No hay que gritar, ni pegar, ni utilizar la conducta agresiva… porque le estás enseñando un modelo incorrecto al niño… te estoy pidiendo que regules tus emociones cuando yo no soy capaz de regular las mías. Hay que poner nombre a lo que sentimos: cómo lo sientes. Y utilizar la emoción a tu favor. Porque al final, no existen emociones buenas ni malas, son información, nos dicen que nos pasa algo.

Debemos aprovecharlas para tomar una decisión. Una cosa es la emoción, que es lo que se siente, y otra es la conducta: gritar, por ejemplo, si el niño no obedece.

■■■■

Entrevista completa en: www.faroeduca.es

Más info sobre el Foro Educa pinchando aquí

#Podcast Vacaciones en Familia: hablamos de las claves para la convivencia estival en No Es Un Día Cualquiera de RNE

Estamos de vacaciones y es época de compartir con familares, por eso, el sábado hablamos en RNE en No es día cualquiera sobre Claves para la convivencia estival.

  • Mantener una buena actitud, crear un clima de confianza
  • El respeto esté siempre presente entre todos los miembros de la familia.
  • Por mucha confianza que tengamos el “por favor” y las “gracias” deben se estar siempre presentes.
  • Evitar las comparaciones entre familias.
  • No competir.
  • Mantenerse abierto a aprender Mantente abierto/a a aprender otras formas de hacer las cosas, de gestionar las situaciones, no estás en posesión de la verdad absoluta.
  • Y sobre todo, nunca obligar a elegir: o tu madre/padre o yo. No solo porque puede no gustarnos la elección final, sino porque estamos poniendo a la persona en una situación muy comprometida y emocionalmente muy intensa.

¿Es correcto besar en la boca a tus hijos? Colaboración con ABC Familia

Tras el polémico beso en la boca de Sergio Ramos a su hijo, los expertos en infancia analizan este gesto y su influencia en los niños.

Por Guillermo Robles @guillek21

Recientemente las redes han estallado tras la imagen que subió el futbolista del Real Madrid, Sergio Ramos, quien publicaba una muestra de afecto a su hijo donde se le veía dandole un beso en la boca. Este gesto suscitó un gran revuelo, pues no se suele ver muy a menudo. Sin embargo, ¿qué repercusiones puede tener este gesto en el entorno familiar, social y personal?

Ya se ha comprobado multitud de veces y con diferentes famosos, que el hecho de que un padre o una madre besen a sus hijos en la boca produce gran revuelo socialmente, en ocasiones incluso gran rechazo, tanto en admiradores del personaje público como de personas ajenas a estos, y es que, la atención no se centra solo en la persona famosa, sino en su estilo de crianza.

La psicóloga Silvia Ávala Sordo apunta la gran importancia de mostrar afecto a nuestros hijos para su desarrollo, asegurando que abrazos, besos en la mejilla o en la frente están muy recomendados para demostrar nuestro cariño, además del apoyo verbal. «Entre los actos que no se consideran necesarios se encuentra el beso en la boca», asegura.

¿El motivo?

La razón es que existen suficientes muestras de afecto para demostrarles nuestro cariño sin tener que besar en los labios, lo que se puede reservar para la pareja, de este modo, el propio hijo distinguirá los diferentes tipos de gestos de cariño, se evitará cualquier «signo de erotismo». «Además, los niños no distinguen a menos que les enseñemos la diferencia, por lo que se puede dar el caso de que extrapolen estos gestos a la guardería o a cualquier otro entorno social, lo que podría causar un problema tanto con sus compañeros como con los demás miembros de la sociedad». Por ejemplo, si un niño tiene normalizado dar besos en la boca y da uno a un compañero en el patio del colegio, este puede quejarse y los padres del niño montar en cólera ante este hecho por considerarlo fuera de lugar.

Esta experta añade que si no enseñamos a nuestros hijos que «es un acto más propio de amor entre parejas, no sabrán que, si un desconocido adulto les da un beso cuáles son sus verdaderas intenciones, lo que puede provocar más fácilmente que sean presa de abusos sexuales ante su confusión».

Conclusión

De todas formas, Silvia Álava considera que besar en la boca «tal vez esté demasiado demonizado», al no existir estudios que demuestren con hechos significativos que «sea un factor determinante en la educación y desarrollo de los menores o esté asociado a algún problema». Sin embargo, está recomendado por la inmensa mayoría de los psicólogos «enseñarles la diferencia entre estos gestos para que conozcan los límites entre un beso exclusivamente afectuoso de uno más erótico, además de la importancia de reconocer estos a nivel social y poder negarse o aceptarlo en caso de que lo reciban de otra persona», concluye.

«Bajo ningún concepto un bofetón a un hijo ayuda a educarle» Colaboración con el diario ABC

La Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología, explica alternativas para afrontar las discusiones con los niños.

Laura Peraita @LauraPeraita

La negativa de un niño de 10 años por ir a ducharse encendió la llama de una discusión familiar que su madre quiso zanjar con un bofetón. Pero, el enfado no acabó ahí. El caso llegó a los tribunales y la Audiencia de Pontevedra ha fallado en contra de esta madre a la que ha impuesto una pena de dos meses de prisión al considerarle autora de un delito de maltrato en el ámbito de la violencia doméstica. No obstante, este castigo se rebajará a dos meses de trabajos en favor de la comunidad, puesto que la acusada no cuenta con antecedentes penales.

Lejos de valorar el dictamen del juez, Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología y autora de «Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron», explica que «bajo ningún concepto un bofetón está justificado ni ayuda a educar a un niño. Éstá muy estudiado que la violencia solo genera violencia».

Explica que si un padre trata de regular las emociones de un niño, reaccionar de forma violenta con él no contribuye a mejorar su comportamiento. «Los padres son el modelo a seguir por los hijos y, si se actúa de esa manera, se le está enseñando, precisamente, a reaccionar de forma violenta porque el adulto no ha sido capaz de regular sus propias emociones».

Esta experta añade que, actuar de este modo, conllevará a entrar en una escalada de actuaciones violentas ante cualquier conflicto en la familia llegando, en ocasiones, a que la situación «se les escape de las manos».

Por este motivo, Silvia Álava Sordo matiza que lo mejor en estos casos de discusión en los que parece que se pueden perder los papeles con el hijo, «es parar y que los padres se retiren de la habitación en la que se encuentra el niño y avisarle de que cuando estén más calmados se abordará el tema con tranquilidad. Es muy importante, ante tanta tensión, —advierte— no tener contacto visual entre ambos. Cada uno, en solitario, deberá hacer un esfuerzo por calmarse, respirar hondo y, en el caso de necesitarlo, realizar alguna técnica de relajación. Cuando todo vuelva a la calma, los padres deben retomar el tema para dejar claro que el comportamiento del hijo no ha sido el adecuado y que los padres son los que siempre tienen la autoridad que hay que respetar», concluye esta experta.

Así conseguirás que tus hijos sean felices. Colaboración con el diario El País

Hablamos sobre la importancia de la educación emocional a raíz del libro de cuentos infantiles publicado por Anna Morató.

Anna Morató resume en cuentos infantiles pautas para potenciar en los niños valores como la autoestima o la tolerancia a la frustración.

Escrito por Celia López

La felicidad se enseña y si se empieza desde la infancia, mucho mejor. Con este objetivo, la escritora Anna Morató ha publicado De mayor quiero ser feliz (Beascoa) en el que trata emociones como el enfado, la empatía y el valor del esfuerzo. Por ejemplo, para explicar la importancia de ponerse en el lugar de otros, una niña se transforma en otra al ponerse sus zapatos y siente todas sus emociones. “Utilizo metáforas visuales para que los niños entiendan conceptos que son complejos. Hay que transmitirles que al final son ellos los que deciden cómo reaccionar ante lo que les pasa en la vida, por eso todos los relatos terminan igual: tú decides”.

Antes de hacerse escritora y tener hijos, Morató trabajó en el sector del marketing y enseñaba a los directivos a manejarse ante la adversidad. «Cuando me quedé embarazada de mi primera hija, me preocupaba mucho cómo transmitirle valores positivos. Quería que estuviera preparada para las dificultades con las que se iba a encontrar en la vida y los cuentos son la mejor herramienta para hacerlo», explica. Así que utilizó su experiencia laboral para hacer «presentaciones» con dibujos para explicarles por qué había que recoger los juguetes o que había que despedirse del parque hasta día siguiente y no estar tristes porque nos íbamos a casa…

En su libro, Morató insiste en enseñar a los niños a tener autoestima y también a obviar los comentarios negativos que otros amigos o compañeros les digan. «Pero también resalto en las historias que, además de no hacer caso a los insultos, tienen que decírselo a sus padres o profesores, para poder poner freno al acoso», explica.

Morató recomienda que docentes y progenitores hablen mucho con los niños y estén muy pendientes de cómo se comportan para detectar si están sufriendo bullying. «Hay veces que los niños están en una situación de vulnerabilidad, pero no saben lo que les pasa y no son capaces de ponerle palabras. Por eso hay que hablar mucho con ellos y estar pendientes de si están desanimados o no tienen ganas de ir a clase», dice. El próximo libro de Morató versará sobre el compañerismo y la forma de evitar el acoso escolar. «Hay que hacer ver a los acosadores que ellos también son perjudicados por las burlas que hacen. Una persona que insulta a otros es porque no se siente bien consigo mismo», afirma. 

El hilo conductor de todos los relatos de Morató es enseñar a los niños que la felicidad no viene dada por los juguetes que tengan ni por las cosas que les sucedan. «En una sociedad materialista y consumista hay que enseñar a nuestros hijos que la felicidad depende de sus decisiones y no de lo material», dice la autora. Morató defiende que hay que enseñar a los niños a esforzarse para conseguir las cosas que están a su alcance y que no deben preocuparse por aquellas que están fuera de su control, por lo que también hay que saber prepararles para la frustración.

La importancia de la educación emocional

La psicóloga infantil Silvia Álava explica que es muy importante potenciar en los menores la educación emocional. “Los beneficios están demostrados científicamente. Los niños que aprenden a controlar sus sentimientos toman mejores decisiones a lo largo de su vida”, afirma. Aunque los padres y la familia representan el entorno más cercano para este tipo de aprendizaje, Álava afirma que es positivo que en los colegios se incluya algún tipo de enseñanza de los sentimientos. “Está comprobado que cuando hay intervenciones en las aulas con profesionales cualificados se reducen los casos de acoso escolar”, explica. La experta también hace hincapié en la importancia de potenciar la autoestima de los niños para favorecer su autonomía. «Nunca debemos exigirles a nuestros hijos cosas que no están a su alcance ni debemos compararlos con otros menores, pero sí hay que transmitirles el valor del esfuerzo», concluye. 

FUENTE: Diario El País: De mámás y Papás

Es tú oportunidad, así podrás crecer como familia este verano. Colaboración con el diario ABC

Claves reales para mejorar las relaciones con los hijos y de pareja

Por Laura Peraita @LauraPeraita

Durante al curso académico la mayoría de los padres se quejan de la falta de tiempo para estar con sus hijos y disfrutar del tiempo libre. El estrés, las prisas, las obligaciones diarias, las apretadas agendas… pueden poner al límite a cualquier familia y dejar en un segundo plano cuestiones tan importantes como conocerse más en profundidad, comunicarse en calma, resolver conflictos con reflexión, interesarse sobre cómo se sienten los demás… Ya no hay excusas: el verano es una oportunidad para crecer como familia. El tiempo libre es el mejor aliado.

Según Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología y autora de «Queremos hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron», crecer como familia es mejorar. Para ello sugiere a los padres que se paren a pensar, que se planteen dónde están y dónde les gustaría llegar y, sobre todo, cómo conseguirlo. Cada familia es muy distinta y tiene metas diferentes, pero lo más habitual es que pretendan mejorar la comunicación, la paciencia, acabar con los gritos, fomentar el respeto, el afecto físico (dar más muestras de cariño con besos, abrazos), reconocer los aspectos positivos de los demás… «Por ello, –apunta–, hay que aprovechar las vacaciones para plantearse objetivos claros de mejora familiar y luchar por ellos. No hay que dejarse llevar por la pereza o por el día a día porque las relaciones no mejoran solas. El verano es el momento de actuar».

Estado emocional inicial

Pero antes de ponerse manos a la obra, Gema Garrido, presidenta de Praxxia, asociación especializada en coaching familiar y parentalidad positiva, aconseja que los padres, al echar el freno, aprovechen para analizar el estado emocional en el que se encuentran en ese momento como individuos; es decir, si están muy estresados, cansados, deprimidos, ilusionados… «porque la persona, como tal, no se enfrenta de la misma manera a una convivencia familiar las 24 horas».

También considera Garrido relevante tener expectativas reales. «Que llegue el verano no significa que vayan a ser las vacaciones de nuestra vida tal y como salen en los anuncios en los que todo es felicidad y diversión. En este periodo también hay tiempo para aburrirse o estar cansado. Es muy humano. No por ir a un hotel en la playa con la familia implica que todo el tiempo va a estar rebosante de felicidad», explica.

Con fecha y hora

En la misma línea se manifiesta Ana Asensio, psicóloga de Vidas en Positivo, quien reconoce que es muy habitual coger con unas ganas inmensas las vacaciones y a veces no suele ser todo como se idealizaba. «Nos da la sensación de que el tiempo en familia es un verdadero estrés, que no sabemos hacerlo bien o que nuestros hijos están “maleducados”, se enfadan todo el tiempo, protestan continuamente… mientras nosotros, como adultos, también tenemos la necesidad imperiosa de descansar. Somos humanos».El tiempo de calidad tiene que suponer que todos los miembros de la familia participen de una actividad, lejos de cualquier distracción de móviles, televisión…

Por este motivo, Silvia Álava Sordo propone, en primer lugar, fijar los objetivos y buscar momentos de calidad en familia, «pero poniendo fecha y hora, planificándolos, porque si no esos ratos quedan diluidos y al final se dejan pasar. El tiempo de calidad tiene que suponer que todos los miembros de la familia participen de una actividad, lejos de cualquier distracción de móviles, televisión… De esta forma, fluirá la conversación para conocerse mejor. También se puede aprovechar para rescatar álbumes de fotos familiares, contar cómo se conocieron papá y mamá, cómo vivían los abuelos… Hacer juegos para que dibujen a cada miembro de la familia y conocer cómo los perciben nuestros hijos de forma divertida…».

Matiza, no obstante, que conocer a los hijos «es aceptar como son y olvidarse de cómo quiero transformarles en lo que yo quiero que sean. Es un error muy común. Se debe asumir que cada persona es única y tiene que hacer su vida a su manera dentro de un orden».

En este sentido, Gema Garrido propone a los cabeza de familia que bajen el nivel de exigencia con sus hijos porque en estos días libres se pueden pasar por alto ciertas rigideces imprescindibles para el resto del año. «Para que esta labor sea más fácil es bueno empatizar con los pequeños, hacer una regresión personal a cuando nosotros teníamos su edad para intentar entender qué es lo que nos motivaba entonces para, de esta forma, poder planear momentos y actividades acordes a sus deseos y en los que todos puedan disfrutar lejos de discusiones».

Cuando los hijos son adolescentes puede resultar más complicado que quieran pasar ratos junto a sus padres o hermanos por la etapa vital que atraviesan, «pero no pueden mantenerse al margen de la familia», prosigue Silvia Álava Sordo. «Lo mejor es dejarles espacio para su soledad y para estar con sus amigos, pero negociar con ellos que hay momentos dentro de la dinámica familiar en los que tienen que estar presentes, como a la hora de la comida o la cena, por ejemplo. Lo ideal sería que estas dos ocasiones no fueran impuestas, sino que se les presente como momentos divertidos y atractivos para que quieran compartirlos con el resto de la unidad familiar».

Espacios propios

No obstante, Ana Asensio advierte que, al igual que en el resto del año, «en vacaciones es esencial generar espacios en el hogar para compartir, pero también para disfrutar de momentos propios, para nuestras aficiones, descanso o para aburrirnos y no hacer nada». Recuerda que «no hacer, también es hacer», y es muy necesario en este instante vital aprender y enseñar a nuestros hijos a no hacer nada de vez en cuando y a sentirse cómodos por ello. «No hacer, no es una pérdida de tiempo; al contrario», matiza.Querer hacerlo bien y darnos cuenta de que no podemos, o nos sabemos, también nos lleva a padecer malestar, culpa o a pensar que nuestros hijos son un horror…

Para evitar sentimientos de culpabilidad cuando no todo el tiempo en familia sale como se esperaba, Ana Asensio apunta que sentir ese estrés de convivencia familiar en vacaciones y que puedan entrar ganas de huir es natural y humano, también forma parte de la vida. «En ocasiones, las demandas nos resultan elevadas. La exigencia de la crianza y la educación unida a la coordinación con nuestra pareja puede hacernos sentir agobio. Y, además, al querer hacerlo bien y darnos cuenta de que no podemos, o nos sabemos, también nos lleva a padecer malestar, culpa o a pensar que nuestros hijos son un horror… Bueno –insiste–, pues esto también es humano. ¿El truco? La calma. Si se monta un alud y la bola de nieve se hace cada vez más grande; para, respira, salte de la escena, observa y, cuando todo haya bajado de intensidad, decides qué hacer. Probablemente te resulte más fácil tomar una decisión adecuada sin carga emocional añadida».

Esta psicóloga anima a los progenitores recordando que hay que comprender que la convivencia con los niños es toda una aventura, «y a veces el humor nos ayuda mucho y nos saca victoriosos de situaciones que inicialmente nos puedan generar incomodidad y hasta miedo», concluye.

FUENTE: Diario ABC

La diferencias de percepción de desigualdad de género en las niñas comienzan a los seis años. Colaboración con EFE Salud

Por Javier Tovar

Entre los 0 y 5 años no hay visos de percepción de desigualdad por género entre niñas y niños. Sin embargo, a partir de los 6 años, comienza a producirse. La psicóloga Silvia Álava subraya esta circunstancia en una entrevista con EFEsalud donde repasa los riesgos de las redes sociales en relación con el feminismo, y alerta sobre el mito del amor romántico y lo que significan los celos.

La psicóloga Silvia Álava, doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, analiza en primer lugar cuando comienza la desigualdad en la percepción de género entre niñas y niños. Se acerca al feminismo desde la psicología.

“La literatura científica y la evidencia científica habla de las diferencias de género, pero también de las similitudes, que son muchas”, inicia su planteamiento.

“No hay diferencias de inteligencia entre mujeres y hombres, pero en el tipo de educación si se observan diferencias, en el papel que desempeñan, por ejemplo, los juguetes, los disfraces, la ropa… la tendencia es el rol de la cuidadora en la mujer, y del abastecedor de la economía familiar, el hombre”, expone.

La frontera de los seis años

Silvia Álava
La psicóloga Silvia Álava/ Foto cedida

La psicóloga se apoya en estudios que demuestran que cuando niñas y niños son pequeños, no se observan diferencias, pero “a partir de los seis años, las niñas muestran un menor autoconcepto de sí mismas, se da una mayor participación de los chicos en tareas vinculadas a la inteligencia, y las chicas dudan de su capacidad. Esto empieza a partir de los 6 años”.

Los resultados de los exámenes no muestran ni mucho menos superioridad de los niños en matemáticas, pero las carreras de Ciencias acaban contabilizando menos chicas.

“Los niños -precisa Silvia Álava para mostrar reacciones diferentes de género- si fallan en un examen culpan al profesor porque les tiene manía, o a la mala suerte, o la dificultad de la prueba, mientras las niñas piensan que quienes fallan son ellas. No se puede generalizar de manera total, ni mucho menos, pero esta es una tendencia general clara”.

En las guarderías y escuelas infantiles hay muchas más profesoras que profesores; en primaria, empieza a haber profesores; en el instituto, se iguala; y en la universidad, solo el 20 por ciento son catedráticas, expone la experta.

Su conclusión es clara: “A medida que se asciende en el nivel de dificultad y responsabilidad establecidos socialmente, la mujer va desapareciendo, y en los niveles considerados más bajos, hay más. Todavía no hemos llegado a un trasvase equitativo de mujeres en roles tradicionales de hombres y de hombres en roles tradicionales de mujeres. Falta muchísimo por andar. Mujeres directivas en el Ibex 35 hay poquísimas”.

Silvia Álava no cree que el machismo se esté rearmando, ni que la igualdad esté retrocediendo, pero si lanza un aviso en relación con informes recientes de este mismo mes de julio: “Es alarmante que en pleno siglo XXI haya adolescentes que, por ejemplo, validen conductas de control sobre su pareja, control del móvil o la ropa. Es un riesgo para la sociedad que jóvenes de 14 o 15 años establezcan estas conductas”.

Informes como el Barómetro Juventud y Género 2019 del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, de la Fundación Ayuda contra la Drogadicción (FAD), presentado hace dos semanas, señala que hay más mujeres con conciencia feminista, y también hombres, pero permanecen ideas y patrones machistas, tanto en chicos como en chicas.

Amor romántico, dependencia emocional y celos

Álava no duda en poner de manifiesto con claridad los elementos negativos que tienen tanto el amor romántico como la dependencia emocional y los celos. No ve nada bueno en ello.

“Hay que tener cuidado con el amor romántico. La idea de la media naranja y de que uno es incompleto y tiene que encontrar la otra parte para alcanzar la plenitud es muy peligrosa y perjudicial. Todos somos naranjas completas, todos venimos completos de serie; podemos encontrar una persona con quien estemos especialmente bien, pero no porque seamos incompletos y necesitemos la otra mitad. No, en absoluto”, afirma.

“El tópico dice que el amor lo puede todo, lo cambia todo. El amor es bonito y poderoso, pero ni puede todo ni cura todo”, añade.

La psicóloga prosigue analizando apego, dependencia emocional y celos: “El apego hay que distinguirlo de la dependencia emocional. Las relaciones de dependencia son peligrosas y pueden activar relaciones tóxicas que, a su vez, pueden desembocar en celos”.

celos pasado
Viñeta humorística sobre el comportamiento del celoso retrospectivo/EFE/Cedida por José María Martínez Selva

¿Tienen algo bueno los celos?, preguntamos a la experta.

“No, es el mito a desterrar, más en los adolescentes, cuidado con las conductas de control -insiste- porque se puede llegar a pensar que los celos tienen una parte positiva, aquella de que me quieres mucho, y, en absoluto. Los celos no tienen una parte positiva. El celoso cree tender derecho a algo de la otra persona que no tiene, y se frustra, enfada y siente celos, que no tienen nada ni de positivo, ni de romántico, ni de bueno. En una relación sana y libre, sin dependencias ni toxicidades, los celos no tienen cabida”.

Redes sociales, feminismo y amor

Silvia Álava también opina sobre este asunto: “En las redes sociales están todas las posturas, y muy polarizadas, desde la defensa del feminismo hasta la defensa del machismo. Insisto una vez más con el tema del control desde las redes, su efecto puede resultar muy negativo”.

Y advierte: “Cuidado con las letras de algunas canciones o series televisivas. Hay letras de canciones actuales que cosifican a la mujer, y corremos el riesgo de que se normalicen pautas en la relación que son muy negativas. También en algunas series de televisión se cosifica a la mujer y se legitiman a veces los celos, las relaciones tóxicas y tormentosas, que se muestran para dar continuidad a las tramas, pero que son patológicas, con emociones extremas, tanto cuando se está bien como cuando se está mal”.

La psicóloga defiende fomentar el sentido crítico desde las series, las músicas y sus letras, y también los valores.

FUENTE: EFE Salud