¿La adolescencia siempre ha sido históricamente una edad difícil o es algo relativamente nuevo?

La pubertad, entendida como los cambios biológicos producidos en el cuerpo, siempre ha sido una etapa difícil, pues el adolescente, además de entender lo que le está pasando a su organismo, tiene que  llegar a  saber controlar ese desarrollo tan fuerte, esos cambios físicos que se producen de forma tan notoria y esas hormonas que parecen circular alocadamente. En cambio,  la adolescencia entendida como el periodo de tiempo  en el que los niños maduran hasta llegar a la edad adulta,  no siempre ha existido;  de hecho, en muchas culturas indígenas  no existe, y los niños pueden pasar a ser adultos en una noche,  tras una ceremonia de preparación.

Actualmente los adolescentes de hoy, por las circunstancias que les rodean,   lo tienen más difícil que los de generaciones anteriores. (Padres que pasan muchas horas fuera de casa, ausencia de normas y límites, una sociedad de consumo que “se ceba” con ellos bombardeándoles con miles de mensajes para que compren y compren…)

 

¿Rebeldes o adolescentes?

Según vuestras sugerencias, dedicaremos las próximas semanas a hablar de los adolescentes, que es un tema que se ha tratado poco en el Blog:

¿Qué significa ser auténtico en la adolescencia? ¿Es una sensación diferente a la que se pueda tener en la madurez?

Cuando los niños llegan a la pubertad, biológicamente se produce un estallido de reacciones  endocrinas, que no sólo conllevan un aumento de los órganos sexuales, (llegada de la menstruación y desarrollo mamario en las chicas, y producción de esperma y  aumento de la pilosidad en los chicos),  sino que además producen  un cambio en todas las relaciones del niño consigo mismo y  con su entorno. Las hormonas van a adquirir un gran protagonismo, de tal forma que en muchas ocasiones serán las que tomen las riendas de su  comportamiento. El adolescente se siente confundido y en muchas ocasiones,  aunque parece haber asimilado los cambios físicos producidos en su cuerpo, no es capaz de controlar los desajustes hormonales propios de esta etapa; incluso puede llegar a sentir que ser auténtico es dejarse llevar por lo que te apetece, por lo que “te pide el cuerpo”, sin pararse a pensar las en las consecuencias que pueden tener determinadas conductas.

Por el contrario, ser auténtico en la edad adulta, aunque aún puede estar unido con la idea de hacer lo que uno quiere, significa alcanzar la madurez que te permite ser uno mismo, sin manipulaciones ni condicionantes externos. Los adultos soñamos con tener más capacidad de autocontrol y gobernar nuestras vidas; queremos enfrentarnos tal y como nosotros deseamos a las distintas situaciones que vivimos, intentamos alcanzar nuestras metas, las nuestras, no las que otros pueden tratar de imponernos. Esas metas en las que creemos, con las que nos identificamos y por las que luchamos.

La importancia de las normas y de los límites

Ya hemos comentado en otras ocasiones, la  importancia de las normas y los límites en la educación de los niños y adolescentes . En esta ocasión os dejo un video de Iñaki Gabilondo comentando este tema:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=EXqe_m1nJcs]

Juguetes para niños y no tan niños en la revista Toyland

Os adjunto otro artículo que se hace eco de la celebración del 40 Aniversario de Diset, en esta ocasión es la revista ToylandRevista Toyland Silvia Álava

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VI)

¿Es conveniente que haya salido antes (veranos fuera, campamentos…) antes de mandarlo tanto tiempo?

Sí. Si el adolescente ya ha salido previamente, y está acostumbrado a pasar tiempo fuera de casa no solo le será más fácil adaptarse al cambio, si no que irá con menos miedo. Si pudiera haber pasado antes un verano o un mes en el extranjero para que conozca la experiencia sería perfecto. Otra cosa que le puede ayudar es haber realizado intercambios cortos con estudiantes de otros países.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (V)

¿Hasta qué punto es importante lo que opine su colegio (el de aquí) respecto a la decisión de los padres de mandarlo fuera?

 Es fundamental hablar con el colegio en España y saber qué opinan y qué nos recomiendan que hagamos. Estamos hablando que el adolescente se va a ir un curso, no todo el resto de su escolarización, y que luego volverá a su antiguo colegio con sus profesores y  amigos. Desde el colegio nos podrán dar una información muy valiosa de cómo  le ven de preparado tanto a nivel académico como social.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (IV)

¿Es conveniente que le visite o no? Si es así, ¿con qué frecuencia?

 El propio colegio marca las vacaciones de los alumnos y es recomendable que estas vacaciones las pase con su familia. La mayoría de los adolescentes vienen a disfrutar de las vacaciones a España.

 ¿Qué es más recomendable, el alojamiento en un internado o con una familia? Pros y contras de cada uno

 De nuevo dependerá de las características del chico/a, pero en general es más fácil la vivencia en un internado, pues todos los niños se encuentran en una situación parecida y les es más fácil hacer amigos e incorporarse a la rutina establecida. (Todos hacemos lo mismo). En los ratos libres estarán rodeados de gente se su edad con preocupaciones y problemas parecidos. Por el contrario en el internado puede que no siempre hable en inglés si tiene compañeros españoles.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (III)

Qué impacto tendrá en su personalidad tanto tiempo alejado de su familia?

El estar tanto tiempo alejado de la familia no va a tener impacto sobre su personalidad, pero sí que puede aportarle múltiples beneficios, como el desarrollo de estrategias que le  permitirán resolver él mismo los pequeños problemas cotidianos, ser más autónomo, depender menos de sus padres, se favorecerán nuevas vivencias y la convivencia con chicos de diferentes países y culturas le ayudarán a tener una mente más abierta.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (II)

¿Qué edad o qué curso es el más adecuado para hacerlo? ¿Antes de que comience la ESO o ya en la adolescencia? ¿Varía si es niño o niña?

La variable más importante a tener en cuanta serán las características individuales del niño, si es más o menos extrovertido, si ha salido antes de casa, si tiene dificultades a nivel escolar o de conducta… todos estos datos hay que tenerlos en cuanta a la hora de mandar a un adolescente a hacer un curso escolar en el extranjero.

En términos generales no hay diferencias de sexo a la hora de mandar a un hijo a estudiar fuera, lo que sí que hay que tener en cuenta es que sea lo suficientemente autónomo para poder afrontar la separación de los padres, por lo que suele ser conveniente esperar a la ESO para ir a pasar un curso fuera.

Revista Telva: lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero.

Este mes, he tenido el placer de colaborar en la revista Telva Niños,  en el reportaje “lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero».

Os adjunto el link a  la revista y resolveremos durante los próximos posts las principales dudas que pueden surgir sobre el tema:

 He decidido mandar a mi hijo un año fuera para que aprenda bien un idioma: ¿Qué pasos debo seguir?

 La mejor opción suele ser contactar con una agencia especializada en el tema que puede informarnos no solo  de los diferentes destinos y de los costes, si no que además se encargue de la tramitación y la inscripción del alumno en el colegio y que pueda ayudar a la convalidación de los estudios. Si tienen monitores en el centro que acompañen a los chicos y realicen un seguimiento más cercano del adolescente, mucho mejor.