¡No me da la vida! ¡Necesito aprender a organizarme! Colaboración con Gestionando Hijos

Vamos corriendo a todas partes. Desde que nos levantamos, preparamos el desayuno, despertamos a los niños… vestirse, dientes, cole… “¡Corre, que llegamos tarde!” Luego trabajo, salir corriendo para ir a recogerles y no llegar tarde, merienda, actividades extraescolares… De ahí a casa, deberes, ducha, cena y “a la cama, ¡que es muy tarde!”. ¿Te suena, no? ¡Qué estrés! Y, a pesar de haber hecho todo esto, ¿cuántas veces tienes la sensación de que no te da tiempo a todo? ¿De que a todo llegas tarde y mal? Bienvenida, ¡no eres tú sola! Necesitamos aprender a gestionar nuestro tiempo, a este ritmo, ¡nos va a dar algo!

Cómo gestionar nuestro tiempo

Es una tarea muy difícil, seguro que lo has intentado un montón de veces, pero como en todo en esta vida, cuando fallamos en algo, cuando suspendemos una asignatura, hay que ponerle ganas y un esfuerzo extra para aprender.Pues pongamos que estamos suspensas y suspensos en la asignatura “Gestión del tiempo con nuestros hijos”, y tenemos que aprobarla, ¿no? Estos consejos de la profe Silvia Álava (psicóloga y experta en Logopedia), ¡seguro que nos ayudan un montón!

  1. En media hora tú te levantas, desayunas y estás lista o listo para ir a trabajar. ¿Crees que tu hijo de 5 años también? ¿Crees que con media hora le vale? Si todos los días (o muy a menudo) pasa que vais con prisas por la mañana porque tarda mucho en tomarse la leche o en vestirse, a lo mejor deberías considerar despertarle media hora antes para que vaya tranquilo, a su ritmo. “Ellos no son capaces de hacerlo en nuestro tiempo y les frustramos con tanta prisa”, señala Álava.
  2. Hay que reservar un tiempo para hacer cosas con ellos.La solución no está en vestirles tú o lavarles los dientes. Ya sabes que si tienen la edad para hacerlo, debemos dejar que lo hagan ellos solitos para reforzar su autonomía desde bien pequeños y no hacerles dependientes. Primero les ayudamos; después, les supervisamos.Así, además, también nos vamos liberando las madres y padres de tareas. ¿Por qué vestirles cuando lo pueden hacer solos?
  3. Ten en cuenta reservar tiempo ¡para los imprevistos! Si vamos con el tiempo supermedido, es muy posible que cualquier contratiempo como un “no encuentro mi estuche” justo antes de salir de casa o que el niño se manche la camiseta con el desayuno y se tenga que cambiar nos desborde.
  4. Planificar la agenda y respetar los horarios marcados es importante.Planifica la agenda y respeta los tiempos pactados. ¿A qué se refiere Silvia con esto?  “Cuando hemos dicho que vamos a dedicar un tiempo para hacer algo en concreto con el niño, ese tiempo tiene que ser sagrado, no lo podemos cambiar, no podemos meter de repente otra actividad entre medias”, aclara. Y eso muchas veces lo hacemos. Que el niño vea que mantenemos y cumplimos nuestra palabra.
  5. Los niños funcionan muy bien cuando tienen una rutina bien marcada porque les da seguridad. Lo que tenemos que hacer nosotros es establecer unos horarios y cumplirlos.
  6. No les sobrecarguemos de actividades extraescolares. Les llenamos demasiado la agenda y les llevamos todo el día de aquí para allá corriendo. Eso nos agota a nosotros y a ellos también. Es posible que les encante todo lo que hacen, pero no es bueno que tengan tantas tareas. Eliminando algunos de estos compromisos, tendremos más tiempo para estar en casa, jugar con ellos, y que también tengan tiempo libre para ellos, sin ninguna tarea, para que aprendan a gestionar su tiempo libre o simplemente para aburrirse un rato que, como dice Silvia Álava, “aburrirse es muy bueno y muy sano”. Y nosotros tendremos tiempo para organizar nuestras cosas y respirar un poco.
  7. Por último, “distinguir lo realmente importante de lo que no lo es”. Muchas veces queremos hacer de todo, pero no tenemos tiempo. No nos agobiemos, no nos empeñemos en hacer todo lo que habíamos pensado, porque entonces vuelven las prisas y el estrés. Hay que ser prácticos y distinguir, como dice Álava, “lo realmente importante de lo que no lo es”. ¿Es vital que vayamos corriendo un miércoles a las ocho de la tarde a comprarle un pantalón al niño? Para jueves y viernes tiene, ok, pues lo podemos dejar para el fin de semana e ir tranquilamente.

Con estos consejos creo que aprobaríamos la asignatura, pero para sacar nota (y si te has quedado con ganas de más), no te pierdas el curso de Silvia Álava en nuestra plataforma. Date de alta por 6,95 €/mes y aprende mucho de este curso y de los otros 16 cursos más.

Foto principal: Kevin Grieve en Unsplash.

sobre la autora:

Fuente: Gestionando hijos

Ana Nieto
Ana Nieto

De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).

«¿Bofetones para corregir una mala conducta? ¿Sí o no?»: la condena a cárcel a una madre agita el debate. Colaboración con el diario ABC

La Audiencia Provincial de Pontevedra ratificó una sentencia penal, porque, señala, la reprensión nunca puede hacerse con un castigo físico

Por Érika Montañés@emontanes

En la difícil tarea de educar, hace tiempo que se ha metido como árbitro la legislación civil, lo que provoca más de un resquemor entre pedagogos y psicólogos. También en la ciudadanía, que a veces no llega a entender cómo en su deber de corregir ciertas actitudes de los hijos tiene que decidir un juez. La última de esas sentencias controvertidas que acapara titulares en la prensa es la ratificación por parte de la Audiencia Provincial de Pontevedra de un fallo impuesto el pasado 13 de julio por el Juzgado de lo Penal número 4 de la ciudad, que condenó a dos meses de cárcel a una madre, Teresa, que abofeteó dos veces a su hijo de 10 años porque se estaba comportando mal y se negó a ducharse. La condena se puede sustituir por dos meses de trabajos a la comunidad, siempre que esté conforme la acusada, aunque se le prohíbe acercarse a su hijo a menos de 200 metros durante seis meses.

Los hechos se remontan al 20 de mayo de 2018. Ese día, Teresa, siempre según los hechos probados del auto que adelantó «La Voz de Galicia» y al que ha tenido acceso ABC, «le pide a su hijo que se duche, negándose el niño, por lo que comienzan una discusión verbal que la madre termina dándole un par de bofetadas en la cara, que causaron al menor eritemas en ambas mejillas». Al niño se le llevó al médico, aunque no necesitó de un tratamiento médico posterior. Al parecer, los padres estaban divorciados y fue el progenitor quien denunció a la madre (que era quien convivía con su hijo).

Teresa ha sido condenada como autora responsable de un delito de malos tratos en el ámbito de la violencia doméstica, en el domicilio común, previsto y penado en el artículo 153.2 y 173.2 del Código Penal. «Si no se demuestra que la madre propinaba de modo continuado maltrato al niño, la sentencia es un disparate. Habría que comprobar los antecedentes familiares, pero si es un caso puntual, estamos matando moscas a cañonazos», critica Luis Zarraluqui, abogado de familia.

La facultad de los padres a poder corregir a sus hijos no es infinita, según la ley, sino que queda integrada «dentro del conjunto de derechos y obligaciones que surgen de la patria potestad y solo puede concebirse orientada al beneficio de los hijos y encaminada a lograr su formación integral. Tiene como límite infranqueable la integridad física y moral de estos», dice la ley. Como consecuencia, «la reprensión ante una eventual desobediencia del menor nunca puede justificar el uso de la violencia que Teresa, la causante, aplicó», establece la sentencia, que se acoge al artículo 154 del Código Civil. Este artículo de la discordia, que sigue a la Convención de Derechos del Niño, fija que la «facultad de corrección de los padres respecto a los hijos sometidos a su patria potestad deba ser ejercida de forma moderada y razonable».

¿Qué ha ocurrido? Según el propio Urra,se presta a demasiadas interpretaciones. «Se dejó fuera todo tipo de violencia física pensando en los antiguos golpes con el cinturón o la correa, en las palizas de padres a hijos como “correctivo”, pero… ¿esto quiere decir que no se pueden dar dos bofetones a un hijo? Sé que es polémico, pero no, no quiere decir eso. Quizás la legislación que tenemos es extrema», reconoce Urra, que ha trabajado 32 años en la Fiscalía de Menores. En base a esta experiencia con «fiscales y jueces que también son padres», invita a ponerse en la piel de los tres magistrados que juzgaron el caso en la Audiencia pontevedresa, puesto que con las herramientas de que disponen, «pueden encontrarse atados de pies y manos; habrá que cambiar la ley».

Reconoce que la legislación es defectuosa otro abogado que trabaja con ella todos los días, Gonzalo Arroyo. «En el término medio está la virtud y la sentencia, si no hay un delito de maltrato común, es desproporcionada». Y remacha: «Muchas veces vivimos en la sociedad de lo políticamente correcto y los jueces aplican una Justicia de salón, pero reprender a un niño, cuando se hace con prudencia y es razonable, no debería motivar estos casos. El sentido común no se puede regular».

«Niños emperador y tiranos»

«Educar supone tener autoridad, poner normas, marcar disciplina y límites», dice la juez de Menores de Las Palmas de Gran Canaria Reyes Martel. «Se está formando una legión de niños emperadores o tiranos, que hacen con sus padres lo que quieren, pero también es culpa de los progenitores y la educación que se les da», afirma.

«Abofetear no es el mejor sistema educativo, bajo ningún concepto es lícito golpear al niño -coincide la doctora en Psicología Clínica y de la Salud Silvia Álava-. Existen otras estrategias y técnicas como sancionar al menor con que si no se ducha, no saldrá el fin de semana, por ejemplo. Cuando no tienes otra herramienta más que el castigo físico, demuestra que no eres capaz de gestionar tus emociones y eso lo copian los niños, saben cuál es su modelo y no es bueno, porque responderán con violencia a otras situaciones», completa. No obstante, apunta a que hay que distinguir si es un caso «puntual».

Los psicólogos piden que si existen delitos de lesiones nunca estén en contacto agresor y agredido, como se ha impuesto en este caso con una orden de alejamiento de seis meses. «¿Si son bofetones puntuales, qué favor se le hace al menor con no ver a la madre? Ninguno. Nos falta información sobre lo que pasaba en esa casa», aprecia Álava. Teresa no tiene antecedentes y podrá recurrir ante el Tribunal Supremo.

FUENTE: Diario ABC

Curso online: Consigue que tus hijos sean felices, seguros y autónomos. Ahora con un 10% de descuento

En el presente curso, seis psicólogos del centro de Psicología Álava Reyes mostramos las claves para conseguir que nuestros hijos sean autónomos, felices, y seguros. De forma práctica aprenderemos las claves del éxito en la convivencia familiar con ejemplos prácticos sobre cómo gestionar las principales y típicas disputas que se dan en casa en relación a las quejas, protestas, frustraciones, retos y desobediencias de nuestros hijos e hijas. Además, aprenderemos a manejar los problemas de conducta con soltura, observándolos, clasificándolos y convirtiéndolos en comportamientos adecuados y normalizados; qué alternativas existen al castigo, cómo lidiar con los celos entre hermanos…

Aprovecha la ocasión ahora tienes un 10% de descuento sobre el precio del curso con el código ALAVA10

Comprar por 90€Se ha dedicado un apartado a la gestión emocional tanto de los padres, con estrategias dirigidas a no perder la calma, ni los nervios, para educar sin ira, sin gritos, de forma positiva, como de los niños, con ejercicios prácticos sobre cómo hacer tomar conciencia a nuestros hijos de las emociones, el autocontrol, las relaciones sociales, la autoeficacia y motivación, autoestima y empatía, entre otros. Nos muestran como reprimir los sentimientos negativos de nuestros hijos no es el camino para lograr respuestas ajustadas y que les hagan sentirse bien con ellos mismos. También veremos cómo enseñarles a comprender ese sentimiento y canalizar adecuadamente sus frustraciones.

Sin olvidarnos cuestiones del día a día sobre cómo favorecer la correcta autonomía de los niños, cómo y cuándo responder a sus preguntas sobre el sexo y qué contarles según su edad, y algunas estrategias para gestionar mejor su tiempo de estudio y cómo obtener el máximo provecho de sus horas de estudio para mejorar su rendimiento y sus resultados académicos.

Con este curso se pretende favorecer una autoestima positiva y saludable en nuestros hijos, para así potenciar su desarrollo personal, social, familiar y académico. También a dotarles de habilidades básicas que les ayudarán en su día a día y sobre todo en su futuro, cómo enseñarles a mantener conversaciones con los demás, a saber decir “no” y decir lo que se quiere sin sentirse mal ni herir los sentimientos de los demás, así como a solucionar problemas con el grupo de referencia con el objetivo de que tengan experiencias sociales más positivas. En definitiva, aprenderemos cómo desarrollar recursos y estrategias que serán necesarias para nuestros hijos en el futuro. Enseñarles a esforzarse para conseguir sus objetivos, a esperar por las recompensas y ser conscientes de que de los pequeños fracasos también se aprende.

OBJETIVOS DE APRENDIZAJE:

  • Aprende a manejar los problemas de conducta con soltura
  • Identifica y actúa ante el bajo estado de ánimo de los hijos para que vuelvan a sonreír
  • Descubre cómo enseñar a aprender a mantener conversaciones con los demás a los niños
  • Desarrolla recursos y estrategias que serán necesarias para los hijos en el futuro
  • Favorece una autoestima positiva y saludable en los hijos
  • Enseña y guíales para que puedan aprender a comer y a dormir bien y solos

ACERCA DE NOSOTROS: Centro de Psicología Álava Reyes

Equipo multidisciplinar en Madrid de Psicólogos

Uno de los Centros de Psicología más grandes de España, formado por un equipo multidisciplinar de Psicólogos donde se trabaja con un amplio abanico de rangos de edad (niños, adolescentes, jóvenes y adultos) y tipos de terapia.

Los más de 30 años de contrastada experiencia en diferentes campos profesionales, nos aportan gran seguridad y eficacia en los planteamientos de terapias y ayudas psicológicas.

El presente curso será impartido por seis psicólogos de dicho centro:

  • Silvia Álava, coordinadora del curso, directora del área infantil, colaboradora habitual de medios de comunicación y autora de los libros “Queremos Hijos Felices” y Queremos que crezcan felices”.
  • Ángel Peralbo, director del área de adolescentes, colaborador habitual de medios de comunicación y autor de los libros “El adolescente indomable”, “Educar sin ira” y “De niñas a malotas”.
  • Aroa Caminero, forma parte del área infantil del centro. Es experta en psicología educativa, neuropsicología e inteligencias múltiples.
  • Margarita Montes, es colaboradora habitual de los medios y experta del área infanto-juvenil del centro, especialista en intervención en crisis y superación del trauma.
  • Lucía Boto, experta en el área infanto-juvenil, especialista en técnicas proyectivas y profesora de la UNIR.
  • Sara Rios, experta en el área infanto-juvenil y trastornos de conducta en la infancia.

Pincha en la siguiente imagen para empezar a disfrutar de este curso. Además con el código ALAVA10 tienes un 10% de descuento adicional:

Consigue que tus hijos sean felices

Hablamos sobre las necesidades de los niños con necesidades especiales en La Mañana de la 1

Hoy hablamos sobre las necesidades de los niños con necesidades especiales en @LaMananaTVEde @rtve

BBVA acerca a sus empleados su transformador programa educativo ‘Aprendemos juntos’

El innovador proyecto de educación ‘Aprendemos juntos’ ha sido protagonista, durante dos días, de la vida de los empleados de BBVA en su sede central en Madrid. La psicóloga Silvia Álava y el experto en educación Chema Lázaro han compartido con ellos su visión sobre la importancia de la gestión emocional, temática del último curso ‘online’ lanzado dentro del programa. Los dos encuentros organizados han sido un éxito de convocatoria y han acercado a más de 800 padres y madres trabajadores de la entidad, a este innovador proyecto y su apuesta por formar a los jóvenes en las capacidades y competencias del siglo XXI.

BBVA Aprendemos juntos ha visitado en los últimos meses varias ciudades con el objetivo de acercarse a la comunidad educativa. Bilbao, Valladolid, Sevilla, Madrid, Valencia y Barcelona ya han disfrutado de un transformador proyecto tanto en formato como en contenidos. Próximamente llegará a Tenerife pero antes, ha aterrizado en Ciudad BBVA para compartir con los empleados de la entidad en dos encuentros las herramientas educativas que se ponen a disposición a través de este programa. Recursos que les ayudarán a adquirir nuevas capacidades con las que podrán desarrollar el potencial de sus hijos, e incluso, el suyo propio.

Un año aprendiendo juntos

El innovador programa educativo de BBVA ‘Aprendemos juntos’ está de aniversario. Hoy se cumple un año desde que se pusiese en marcha este ambicioso proyecto referente ya entre la comunidad educativa y la sociedad. La calidad de los contenidos y sus protagonistas han logrado que en tan solo 12 meses los vídeos inspiradores superen los 300 millones de visualizaciones, mientras que los cursos online destinados a familias y colegios, se están impartiendo ya en más de 3.500 centros educativos de toda España.

En los eventos celebrados en el auditorio, los empleados han podido acercarse al mundo de la inteligencia emocional de mano de la psicóloga Silvia Álava y del experto en educación Chema Lázaro.

“Los adolescentes con mayor inteligencia emocional expresan y perciben mejor las emociones, son más empáticos, comprenden mejor los estados emocionales y regulan sus emociones de forma más eficaz, lo que les permite establecer y mantener relaciones interpersonales de mayor calidad, desarrollando mayores habilidades sociales y menores conductas agresivas”, ha afirmado la experta en gestión emocional Silvia Álava.

“Las herramientas que ofrece BBVA Aprendemos juntos están basadas en ejercicios y técnicas avaladas por estudios científicos”

Desde el punto de vista de Chema Lázaro, es muy importante implementar este tipo de programas “e iniciarlos en las primeras etapas educativas, las cuales tienen una incidencia específica en las funciones ejecutivas del cerebro (control inhibitorio, memoria de trabajo y flexibilidad cognitiva, las básicas). Pero para ello es necesario que el profesor conozca las estrategias adecuadas que permiten optimizar y desarrollar de forma apropiada estas importantes funciones ejecutivas”.

Además, considera esencial fomentar un trabajo cooperativo eficiente en el aula: “es necesario enseñar a los alumnos diversas competencias emocionales básicas, lo cual resulta imposible si el docente no utiliza estas técnicas en su práctica diaria (no solo han de cooperar los alumnos). Porque el éxito de cualquier programa de educación emocional parte siempre de la formación del profesorado”, ha asegurado el experto en neuroeducación.

‘Aprendemos juntos’, en cifras

Desde que BBVA iniciase este proyecto son muchos los padres y profesores que ya aprenden juntos. Este programa, que nace en BBVA, irrumpió en las familias y los colegios en forma de experiencias de aprendizaje prácticas y vídeos inspiracionales que tratan temas tan vitales como el uso de las nuevas tecnologías o el funcionamiento del cerebro. Un contenido audiovisual que va más allá de lo convencional y que ha conseguido enganchar a esa parte de la sociedad que busca en las redes información útil para sus vidas.

‘Aprendemos juntos’ ha superado cualquier tipo de expectativa. En tan solo un año, se han reproducidos 360 millones de veces los vídeos publicados. En la actualidad, más de 22.300 personas trabajan ya en estos cursos desde el lanzamiento del primer reto ‘Mucho más que hablar’ en abril de 2018. De ellas, más de 12.700 son padres y 9.600 son profesores de más de 3.800 centros educativos de todo el país. ‘Hechos de emociones’ es el último reto dentro del programa. Próximamente, a estos dos cursos ‘online’ se sumará un tercero que tratará la gestión de conflictos.

Las redes sociales también se hacen eco de este programa: más de un millón de personas siguen a ‘BBVA Aprendemos juntos’ en Youtube, Twitter y Facebook.

Los nuevos tiempos demandan nuevas capacidades, nuevos talentos y nuevos modelos de aprendizaje, que permitan a los más jóvenes desarrollar diferentes habilidades para afrontar con éxito su futuro. En este contexto, BBVA ha impulsado ‘Aprendemos juntos’. La sociedad está en permanente transformación, ya que la tecnología introduce importantes cambios que generan oportunidades en las que BBVA trabaja para ser un agente activo y ponerlas al alcance de todos, también de sus empleados.

¡Entra aquí para escuchar los podcast de ‘Aprendemos juntos’!

FUENTE: bbva.com

#Vídeo: ¿Es bueno ayudar a los niños a hacer los deberes? Colaboración con el Diario El País y BBVA

Aprendemos Juntos sale de nuevo a la calle! esta vez en las oficinas centrales de BBVA

Hoy Aprendemos Juntos sale de nuevo a la calle!

Ha sido estupendo compartir escenario con tres grandes @LuisArbeo @lepetitpan y @quiqueinfante y con las 400 personas que nos han acompañado en la sede central de BBVA.

Os dejo unas fotos del evento:

Aprendemos Juntos BBVA3

Así podemos motivar en clase a un niño con TDAH. Colaboración con el diario ABC

Minimizar las distracciones, adaptar las pruebas de evaluación y la comunicación constante entre padres y profesor son pautas que ayudan a mejorar su rendimiento escolar

¿Debe un niño con TDAH alimentarse igual que otro niño sin este trastorno?

Por Raquel Alcolea Díaz

¿Tiene la misma capacidad de aprender un alumno con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que otro niño sin esa dificultad? ¿Cómo puede ayudarle y motivarle el profesor en el día a día? La directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, Silvia Álava, afirma que el potencial intelectual de los alumnos con TDAH es igual al de otros niños. «Lo que sí es diferente es su capacidad de atención, que es en realidad lo que podría afectar a su capacidad de aprendizaje», aclara.

A la hora de garantizar que aprenda al mismo ritmo que el resto de sus compañeros, Silvia Álava explica que habría que tener en cuenta algunas pautas que le ayuden a minimizar las distracciones como situarlo en los puestos delanteros de la clase, siempre que se pueda; mantener el contacto visual con él durante las explicaciones, estimular su atención con preguntas sobre lo que han aprendido durante la lección o evitar que se sienten al lado de las ventanas o junto a niños que hablen a menudo en clase.

Otras fórmulas útiles en el día a día se centrarían en asegurarse en clase de que ha entendido las normas de trabajo pidiéndole «feedback», recordar la necesidad de repasar la tarea de manera frecuente (es mejor que no espere a finalizar la tarea para evitar que tenga que repetirla entera) y enseñarle a trabajar con autoinstrucciones, de modo que cuando se ponga a trabajar con un ejercicio tenga un diálogo interno similar a éste: «Miro, leo y digo todo lo que veo, me pregunto qué tengo que hacer, me pregunto cómo hacerlo y planifico, me digo que tengo que estar muy atento y por último me pongo a escribir».

El profesor tendrá que entender que les cuesta estarse quietos y tendrán que permitirle una cierta movilidad. Asimismo, tendrá que estar más pendiente de él y «rescatarlo» si percibe que se ha perdido en alguna explicación. «Aunque no siempre será necesaria una adaptación curricular significativa, podrían ser efectivos cambios en la forma de evaluarlo, con exámenes orales que permitan ir controlando la adquisición de la materia, o exámenes escritos más cortos o con pruebas cuyas preguntas sean presentadas de una en una para favorecer que se centren en la tarea», aclara Álava.

Cuando esté cansado y distraído, es conveniente no forzarle a que siga trabajando. Es mejor dejar que descanse y se reponga (se le puede pedir que vaya al baño, que se lave la cara con agua fría, que beba un poco de agua fría) y que después continúe con la tarea. «Empeñarse en que realice el mismo número de ejercicios que sus compañeros en las mismas condiciones, puede ser contraproducente», explica.

Coordinación entre familia y colegio

Los padres del niño, por su parte, deben proporcionar tanto al colegio como al tutor un informe de evaluación previo que permita conocer sus puntos fuertes, pues así podrán potenciarlos y establecer un plan de actuación lo más adecuado y personalizado posible. «Cuanta más información tenga el colegio, mucho mejor. La idea es que los profesores trabajen con el alumno el refuerzo positivo, pues en los casos de niños con TDAH se corre el riesgo de hacer hincapié en sus puntos débiles, en lugar de reforzar sus habilidades y sus aciertos», aclara Silvia Álava.

Así, la experta aconseja que se valore siempre el esfuerzo, no solo los resultados.

La comunicación constante entre padres y profesor, a través de la agenda escolar o de la fórmula prevista en el colegio, puede ser una gran aliada para garantizar el aprendizaje del niño. «En dicha comunicación debemos hacer referencia a los aspectos positivos del alumno, además de citar los problemas y lo negativo, pues la experiencia con niños con TDAH nos dice que los premios por un comportamiento correcto son mucho más efectivos que los castigos cuando no hacen algo bien», revela la psicóloga infantil.

En casa conviene que el estudio tenga una duración limitada pues, tal como explica la experta no es útil prolongarlo sistemáticamente. Tampoco ayuda sobrecargar al niño con actividades de refuerzo por encima del tiempo real disponible o con más deberes de los que pueda abarcar. Si lo hacemos, en lugar de favorecer el aprendizaje es probable que fomentemos un rechazo al estudio.

FUENTE: Diario ABC