Viernes de Podcast: “Nuevo año, nuevos proyectos con los niños” en Capital Emocional de Capital Radio

Capital Emocional – 11/01/2017 Descargar
Duración: 60:00m

CapitalRadio-SilviaAlava
Con motivo del inicio de año nuevo, la reflexión inicial estará dedicada a “Metas y objetivos”, y tras ella la Conversación del día será acerca de la “Vida saludable a través del método Pilates” con Nuria Sánchez. Esta semana, en “La Píldora de la Felicidad” con Nuria Carrasco Roldán hablaremos de lo trae consigo “La Impaciencia”. Desde Tech-Inno-Emoción apostamos por el futuro y las “Actividades profesionales nuevas en la sociedad digital (2), gracias a SMS Europa y Daniel Kumpel. La parte final del programa se la dedicamos a los más pequeños y, por tanto, a nuestra Sección “Educa” con Silvia Álava Sordo para tratar especialmente todo lo relativo al “Nuevo año, nuevos proyectos con los niños”. ¡Eleva tu dosis de Capital Emocional!

Dinámicas para fortalecer los valores de los niños. Colaboración con el diario El Nuevo Día

Ha pasado la Navidad, época de regalos y reuniones familiares que deben estar enfocadas en dar felicidad y compartir. Pero también es el momento oportuno para sembrar con fortaleza y ejemplo los buenos valores en nuestros niños, y para enseñarles que en esta época los regalos no pueden ser solo cosas materiales.

Dinámica para fortalecer valores

“Los valores deben estar presentes en el día a día de todos, pero la Navidad es una época ideal para incentivarlos”, dice Silvia Álava Sordo, psicóloga experta en logopedia y psicoterapia.

Según la autora del libro ‘Queremos que crezcan felices’, los niños copian los modelos de referencia de sus padres. “Por ejemplo, si ellos no demuestran ser tolerantes ni compasivos ni agradecidos, no imparten estos valores a sus hijos”, sigue la experta española.

Lo segundo es definir qué actividades pueden hacer entre todos. Sandra Díaz, psicóloga experta en relaciones de confianza y desarrollo moral, recomienda que los adultos hagan una reflexión antes y después. “Si deciden ir a visitar un hogar de abuelos, por ejemplo, deben describirles la realidad que encontrarán allí para que los niños vayan con mente abierta y entiendan la situación difícil de otras personas. La idea es que el pequeño sea empático y comprensivo con una situación ajena a su realidad. Es clave evitar un choque emocional y que vaya preparado para compartir y conocer otras realidades”, explica Díaz. Al volver a casa es clave hacer una reflexión sobre cómo se sintió y la importancia de dar y ayudar.

Preguntarle, por ejemplo, qué aprendió, qué hizo por los demás y qué lo hizo feliz. Así será una experiencia emocional positiva que se revierta en bienestar para todos. A continuación, algunas actividades que podrán vivir con sus hijos en estas épocas, más allá de las celebraciones.

Nieto de un abuelo, por un día

En el barrio Santa Isabel está el ancianato Corazón de Jesús, donde se encuentran más de 75 adultos mayores que necesitan sobre todo muestras de afecto, aunque también se puede ir y donar ropa, pero en especial, implementos de aseo. Otra opción es la Fundación el Señor de los Milagros, en el barrio Santa Fe, donde atienden a cerca de 40 adultos mayores, a quienes se les puede visitar para hacer con ellos actividades lúdicas o simplemente acompañarlos.

Ser un Súper Amigo

El ICBF tiene el programa Súper Amigos, una estrategia de inclusión familiar y social en la que una familia o persona soltera se convierte en guía y consejero de un niño o adolescente que está en declaratoria de adoptabilidad. Es gente común y corriente que se convierte en un referente para algunos de los más de 5.000 niños entre los 10 y los 17 años que terminaron en la institución por maltrato, abandono, violencia o negligencia por parte de sus padres. Esta campaña no consiste en aportes de dinero, sino en la disposición de entablar amistad y compañerismo con el menor. Si le interesa el programa, comuníquese con el ICBF.

Donar juguetes o ropa a niños

La regla básica para esta actividad es que aquello que done esté en buen estado. Es decir, no puede llegar a la fundación o a la ONG con juguetes dañados, ropa sucia o rota, o con alimentos viejos. La mayoría de fundaciones de infancia se caracterizan por atender a niños abandonados o víctimas de maltrato. Según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), cada día son abandonados en el país tres menores de edad. Para Álava, es fundamental enseñarles a los niños que ninguna persona es superior a otra, “que todos tenemos el mismo valor. Por tener una casa más grande o un carro, no somos más que otros”, y acercándose a los niños menos favorecidos, se les puede hacer entender el valor de la humildad. Una buena opción para quienes quieran hacer este plan en familia es la fundación Benposta, que se define como una alternativa de restitución de derechos y construcción de vida para niños y jóvenes en riesgo por exclusión social. Allí hay niños entre los 6 y 18 años, así que la gente puede llevar juguetes y ropa para esas edades.

Viajes con propósito

Bien se dice que los viajes son regalos inolvidables. La Corporación Turismo, Paz y Desarrollo recomienda ir a destinos colombianos donde, además de conocer lugares fascinantes, se puede contribuir a buenas causas. En el Valle del Cocora, en Salento (Quindío), es posible adoptar una palma de cera para impulsar una campaña que busca que este árbol no se extinga. En Bahía Solano (Chocó) invitan a participar en la limpieza de las playas y a ver el nacimiento de tortugas.

En la comunidad indígena El Vergel (Amazonas) se puede participar en un partido de fútbol con niños de la comunidad indígena yagua.

Y en Barichara (Santander) hay un circuito para visitar los talleres de tapia pisada, donde se aprende la técnica, y luego los viajeros ayudan a hacer reparaciones en una escuela.

 

FUENTE: http://www.elnuevodia.com/estilosdevida/hogar/nota/dinamicasparafortalecerlosvaloresdelosninos-2273550/

¿Cuántos regalos deben recibir los niños? Colaboración con el diario El Correo

  • «No más de tres o cuatro juguetes». Dos psicólogos orientan a los Reyes Magos sobre las edades más indicadas para regalar puzzles, el Monopoly, el primer móvil…

A partir del cuarto paquete da igual lo que haya dentro, porque el niño no le va a hacer ni caso. Y los aitites, que han visitado con los Reyes Magos cinco jugueterías porque ‘La patrulla canina’ estaba agotada, se llevan un chasco tremendo: «¡Pero si ni siquiera lo ha mirado!». Sí lo ha mirado, pero no lo ha visto. Porque está saturado.

Este viernes de madrugada llegan Melchor, Gaspar y Baltasar (a Bilbao se acercarán antes, este mismo jueves por la tarde), la despedida de las Navidades y el segundo atracón de regalos. Porque aquí nos ha visitado antes el Olentzero y a otros sitios se acerca Papa Noel. Si los chavales juntaran los paquetes que han recibido ya y los que caerán esa noche no cabrían en el árbol. Pero el problema no es tanto de espacio, sino educacional. Lo advierten los psicólogos, que alertan sobre el efecto pernicioso de atiborrar a los pequeños de envoltorios de celofán.

¿Cuántos regalos debería recibir un chaval en Navidad?

Es la pregunta del millón, pero nunca más de tres o cuatro juguetes. Si hay más, que sea ropa, un estuche, un libro, una pizarra para que jueguen a profesores y más adelante les sirva como herramienta de estudio…

La recomendación la hace Silvia Álava, autora del libro ‘Queremos hijos felices’. Y no lo van a ser más (felices) por recibir más regalos. «Si a una casa llegan el Olentzero y los Reyes no tiene que traducirse en el doble de paquetes. No hay que inundarles. Y la limitación debe empezar cuando escriben la carta. Hay que decirles que pidan poquito, que hay muchos niños a los que repartir».

No tanto por la economía familiar, que también, sino por su propio desarrollo. «A partir del cuarto regalo el niño los abre de forma compulsiva». Y el efecto ya no es ni la ilusión ni la sorpresa. «Cuando hay tantas cosas el crío acaba despreciándolas, como están colapsados ya no hacen ni caso, no les emociona nada», advierte Guillermo Fouce, de Psicólogos sin Fronteras y profesor en la Universidad Complutense de Madrid.

Pero los Reyes suelen ser muy generosos y dejan algo también en casa de los abuelos, de los tíos, de los padrinos…

Controlar eso es sumamente difícil. Una opción puede ser dejar que el niño abra todos y después negociar cuáles se usan y cuáles se guardan. Si a una niña le regalan tres muñecas se puede quedar con dos para jugar y reservar la tercera en el armario para cuando se estropee alguna de las otras dos -sugiere Fouce-.

La otra alternativa es no darles todos los regalos y guardar alguno para el cumpleaños o para otra fecha del año. «Y sobre todo hay que insistir a los familiares en que hablen con los Magos para que no les traigan juguetes. Lo ideal es que en casa de los padres dejen un par de los juguetes que hayan pedido, en casa de los aitites otro juguete, pero en las de los demás parientes es mejor que los ‘Reyes’ traigan cosas útiles».

Por si Melchor, Gaspar y Baltasar andan faltos de ideas, Guillermo Fouce hace unas recomendaciones por edades. «A un niño de 6 años es una burrada regalarle un móvil o una tablet, porque es una tecnología que no sabe manejar. Puede haber una tablet en casa, eso sí, y dejar que el crío la use si se porta bien y estudia, pero no regalársela para que haga lo que él quiera. Igual que esos coches de niños que son casi como para adultos. Es un regalo excesivo y, además, se les está lanzando un mensaje peligroso: que las cosas son gratis y que no hay que esforzarse para conseguirlas. A esa edad son regalos muy apropiados los puzzles y los juegos de construcciones porque fomentan la imaginación y la creatividad. También se recomiendan los juegos de cartas, las muñecas para que interactúen, los patines para que hagan deporte al aire libre…».

¿Y a los 10 años?

Hay padres que se vuelven locos y les regalan un móvil de última generación. Pero no se dan cuenta de que un chaval de 10 años no puede controlar esa tecnología y, además, va a acabar dependiendo del móvil. Para esa edad son ideales los juegos de mesa, el tradicional Monopoly por ejemplo, los juegos de mímica, los de preguntas y respuestas… Es una fase en la que los menores deben socializar porque se está configurando parte de su personalidad. Por eso no son recomendables los juegos individuales. Si les regalas un móvil para que hablen con sus amigos por WhatsApp van a perder la costumbre del contacto físico, de ver a la gente en carne y hueso.

Con 13 o 14 años, señala el experto, ya se puede regalar el ansiado móvil «pero es conveniente decirles lo que ha costado, incluso cuánto ganan sus padres, para que se hagan una idea del esfuerzo económico que supone en casa comprarle un teléfono. Es más, cuando se les regala algo caro, no está de más que su uso se condicione a que tengan buena conducta, aprueben todas las asignaturas…».

Porque los regalos, insisten los psicólogos, «son una herramienta de educación». De ahí la importancia de que el Olentzero y los Reyes «regalen con moderación, sin gastarse mucho, nunca por encima de las posibilidades familiares porque los regalos son una manifestación de nuestro modo de vida y también sirven para no generar la falsa realidad de que las cosas son gratis. Los niños creen que basta con decir ‘quiero esto y esto y esto’ para conseguirlo, y no es así».

¿Los niños siempre reciben regalos, pero ellos deben regalar también?

Sí, claro. Hay que fomentar entre los menores la importancia de hacerse regalos. Es educativo porque más allá de lo que haya dentro del paquete, regalar significa que alguien te importa. Por eso se hace hincapié en el colegio en que el día de la madre y del padre los chavales preparen alguna manualidad para ellos. Y también está bien que compren alguna cosa con su dinero, les sirve para aprender a administrarse cuando ya reciben paga. Así se darán cuenta de que cuando uno quiere cinco cosas no siempre puede comprarlas. Aprenden que hay que priorizar, que hay que elegir -advierte Fouce-.

Deshidratación y estados de ánimo