Taller gratuito “Los primeros pasos para educar para la felicidad” (de 0 a 6 años).

Os adjunto la información del taller que realizaré junto a Gestionando Hijos el próximo 11 de diciembre. Asistencia gratuita, reserva tu plaza plaza pinchando en la imagen:

Taller Silvia Álava - Primeros pasos para educar para la felicidad - Gestionando hijos

INFORMACIÓN ADICIONAL

 11 DIC 2015

 17:30h (CET)  entrada gratuita


El taller tendrá lugar en el Colegio Amorós de Madrid mostrar mapa

INFORMACIÓN DEL EVENTO

Los primeros pasos ( de 0 a 6 años) para educar para la felicidad.

 Ponente: Silvia Álava

 La autora de “Queremos hijos felices” nos hablará de cómo sentar las bases para la felicidad de nuestros hijos desde su más tierna infancia

IV Jornadas El derecho a ser adolescente: “Amorescencia”

Cartel IV Jornadas Adolescencia CalahorraOs adjunto el cartel y la información de las IV Jornadas El Derecho a ser Adolescente organizadas por el Ayuntamiento de Calahorra, en las que participaré el próximo día 10 de diciembre. Pincha en el siguiente enlace para ver toda la información:

IV Jornadas Adolescentes 2015 – Ayuntamiento de Calahorra

Las rutinas aplicadas a la belleza: “10 rutinas de belleza que no siempre haces bien”. Colaboración con el diario El Mundo

Rutinas de bellezaOs adjunto mi colaboración en el artículo realizado por el diario El Mundo cobre rutinas de belleza: 10 rutinas de belleza que no siempre haces bien | Belleza | EL MUNDO

En 2014 se vendieron en España más de 900 millones de unidades entre cosméticos y perfumes, lo que supuso un gasto medio anual por persona de 136 euros, según datos de Stanpa, la Asociación Nacional de Perfumería y Estética. Pero a pesar de nuestra propensión a consumir productos de belleza, dedicamos poco tiempo a utilizarlos de manera adecuada. Un estudio de DKV junto con la universidad Rey Juan Carlos revela que tan solo el 25% de las mujeres con hijos emplea más de una hora al día en su cuidado personal. Entre 10 y 20 minutos diarios es lo que invierten el 75% de las de entre 50 y 65 años, en base a otro informe de P&G para la plataforma Victoria. Y no siempre sacamos nota en el modus operandi. “Muchas personas desconocen los cuidados básicos. Emplean cremas carísimas pensando en alcanzar la eterna juventud sin atender la higiene o la fotoprotección”, expone Cristina Serrano, dermatóloga y miembro de la AEDV. Reeducar los hábitos adquiridos no es fácil, pero sí posible. “Una rutina se automatiza tras repetirla durante 21 días seguidos, por eso es importante tomar conciencia de cada gesto que hagamos en el momento de cuidarnos. Únicamente así es posible rectificar y sacarle el mejor rendimiento”, afirma la psicóloga Silvia Álava.

1. El orden las cremas importa

La secuencia ‘comme il faut’ es aplicar, tras la limpiadora y la loción, el sérum, por la alta capacidad de penetración de sus activos, el contorno de ojos, la crema y el protector solar (de día). ¿Dónde encajan los aceites en el Tetris de tocador? «Es un error ponerlos tras la crema, nuestros aceites se aplican antes, a continuación del sérum, preferiblemente por la noche, cuando la piel está más receptiva», explica Hemely Varela, responsable de formación de Darphin. La mayoría de fórmulas mezclan aceites esenciales y vegetales que favorecen la absorción del resto de productos.

2. Protección solar hasta en la oficina

Un estudio presentado en el 5-Continent Congress revela que la luz de los dispositivos móviles puede estimular la producción de melanina y originar manchas, sobre todo en personas de piel oscura. Razón de peso para aplicar una crema solar de factor alto incluso en interiores.

3. Trabajo de abdominales: cómo optimizarlo

Para tener un vientre plano no hay que obsesionarse con los ‘crunches’. Según un estudio publicado en el ‘Journal of Strenght and Conditioning Research’, este ejercicio que aproxima costillas a caderas mediante flexiones de tronco, no es necesariamente la respuesta para quemar la grasa de la zona, aunque sí fortalece el core, el llamado corsé natural. “Hay que potenciar su efectividad con variaciones: levantar los pies un par de centímetros, utilizar pesas en las manos o hacerlos en un banco, y combinarlos con otros ejercicios como la plancha”, recomienda la entrenadora personal Franca Villarroel.

4. Contra los granos

¿Pasta de dientes? “Sus ingredientes son agresivos. En pleno siglo XXI hay soluciones más cosméticas y de mayor eficacia”, afirma Cristina Serrano, como los tratamientos específicos con ácido salicílico y peróxido de benzoilo. ¿Otra solución que debe ser aniquilada? La mezcla de aspirina con agua. “Su eficacia no está demostrada”.

5. Ojos ahumados… sin imperfecciones

Es un desacierto maquillar la zona de la ojera antes que los párpados. “El ‘smokey’ se desprende y mancha la zona. Es mejor aplicar primero una sombra oscura en crema que actúe de base y aligere la cantidad de polvo que se va a utilizar”, expone Gato, maquillador de Maybelline NY. Otro error es estirar el párpado, “es preferible inclinar la barbilla”, añade. A la hora de aplicar el ‘eyeliner’, como siempre hay un ojo que se maquilla mejor que el otro, y para que quede simétrico, es aconsejable empezar por el lado ‘malo’, dibujando puntos de guía. En cuanto a la máscara, se aplica “solo en las pestañas tupidas, pues las separa, pero puede crear grumos en las más cortas”, desvela.

6. Adiós bolsas (y efecto mapache)

Dos rodajas de pepino en los ojos tras una noche intensa es una imagen propia de película, pero poco eficiente. Para tratar la hinchazón “hay que evitar usar, de noche, contornos muy untuosos porque la piel retiene más los lípidos. Conviene aplicar fórmulas con moléculas quemagrasa, como la fosfatidilcolina”, apunta Cuca Miquel, directora del centro Todo en Belleza. Para disimularlas, el corrector debe limitarse al sombreado natural del párpado inferior.

7. ¿Limpieza con toallitas? No siempre

“No retiran todas las impurezas y su uso continuado puede producir alteraciones en la piel”, explica Marta Gamarra, de Eve Lom. La alternativa exprés es el agua micelar: “Se empapa un algodón, se presiona y se arrastra con suavidad”, aclara.

8. En la ducha, nuevos códigos

Fuera el termómetro está en negativo y ese chorro helador con que el 74% de las mujeres españolas termina el lavado de pelo es del todo innecesario. “Aclararlo con agua tibia en vez de fría aporta un brillo mejor”, asegura Jeni Thomas, científica de Pantene Hair Institute. Para la experta también es importante no prolongar el momento: “Mejor no hacerlo durante más de 30 segundos para evitar que el agua arrastre el acondicionador o la mascarilla antes de que penetre en el interior de la fibra”, apunta. Y hay que ducharse en 10 minutos, “las pieles sensibles, en menos tiempo. Al enjabonarnos es preferible usar una esponja natural o un guante de toalla, para evitar que proliferen los microorganismos, y realizar varios pases ascendentes, desde los pies a las ingles, que favorecen el masaje linfático”, argumenta Leticia Carrera.

9. Usar la plancha sin castigar el pelo

En primer lugar, tiene que estar perfectamente seco y desenredado, mal síntoma si sale vapor. Otro dato clave: la herramienta de calor no debe subir de los 185 ºC. “Es la temperatura adecuada para peinar todo tipo de pelo, del más grueso al más fino, sin deshidratarlo”, cuenta Alberto Sanguino, estilista de ghd. No por apretar más las placas el alisado es mejor; moldea la temperatura, no la presión ejercida sobre la ‘styler’. “Hay que deslizarla suavemente, sin prisa y sin parones, desde la raíz a la punta, para evitar marcas”, añade. Formar una C con el brazo, en lugar de hacerlo paralelo al rostro, da un resultado más natural. Para crear ondas, conviene sujetar la plancha con el cable siempre hacia arriba y así se evita perder el mechón durante el giro.

10. Los secretos del buen dormir

Más de la mitad de la población adulta sufre algún tipo de alteración del sueño. Existen pautas universales que se incumplen, “como cenar de forma ligera al menos dos horas antes de acostarse, no realizar ejercicio intenso en horas previas, no usar en la cama dispositivos electrónicos y dormir completamente a oscuras”, expone Vicente Mera, jefe de Medicina Interna y Antienvejecimiento de Sha Wellness Clinic. Dormir por encima de 23,5ºC y por debajo de 13ºC interrumpe el sueño, según la National Sleep Foundation de EEUU. Para los que prefieren la posición fetal, colocar una almohada perpendicular bajo el brazo y la parte superior de las piernas evita la compresión de los pulmones y estira la columna.

FUENTE: Diario El Mundo

Fotos presentación libro Queremos que Crezcan Felices

Os adjunto alguna de las fotos de la presentación del libro Queremos que Crezcan Felices en la Delegación de Gobierno de Madrid

 

Nunca es lícito pegar a un niño. Entrevista con Bebesymas.com

Bebesymas - Silvia Alava

Una de las cuestiones que más nos preocupan a los padres de hoy en día es cómo corregir ciertas conductas en los niños. Nos preguntamos si deberíamos castigarles, cuándo y cómo hacerlo, si esos castigos son efectivos y si hay otras alternativas que podamos poner en práctica.

Para aclarar todas esas y otras dudas, hablamos sobre castigos con una verdadera experta, la psicóloga infantil Silvia Álava, autora de los libros ‘Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron’ y ‘Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia‘, que se presenta estos días, ambos publicados por JdeJ editores.

Mucha gente opina que dar una colleja no es para tanto, que no es grave, que “apenas es un toque”, pero más allá de lo físico (que tampoco es aceptable), ¿es una buena manera de corregir un comportamiento inadecuado en los hijos? ¿Por qué?

No, nunca y bajo ningún concepto es lícito pegar o dar un cachete o una colleja a un niño, pues de esta forma, no sólo le haremos daño físico, si no que le mostraremos que hemos perdido el control de la situación, y que él ha logrado desesperarnos; y es importante que los niños vean que en todo momento es el adulto el que mantiene el control, nunca él.

¿Sirven de algo los castigos físicos? ¿Hay licencias para pegar a los hijos?

No olvidemos que la principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado, es decir los niños copian lo que ven en sus figuras de referencia, que principalmente somos los padres. Si queremos que desaparezcan lacras sociales como la violencia, y no sólo de género, no les enseñemos a nuestros hijos que el castigo físico es una opción, bajo ningún concepto.

Y los castigos no físicos, ¿sirven de algo? ¿Cómo deberían ser para que sean efectivos?

El castigo no es un recurso imprescindible en la educación de los niños, de hecho, la psicología nos ha demostrado que en pocos casos el castigo es efectivo.

El objetivo en la educación es consolidar las conductas positivas en los niños y extinguir las conductas negativas, y eso se consigue mucho mejor mediante el refuerzo y la extinción.

Consideramos refuerzo a cualquier consecuencia positiva, y ojo, no lo equivoquemos con premios materiales, el mejor refuerzo para los niños puede salirnos muy barato, es la atención de sus padres. Se trata de aprender a reforzarles cuando estén realizando las conductas que queremos instaurar, es decir, esté con ellos y refuerce y premie al niño mientras se porta bien, y no le preste más atención cuando está realizando las conductas disruptivas que queremos que desaparezcan, esto es lo que se llama extinción.

En pocos casos el castigo es efectivo, y para que lo sea, tiene que ser lo más contingente posible a la conducta que quisiéramos castigar, es decir lo más cercano posible, y por un periodo de tiempo corto. De nada sirve castigar a un niño sin ver la televisión el fin de semana si se ha peleado con su hermano el jueves, porqué cuando llegue el momento de la aplicación del castigo, primero, no se acordará del motivo, y segundo, rompemos la posibilidad de premiar las conductas en ese intervalo del jueves al sábado.

¿Qué alternativas tenemos los padres a los castigos? ¿Cómo podemos educar sin castigar?

Lo mejor es que desaparezca el concepto “castigo”, ya que los niños lo viven como algo impuesto desde fuera y contra lo que nada pueden hacer. A partir de ahora cambiaremos la terminología: las cosas hay que ganárselas, y ver la televisión, o jugar un rato con el ordenador o la videoconsola, habrá que ganárselo con el comportamiento correcto.

Sería bueno sentarnos con el niño y explicárselo. “A partir de hoy, tendrás que ganar jugar x minutos al ordenador, ver la televisión… y eso se gana realizando los deberes al llegar del colegio, obedeciendo a la primera… (el niño tiene que tener muy claro qué es lo que se espera de él, definiendo sus tareas de la forma más concreta posible, y las normas y los límites que tenemos establecidos). De tal forma que cuando el niño incumpla su parte del acuerdo, desaparecerá “te castigo sin ordenador”, si no “hoy no te has ganado jugar al ordenador”.

Así el niño verá que él tiene en su mano la posibilidad de ganar las cosas, que todo está en él y en sus comportamientos. En la consulta vemos muchos niños que “están castigados a todo” y esto les ha hecho perder toda la motivación para portarse bien, por lo que incluso la situación familiar es todavía más tensa que antes del castigo.

FUENTE: Bebeymas.com

Entrevista en Gestionando Hijos: La felicidad está muy ligada al sentimiento de capacidad, no a tener cosas

­

Entrevista a Silvia Álava: “La felicidad está muy ligada al sentimiento de capacidad, no a tener cosas” | Gestionando Hijos

­

Portada Queremos que Crezcan_felicesPsicóloga y especialista en infancia, es autora del libro Queremos hijos felices. Imparte el viernes 11 de diciembre un taller con nosotros sobre los primeros pasos para educar en la felicidad, para el que todavía quedan entradas. Sobre la etapa de 0 a 6 años y sobre el significado de felicidad hablamos con ella en esta interesante entrevista.

¿Por qué es tan importante esta primera etapa de 0 a 6 años?

Hay que darle realmente importancia a esos primeros años de vida. El cerebro del niño es muy plástico. Cuando nace el bebé el cerebro pesa ya 350 gr y en los dos primeros años de vida ha alcanzado el 75% del desarrollo que tendrá en la edad adulta y con 5 años de edad hasta el 90% del desarrollo cerebral. Los primeros años de vida son fundamentales y en ellos se van a anclar y sentar las bases del aprendizaje. Muchas veces pensamos “es que el niño es muy pequeño”, pero es fundamental lo que hacemos cuando son pequeños. Hay que estimularles correctamente (a nivel intelectual, a nivel cognitivo…) y es una edad fundamental para crear un buen vínculo emocional con los padres, un vínculo que les aporte seguridad, no dependencia. Existen los periodos de aprendizaje óptimos: hay determinadas cosas que el niño está preparado para aprenderlas a una determinada edad y fuera de esa edad nos cuesta mucho más. Para que un idioma se adquiera bien, ha de ser durante la infancia, si lo aprendemos fuera de la infancia lo que haremos más que nada es aprender vocabulario. Cuando lo hacemos bien desde el principio es más probable que nos salga bien. Muchas veces en consulta vemos casos de niños más mayores en los que vemos que había cosas ya latentes en la primera infancia. Si vamos trabajando desde pequeños y vamos sentando unas buenas bases, ya tendremos cosas trabajadas para cuando sean más mayores y adolescentes, como la importancia de las normas y los límites, los valores que les queremos inculcar, la comunicación, porque si no hemos trabajado la comunicación y la complicidad con nuestros hijos en nuestra niñez, la adolescencia no va a ser el mejor momento para empezar a hacerlo.

¿En qué consistiría estimular correctamente y crear un buen vínculo?

Estimular correctamente implica que tenemos que hacer a los niños autónomos, seguros. Muchas veces se malinterpreta y se dice que cuando hablamos de hacer a los niños felices supone dar todo lo que el niño quiere y llenarle de cosas materiales. Y nos damos cuenta de que cuando a los niños les llenamos de cosas materiales y tienen un montón de juguetes no los valoran.

 Si realmente queremos que el niño sea feliz le tenemos que hacer autónomo, capaz, tenemos que conseguir que desarrolle toda esa serie de competencias emocionales necesarias para desenvolverse con éxito en la vida.

Se trata de hacer al niño capaz y seguro. No se trata de resolverle los problemas sino ayudarle a que los resuelva. No estamos diciendo que dejes al niño completamente libre, que ya lo resolverá, sino de estar a su lado, escucharle, averiguar lo que le ocurre, fomentando su razonamiento lógico, animándole a pensar cómo se le podría ayudar, llegando a una conclusión en común y siempre diciéndole: “Tú puedes”. Si cuando encontramos un problema le decimos: “Trae, que ya te lo arreglo yo” el mensaje es “Tú no puedes” y eso va a ir siempre en contra de su seguridad y de su autoestima.

Para crear un buen vínculo con los niños cuando son pequeños, hay que cogerlos, hay que mimarlos, achucharlos, decirles lo importante que son para nosotros… Pero lo que sí que queremos es que crean un vínculo de seguridad, dotándoles de autonomía para que estén felices y contentos con papá y mamá pero `para que en un momento dado se puedan quedar con otra persona. Se trata de hacerles seguros para que en la medida de su edad ellos solos se vayan desenvolviendo. Llegada una determinada edad pueden pedir ellos solos un vaso de agua por favor al camarero, o hacer amiguitos nuevos en el parque, que no sea el padre o la madre el que tenga que estar resolviendo la situación. Si tiene un vínculo de seguridad, va a ser mucho más fácil que se desenvuelva en pequeños retos del día a día que le corresponden para su edad. No se trata de enfrentarse a situaciones para las que no están preparados.

Todos queremos hijos felices. ¿Qué ideas clave ofrecerías para lograr tan noble objetivo?

Es muy importante no confundir el término de felicidad. La felicidad es algo muy complejo pero hablamos de felicidad como sentimiento de capacidad, no se trata de vivir todo el rato buenas situaciones y estar todo el día dándote cosas. El hacer cosas por los demás nos ayuda a ser felices. Un niño seguro y autónomo es más probable que sea feliz. Cuando los niños no saben resolver las cosas por sí mismos, eso va en contra de su propia felicidad.

Podríamos hablar de cinco claves para que los niños sean felices:

  • Una de las cosas que más se ha estudiado como predictor de la felicidad es ser agradecido. No se trata solo de dar las gracias como una regla de educación, sino entender que si nos da una cajera un cromo no tenía por qué hacerlo. Tenemos que enseñar a los niños a agradecer lo que los demás hacen por ellos y también lo que sus padres hacen por ellos. Hay niños que muchas veces tratan a sus padres como si fueran sus sirvientes, y no.
  • Trabaja su autonomía. Enséñale a resolver los problemas, no se los resuelvas tú. en Escúchale y dótale de esas estrategias para que sepa desenvolverse en la vida, porque el sentimiento de capacidad va a estar muy ligado al sentimiento de felicidad.
  • Fomenta con él comportamientos altruistas. Cuando hacemos cosas por los demás nos sentimos muchísimo mejor. Por ejemplo, preguntarle: “¿Ves que bien te sentiste cuando le sujetaste a este señor la puerta o cuando ayudaste a tu hermano a hacer algo?”. Eso ayuda a demostrar cómo ser altruistas nos hace sentir bien, pero también demostrarle que no tengo que esperar nada a cambio.
  • Enséñale a buscar las cosas buenas de cada día. Para ser feliz es mucho más efectivo tener muchas experiencias de felicidad que contar con un único acontecimiento muy muy feliz. La felicidad se construye con pequeños momentos, el problema es que muchas veces no los llegamos a valorar, hay que demostrar cómo reconocerlos. Por ejemplo, por las noches vamos a coger un diario y vamos a recoger todos esos buenos momentos, porque aunque sean chiquititos, cuando los vamos sumando, nos van a ayudar a ser mucho más felices.
  • No olvidemos que los niños aprenden por modelado. Si los niños ven que su padre y su madre son personas positivas y que transmiten esa energía positiva, eso les ayudará mucho más a ser felices que cuando su padre y su madre están todo el día fijándose en lo malo, están protestones.

¿CuálQueremos Hijos Felices - Silvia Álava es el principal problema o reto que te encuentras con los niños en consulta que quizá los padres y madres no estamos resolviendo bien?

Me encuentro principalmente con dos grandes problemas que dificultan bastante el día a día. Uno es la falta de tiempo. Para enseñar a los niños a hacer las cosas n
ecesitamos tiempo. El niño tiene que aprender a vestirse solo, pero si despertamos al niño media hora antes de irse y en ese tiempo tiene que levantarse, vestirse, desayunar, lavarse los dientes y coger la mochila, ¡no hay tiempo para aprender! Tenemos que aprender a gestionar bien el tiempo y pensar muy bien qué tiempo empleamos en cada cosa, porque quizá nos salga más rentable ver menos televisión o jugar menos a la tablet por la noche para acostarnos antes y así tener más tiempo para que el niño aprenda a ser autónomo y a vestirse por las mañanas. La falta de tiempo nos hace muchas veces hacerles las cosas nosotros, en lugar de fomentar la autonomía. Otro problema es el cansancio de los padres, que suelen tener trabajos bastante estresantes, demandantes, y hace que lleguen más cansados. Y sobre todo, el sentimiento de culpabilidad. Hay muchos padres que se sienten culpables por todas las cosas que no pueden hacer con sus hijos, al final lo que pasa es que decimos: “Ay, pobre, si como no pude estar todo el día con él ahora cómo no le voy a decir que no cuando me ha pedido una chuche. Yo sé que es la hora de cenar y que le debería decir que no, pero me cuesta porque me siento culpable. En ese sentido, estamos haciendo un flaco favor a los niños porque el sentimiento de culpabilidad está provocando no ser capaces de decirles que no, de marcarles normas y límites. Es importante trabajar con los padres que no se sientan culpables, que aprendan a gestionar bien el tiempo y a pensar que aunque no se puede aumentar la cantidad de tiempo que pasas con el niño sí se puede aumentar la calidad.

¿Por qué es tan importante para madres y padres gestionar bien el tiempo? ¿Cuál es la clave para conseguirlo?

Hay que pararse y observar muy bien qué estamos haciendo. En ocasiones nos damos cuenta de que el niño tiene más atención en negativo que en positivo. Mientras no hago los deberes, estás detrás de mí recordándomelo. Mientras que si me pongo rápido, te pones a hacer otra cosa. Tendremos que darle atención en positivo: “Yo sé que vas a hacer muy bien los deberes y que cuando termines todo ese tiempo que no hemos dedicado a protestar lo vamos a emplear en jugar. Los niños ven que cuanto más tardan en obedecer más tiempo se garantizan de atención de los padres. Tenemos que pararnos y ver en qué se nos está yendo el tiempo. Yo les digo a los padres que hagan un horario y digan qué están haciendo en cada momento, así descubriremos los ladrones del tiempo. También debemos ser realistas: en ocasiones hemos cargado a los niños con una cantidad de actividades tal que luego no tienen tiempo libre pata disfrutar. Los niños tienen que tener tiempo para estar ellos solos, para aburrirse, para fomentar su creatividad, tiempo sin estar constantemente con un adulto que le esté dirigiendo. Hacemos verdaderos encajes de bolillos con las extraescolares y hay que ver qué cosas son importantes y cuáles no. Porque en la vida se pueden hacer muchas cosas, pero hay que aprender a elegir, es uno de los aprendizajes fundamentales y vitales que hay que hacer.


¿Qué mensaje o poso te gustaría dejar en el taller que vas a impartir con nosotros?

Quiero dejar un mensaje muy positivo.

Podemos hacer muchas cosas por que los niños sean felices y porque toda la familia sea más feliz. Al final cuando los niños tienen atención en positivo y no en negativo, cuando dejamos de utilizar la amenaza y el castigo, cuando les señalamos las cosas positivas y les decimos que sabemos que pueden hacerlo y que lo van a conseguir, los niños funcionan mucho mejor.

Vamos a aprender estrategias o técnicas  porque estamos capacitados para ser unos buenos padres y para dar a nuestros hijos lo que ellos necesitan.

¿Por qué te has animado a participar en la Semana Gestionando Hijos?

Es importante el poder divulgar el conocimiento que los psicólogos tenemos, llevamos muchos años trabajando con los niños, con padres, y sabemos que hay una forma diferente de gestionar las cosas. Porque al final los padres terminan consiguiendo todo: que el niño haga los deberes, que se duchen, que cenen, pero muchas veces con un desgaste emocional altísimo. Hay una forma más fácil de hacerlo. Lo que queremos es que llegue a los padres esa forma más fácil de gestionar las cosas: con una sonrisa, enunciando en positivo y quitando el desgaste emocional para todos, tanto para los niños como para los padres.

Hablando de sobreprotección en las Noticias de Antena3: padres helicóptero, padres apisonadora, padres guía…

Oa adjunto el enlace al reportaje en el que tratamos el tema de la sobreprotección y una noticia asociada que aparece en el portal de Antena 3 Noticias:

Pincha en la imagen para ir al vídeo que comienza en el minuto 27:

Los Silvia Álava - Noticias Antena 3 - padres helicóptero 011215padres se distancian demasiado pronto de sus hijos en cuando éstos entran en el mundo laboral y no les dan consejos en este terreno, tal y como afirma el último estudio mundial realizado por LinkedIn, la mayor red profesional del mundo.

Para la mayoría de los trabajadores (69%), los consejos de sus padres sobre su carrera profesional se detienen cuando consiguen su primer empleo, a pesar de que las dos terceras partes (64%) de los empleados desearían que sus padres les hubieran ofrecido algún tipo de orientación necesaria a lo largo de su carrera. Además, a un tercio de los profesionales les gustaría poder beneficiarse de unaorientación profesional más general de sus padres.

Con la aparición de las nuevas tecnologías en el ámbito laboral existe un 55% de padres que admite no entender el trabajo que desarrollan sus hijos. También hay un 34% de estos hijos trabajadores que consideran que no recibieron el suficiente consejo profesional de sus padres y un 17% que opina que dejaron demasiado pronto de orientarles.

El estudio presenta nuevos perfiles de progenitor como el  de padre-guía (siguen siendo fuente de apoyo y consejo), padres helicóptero (sobrevuelan la vida de sus hijos y los sobreprotegen en exceso) así como los liberales (no interfieren), los indecisos (no saben qué rol adoptar) o los entregados (ayuda ilimitada).

En cuanto a los padres, el 45% siente a menudo que tiene una opinión que ofrecer, pero se abstiene de compartirla por distintas razones: creer que los hijos deben tomar sus propias decisiones en la edad adulta (60%), no querer interferir (31%) o creer que sus hijos se sentirían molestos u ofendidos (23%).

Además, más de la mitad (55%) admite que no están muy familiarizados con el trabajo que realizan sus hijos para ganarse la vida y eso les impide poder aportarles consejos de valor sobre su carrera profesional.

De los encuestados españoles también se desprenden datos interesantes: un 34% de los trabajadores afirma que no recibieron el suficiente consejo profesional de sus padres y el 17% opina que dejaron de aconsejarle demasiado pronto. De los padres se desprenden también las siguientes cifras: mientras que un 43% opina que nunca se debería de dejar de aconsejar a los hijos, un 16% cree que el momento ideal para dejar volar a los hijos en el ámbito laboral es una vez han encontrado una posición estable. Además, un 7% de los encuestados dice que nunca ha aconsejado a sus hijos sobre su carrera profesional.

En paralelo a la publicación de este estudio, hoy se celebra el Bring In Your Parents Day (Día de llevar a los padres al trabajo). Esta iniciativa  mundial consiste en que trabajadores de diferentes países invitan a sus padres a su lugar de trabajo para darles una visión completa sobre su vida laboral. El objetivo es  cerrar esta brecha entre los trabajadores y sus padres.

 

FUENTE: Antena 3 Noticias

Queremos que Crezcan Felices regalo recomendado para Navidades por ZurdaMagazine.com

Os adjunto el enlace al artículo Gift Guide 2015. Regalos Top para quedar bien en Navidad realizado por ZurdaMagazine.com dentro del cual han considerado al libro Queremos que Crezcan Felices como uno de los must!

Regalos Navidad

­

 

­

Gift Guide 2015 | Zurda Magazine

Educativos

Los libros siempre serán una opción especial y muy oportuna para regalar, pero si quieres hacer un regalo a un familiar muy cercano con hijos a partir de los 6 años de edad, el libro de la psicóloca Silvia Álava: Queremos que crezcan felices, será una guía de mucha ayuda, especialmente para quienes tengan hijos en la etapa de niñez y/o adolescencia, con consejos útiles para la vida diaria, y de cómo abordar temas tabú de forma natural con ellos.

25152_CUB_QueremosQueCrezcanFelices.indd

Entrevista en Crecer en Sintonía: libro Queremos que Crezcan Felices

Os adjunto el enlace al Podcast del programa Crecer en Sintonía del pasado 27 de Noviembre en el que hablamos sobre el libro Queremos que Crezcan Felices y algunas de aquellas situaciones en las que los padres se van a encontrar cuando sus hijos estén entre los 6 y 12 años. Pincha en la imagen para escuchar la entrevista que empieza en el minuto 48:47

Crecer en Sintonía 271115 - Silvia Álava