Videochat en el diario El Norte de Castilla hoy 9 de noviembre a las 13h

silvia-alava-el-norte-de-castillaSilvia Álava, psicóloga infantil, participará el próximo 10 de noviembre, a las 19:00 horas,  en la Escuela de Padres de El Norte de Castilla (en el salón de Actos de EspañaDuero de Fuente Dorada, en Valladolid), con la conferencia ‘Cómo conseguir que nuestros hijos sean felices y capaces’. El día antes, 9 de noviembre, podrás charlar con ella desde las 13:00 horas en el videochat de El Norte de Castilla. ¡Puedes dejar tus preguntas en el siguiente enlace!: http://bit.ly/1kvpTpy

Pistas para saber si somos padres helicóptero. Colaboración con el diario ABC

Padres helicóptero - Silvia Álava

Pistas para saber si somos padres helicóptero

Hay padres que, en lugar de preparar a sus hijos para el camino, preparan el camino para sus hijos” asegura la psicóloga infantil Silvia Álava en su libro «Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia (de 6 a 12 años)». En su segundo libro, esta experta responde a preguntas como: ¿Hay que ayudarle con los deberes? ¿Cómo conseguir que se vayan a la cama a su hora?, ¿Cómo gestionar la «paga»?, ¿Y si mi hijo es el único que no tiene móvil? o cómo saber si somos padres helicóptero.

Cómo se caracterizan los padres helicóptero

Normalmente este tipo de progenitores suele hacer todo lo posible para lograr ser unos buenos guías, indica Álava, pero «esta forma de actuar puede crear una gran confusión en sus hijos al no permitirles que tomen sus propias decisiones y asuman las consecuencias». Por este motivo recomienda a estos padres que intenten basar la educación «en encontrar el equilibrio de ayudar a sus hijos, pero a su vez, no protegerles en exceso».

Estas son, a su juicio, algunas de las conductas que indican un exceso de protección a los niños:

  • No dejar que los pequeños se vistan solos por nuestra propia comodidad. A pesar de que es más rápido que lo haga el adulto, de este modo impedimos que el niño aprenda.
  • Al evitar decirles que no para que no se enfaden o se frustren estaremos perjudicando que los niños asimilen lo que significa el esfuerzo.
  • Reponerle de forma inmediata lo que perdieron, de esta manera no van a valorar el esfuerzo de conseguirlo.
  • Recogerle los juguetes o llevarles la ropa sucia al cesto de lavar, tienen que aprender a hacerlo ellos solos.
  • Ser la agenda de nuestro hijo, el niño es quien tiene que saber cuáles son los deberes que tiene que hacer, en estos casos no debemos preguntárselo a la madre de ningún compañero.

Unos buenos padres, concluye esta psicóloga, «tratan de levantar a su hijo cuando se cae, le consuelan, le secan las lágrimas y le apoyan para que siga adelante, ya que si no le dejamos caer, nunca aprenderá a levantarse, pero sin esfuerzo y sin constancia es muy difícil triunfar en la vida. Los niños necesitan aprender a resolver las situaciones por sí mismos y conseguir tolerar la frustración».

Pincha en la imagen si quieres comprar el libro Queremos que Crezcan Felices

Portada Queremos que Crezcan_felices

La oscuridad y otros miedos. En el diario El Comercio

La oscuridad y otros miedos 

miedos infantilesCada persona tiene sus hábitos. Desayunar, ducha e irse a trabajar. O comerse un cruasán de camino a la universidad o decidir, pese a todos los consejos médicos, acudir al instituto en ayunas. Unas costumbres que se mantienen jornada tras jornada y que, rara vez, se rompen. Solo cuando la rutina se parte de forma constante por causas desconocidas comienza a ser preocupante. Lo mismo ocurre con los niños, aunque son más vulnerables y más sensibles.

Una de los factores que rompen esa rutina es el miedo. Pánico a la oscuridad o a los monstruos en el que se convierten los amantes de los disfraces durante estos días previos a Halloween. “Tiene un punto macabro. Pero hay niños que son más sensibles y lo pasan mal. Hay que estar atentos a estos momentos”, explica la psicóloga Silvia Álava. Una atención que se debe aplicar a lo que ven los más pequeños de la casa como los dibujos animados. “Durante el día los niños son muy valientes. No les importa ver cosas de fantasmas, zombis o monstruos; pero al llegar la noche esos miedos brotan”, comenta la doctora, que insiste en que los padres deben vigilar que los contenidos que absorben los más pequeños son los más adecuados.

La oscuridad es uno de los pánicos más comunes. “De hecho, muchas veces a los padres les recomendamos que haya una luz encendida en la habitación. Cuando el niño vaya cogiendo confianza, pedirá que se pueda apagar”, explica Álava, que ha escrito dos libros sobre los más pequeños (‘Queremos hijos felices’ y ‘Queremos que crezcan felices’). Otros miedos más comunes, sobre todo cuando son pequeños, son que alguien entre en casa y, cuando son algo más mayores, “el miedo a suspender una asignatura o el descubrimiento de la muerte”.

Ante estos miedos, la actitud de los padres es fundamental. Sobre todo su reacción ante los miedos de los más pequeños. Porque una cara de sorpresa puede ser interpretada como de miedo o una de preocupación como que la fobia que tiene es de verdad importante. “Lo primero es mantener la calma porque los niños lo copian todo. Hay que usar mucho el sentido del humor. Y si la cosa va a más porque afecta a la vida cotidiana hay que acudir a los profesionales”, señala la doctora Álava, que insiste en que lo fundamental es enfrentarse a los miedos porque “al final, los miedos se hace expansivos”.

Uno de los lugares donde los miedos de los más pequeños se viven con más intensidad es en los colegios, donde los pedagogos realizan un trabajo antifobia diario. “Sobre todo se identifican en Infantil y los primeros años de Primaria. Y si afectan a su vida cotidiana, empezamos a preocuparnos”, comenta Enrique Castillejo, presidente del Colegio de Pedagogos y Psicopedagogos de la Comunidad Valenciana. Un trabajo “muchas veces no reconocido” pero que intenta solventar los problemas más cotidianos de los pequeños, como ir al baño. “En Primaria, tienen el baño en la misma clase ya que a muchos les da miedo ir solos desde el medio de la clase hasta allí”, relata Castillejo. No obstante, el miedo a la oscuridad también está presente en las aulas y se intenta eliminar con la luz de profesionales y, sobre todo, padres.

 

Lo que hay que hacer y lo que NO hay que hacer en caso de rabietas infantiles. Colaboración con PapaseHijos.com

Rabietas - Silvia AlavaDuda de un lector a Silvia Álava, psicóloga Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. Además de la autora del libro: “Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron”.

Hola Doctora, le escribo para hacer una consulta.

Tengo un niño de 2 años de edad, desde hace una semana se esta despertando en la noche y comienza a hacer rabietas, comienza a llorar y llorar, tira la cabeza hacia atrás, tira patadas, le hemos pegado pero creo que eso no es la manera correcta.

Algunas veces este cuadro también lo hace en el día.

Que puedo hacer, como puedo actuar.

De que forma le puedo ayudar.

Le agradezco su repuesta.

Saludos

Atentamente

Julio

En estos casos lo primero que tenemos que hacer es valorar exactamente que es lo que puede estar ocurriendo. ¿A qué hora sucede esto? ¿el niño se llega a despertar? En torno a los dos años suelen ser habitual que los niños tengan terrores nocturnos. En estos casos a pesar de que el niño puede llorar, gritar o incorporarse, sigue dormido y cuesta despertarle. En estos casos el niño no recordará lo que ha soñado y suelen producirse en la primera mitad de la noche. Ante esta situación no es necesario que los padres lo despierten, basta con que le tranquilicen y vigilen que no se haga daño.

La situación difiere si es durante el día, o el niño está completamente despierto. Evolutivamente, en torno a los dos años de vida los pequeños pasan por una fase de autoafirmación personal, en la que parece que su respuesta favorita es “no”; quieren probar al adulto y quieren verse como “seres independientes que tienen una voluntad propia”, no obstante, pese a que su apariencia es de ser ya mayores, todavía son inmaduros; se muestran muy dependientes de sus padres y controlan poco los impulsos. A esta edad, las rabietas son normales. Pero lo que no podemos permitir es que una fase por la que todos los niños pasan se convierta en un problema.

Lo que hay que hacer en caso de rabietas *:

  • La actuación de los padres debe ser inmediata, no ceder, mantenerse en su decisión, y “extinguir” el comportamiento del niño. Es decir, dejarle muy claro que cuando se comporte así no le vamos a hacer caso. Muchas veces, aunque no consiguen su objetivo, han acaparado la atención del adulto, y esto puede ser para ellos mucho más valioso que aquello por lo que lloraban.

Lo que NO hay que hacer en caso de rabietas:

  • Muchos padres se desesperan intentando que sus hijos entiendan la situación con grandes charlas y explicaciones sobre el porqué de las cosas, de su orden… No se dan cuenta de que de esa forma sólo están consiguiendo que el niño obtenga atención, y que, además, el pequeño no atiende al “discurso” porque su propio desarrollo evolutivo se lo impide, se le queda muy grande y ha “desconectado” de él.

Estos temas están ampliamente desarrollados en el libro: “Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron”. Ed. JdeJ editores.

Queremos Hijos Felices - Silvia Álava

Conferencia “Educación en valores. Ellos se fijan en tí” próximo 6 de noviembre a las 20,15h en Noreña, Asturias

Asociación Cultural Contigo NoreñaEste viernes tengo el placer de acudir a la Casa de Cultura “Severo Ochoa” de Noreña para compartir con los asistentes un tema muy interesante y de actualidad, la educación en valores. Será a las 20,15h y estáis invitados todos los que estéis por Asturias!

Podéis consultar la información de ésta y del resto de las interesantes conferencias que organiza la Asociación Cultural Contigo Noreña en la la web: www.contigonorena.es